Poderosa incertidumbre desde tierras chilenas

El parque está lleno de gente de todas las edades y hay muchos extranjeros, algunos hasta improvisan una cueca, el baile nacional. Yo misma voy con una gran amiga argentina casi chilena ya y allá nos encontramos con amigos de mi hermana, unos simpáticos uruguayos recién llegados a esta tierra y a una pareja de bellos chilenos y su pequeña Lucía -que celebra desde su coche-, que regresan a Chile después de un par de años de vivir en Estados Unidos… Antes nos reímos un poco de un grupo de chicos mormones -gringos y argentinos- que con sus camisas blancas se notan entre nosotros y al final posan para una foto que pensábamos tomarles disimuladamente… Nos instalamos con unas empanadas, choripanes, vino, pisco sour… Cantamos y bailamos con Illapu (música andina) y luego con la chispa de Tommy Rey (orquesta tropical)… Chile no tiene carnaval, y las fiestas patrias vienen a ser una especie de esto: fiesta, comida, bebida, trajes típicos, baile (por fin!), música, liberación, excesos, alegría, encuentro… Esta vez son cuatro días y todo gira en torno a las celebraciones oficiales y populares…

niñoschileUna semana antes, casi se me cae la lagrimita al ver a unos pequeños con sus trajes de huaso camino al colegio, afirmando su poncho y sombrero con orgullo y algo de timidez. En todos los colegios y jardines infantiles los niños bailan y participan en distintas actividades para celebrar el cumpleaños de Chile… Cumplimos 204 años. Pero obvio que tenemos más, si la bella América ya estaba desde siempre. Al menos yo, miro la carta astral chilena y hasta veo nuestra vida pasada, que era harto más creativa que la actual y donde hubo mucho movimiento volcánico, pero ahora nos corresponde esta que comenzó oficialmente en 1810…

…A veces camino por ciertos lugares y siento que esta tierra es un invento, que como que se cae del mapa y se agarra con uñas y dientes, que es como un milagro, que no sé en qué momento a nuestros ancestros -originarios y europeos- se les ocurrió habitar estos rincones a ratos tan amenazantes… Pero que contienen tamaña belleza y poder… Poder de sanación y de transformación.

Quizá por eso mismo me da emoción sentir la ternura de lo que somos: miedosos, alegres, ordenados, vergonzosos, dulces, curiosos, acelerados, exigentes, creativos… Me emociona también el gran momento en el que estamos: tanta gente comprendiendo que podemos vivir otra vida, tanto chileno asumiendo que no quiere seguir en la rutina neurótica de casa-trabajo -hasta hace poco tan atractiva y ‘segura’ para la mayoría- y que se da cuenta que hay muchísimo más que eso, tantos niños que cada vez más no se interesan por cierto tipo de comida-juegos-productos dañinos, tanta gente que ya no engancha con el miedo que algunos -antiguos y pasados- intentan poner en bombas y “atentados”, tantos asumiendo que somos mestizos y no “blancos”, tantos tratando a su cuerpo con más amor, tantos dejando de buscar afuera y cultivándose más interiormente, tantos plantando sus propias verduras y hierbas medicinales, tantos comprendiendo que este rincón del mundo tiene tremendo poder, que hay que habitarlo e integrarlo, y que no tenemos que compararnos con los demás porque eso, además de ser una gran trampa del ego, no nos deja ver la identidad de cada uno con todos sus colores… Me emociona también el verdulero de la esquina que me regala una tarjetita que dice “Felices Fiestas” y que es “sólo para los clientes como usted”, jajaja; adoro ese humor cómplice chileno, porque debo ser de las que más le reclama que sus precios son muy caros aunque las mandarinas, el cilantro y las paltas son los mejores del barrio… Y aunque no estoy de acuerdo me da ternura -y risa- ver a un par de perros con capa de colores patrios y sus amos paseando orgullosos…

suramericaChile. No es la primera vez que hablo de quiénes y cómo somos mirando la carta astral con nuestro Neptuno (agua, imaginación, compasión) y Saturno (tierra, estructura, miedos) tan marcados en Sagitario (explorar, búsqueda de sentido, optimismo, exageración) y nuestro Virgo (tierra productiva, orden, servicio, trabajo, crítica, timidez) y Marte (dirección, fuerza, rabia, iniciativa) en Leo (juego, orgullo, reconocimiento) tan encumbrados; sintiendo nuestra energía, tomándole el pulso a nuestro estado interior mediante las lecturas en mi consulta y el compartir con muchos… -¿Chile se llama así porque tiene forma de chile, verdad? -me decía un amigo mexicano. -Jajaja…y capaz que sí, es una buena imagen- le digo- pero nosotros sabemos poco de nosotros mismos-. Entre las distintas miradas, me suena más la de que es una voz aymara que significa “donde se acaba la tierra”….  Síp, por acá como que todo concluye y se siente la lejanía aunque como por fin creamos la Internet la distancia vaya que se acortó, pero nuestro carácter aislado está, es parte nuestra…

Parece que por acá se terminan los procesos, también los estímulos, los distractores… Como lo digo muchas veces: acá no hay escapatoria entre la montaña imponente y el mar frío y profundo: o te encuentras con el mega tesoro o te pierdes la oportunidad de tu vida… ¿Cuál tesoro? Tú mismo, tu verdad, tu corazón sagrado, Tú… Eso que eres profundamente… Nuestro Yo Soy… Nuestra semilla intacta, que para los andinos está en el plexo y para otros está un poco más arriba del corazón…

Es un privilegio -a ratos doloroso y agobiante, pero privilegio al fin- estar por estos rincones… Las últimas dos semanas en radio Cooperativa hemos conversado un poco de nuestra identidad. Acá están el primer y segundo programa. Me faltó espacio para explicar más de nuestra identidad y de la vuelta del espiral en la que estamos. Sí porque la vida no es una línea recta, es una espiral sagrada y volvemos a pasar por una prueba/experiencia/situación, pero -es la idea- cada vez con más información y herramientas, cada vez más grandes y más livianos… Aunque no todos optan porque el viaje sea así: evolutivo. Hay quienes prefieren el estancamiento e incluso la -aparente- involución…

Y parece que esta opción por estos días se nota más… La distancia entre quienes decidieron crecer/despertar/tomar su propio poder/vivir desde la consciencia, versus quienes siguen creyéndole al sistema y a las creencias que éste infunde vía la educación, los medios de comunicación y un puñado de otros factores “oficiales”, es cada vez más grande y diría que estamos viviendo en mundos paralelos; lo he sentido muy fuerte ahora… Me cuesta un poco explicarlo y supongo que regresaré sobre esto en otro post…

Volviendo a Chile, miro la carta con sus ciclos y siento que estamos dando examen y que estamos frente a tremenda oportunidad. Neptuno, que trae caos y que también abre nuestro corazón nos está preguntando, ¿Y?, ¿ya aprendieron a expresarse, a compartir, a disolver las rigideces de su ego, a desapegarse?, ¿ya están listos para basar su vida en cosas más trascendentes y no sólo en miedos o creencias rígidas?, ¿ya se dieron cuenta que no saben quiénes son y tienen que descubrirlo con más amor?, ¿ya aprendieron que tienen que cuidar el bien de todos y que pueden poner un toque de música, de creatividad, de inspiración y nuevas imágenes en su presente?…. ¿Ya se dieron cuenta que están en un ciclo de incertidumbre?

