Pasajeros con Destino A…

LA VIDA Y OTROS RINCONES


8 comentarios

Mensajes sanadores en este intenso abril

No tengo tiempo-espacio para escribir como me gustaría, pero sí para compartir regalos y luces que llegan en este abril tan poderoso, conmovedor, purificador y liberador (esto último es clave, es distinto a otros momentos y es uno de los sellos de este año), que está despertando a tantas mentes y corazones como nunca antes…

Comparto tres cosas:

1. Un audio o video (al gusto del pasajero de este blog y la velocidad de su wi-fi) donde la antropóloga chilena Patricia May habla del sentido de los remezones, del dolor  y duelos de la vida. Acá el audio. Acá el video… Me quedé con una gran frase: “Uno lo pierde todo pero no se pierde a sí mismo…”

2. Un texto de ella también, publicado ayer, acá:

TIEMPOS DE CAOS Y DESTRUCCIÓN

Cuando las fuerzas destructivas entran en la vida, ya sea enfermando al cuerpo, rompiendo una relación, generando crisis personal y social, todo entra en caos.
Y el caos es una gran oportunidad de renovación, de nuevos órdenes, de vida nueva; pero suele ser también tiempo de gran incertidumbre y dolor.
avanceTiempos de confusión, de nubes emocionales que no permitan “ver claro”, tiempos también de despedidas, de término de relaciones, situaciones, etapas. El yo se duele y no queda más que aceptarlo, rendirse ante ese dolor, pero al mismo tiempo es vital para el caminante no abandonar el contacto con su núcleo interior, con el jardín interno, con ese espacio de luz y quietud donde la fuente de la confianza radical, el soltar, la paz, ecuanimidad y sabiduría reinan.
Sabiduría de los ciclos de la vida, de dejar ir, de aceptar el dolor, de profunda esperanza que siempre, siempre después de una muerte hay renacimiento.
El caos es necesario en la evolución y es un tiempo crítico, riesgoso puesto que nos puede conducir a identificarnos con dimensiones oscuras, con miedos enquistados, con rencor, con desconfianza y control.
Uno de los grandes errores del caminante en tiempos críticos es rendirse a las mareas colectivas perdiendo todo contacto con su centro, dejar el tiempo de silencio diario, revolcarse en la confusión; porque una cosa es aceptar en conciencia, observar la confusión, el dolor, y otra revolcarse y alimentarlas hasta transformar el dolor en sufrimiento constante y darse permiso para acciones inconscientes y dañinas.
Las épocas de caos y destrucción son de caminar en una cuerda floja, donde sólo nuestra claridad interior puede sostenernos, pues no hay nada exterior de que afirmarse y se hace más evidente que nunca la necesidad de presencia de nuestra Alma con su claridad, y paz para iluminar cada paso.

3. Este mensaje de nuestro libro mágico con mensajes del Universo, al cual le pedí que nos dijera algo sobre este abril, lo que nos corresponde vivir; sobre Chile y nuestra purificación de tierra y fuego de estos días… Esto es lo que dijo sincrónicamente:

Foto del día 13-04-2014 a la(s) 11:56

…Eso. Seguimos acompañándonos en un camino no fácil, pero lleno de magia. Gracias.

 


10 comentarios

Dulce de Amor…

Pa’ las penas y el dolor: Amor, dulce de amor …  Y que se siga haciendo la luz en Chile y en todos los rincones… Son tiempos de grandes desafíos, de profunda belleza y de mucho corazón… Aguante 2014, sus sacudidas y purificaciones… Y seguimos vivenciando que somos uno en este abril aleccionador…

Que estas semanas pongamos más semillas de consciencia y amor en cada paso que demos. Que tengamos la sabiduría y conexión puras para estar donde tenemos que estar y vivir todo lo que nos corresponda vivir… y transformar. Ahí vamos.

 


16 comentarios

Abril, centrifugados mil

… Puede sonar liviano, pero lo diré igual… Parte de lo bueno de que se te mueva el piso (siempre hay cosas positivas en medio de una tragedia) , es que te reconectas  -tienes la oportunidad, digo- con el presente… Con el cuerpo, con la consciencia, con la mente lúcida, el corazón; de una. rayostormentaSin aviso ninguno, el rayo mágico de Urano -planeta que rige los terremotos, las tormentas eléctricas, los impulsos nerviosos, las revoluciones, los adelantos y la intuición telepática, entre varias otras cosas- entra por nuestra coronilla, nos sacude y nos dice algo así como: ¡Ey, despierta, estás aquí, tu piso se está moviendo y tienes que cambiar ya de estado, no puedes seguir igual, no puedes seguir en tu versión antigua (infantil, muchas veces) de vida, muévete! … Encima ahora (desde 2011) está en el fuego impaciente de Aries, así que no nos lo dice, lo grita como una orden urgente a toda la humanidad… Y como tiene humor irónico y es impredecible, para despertarnos nos pone una que otra protesta en distintas partes del planeta, terremotos e incendios varios, tormentas y vientos espectaculares , conflictos políticos que arden, caídas de sistemas computacionales, accidentes aéreos, mucha creatividad en alza, y una sensación de incertidumbre en el aire…

E incluso con el dolor, la frustración, las urgencias por resolver y el miedo a cuestas que puedes sentir, especialmente si estás -tú o tu círculo- ahora en el norte de Chile, con los recientes terremotos pegados en la piel y en la vibración personal y nacional, pues todo Chile está tembloroso, al menos varios con los que conversamos estos días, podemos palpar el regalo que subyace al movimiento amenazante de la Tierra: Estamos más vivos y despiertos que nunca.Y eso es demasiado decir. No siempre tenemos esta mega oportunidad de reabrir los ojos, los sentidos, los canales, el corazón; al momento actual, a la vida que llevábamos y a la que queremos reconstruir, a lo que nos toca ahora resolver, a todo lo que guardábamos bajo la alfombra o en los “pendientes”, a los seres humanos, animales y sagrados que nos acompañan incondicionalmente, a aquellos que ya no lo hacen o se alejan justo cuando se supone debieran estar, lo cual también está dentro de una perfección que sólo el alma conoce… A quiénes somos realmente en todas nuestras dimensiones… Hoy  en el aire de este sur del mundo -pese a lo que muchos crean y critiquen-, al menos para mí, hay más presencia, por tanto más consciencia… Tremenda sanación para quien quiera mirarla como tal…

El terremoto es interior

El viernes a media tarde, cuando todavía no almorcé, camino a casa disfrutando el sol tibio. Después de otras compras, paso a la verdulería del barrio y Juan, el chico que atiende y siempre me busca la broma, me dice que cómo estoy con los temblores… Conversamos con él y la dueña de cuánto nos toca cambiar y aprender, también de los medios de comunicación y su rol… En eso me dice que no toque todos los tomates, por favor. -Ya, no me retes, si no los aprieto, sólo los miro con la mano, jaja; si no soy na’ lesa (necia) como la señora del otro día -le digo provocándolo porque hace poco una señora mal genio no lo escuchaba y él se irritaba. -¿Y ese melón que está partío, es pa’ los clientes? -le pregunto pa’ molestarlo. -Claro, estamos haciendo degustación -afirma con picardía-. Y entonces, sin saber cómo ni cuándo, figuro sentada al lado de la caja comiendo un sabroso trozo de melón como aperitivo y conversando de la vida, del norte de Chile, de nuestro consumismo, del apego, del dolor, de los cambios que tiene que hacer Chile… Y de que quizá viene algo más para esta tierra…

Muchos sentimos que viene algo más acá o en otro lugar, o a nivel global. Y como ya lo tenemos en casa, en el caso chileno, nuestra energía está muy alerta… Recuerdo que a fines del año pasado, con un par de amigos conversamos de Estados Unidos y que lo que viene puede tener mucho que ver con ellos este año, aunque con los amigos gringos parece que siempre hay que darle una vuelta a la información porque luego descubres que al atentado “x” no era tal, o que la llegada a la Luna es como de cartón (así la veo yo, al menos) y que curiosamente nunca más repitieron la visita, etc… Vaya que es enredado el ego cuando se siente muy poderoso y quiere mantenerse como tal… O quizá eso pasa cuando tomas mucha Coca-Cola, jaja.