Sí, todo es incierto ahora y, al menos a mí, me encanta, porque siento que se respira mucha libertad, mucho poder de crear cosas nuevas… La energía está muy distinta y bella, si te detienes a mirar más profundamente, claro, porque si se te ocurre mirar a Chile -o al mundo- desde las noticias -de TV especialmente- estás frito; seguro terminarás enojado, paranoico, deprimido, angustiado, o todas las anteriores. Yo de eso paso. No sólo te baja la energía, la consciencia y la presencia, sino que además -es lo que el sistema quiere- te distraes de lo importante (tu crecimiento), te pones más rígido y más consumista, ecuación perfecta para el sistema del cual cada día nos liberamos poco a poco para crear algo más armónico aunque sea imperceptible aún a nivel masivo…

Y a propósito de incertidumbre, recuerdo una gran frase que precisamente me envió mi amiga argentichilena, Silvia, al leer el post anterior sobre adelantarse en la vida. Esta es: Baja tu ritmo… Abraza el no-saber. Quédate con esta incertidumbre. Confía en este extraño lugar de ‘aún-no-hay-respuestas’, porque está impregnado de vida y posibilidades y de toda la creatividad de un Universo… (Jeff Foster). Y en cuanto la leo exclamo: síííí, amigaaa, eso eeesss! Eso siento! Bacanooo, graciaaas!

nebulosa-ojo-de-gato…¿Qué tal si nos quedamos aquí? En este tiempo nebuloso y mágico donde no hay ni media certeza, pero que es un espacio de tremendas posibilidades en que no hay pasos ‘asegurados’ como a tantos les gustaría… Esta es una de las claves para Chile y para el mundo, cuando después de muuucho rato (más de 150 años) el dios del mar, Neptuno, se sumerge en nuestras aguas piscianas (emociones, inspiración, empatía, evasiones, subjetividades) colectivas y con su tridente navega moviendo asuntos pasados y sacando a flote situaciones confusas y rígidas que estamos llamados a disolver… En el caso de Chile, Neptuno visita nuestras bases, tenemos la oportunidad de hacer un giro más profundo, por tanto… Sí, podemos inspirar profundo, hablar con nuestro ego y decirle que esta vez no vamos a huir ni a buscar soluciones ya, ni a paralizarnos, ni a idealizar, ni a crear fantasías, ni a hacer como que no pasa nada, porque está pasando mucho, demasiado, quizá…. Ahora podemos quedarnos con consciencia en este espacio-tiempo y mirar con otros ojos (más coloridos y ‘blandos’) los “conflictos” nacionales e internacionales, los miedos colectivos, lo que “debemos” hacer, las -supuestas- injusticias, las crisis de cualquier índole, lo que nos da rabia, pena, alegría, miedo… Todo lo que sucede.  Hacerlo nos da otro poder, eleva nuestra vibración, nos lleva a un espacio de neutralidad que es riquísimo porque desde ahí llegan otras respuestas y soluciones inesperadas…

Justo ayer mirábamos una peli con Sandra Bullock, donde va a recuperación por adicción (el lado oscuro del mar neptuniano: evadir, dejar de estar presentes y no crecer). 28 días, se llama. En una escena está todo el grupo intentando levantar la pata trasera de un caballo. Es un ejercicio terapéutico para ver cómo se llevan con sus emociones. Pasan todos, cada uno hace lo mismo, idéntico movimiento con más o menos esfuerzo, y nadie lo logra. Al final el profesor les dice: amigos, la definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes… -Gracias -le dice con ironía Bullock y el caballo se da vuelta y resopla.

…Sí, tanto Chile como la humanidad con Urano en Aries tiene ahora todo su potencial abierto y encendido… Hay que atreverse… ¿A qué? …Cuando estamos de cumple, es un gran momento para recapitular, cuestionarnos, mirar el horizonte y hacer nuevos compromisos con nosotros mismos… ¿A qué tenemos que atrevernos con el movimiento planetario actual?… Según yo, a vivir de otra forma, con otro ritmo, prioridades, estrategias, sentido, libertades, vibración… Podemos atrevernos a experimentar nuestro infinito potencial, que va tantísimo más allá de las etiquetas -predilección chilena por clasificar- que nos pusimos de nacionalidad, estudios, títulos, trabajo, estado civil, familia, procedencia, habilidades, enfermedades, defectos, etc. Podemos vivir una vida desde nuestro corazón sagrado, desde nuestra verdad, desde la alegría de ser quienes somos y ya no desde lo que -según el sistema- nos falta…

cordillera de los andesY Chile -como toda Sudamérica- es uno de los escenarios donde podemos vivir con más fuerza este tremendo regalo de este ciclo que comenzáramos con mayor decisión en 2011 y que definitivamente se abrió para todo el planeta en 2012. Desde donde sea que hayamos elegido encarnar y vivir, estamos en un tiempo incierto sí, pero que nos regala la posibilidad de comenzar una vida más auténtica y mágica, con muchas más herramientas que en otros ciclos, con toda la información a sólo un click, llenos de señales y confirmaciones constantes, con la ayuda que necesitemos si nos atrevemos a pedirla y comprendemos que en nuestra fragilidad hay sentido y oportunidad… Un ciclo electrizante, sin formas, profundo, nuevo y abierto…

Desde esta tierra montañosa y estrecha tenemos mucho que aportar y probar… Es un juego, es una bella aventura tomar todo lo que somos y decidirnos a hacer algo nuevo poco a poco, sin prisa y sin afán, sólo por ver qué resulta si cambiamos la mirada y la energía y vamos poniendo intenciones más dulces y armónicas a nuestro día a día… Seguro llegarán sorpresas que harán brillar nuestra luz desde este Sur de mundo que cada día vibra con más potencia y que esta primavera nos dará un par de evidentes señales del nuevo ciclo que atravesamos… ¡Feliz cumpleaños, Chile!  ¡Feliz tiempo incierto y poderoso!   …Y ya nos encontramos a celebrar la primavera, el sábado 4 de octubre… 

¿Adelantarse?

relojchileChile cambia arbitrariamente de hora y adelanta el clásico horario de verano que antes comenzaba la segunda semana de octubre y hasta la segunda de marzo. Hace rato que los gobiernos “juegan” con el tiempo, y la primera vez que lo hicieron -con la excusa del terremoto- casi no tuvimos meses con horario de invierno y -según yo- sincrónicamente algunos fenómenos sociales (protestas sobre medioambiente, estudiantes, trabajadores, accidentes) se aceleraron… Y ahora otra vez, encima con Luna Llena, que suele alterar a las masas, también a nuestro cuerpo y emociones…

…El sábado por la tarde-noche, mientras caminábamos con una vecina-amiga hacia la Noche de Colores, una feria de diseño-artesanía-música-gastronomía-antigüedades, en el barrio Italia de Santiago, me dice cuando vamos riéndonos comentando una telenovela turca (en Chile están pasando tres dobladas por chilenos….): Jime, tengo que decirte algo: Pequé!…. Me metí a Youtube y vi los capítulos que vienen! -me dice con la cabeza agacha y culposa. -Noooo! No se te ocurra contarme nada -le digo tapando mis oídos.- Y seguimos riendo, mientras me cuenta detalles de su incursión en internet sin doblaje, sino en turco, ja. Nora, otra amiga, hizo lo mismo en marzo cuando esta telenovela comenzaba y además la vio con subtítulos griegos y también nos dio risa porque sus ancestros son de por allá e igual no entendió nada pero vio escenas sabrosas. En fin. Una vez en la feria, después de disfrutar los colores intensos del atardecer  y los aromas de la casi primavera, al caminar en medio de los puestos, nos encontramos con otra bloguera, Chimuchina, que hace poco regresó a Chile después de vivir varios meses en la selva peruana. Hablamos de todo un poco, y al final sobre Santiago y su aroma a consumo y que ella siente que la gente está mal en las ciudades grandes, que hay mucho stress y energía plástica… Coincidimos, pero también le digo que siento que estamos llegando a un extremo que comienza a revertirse y que hay ciertos gestos como cuidar en algo lo que comemos, comenzar cultivos propios, valorar lo tradicional, o dejar de ver en las calles a los bebés con la mamadera (biberón) con Coca-Cola -¡$%&#*$%&!- al menos a mí me da esperanza… Siento que comenzamos a despertar y que como sólo es el comienzo las fuerzas antiguas pujan por mantenerse, pero ya muchos se dan cuenta que tener y tener cosas nuevas e ir rápido es tremendo espejismo…