lavadora tierraPero el cielo no miente: este abril, trae una intensidad que ya corroboramos y que no se detendrá. Y es una tremenda oportunidad… Honorables pasajeros de este blog, comenzamos ya el Centrifugado 2014. Nos pasamos el 2011 y 2012 sintiendo el efecto de los cambios y comenzándolos de a poco, en casos a regañadientes; el 2013 fue el llamado obligatorio a iniciar por dentro el proceso de lavar el ego, una y otra vez, de ser más coherentes, de tomar el compromiso de hacer otra vida, de sanar, de compartir nuestros dones en vez de seguir dudando…Y ahora, con Saturno (realidad) sumergido del todo en Escorpión (agua fija) podemos sentirnos algo empantanados porque vaya que duele asumir el lado oscuro de cada uno, además de aquello en lo que estamos pegados y que en algunos casos nos lo quitan de raíz para poder transformarnos. Pero también don Satur nos tiene más profundos y, por otro lado, estamos más vivos dada la tensión entre Urano (revolución), Plutón (transformación desde la oscuridad hacia la luz) y Júpiter (sentido de vida)… Todos estos grandes del cielo nos preguntan -como lo he dicho antes- ¿te gusta tu vida, tiene sentido lo que estás haciendo? Y si la respuesta es no: “Entonces, chiquito(a), ¿qué vas a hacer HOY para comenzar a escribirla de nuevo, a enfocarla en nuevas direcciones, a vivir como alguien más grande, más evolucionado, ah? Porque no te vamos a esperar. No vamos a esperar a que estés listo, a que sea el momento preciso, a que tengas el dinero, estés con más ánimo, con menos kilos, o más claro… No, la acción es ahora!”

Por eso el cambio -el terremoto interior y exterior- duele. Porque el ego se resiste a soltar aquello insano o caduco en lo que está cómodo. Y abril nos pone frente a esto con cierta crudeza, especialmente desde el 15, con el eclipse de Luna en Libra, que “coincide” con el movimiento retrógrado de Plutón. Ambos hechos nos harán un “stop” sobre nuestros vínculos más íntimos, nos harán mirarnos en éstos y en muchos casos dejar de criticar afuera para mirar con responsabilidad dentro. También nos detendrán en nuestras ambiciones, logros, carrera, imagen social, manejo del dinero.Y es -de nuevo- tremenda oportunidad: pueden salir aún más verdades a la luz. La Luna llena se asomará en el signo que nos contacta con los demás y puede agitar, de paso, las masas en torno a ideas políticas, de justicia y de asuntos bilaterales. Ese día, el 15 (y hasta el 24), es bueno al levantarse enviar desde el corazón las gracias a todas las relaciones de nuestra historia personal de esta vida y las anteriores, que tanto nos han enseñado desde el dolor y desde la plenitud, abrazarlas y soltarlas con amor. Es un momento poderoso para soltar enganches del ego en las relaciones en torno a “lo bueno o malo que fue”, porque precisamente todo eso ya fue y nos quita luz para hoy… Y a medida que avanzan los días podemos mirarnos en nuestros roles en el trabajo, los estudios, la familia ¿qué papel representamos y en cuál estamos pegados, sin darnos el permiso -o la aventura- de probar cómo nos va desde otra vibración?

Pero por mucho que los cambios sean ahora, no podemos movernos desde la ansiedad e impulsividad, mucho menos por revancha o control, obvio: se trata de ejecutar con consciencia, de definir y concretar desde la conexión interior; por eso antes hay que detenerse porque así podremos respetar también las condiciones del contexto de cada uno…

Sólo unos días después del eclipse, en el cielo se dibujará una gran cruz entre cuatro planetas, de la cual espero poder escribir en el próximo post… Por ahora, me quedo viviendo día a día de este abril que nos sacude la humedad (emociones), puede estrujarnos y también darnos la temperatura adecuada para comenzar de otra forma, “reformateados”, más limpios, más libres, aunque sacudidos… Y al mirar la película completa, además de ver los desafíos, dolores, alegrías y logros, también podemos agradecer la enorme protección que incluso en los peores momentos tenemos… Este proceso de cambio, de lavado del ego, tiene un auspicio sagrado impresionante, nuestros guías están ahí, firmes y hasta renovados con nosotros, poniendo señales -soplidos al oído-, una que otra mano de ayuda, numerosas sincronías, encuentros, lecturas, conversaciones, aparentes fallos en distintas situaciones… Y más.

Aquí vamos: frágiles, fuertes, protegidos, renaciendo día a día desde el corazón, aunque duela y asuste… Cada día con más luz en el camino y en nuestra propia vida… Aguante abril y a -intentar- bailar con el centrifugado, que tiene su propio ritmo y sentido aunque no lo veamos desde el principio… Seguimos y, desde acá o desde donde estemos, muchos dedicamos todas las bondades (comodidades) que tenemos en nuestro cotidiano -las ofrecemos energéticamente- a todos los seres del norte de Chile que tanto nos están enseñando en medio de la precariedad y la incertidumbre. Gracias…. Les dejo esta letra chilena de la poderosa Anita Tijoux, con sonidos nortinos, que me regaló Carlos, quien la canta con fuerza a su Iquique, que ya está brillando con tremendo despertar purificador…

 

 


19 comentarios

Enviamos LUZ desde el corazón

velasluz… Y finalmente la energía del norte de Chile se remece con un terremoto y las olas amenazan con subir en toda la costa de Sudamérica… Las ciudades de la costa chilena son evacuadas, las noticias no paran y en el aire se respira angustia…

Es momento de despertar. Podemos -aun con el corazón apretado, como estamos muchos- encender una vela con la intención de sabiduría, calma, amor, confianza, aceptación… O simplemente respirar con consciencia y enviar esta energía para todos los seres -humanos y animales- del norte de Chile y de la costa Pacífico de la bella América…

En medio de todo, me emociona y conmueve la unión de muchos enviándonos mensajes, mandando amor y energía, encendiendo velas desde distintos puntos del planeta, parando el ego criticón y liviano de muchos que están lejos de la zona agitada… También se nos eriza la piel cuando aparece la belleza del alma humana y se me cae la lagrimita cuando Carlos, de Iquique, una de las ciudades más afectadas, me dice que su gente está bien, pero que tiene una tristeza infinita…

Como dijimos y cantamos en el Ritual de cierre de 2013, venimos a ofrecer el corazón. Este es el momento. Ahora, nuevamente podemos sacudirnos los juicios del ego, bajar al centro del pecho y ofrecer la luz de nuestros corazones puros, y enviar-una y otra vez- luz a todos los seres que estén vibrando en miedo, dolor, rabia… Y aunque no sepamos por qué ni para qué, igual podemos agradecer. Todas las experiencias cuentan y forman parte del camino sabio y perfecto del alma, que no tiene predilección por la comodidad…

Seguimos acompañándonos en este viaje tan especial que vaya que nos desafía, nos hace -u obliga a- crecer a cada instante, nos cobija,  nos da la mano y nos regala experiencias conmovedoras… <3

 


16 comentarios

Mágico equinoccio de otoño 2014

AriesCLos días ya son más cortos, se asoma la luz distinta del otoño, pero igual el calor de la última semana en Santiago se elevó por sobre los 30º, como si la llegada del Sol al fuego inquieto de Aries fuera literal… No sé, pero desde enero siento que algo fuerte viene para Chile o por estos lados sureños; capaz que es pura idea, pero siento que viene una oportunidad grande de crecer, de conectar con lo real y vivir más desde la consciencia, como si nos fueran a dar un remezón energético para atinar con lo verdadero; puede ser telúrico, volcánico, oceánico, económico, humano… Lo decía en una nota a comienzos de año: estamos en pleno Apocalypso… Que es personal y colectivo a la vez… Como dice Kevin Johansen en esa canción, “no trates de ser tan cool (genial, ondero) porque no lo vas a ser”… Síp, este tiempo es para la autenticidad del alma, es para bajar barreras, caretas, mecanismos, miedos, rabias, juicios, defensas, quejas, hábitos pegados; lograr detenernos y que nuestra esencia pura aflore cada día más

En esto de aterrizar y darle espacio al alma para que llegue del todo, se ajuste a lo nuevo y disfrute el proceso, me ha venido fuerte esta sensación de que algo viene, especialmente al mirar desde el balcón y los parques el cielo de marzo…También al “respirar” la ciudad y sentir la energía a ratos muy silenciosa y a ratos electrizante… Nuestro ego está enredado y se revuelca en dramas, lamentaciones, impaciencias, obsesiones, agresividad, apuros, expectativas, críticas, envidias; como si supiera -obvio que sabe- que el cambio de consciencia es cada vez más poderoso, que ya no puede caer en los berrinches de siempre y que está perdiendo, lenta pero efectivamente, supremacía, y por lo mismo patalea intentando engancharnos con nimiedades y empantanándonos para que no giremos hacia la luz… Pero es tremenda oportunidad también: ahora es un gran momento para mirarlo (al ego), para ver esa energía opaca nuestra, abrazarla y calmarla,  para poder hacer la alquimia transformadora que cada uno necesita en torno a sus propósitos de vida…