correcaminosEsa ansiedad y prisa nuestras de cada día son tan propias de la idiosincracia chilena y tan humanas también. La he visto en varias nacionalidades y nos hemos reído mucho de cómo nos cuesta aceptar lo que sucede en el presente, de cuán neura nos ponemos… La semana pasada en la consulta dos chicas se adelantan erróneamente a lo que les voy a decir en una parte de sus cartas astrales y a ambas les tengo que decir: respiiiiira, no te adelantes, porque si lo haces te pierdes la magia. No te iba a decir eso a lo que tu ego se anticipa, y aunque así fuera, te pierdes de la experiencia porque no es lo mismo oír a tu mente repetitiva y que cree que ya sabe, a incorporar la vibración que una extraña como yo pone en tu campo de acción… Déjate sorprender.- Y luego nos reímos porque es costumbre de ellas adelantarse, terminar la frase, apenas y acomodarse en la silla porque ya están pensando en pararse… Entonces nunca nos relajamos si vivimos así. Nunca estamos presentes. Estamos en el futuro ilusorio. Estamos en tensión y constantemente cumpliéndonos a nosotros mismos los deseos del ego (incluidos los incómodos o catastróficos) en vez de permitir que la Vida nos asista y nos guíe…

El sábado almorzamos con otra amiga y vamos a comprar comida para llevar a su casa. Me doy risa porque hay fila y me pongo impaciente. No por hambre sino por la lata de hacerla. En ese rato nos ponemos al día, hacemos bromas con otra gente que espera y con la señora que atiende, e igualmente estoy consciente de cómo mi cuerpo entró en tensión al tener que esperar y sentir que nos estamos demorando mucho… Al final la comida está muy buena y barata. Por eso la fila, jaja.

Hace unos meses, alguien a quien no conozco me llama una mañana de sábado al celular, muy acelerado, no para de hablar y ni siquiera me pregunta si yo, que figuro desayunando frente al lago Llanquihue, puedo hablar. Sigue y yo me pregunto cuándo se detendrá y me preguntará si puedo conversar. Al final no lo hace. Oigo su monólogo y hasta me desconecto unos segundos y dejo de escucharlo. Siento pura energía vacía-mental-desconectada (del corazón, obvio). En eso en el café en el que estoy a uno de los mozos se le cae un vaso y se escucha el ruido. Agradezco la señal (o confirmación) porque la llamada es para invitarme a un evento al que se supone debiera sentirme halagada de estar. Le digo: gracias, pero no, no me interesa, no voy-. Sólo entonces su energía se detiene y me pregunta por qué. Casi le digo “porque tú mismo me has dado la respuesta”, pero le explico -entre otras cosas- que no tiene nada que ver con lo que yo hago ni con cómo miro mis oficios y que siento mucha energía antigua en lo que me dice… Cuando cuelga, agradezco que haya sido tan obvia su energía y que mi sensación haya sido de tanta certeza porque de lo contrario una parte de mi ego podría haber sido seducida por los elogios o el afán de mostrarse, pero no… Además de no creer en su empresa, siento que con esa vibración tan acelerada y poco empática no tengo ganas ahora de comenzar nada… No es una buena semilla para mí en este presente. Capaz que en otro momento ni me diera cuenta, pero ahora el trabajo interior, las sincronías y la consciencia se unen para mostrarnos cosas, como a muchos se nos están revelando verdades internas y externas…

Estamos más grandes, ¿verdad? Por lo mismo, ojo con creerse ciertos hechos y mensajes mediáticos, incluidas las bombas o supuestos conflictos internacionales o crisis económicas; es tiempo de observar desde la neutralidad y de mirar bajo el agua, no podemos caer en el juicio apresurado ni en el miedo de otros momentos de la humanidad, porque esa emoción, el miedo, esconde -y genera- violencia… Así como el adelantarse tiene también un dejo de agresión, de rabia e impaciencia…

Semanas después, alguien a quien amo y que acostumbra a hacer sus cambios afuera (en acciones como remodelar la casa, comprar cosas nuevas) en vez de cultivarse interiormente, me cuenta que quiere cambiar su auto porque si no lo hace bajará mucho su precio en el mercado y como tiene un dinero guardado quiere invertir en eso. Su auto está bueno y él no tiene demasiada plata, al contrario, tiene un empleo precario. -Te diré dos cosas -le aviso-, primero, sal de esas creencias del sistema, esa es pura manipulación del mercado -creado por nosotros mismos, obvio- para que consumamos más, si te lo crees lo creas, si no te enteras, puedes cambiar la realidad y demás que alguien paga bien tu auto cuando sea el momento o las circunstancias cambian cuando sueltas los miedos colectivos. Segundo, ¿estás aburrido?, porque claramente podrías conservar ese dinero e invertirlo en cosas más productivas que un auto nuevo que no necesitas, incluido un viaje o un taller de algo, ¿no te parece? – le digo al teléfono mientras se ofusca un poco.- Luego conversamos un rato de cuánto nos cuesta aceptar esos momentos en que aparentemente “no pasa nada” en nuestras vidas y cómo nuestro ego trata de evitarlos a toda costa porque es amenazante conectarse con ese aparente vacío y el valioso silencio… Entonces buscamos compras, intensidad, actividad, problemas, información, drama, etc..

lotothaiAhora, con Saturno en sus últimos meses de descanso en el fango escorpiónico, llega el tiempo de quedarnos más quietos para sumergirnos en nosotros mismos, en nuestra psiquis y en la poderosa intuición que todos tenemos… Vendrán valiosos frutos para quienes decidan entrar cada día más en quietud activa, es decir, en estar atentos a permanecer y a observar cómo somos, cuán valiosos, complejos y chistosos somos… Adelantarnos impide esta conexión interior y aunque nos da la sensación de estar más vivos es una gran trampa que nos deja cansados y más aislados… Aceptar todo lo que está sucediendo sin huir ni querer solucionarlo de inmediato es tremenda llave de crecimiento y de consciencia. Es en esos momentos cuando una brecha de luz se abre y nuestros dones se activan con más potencia

Obvio que habrá urgencias que exigirán ir de prisa, pero practicar el permanecer nos dará más creatividad y sabiduría para los momentos “urgentes”… Mientras termino esta nota, en la tele anuncian un programa de entrevistas donde el conductor casi nunca escucha a sus entrevistados más de un minuto y los interrumpe o se adelanta, y a mi me da entre risa-pena-cansancio, entonces no lo miro porque siento tensión y me pregunto porqué nadie le pide que respire un poco… Luego hay un aviso de ropa que dice que hay que adelantarse a la primavera… -No poh! Si primero hay que despedir al señor invierno- digo… Por eso, queridos pasajeros, les ADELANTO que el ritual de Primavera llegará un poco más tarde, pero llegará. La tarde del sábado 4 de octubre nos juntaremos a celebrar en Providencia… No se adelanten y sólo reserven la fecha para encontrarnos otra vez a honrar todo lo vivido en estos transformadores meses de 2014… Nos vemos luego!