Por lo mismo, para muchos este tiempo está siendo re desafiante, duro… pero igualmente liberador y estimulante. Sucede que, a mi parecer, comenzó el centrifugado 2014 (si no entiende, busque notas anteriores, acá hay una), y puede ser divertido, vertiginoso, asfixiante, excitante, doloroso, aterrador… Liberador. Se me repite esta palabra que todo el rato me suena con los galopes del caballo 2014. Es uno de los ejes del año: liberarnos de las trampas y pantanos de nuestro ego que no quiere perder el control y puede aferrarse a antiguas creencias y roles que ya no nos corresponde representar… En vez de dejarle espacio al alma para que nos muestre con sabiduría el camino…

…El día antes del equinoccio me voy a uno de los cafés del barrio a escribir sobre esto y nos saludamos con los chicos que atienden y que me dicen que “andaba perdida”, que hace rato que no me ven. Uno de ellos, que está feliz porque la Presidenta Bachelet acaba de asumir, sólo me guiña un ojo pues más de una vez hemos hablado de política y también echado bromas sobre el escenario actual… “Estás feliz” -le digo-. Ahora sí que síp, señorita. Qué quiere que le diga! -me responde con complicidad y nos reímos-. La energía femenina vuelve a instalarse en Chile y tiene la oportunidad de mostrarnos otros ritmos y formas, veremos qué pasa, e igualmente es -y será- un reflejo de nosotros, nada sucede afuera casualmente… Y además, como dice Patricia May en una nota de estos días: “(…) hay un trabajo personal que hacer, no podemos pedirle al mundo que sea lo que nosotros no somos”.  Todo el ratop.

Una vez que me instalo y saboreo unas tostadas con palta, se sienta en la mesa del lado un tipo mayor que está un tanto loco -o capaz que no y sólo está en la suya- y que a veces lo echan de los cafés porque no siempre tiene plata, pero no es agresivo. Nos saludamos, yo figuro con audífonos porque estoy escuchando una entrevista, y él llama al mozo y entiendo que pide menú de almuerzo. Insiste en que quiere pollo con puré, pero hoy hay sólo carne y pescado, le dice el mozo con mucha paciencia. Y también quiere vino. —Mish, andamos con plata -le comento en broma al mozo, que se acerca a decirme que la otra vez almorzó y hasta le dejó propina-. Qué te parece! Le voy a decir si me invita -bromeo-. Entonces, cuando el mozo se va, mi vecino de mesa me mira y me dice algo que no entiendo. Sólo sé que me habla porque me insiste: chica, chica -me llama. —Perdona, es que estaba escuchando algo, dime -y lo miro temiendo que quiera hablar demasiado y me dé la lata, aunque obvio que le cortaré la inspiración si lo hace porque quiero dedicarme a lo mío (esta nota y decenas de correos pendientes)-. Entonces, él me sorprende y me lanza una sola tremenda frase: “Es mágica la vida” -y me mira subiendo la cabeza y las cejas como agregando la expresión implícita: ¿cierto?, mientras yo me quedo perpleja, agradecida y riéndome de mi ego que ya estaba subiendo sus barreras a punto de restarse de este regalo por puros prejuicios-. Le digo: sí, mucho, más de lo que creemos -y él asiente con la cabeza-.  Luego agarra el diario y cuando llega su orden la devora con deleite. Al poco rato se va y nos despedimos… Me quedo observando su caminar pausado y algo encorvado. Digo: gracias por la señal, gracias por la confirmación…

Por si lo estaba dudando, la energía divina de la Vida y los guías que nos acompañan nos mandan señales a cada rato, sólo que si vamos apurados o distraídos en la mente-emoción no las vemos… Claro, porque justo yo estaba un tanto agobiada con temas personales y laborales, disfrutando igual, pero sintiéndome entre a la deriva e inmóvil,  y viene este maestro y se lanza tamaña afirmación. Maravilloso. Tremendo empujón pa’ salir de mis lamentaciones y seguir con más fe. Me río sola camino a casa, respirando el aire cálido. Recorro instantes del fin de 2013 y los galopes 2014… Iba a escribir más, pero no. Nada más que decir por ahora: es mágica la Vida. Gracias.

 

 

 

 


32 comentarios

El alma tarda en llegar

-¿Cómo está el desarme de la maleta? Toma energía eso también, ah? -me dice por chat Judi, que sabe de ir y volver, armar y desarmar tanto equipaje como casas…

-Sii, la maleta no se quiere mover!! -le digo y pienso en que está ahí de lo más instalada sin querer ni hablar y sacar los trapos sucios, aunque los recuerdos ya comenzaron a salir…

-Yo opino que desarmar la maleta de a poco, es parte del volver. “El alma se tarda en llegar”, me dijo una amiga esposa de embajador. Ella sabe! jajaja -agrega.

-Siii, eso sientoooo: mi alma no ha llega’o… anda en Turquía. :D

-En una semana vuelve :) Si la dejas volver, claro; jajaja.

-La esperaré entonces ;)

… Estoy en pleno aterrizaje después de poco más de un mes de viaje por España, Portugal, Turquía y Grecia… Una bellísima aventura que, como dije en el post anterior, surgió de repente: giros/regalos del destino, y que Sole-Sol  la noche del viernes pasado, sentada en la terraza de un restobar del barrio me recuerda con risa que a mediados de diciembre cuando me preguntaban por las vacaciones, onda ¿qué vas a hacer?, yo decía: no sé, no alcanzo ni a mirar pa’llá, no tengo nada planeado, nunca planeo mucho tampoco, supongo que algo saldrá y si no, realmente no me importa mucho, ya con “no hacer” me basta… Esa respuesta le di a varios que me preguntaban… Venía tan exhausta del año de la serpiente y en pleno levante del Ritual de cierre del 2013 y entrega de las Predicciones 2014 para Emol, que no veía nada ni me daba pa’ mirar. E igualmente me da curiosidad la gente que planifica con varios meses de antelación las vacaciones, por un lado lo admiro y en lo práctico (tiempos, dinero) sirve mucho, y por otro lado siento que eso a mí -hasta ahora- no me va, que siento que todo puede cambiar tanto del invierno al verano, por ejemplo, que prefiero hacer lo que vaya sintiendo… En fin.

Los primeros días de febrero, antes de irme, Deborah con su videncia me dice que es un viaje de sanación y reencuentro con lugares y sensaciones de vidas pasadas… Recordé y viví esto en varios pasajes del viaje, como en Barcelona cuando más allá de su belleza y aires sofisticados, me sentía en algo ya conocido… Lo mismo en partes de Porto, Lisboa, Toledo y Madrid… Pero donde más sentí esa energía fue en Turquía: tierra intensa y sonriente, llena de colores, sabores, aromas, culturas, nacionalidades, devoción, arte, antigüedad y presente pujante… Me habría quedado feliz allá en esa vibración intensa y armónica a la vez, de respeto y alegría, de tradición y modernidad; no tenía ninguna gana de empacar hacia Grecia… Pero, como siempre digo, los ciclos se terminan, así que puse música alegre para hacer la maleta y partir hacia tierras parecidas a las turcas por su pasado, pero con otra energía actualmente…

Desde el puente Galata, Estambul, Turquía

Desde el puente Galata, Estambul, Turquía

… En mi segundo día en tierras turcas, al entrar a la Hagia Sofia, la mezquita Santa Sofía, en Estambul, en una tarde gris, avanzo lento sintiendo el aire, dejándome sorprender por los pasillos y escaleras hasta ingresar a la galería principal del segundo piso con cúpulas, mandalas, vitrales. En medio de decenas de turistas inquietos y maravillados me asomo en cámara lenta a uno de los balcones que dan al espacio principal, miro todo y se me caen las lágrimas… No es pena, es emoción pura, es recuerdo del alma…  Después, en medio del gentío, mi mirada se cruza con la de un guardia que me saluda con la vista, cerrando los ojos e inclinando la cabeza en silencio, como si supiera de la emoción que siento…