En casa

Santiago, foto agencias

El cielo y el aire están limpios después de la lluvia y de un fuerte ‘temblor’ (en otras partes esto sería terremoto) en Santiago… Sí, todo se mueve y se purifica, como nuestras vidas, ¿verdad? … Al fin puedo descansar después de días intensos. Y como el cuerpo es sabio aparecen resfrío, dolor de cabeza y mucho sueño. Vivo mi propia purificación y me alegra; es también un ajuste de energía… Después de una siesta el cielo se ve bellísimo entre nubes oscuras y sol. Siento el cierre de un ciclo poderoso que iniciamos en julio, fueron dos meses de lecciones, gran aprendizaje, verdades y regalos. Este lunes 25 la Luna Nueva en Virgo nos propone reordenarnos y sacar la maleza de nuestros hábitos y rutinas para que la tierra quede lista para la siembra, que comenzará a crecer y mostrar sus brotes en octubre… Son días importantes, no podemos sembrar cualquier cosa y luego quejarnos del resultado, ya no… La consciencia está ya entre nosotros cada día más y podemos hacerla brillar…

De julio acá muchos nos encontramos con temas para limpiar y verlos no fue cómodo, pero sí aliviador… El alivio viene cuando aceptamos y decidimos encontrar el sentido de eso, pero mientras estemos resistiéndonos el dolor, la incomodidad, rabias y miedos aumentan… Como conversamos con un amigo sobre su trabajo: dale las gracias a ese jefe inoperante, inseguro y autoritario; dale espacio en tu vida y desde el corazón, en silencio, pregúntale para qué está en tu vida, a ver qué te responde, ve qué tiene para ti, cuál es el aprendizaje con él… Y acéptalo porque eres tú en otra versión… E igual nos reímos porque es incapaz de verse en él y eso que es re mandón, jaja, pero es más dulce, sin duda… Y yo le cuento de cómo me reflejan los consultantes de carta astral en sus angustias, obsesiones, ansiedades, fragilidades, fortalezas… Y de cómo algunas veces ciertos egos me ponen a prueba, mientras que con otros va todo bien… Somos iguales, somos uno y somos el Todo.

Desde ese Todo que venimos a experimentar -y que somos- , hay ciertos momentos-espacios en la vida en que volvemos a Casa… En que nos sentimos completamente a gusto, en paz, plenos, con certeza, libertad y alegría. Nos sentimos en total conexión con ese luminoso Yo Soy, con quien realmente somos… Pueden no ser intensos ni eufóricos, pueden estar cargados de silencio, quietud o aparente simpleza. Siempre son emocionantes. Quizá no sean muchos en el camino; quién sabe.  Pueden durar, otros pueden ser instantes. A veces son espacios físicos, otros más bien emocionales a través de personas o gestos y algunos son muy espirituales. Otras veces son un todo. Como sea, son un tesoro: algo que agradecer y llevar en el corazón…

Lago Todos Los Santos, Chile, 2010

Lago Todos Los Santos, Chile, 2010

Me he sentido en casa en mi propia casa, mirando el atardecer o la lluvia desde el balcón, o desde el sillón cerca de la estufa, en invierno; en los alrededores de los lagos Llanquihue, Caburgua y Todos Los Santos, en el verde sur de Chile; en las acogedoras Villa La Angostura y Uspallata, Argentina; en la mágica Turquía; en el pintoresco Porto, en Portugal; en la colorida Guatemala; en muchos rincones de Uruguay… Sentada en las faldas del San Cristóbal, uno de los cerros de Santiago; o en caminatas al comienzo de la primavera con las calles llenas de flores, o en días en que el viento levanta las hojas y desordena el cabello; en algunos bosques; escuchando el sonido del agua de ríos y cascadas. También en varios cafés o bares de Santiago y otras ciudades, mientras trabajo o nos encontramos a compartir y hablar por horas de nuestras vidas… Al sentir el aroma de las fresias en septiembre, o del pomelo, del azahar y del jazmín…

En ciertas relaciones, conversaciones, reencuentros, abrazos, gestos; también he estado en casa. En momentos de crecimiento y aprendizaje en que he podido ver la película completa de un hecho también he suspirado por llegar a ese estado de comprensión profunda que da certeza, plenitud y pertenencia, donde luego puedes celebrar, soltar y pasar a otra ‘etapa’, a otra aventura en el camino…

Frente a distintas herramientas de crecimiento y de consciencia he sentido la alegría de saber que sí, que son para mí, que sintonizo con ellas en ese momento y que puedo reconocerlas como parte esencial de mi camino, así como otras no me suenan nada  o me aburren o me huelen mal (podría hacer un post entero con estas últimas, pero es mejor que cada uno olfatee y descubra qué le sirve y qué no)… Sí, hay de todo para todos porque este viaje es personal y tiene mucho de ensayo y error, a no si no. Varias veces idealicé -o creí- en ciertas miradas o escuelas y el aterrizaje fue más que forzoso después. Es que a los humanos parece costarnos la coherencia, aunque cada vez estamos más consistentes; este tiempo es de mucha verdad y belleza: todo lo que somos sale a la luz inevitablemente, casi no hay espacio para mentirnos a nosotros mismos -¡vaya regalo!-, lo cual puede angustiar a algunos y liberar a muchos…

DSCN9461

Haciendo un despacho (ofrenda), una noche en Cuncumén.

Y estos días, nuevamente, volví a casa. El trabajo interior que aprendimos y vivenciamos durante seis días en Cuncumén (centro de Chile) de la mano de Juan  e Iván Núñez del Prado (padre e hijo, formados durante años con los Q’eros, pueblo Inca), en que nos conectamos profundamente con la sabiduría andina, su (nuestra) cosmovisión y espiritualidad fue todo un lujo y un gran regreso a casa. De esos que te marcan y te dejan un agradable sabor de boca muy duradero. De gran simpleza y profundidad a la vez, basados en el Ayni o principio constante de reciprocidad, de potente conexión con la naturaleza y con la energía de este continente, este “arte espiritual andino” como lo llaman viene a ser un gran tesoro para estos tiempos de despertar en la humanidad. Encima es nuestro, tiene la vibración de Los Andes, de esta tierra bella y aparentemente joven, pero que los registros y aportes de los incas se encargan de develar como mucho más antigua y sabia de lo que creemos.

qeros1 Con un grupo de Argentina, México y Chile, vivimos momentos bellísimos, recibimos mucho conocimiento y pudimos practicarlo con la pureza de aprender algo ancestral que transforma nuestra vida cotidiana, al mirarnos como parte de la naturaleza e igualmente con facultades distintas, como seres portadores de una semilla brillante e intacta; como seres humanos únicos que podemos entregar a la madre tierra a modo de ofrenda toda nuestra energía “pesante”: preocupaciones, miedos, frustraciones, rabias; y recibir del cielo energía “fina”: polvo de estrellas, energía cósmica que puede limpiarnos… Una práctica espiritual que -como me gusta y en sintonía con estos tiempos- se aleja de formalidades y rigideces, que con sencillez nos llama a abrir nuestra visión para conectar con el poder humano: la fuerza de Ser, entregar, recibir, compartir, crecer, manifestar, aportar, amarnos -a nosotros mismos- y amar a todos los seres desde la decisión y voluntad consciente de abrir ese poder que puede crear amor. Sí, por si lo habíamos olvidado, nuestra sabiduría andina nos recuerda que podemos crear amor.  Bajo esta visión el amor es un acto de voluntad y una energía que podemos producir tanto para nosotros como para todos los que nos rodean…

Esta llegada a casa “está siendo” un gran recordar, confirmar y resignificar varios hitos de este “viaje sin retorno”, como me dijo un amigo hace unos años cuando hablábamos del crecimiento interno, el auto-conocimiento, la sanación y la consciencia… Una vez que comienzas, ya no te puedes devolver a tus creencias y hábitos de antes, y sigues descubriendo cada vez más porque la espiral tiene muchas puertas que abrir. Eso sí, puedes elegir parar y/o estancarte, y está bien, pero no puedes retroceder si algo en ti, por mínimo que sea, ya decidió crecer…  Ahora de nuevo en casa, estoy feliz, sintiendo la alegría y responsabilidad tanto de haber comprendido la señal que me indicaba que sí tenía que ir a este encuentro, como de poner en práctica lo nuevo que se integra con lo antiguo porque de eso se trata este tiempo: de integrar, tanto entre nosotros, como en nuestros aprendizajes, como en los distintos roles que tenemos, en todo lo que somos: un mandala vivo, chispeante, evolutivo, vinculado al resto, mágico, amoroso, humano, puro, poderoso…

Con esta Luna nueva de hoy, sin duda, podemos también limpiar y ordenar la casa más importante que tenemos: nuestro cuerpo, y darle los cuidados (amor) que necesite. Y luego de armonizarnos por dentro podemos hacerlo afuera, con la ayuda de Virgo podemos dejar nuestra casa como un espacio más pulcro que esté al servicio de todos los que la habiten… A ver cómo nos va con estos regresos a nuestras casas. Bienvenidos! y Gracias otra vez!

Señales

señalesHay tanto que decir de las señales. Desde niña las tuve en cuenta aunque sin mayor consciencia como para hacerles caso, habían muchos gestos y “coincidencias” que me llamaban la atención y que algunas veces relacionaba. Más tarde hubo al menos dos tan evidentes que no seguí, que no supe ver ni escuchar y que luego pagué tan caro -con dolor- que desde ahí intento respetarlas y atesorarlas como gran protección y guía de la Vida, de esa energía sagrada que nos acompaña dentro y fuera de nosotros.

Últimamente me siguen mandando unas de madrugada. Algunas las comprendo, otras ni idea qué quieren decirme, hasta con letra y música aparecen. Aunque más que señales son mensajes.

En la consulta siempre las hay, como un chico que está puro flojeando con su vida y evadiendo, y se queja del sistema mientras yo me río y le digo que está grande pa’ seguir en la víctima, que encima eso está pasado de moda y que con todos los talentos que tiene es un desperdicio, pero que también es su opción no crecer y está perfecto si así lo quiere, al tiempo que afuera en la calle una niña llora y hace pataleta en los brazos de su padre: esa energía es tu ego, ese llanto taimado, ¿lo puedes ver? -le digo y nos quedamos en silencio escuchando los sincrónicos gritos dramáticos de la pequeña, mientras él se sonríe y mueve la cabeza. Señal-sincronía de confirmación.

Y en estos meses me invitan a algunas charlas y seminarios dentro y fuera de Santiago, a unos como asistente, a otros como expositora. En un par de casos las señales y sensación son de poderosa certeza: sí, voy, ¿cuándo es?; o no, gracias, paso. Y un par de semanas después tengo confirmaciones -vía conversaciones inesperadas- de que las decisiones estuvieron bien. Pero en otros casos, dudo y ya no sé qué decidir.

Hubo uno más fácil. Una charla de la que me entero la noche anterior y no estoy segura de ir porque capaz que no dicen nada nuevo y/o el charlista quizá es -para mí- chanta. No sería la primera vez en que me topo con esta energía opaca que vende una pomada o que es poco consistente o profunda, en todos los ámbitos hay chanterío y está bien, es parte de lo que somos y de un equilibrio, incluso en temas que algunos definen como “espirituales”; pero a estas alturas y con el poco tiempo que tengo no me da para ir a ciertas cosas que de sólo leerlas despiertan mi sospecha o indiferencia.  Y digo: bueno, llamaré aunque es tarde, si me contestan es la señal de que tengo que ir. Si no, no-. Entonces llamo y una chica al otro lado me da toda la info con mucha disposición. Igual no me convence del todo el expositor, por pura intuición no más, pero sí la experiencia y dado que pedí esa señal y la tuve, digo: ok, vamos.

Al día siguiente comprendo porqué tenía que ir. Efectivamente quien da la charla no es un gran aporte, está mucho en la mente y eso ya no va, aunque un par de frases y ejemplos me sirven. Pero me encuentro con dos personas (una que conozco y la otra sólo de nombre) que me confirman que el haber rehusado una invitación a otro evento estuvo bien, ellas tampoco irán y tuvieron la misma impresión que yo al recibir la info. Bien, a esto tenía que venir hoy, a reafirmar una mirada con respecto a otra cosa. ¿A la charla en sí misma? No mucho.

Pero hay otro seminario en el que no termino de saber si tengo que ir o no. Viene a Chile el antropólogo peruano Juan Núñez del Prado, formado además en la tradición andina, especializado en el estudio de la espiritualidad de los pueblos originarios de Los Andes, en particular de los Q’eros, descendientes de los incas. Del 14 al 19 de agosto, en Cuncumén, quinta región de Chile, enseñará sobre esta cosmovisión andina y entregará prácticas para la vida cotidiana. Acá está la info por si alguien más se suma.

Los Andes, Chile, verano 2011

Los Andes, Chile, verano 2011

Cuando supe, hace meses, me llamó la atención, pero no me convenció del todo, aunque me da vueltas y encima igual me llama porque tiene unas charlas en que conecta la tradición andina con la psicología jungiana, escuela siempre tan revolucionaria y lúcida en nuestra historia como humanidad y apasionante para tantos en distintas latitudes. Por otro lado, muchos coincidimos en que el despertar de consciencia energéticamente está en esta región, en Los Andes y que la energía y sabiduría de acá tienen mucho que aportar en este especial tiempo al planeta… Entonces, una tarde en medio de las compras en una tienda, le digo a Claudia, una de las organizadoras -y gran terapeuta, por lo demás- que no sé si ir porque igual me inquieta, pero es plata y tiempo. Ella me dice que no es la más indicada para asesorarme porque para ella la inquietud ya es una señal de que tiene que ir. En cambio para mí eso a veces es duda, no certeza.

Conversamos un poco más y de que obviamente tengo que pedir una señal. Llegamos a la caja de la tienda y están la cajera y el chico que empaca las cosas. Entonces Claudia le dice a éste (que ya intercambió un par de saludos y sonrisas con nosotros): ¿Tú qué opinas, ella tiene que ir o no a eso que está dudando de ir?- mientras él mueve la cabeza, se apresta a responder, pero la cajera lo interrumpe: Yo creo que tiene que ir porque después una se arrepiente de eso y mejor hacerlo y no quedarse con la duda para siempre, poh -dice sin más la señora que es muy divertida, mientras Claudia y yo nos miramos y nos decimos: ¡¿Qué tal?!  Entonces, el chico agrega: no sé, es que igual a veces no hay que hacer algunas cosas, hay que pensarlas mejor, a mí me ha pasado eso al menos… Pero yo igual iría no más -dice, y empiezan a discutir los pro y contra con la cajera y todos nos reímos porque ella le dice que se tiene que portar bien y otras cosas. En eso, yo que no sé bien cómo interpretar esta señal, miro al chico y me río con con asombro y le digo al oído a Claudia: mírale la piocha que lleva -me refiero a la identificación que usan con el nombre de cada uno en la tienda y dice: JUAN… -Nooooo! -exclama Claudia a carcajadas y yo agrego: está clara la señal, ¿no?, ok, tengo que ir, na’ qué hacer-. Y la cajera se da cuenta que algo nos pasa con el nombre del chico y dice: yo estoy rodeada de Juanes, en la mañana había otro y me hacen rabiar-. Jajajaja, seguimos riendo y comprendo que aunque no termine de convencerme todo indica que tengo que ir a ese encuentro…

Agradezco mucho la guía sagrada que aquí se hizo presente y que está abierta y disponible para todos si decidimos usarla y permitirnos ser guiados, cosa que no siempre es fácil, pero que es una aventura bella y reconfortante que nos da mucha tranquilidad, pues no es nuestro ego quien decide a destajo, sino que cuando sigues una señal estás -además de practicando humildad- conectado con la divinidad que somos y activando la magia de la Vida. Encima es entretenido, aunque a veces parecen no tener sentido lógico algunas respuestas y señales.

En parte de eso se trata este tiempo: de entregarnos a la experiencia y voluntad que no pasa por nuestra mente sino por los propósitos del alma y del espíritu que se “confabulan” con ciertos hechos para que demos nuevos pasos en esto de crecer y despertar…

No será la primera ni última vez que trate sobre este tema. He tenido señales de tener que seguir haciéndolo… Hasta la próxima!

 

 

 

 

El nuevo 2014: crear, reír, brillar, asumir

-Ya poh, Ji, escríbete algo en el blog, mira que no entiendo nada de lo que está pasando. Piensa en tu público, jaja –me escribe un amigo-pasajero de este blog.

-Dale, ya voy, es que no me he hecho el tiempo, estoy con muchas cosas, y encima puro me interrumpen con correos, jajaja –le respondo y le digo que aguante, que Acuario está creciendo como nunca. Igual que sus compañeritos de vibración fija.