Hagia Sofia, mezquita y museo, Estambul

Hagia Sofia, mezquita y museo, Estambul

En eso, mi hermana Consuelo, internacionalmente conocida como Cocó, me toca el hombro con ternura, mientras contemplamos y al rato me dice con su picardía característica: “¿estai emocioná porque ya anduviste por acá con los habibis?, si querís te quedai no más, está bien bonito” -y nos reímos al unísono, mientras juntamos las cabezas abrazadas y continuamos mirando todo, sorprendiéndonos, tomando fotos, sintiendo la energía; riéndonos de algunos turistas orientales adictos a la fotografía, y de un par de gatos siempre presentes en Turquía -y en Grecia también- y que parecen perros porque no se arrancan y te piden cariño o comida… Para referirnos a los turcos les pusimos habibis (amados, queridos), pero luego le dije a Cocó que nos podían escuchar y mal interpretar. -Les podríamos decir: cúrcuma… Curcu, más corto -se me ocurrió-. Pero nos duró un día porque igual se me salía el habibi y a Cocó le pareció que habibi se parecía a Javier y les podíamos decir Javieros. Así que quedaron con ese nombre para nosotras: el Javier me dijo esto, qué lindo el vestido de la Javiera, qué guapo ese Javier, mira las javieras chicas, qué tierno el Javier, etc… Sí porque los portugueses eran los “portu”; los españoles los “peta” (de peta-zeta, los dulces que saltaban en la lengua); los griegos, “grecios” y/o “Gregorios”; los asiáticos “orien” o “chainos”, los chilenos, chili… Como muchos saben, adoro el humor y para viajar -tanto afuera como en la vida misma- a mi juicio hay que tenerlo, si no, lo pasas peor y tu mirada se estrecha, por tanto se estrecha tu realidad…

Plaza de la Mezquita Azul, Estambul

Plaza de la Mezquita Azul, Estambul

Es mucho lo que podría decir de Turquía, de la intensa y apasionante Estambul, de la dulzura de Goreme y la sorprendente Capadocia… Iré contando de a poco algunas aventuras, ahora estoy reencontrándome con mi alma que llega de a poco, muy agradecida, emocionada, sensible, contenta, sin ganas de trabajar, contemplando muchas cosas cotidianas, sintiendo que se avecinan más cambios, en bienvenidas y despedidas…

Parece que el inicio del año laboral-escolar provoca lo mismo, ¿no? Tenemos que ingresar al sistema frío que hemos creado pero el alma llega después porque tiene otra vibración, otra frecuencia, ritmo y energía; parece estar en la playa o donde sea que haya paseado, o en los días de relajo, en el sol de los atardeceres, en el compartir de otra forma… Y de pronto suena la campana y hay que hacer fila para ingresar a otra vibración no tan sana pero que depende de nosotros humanizar cada vez más, y el alma tiene que hacer su proceso para ingresar… Por estos lados, parece que el alma chilena -y la de otras latitudes también- se está acomodando con más de un temblor que empuja la tierra y nos hace despertar y recordar no sólo lo frágiles que somos, sino que además vivimos en permanente cambio…

Muchos estamos en eso. Acomodándonos, alistándonos, sacudiéndonos la energía anterior para seguir cabalgando con nuevas ganas en este año del caballo y dejando que el alma se asiente en el nuevo tiempo-espacio. Por eso, ahora no logro ver ni sentir la energía para hacer el Ritual de Otoño, simplemente no me da. Decidí no hacerlo y quizá hacer algo en abril, ya veremos. Lo siento por todos quienes lo esperan y participan, por el equipo y hasta por mí que lo disfruto, pero decido respetar mi energía y no forzar(me).  Le estoy haciendo espacio a mi alma para que llegue, aterrice bien y comience el nuevo ciclo con tranquilidad. E igualmente por acá -en el blog- podremos unirnos a celebrar el ingreso del Sol a Aries con el equinoccio del 20 de marzo. Por ahora, al menos yo, intento respirar más e ir paso a paso con la agenda que ya la veo bastante llena. Gracias y que tengamos un buen cierre del verano/invierno 2014!


16 comentarios

Presente da Vida

Sin siquiera proponérmelo y como por arte de magia, de repente aparezco en Madrid, y dos días más tarde en la bella Lisboa… Es un viaje que fue dibujándose hace pocas semanas y que lo tomo como un regalo de la Vida, después de un año serpentino a ratos muy perturbador y doloroso, pero de crecimiento agradecido…

Aparece el sol en las calles empinadas, coloridas y húmedas de la capital portuguesa, después de la tormenta que cayó sobre la península y se abre el cielo amplio frente al río Tejo, con más de un fado en el aire… Por un rato no tendré mucho espacio para escribir, pero desde estas tierras antiguas, dedico esta aventura a todos los seres que les gusta explorar y dejarse sorprender, a los que no pueden moverse y pasear por más que quieran y a mis queridos lectores y compañeros constantes del mejor viaje: la Vida con todos sus sabores y colores. Obrigada…

Arco da rua Augusta, Lisboa

Arco da rua Augusta, Lisboa

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 249 seguidores