¿Qué está pasando? Todo! Comenzó el 2014.2 y estos días hay que aprovecharlos. Igual siento que viene otro movimiento de tierra por acá. Lo huelo. También algo oscuro o guerrero a nivel internacional, que puede cambiar el eje de atención y revelar algunos montajes que están dando vueltas… En fin. Y junto con esto el cielo está en un giro importante. Es como si hubiesen abierto las compuertas de la represa y todo está saliendo a ratos de forma bruta o borbotones, en otros por rendijas y siempre con la promesa de liberar un gran caudal de energía emocional, intuitiva… Volcánica.

4elementosNuestro amado Saturno (muchos somos sus fans y discípulos pese al sudor y las lágrimas que él suele incluir en sus lecciones) despertó de su descanso y mientras se estira con pequeños pero potentes movimientos agita el agua estancada de Escorpión, el fuego sofocante de Leo, el aire en la botella de Acuario y la tierra firme de Tauro. De aquí hasta comienzos de 2015 don Satur nos dará regalos para que todo esto se ordene como corresponde en nuestras vidas y obtengamos el agua profunda, el fuego brillante, el aire fresco y la tierra abundante… Y para eso don Satur nos seguirá mostrando dónde y cómo trabajar en distintos aspectos de nuestras fijaciones y miedos para soltarlos, lo cual es toda una aventura pero no quita que duela o incomode… Ahora, de que habrá aprendizaje en torno a nuestros apegos, lo habrá y con ganas. También en nuestras verdades. Este tiempo es de gran honestidad. De sí o no, ya no podemos postergar u ocultar miradas, opiniones, acciones, decisiones…

Sincrónicamente, por fin, en una tarde gris invernal, “La meglio gioventù” (La mejor juventud) y yo nos encontramos. Después de años de postergar nuestra cita, logro ver esta peli, que realmente es serie y que tenía más que pendiente… Todo llega cuando tiene que llegar, ¿verdad? …Está buena. Tiene muchos ingredientes clásicos del cine italiano y es una buena retrospectiva de las últimas 70-80 décadas con todas sus luces y sombras, con lo mejor y lo peor de la humanidad y unas cuantas experiencias seguramente necesarias pero absurdas a los ojos y consciencia de hoy… Es bueno mirar cuánto camino hemos recorrido juntos y cuánto nos hemos transformado… Por eso, la frase de “la gente no cambia” es todo el rato un cliché y una falacia… Hemos crecido mucho, ¿o no? Al menos a mí me conmueve ver nuestra evolución en pequeños y poderosos gestos que están presentes en lo cotidiano. Lo he dicho ya: este tiempo está bellísimo, y en gran medida se lo debemos a nuestro propio crecimiento…

Mientras esto sucede, aires de realeza se instalan en el cielo para hacer su propia fiesta. El rey Júpiter (Zeus) decidió viajar por el fuego de otro rey: Leo. Ambos están discutiendo sobre quién tiene la corona más brillante, porque estarán juntos hasta mediados de 2015 y tienen que hacer su propia reunión VIP de acuerdos para moverse en armonía. Y por si faltara brillo, el Sol estos días (hasta el 3 de agosto con más fuerza) abraza a ambos porque llegó a su hogar, Leo, por tanto los tres tienen tremendo banquete y celebración porque nos están regalando creatividad, confianza, goce, alegría, histrionismo, juego… También dignidad y reconexión con nuestro niño interno… Estos dos aspectos están re potenciados estos días. E igualmente su lado oscuro es el orgullo y el infantilismo, respectivamente. Por tanto, la auto-observación es vital –siempre, pero ahora más- para que no se nos arranquen y en cambio elijamos conectar con estar a la altura de estos tiempos y de nuestra belleza interior, junto con permitirnos jugar más y reírnos más también. Es tiempo de premiarnos y de activar un par de proyectos importantes desde la diversión, sin tomárselos demasiado en serio, sin querer ganarle a nadie, y, ojo, con CALMA. Se paga caro correr estos días; mis dedos del pie derecho y yo lo decimos por experiencia…  También está caro actuar mintiéndonos interior y exteriormente. Nada a medias o turbio se sostiene… Y nos llegan buenas lecciones para avanzar en los aprendizajes respectivos…

Y hay más condimentos para la sopa: Urano se puso intro pues retrocede en Aries desde hace unos días hasta fin de año, donde nos invita a masticar nuestras prisas, proyectos propios e iniciativas para movernos más desde la intuición y la creatividad antes que puramente con el ego impulsivo que quiere algo y va por ello sin pedir ayuda ni mirar ninguna señal. Sólo con estos ingredientes adicionales a nuestro deseo de hacer algo es que realmente podemos avanzar de forma más sólida y alegre. También destapará más rabias personales e internacionales -ya está en eso, ¿no?- para que miremos cómo nos movemos con esa energía. Y estos chicos, Urano y Aries rigen los accidentes, y el primero la aeronáutica. No es para tener miedo, sino para mirar la sincronía y qué nos dice la Vida con cada hecho espectacular, cosa que le encanta a Urano: él quiere que despertemos, que vayamos más allá de nuestra zona cómoda y pongamos en el mundo nuestro sello.

liniersideaPor su parte, con sus zapatillas nuevas y su escudo reluciente, Marte saltó de una a las aguas escorpionas después de calentar y sofocar el aire libriano durante todo el primer semestre, donde movió con ganas nuestras relaciones. Y ahora en las aguas del vecino seguirá mostrándonos lo realmente valioso en nuestros vínculos y qué acción tenemos que tomar para descubrir qué queremos y qué no, qué nos sirve y qué actitudes hay que desechar para reciclarlas y transformarlas en algo más luminoso. Nos pondrá en una sintonía más profunda y nos llevará a tomar compromisos con nosotros mismos.

Y parece que con tanto movimiento estelar, desde antes de esta Luna Nueva en Leo, que nos impulsa desde este sábado 26 de julio y por todo un mes a hacer brillar nuestra identidad, mis circuitos –y los de millones- están en ajuste, entonces llevo ya varios días seguidos despertando a la misma hora en medio de la noche y recibiendo información, sueños, señales, fichas que caen. Mis ojeras no están contentas, mi cabeza por la mañana tampoco, pero parece que Urano está re entretenido jugándome unas bromas telepáticas madrugadoras. Eso sí, empecé a cobrar por los mensajes porque algunos no son para mí, así que al día siguiente le digo a una amiga: me mandaron info para tu proyecto anoche. -¿En serio?, qué bueno, Jime, ¿qué es? -me dice Pamela entusiasta al otro lado. -A luca (dos dólares) el mensaje -le respondo y se ríe mientras le transmito lo que entendí…

Con todo esto, siento que la clave de este nuevo 2014 es la risa. Uno de los gestos que elevan nuestra vibración y nos hacen brillar. Reír, jugar, disfrutar para crear nuevas situaciones en nuestras vidas. Y jugar implica permitirnos equivocarnos, permitirnos la experiencia aunque aparentemente salga mal, pues nunca hay error, siempre se activa una nueva experiencia para que luego venga un paso más en la comprensión de quiénes somos y hacia dónde vamos. Lo grave este tiempo sería estancarnos, empantanarnos en las aguas escorpionas, ceder al miedo o la rabia y negarnos a crecer. Si bien esto es una opción válida, igual es un desperdicio, con todo lo que hoy está abierto para nosotros. Por eso es necesario seguir el juego, de a poco, dejándonos ir más allá de nuestros límites poco a poco, sin expectativas y sólo dejándonos sorprender. Como el bebé francés que entra en brazos de su madre al café donde el viernes intentaba escribir esta nota y me interrumpe pues no puedo dejar de mirar cómo gatea feliz sólo con una servilleta en sus manos mientras se maravilla con todo (nada espectacular, puro mobiliario) y grita cada tanto, mira a los ojos con chispa y se ríe a carcajadas… Su pequeña hermana lo sigue y me mira un poco asustada, pues como es más grande ya aprendió parte de los típicos “no” que nos enseñan sobre no hacer ruido o no desordenar, y cuando nos encontramos con la vista, los tres reímos a carcajadas y ella también gatea con su hermano. Me río en silencio también porque esto es  justo la vibración de Leo y Júpiter… Mientras, el mozo mira algo inquieto la escena de goce infantil bajo el sol de mediodía, pero termina uniéndose a la fiesta con un rictus cómplice, en un momento donde la risa, la confianza, el juego, la dulzura, la inocencia, la creatividad, la alegría y espontaneidad abundan para quienes queramos disfrutarlas y honrarlas… ¡Feliz 2014.2!

 

Regalos de la quietud

DSCN9382

La belleza del lago Llanquihue siempre me conmueve, me deja muda, con ojos vidriosos y agradecimiento desde el corazón… Me quedo mirando y sintiendo su energía, su poder con los volcanes, ciudades, y pueblos en las orillas recibiendo esa vibración de calma, profundidad, poder, sanación… Imposible no sentirse reconectado con la Vida al visitarlo… Tremendo privilegio estar cerca…

Después de una agitada primera mitad de 2014 necesito parar, siento que mi cuerpo y energía necesitan sur: verde, bosque, frío, lluvia, lago, estufa a leña… Aparezco, entonces, en el bello Puerto Varas, una pequeña ciudad del sur chileno, a orillas de este lago,  y por fin me reencuentro con todo esto y más. Respiro feliz y con cierto alivio nada más al llegar y sentir el aire húmedo y frío…

Al llegar al hostal se siente el clásico aroma a leña, que tempera con sensación de calor de hogar, y aunque pensé que estaría más vacío porque es baja temporada, somos varios -de distintos países- los que vinimos a disfrutar de estos rincones tan especiales del sur del mundo. En la sala comentamos -entre otras cosas- el Mundial, el último partido de Chile y la belleza de los Parques Nacionales y pueblos que hay alrededor.

Dos días después, la clásica frase del meteorólogo en televisión: “bancos de niebla matinal” se hace patente una mañana, donde muy temprano estaba despejado y al rato, cuando bajo a tomar desayuno las ventanas están blancas y no se ve nada hacia afuera. Los días antes llovió con ganas, mientras  yo miraba por la ventana desde la mesa donde me siento a escribir temas pendientes, cerca de la estufa a leña. Estoy muy intro, disfrutándolo y desconociéndome, pero también en coherencia a lo que vine: parar. En parte -como dije- vine a eso al bello sur, a detenerme. Estoy casi en off. Hace rato que no podía hacerlo y sentía que necesitaba este espacio. Vine a reconectar, a cambiar de frecuencia para poder ver con otros ojos lo andado este año -que ha sido mucho e intenso- y un poco de hacia dónde voy. Y vaya que es más fácil hacerlo acá, aunque el teléfono suene pidiendo horas de carta astral y la televisión por las noches me deje ver la telenovela o serie de turno.

Con niebla y todo salgo rumbo a Frutillar, pequeña ciudad-balneario a orillas del lago, a media hora de Puerto Varas, con construcciones de madera de estilo alemán dada la inmigración de mediados del 1800. Me instalo en el café del teatro del Lago que está sobre las aguas de éste y tiene una vista privilegiada y una temperatura exquisita versus el frío y humedad que hay fuera. Los niños corren felices por la explanada que circunda el teatro, vienen a ver un espectáculo francés de mimos, donde hay funciones especiales para colegios de la zona. Me río con ellos y de sus profes que no logran calmarlos demasiado. Antes del entrar al café siento el aire, los aromas, la vibración. Me quedo rato mirando todo pese al frío y veo cómo la niebla comienza a despejarse… Hasta reaparece el sol.

DSCN9255

…Mercurio ya retomó definitivamente su movimiento directo, el dios alado se levanta de su descanso, pero igual andará somnoliento o mareado un par de días más y esto provoca ciertas confusiones, caídas de sistema, malos entendidos y juicios errados, de hecho en el hostal la Internet se cae un par de veces… Este mes está movido y nos agitará nuestras zonas de comodidad para que exploremos lo nuevo. También trae reconexión con el optimismo y bastante trabajo interior para nuestro ego.

Este mes nos devuelve temas de fines de mayo y comienzos de junio cuando Mercurio comenzó su viaje retrógrado, ya sea los mismos asuntos para poder revisarlos con otros ojos, o situaciones con la misma implicancia o vibración para ver cómo los resolveremos ahora. Encima Marte y Urano nos tienen en un “gallito” de quién tiene la razón, de si poner equilibrio o rudeza, prudencia o impulsividad, cosa que no resulta fácil… Mientras Don Satur se ríe en silencio mirando cómo nuestro lado oscuro se nos muestra por distintas vías, nos obliga a disciplinarnos en torno a temas pendientes  y al mismo tiempo despeja nuestros canales intuitivos para que miremos también desde ahí… El centrifugado sigue haciendo de las suyas porque estamos prontos a salir muy esponjosos… Sí, definitivamente este segundo tiempo del 2014 es y será muy diferente al primero: estrenamos mucha claridad y más resolución, así que es un ciclo mucho más activo desde la decisión personal y consciente de cambiar nuestros escenarios.

Lo que es yo, desde fines de mayo sentía que necesitaba bosque, que tenía que parar. Sabía que vendría al sur después del Ritual de Invierno, cuya energía aún siento vibrar en el corazón. Mi ego quería que fuese al lunes siguiente, pero el Mundial de fútbol –deporte que ahora es casi conocido para mí, aunque sigo encontrando que es tanto más entretenido ser ignorante en la materia porque todo me divierte, hasta los árbitros-  me ha hecho tener una familia extendida de amigos futboleros con quienes vemos, comemos, gozamos y sufrimos los partidos; entonces al final viajé una semana después, un domingo, luego de la desazón y el llanto de Chile frente a la derrota con Brasil. Si miro la carta natal de Chile es obvio que estamos en una fase de sanación donde estamos limpiando el rol de víctimas y reconectando con la dignidad, pero como nuestro país tiene un lado orgulloso, engreído y hasta violento cuando tenemos poder, esto tiene que ser de a poco, para que el cambio se asiente  y adquiera profundidad, si no, volveríamos a lo mismo fácilmente, me refiero al eje víctima-victimario. En fin.

Y pasan los días en el sur, todo va bien, pero tengo algo pendiente: no encuentro mi bosque, porque sé que no es el que esconde el cerro Phillipi y que adoré en 2010, que mira desde lo alto la bahía de Puerto Varas… Pienso que podría ir a uno de alerces que está en Puerto Montt, estoy viendo cómo llego y le pregunto a María José, del hostal y me dice: pero anda al de Frutillar, al de la Universidad, es una reserva forestal: el Parque Winkler. -Mmm, eso no estaba en mis libros- le digo-; lo busco en San Google y ella me explica un poco más y le cuento: bueno, volveré a Frutillar pero con sol.

DSCN9269

Teatro del Lago y su café (http://www.teatrodellago.cl/web/)

Efectivamente al día siguiente hay sol y me instalo a escribir feliz  de nuevo en el café del teatro del lago porque de tarde iré al bosque. En eso el día se nubla poco a poco y disfruto cada momento en que los colores cambian y pasadas las 2 de la tarde ya casi llueve, el cielo se cierra de nubes más oscuras. Camino por la costanera y veo un café al que podría pasar a la vuelta de ir a la reserva. Entro y está vacío. Sólo el dueño, un señor mayor que lee el diario y escucha poco, y la mesera, una chica sonriente. Les cuento que quiero ir a la reserva y que si puedo dejar la mochila para no ir con tanto peso. Me miran con cara de pregunta, ella lo mira y él dice: sí, déjela ahí y después viene -me responde mientras me muestran un rincón.- Dejo mis cosas y me explican un poco más de cómo llegar; parto a la reserva pero creo que ya me quedará poco tiempo porque parece cerca pero igual lleva un rato llegar… Le digo a mis guías: ayúdenme, por fa, a llegar luego y que todo se dé fluidamente… Gracias.- Entonces se me ocurre parar un colectivo (taxi compartido) y le pregunto al chofer si me lleva hasta la reserva. Se queda pensando y dice: bueno, veamos si podemos subir porque hay una cuestita que es un poco difícil y ha llovido harto estas semanas… veamos poh, nada perdemos -me dice y le respondo: Eeh! bacán, gracias! -mientras me subo de copiloto y conversamos de todo un poco. Me cuenta que una vez trajo a una turista pero llegaron y estaba cerrado. Pasamos la “cuestita”, una subida algo barrosa, y de ahí el camino es bello y sinuoso, puro verde, cerros y pájaros. Ambos coincidimos en que está muy bonito. A los pocos minutos llegamos a la reserva forestal y aparece la encargada. Mi amigo taxista se va y le pido su número por si necesito bajar en auto, aunque es tan bello que quiero puro caminarlo de vuelta.

Pago mi entrada ($1000, dos dólares aprox., un regalo-regalado) y mientras la encargada comienza a explicarme la ruta me viene mucha emoción, con lágrimas y todo, dejo de escuchar una parte y luego vuelvo sintiendo mucha felicidad, mientras trato de entenderle y le vuelvo a preguntar lo que me perdí… Agradezco internamente mientras ella me deja en la entrada del sendero. Me dice: no hay nadie adentro así que vas a estar sola -siento más alegría aún y le pregunto: ¿Cómo te llamas? Por si tengo que gritarte desde adentro -le digo con risa. Viviana -se sonríe. -Bueno, Viviana, gracias, nos vemos en un rato… Y nos despedimos.

DSCN9311Pido permiso a los elementales del lugar, a los guardianes y a toda la reserva para entrar… Me siento honrada, con mucha plenitud. Camino maravillada disfrutando cada espacio, aroma, color, sonido. Hay mucha humedad y comienza a lloviznar pero dentro no se siente por la copa de los árboles que protegen. Capaz que esta reserva y bosque son pequeños, realmente recorrerlo toma sólo media hora, pero yo me siento en un espacio de tal conexión que se me ensancha el corazón y vivo todo sintiendo mi propio paraíso. Me siento una niña, feliz, descubriéndolo todo, me río a cada rato y agradezco… Me agacho a tocar la tierra húmeda y cada tanto el tronco de los árboles. Los pájaros parecen saludar aunque no logro verlos.

DSCN9325Al rato doy con el árbol de más de 700 años, un laurel, que me anunciara Viviana. Me da ternura y respeto, tiene su cartel abajo que dice: “Nací en 1305″… Su compañero -a unos metros- de 1495 es aún más imponente y me quedo entre ambos sintiendo su vibración. Se respira fuerza y humildad a la vez. La lluvia cae con un poco más de fuerza mientras intento recordar las indicaciones de Viviana antes de seguir, pero confío en que todo estará bien.

En eso voy caminando y le digo a mis guías: Ya poh, chiquillos, estoy súper agradecida, pero ¿por qué no me mandan una señal más clara de que están acá? Porque obvio que están, si no, no habría llegado, pero igual poh, mándenme una, sean buenos, ¿qué les cuesta? -les digo al tiempo que me siento exigente, pero me da risa igual- Y al rato les digo: ya, si ya sé que están, era un caprichito no más, todo bien.- No termino de decir esto y en la curva de la ruta que va enumerada cada tanto aparece en madera el número 8… Me quedo quieta, agacho la cabeza y llevo las manos al corazón. Me sorprendo, me conmuevo y me alegro con enorme agradecimiento y emoción: ahí está mi señal. El número 8 es lo que he estado trabajando -junto a otros- todo este 2014. Es el octavo centro, el centro del corazón, arriba del cuarto, en el pecho, el que ahora la humanidad completa puede activar. El que reconectamos en el Ritual de Invierno. -Gracias…- les digo a mis guías, mirando el letrero y luego las copas de los árboles, con una sonrisa en toda mi energía que está más que feliz  y reconectada en este pequeño y poderoso bosque que conserva la Vida pura en toda su magnitud.

-Son demasiado bacanes. Gracias -vuelvo a decirles y camino con ganas de quedarme ahí mucho rato, pero no puedo. Siento que tengo que volver con más tiempo, quizá pronto, quién sabe en este año vertiginoso y tan bello. Al salir me despido de Viviana desde su ventana y comentamos la energía y que parece que uno estuviera en otro lado una vez dentro… Síp, en otro lado, donde la conexión con el corazón es tan poderosa que tu cuerpo, ego, alma y espíritu se entregan a ser Uno con esa naturaleza que también somos nosotros…

Y aunque llueve me voy caminando por la ruta que me sigue deleitando. No pasan autos, sólo lluvia y árboles. A ratos corro un poco en las bajadas para no mojarme demasiado. Al salir ya a la ciudad, un perro muy tierno sale a mi encuentro, más allá logro tomar otro colectivo y en unos minutos estoy en el café. Hay una mesa con… 8 mujeres. El dueño me mira imperturbable  y pienso que quizá ya no me recuerda. Le digo: hola, yo le dejé mis cosas hace un rato. -Sí, ¿cómo le fue?, ¿va a comer? -me pregunta.  -Es bello! me fue bien. Sí, me voy sentar acá, ¿si? -le digo y me instalo al lado de la ventana, mirando el lago con lluvia, con el aroma de la estufa a leña, el cabello algo mojado y el corazón tranquilo y feliz. Sigo agradeciendo y recuerdo que este mes (de principios de junio a comienzos julio) estábamos trabajando la quietud… Cuántos regalos aparecen cuando nos quedamos quietos. Entonces llega mi taza de té caliente y un sandwich que siguen alegrando mi tarde de bello Sur. Gracias otra vez.

 

 

Poderoso y vital invierno/verano 2014

-¿Será que pongo esta canción para ofrendar -con baile- los aprendizajes del otoño en el Ritual, o será que pongo esta otra? -Pienso por la mañana antes de irme a una lectura de carta astral y me divierto imaginando la cara que pondrán un par de amigos que no soportan el reggaeton. -Bueno, a la noche lo decido -concluyo.

Estoy entre Viva la vida -que junto a Happy la cantamos y escuchamos muuuchas veces en el viaje que hice el pasado verano; hasta en el Gran Bazar la bailamos con un turco que me vendió una lámparas de Aladino- y Apocalypso del siempre fiel Kevin Johansen… Después de un día agitado, en que Mercurio retrógrado (ya termina su ciclo este 1 de julio, que ha durado un mes más menos y que enreda las comunicaciones) hace de las suyas, quedo con mi hermana Cocó -que llegó hace poco de un viaje largo- de juntarnos y la veo venir de lejos caminando con risa. Antes de saludarme me canta: “Que viva la vida, que siga la fieeesta, las manos en la cintuuura, que así es que va esta”… -Jajajaja -nos reímos juntas y nos abrazamos. -Eres la señal que necesitaba, Cocó! -le digo y le explico mis dudas matutinas que me acaba de resolver… Nadie sabe para quién trabaja, ja.

Ritual Inv 14 8

Ritual de Invierno 2014, Providencia, Santiago

Además de toda la entrega que todos hacemos en cada Ritual, de la energía de cada uno, de la poderosa conexión que logramos en  los espacios de meditación en que hacemos ciertos “movimientos” energéticos y simbólicos para sintonizar con el tiempo actual, de la profundidad y sanación que se respira; una de las cosas que más me conmueve es vernos-sentirnos bailar: ver a chicos, grandes, medianos moviéndose incluso con dificultad o vergüenza, otros con entusiasmo y soltura, mientras cantamos, aplaudimos, cambiamos nuestra vibración y soltamos las caderas, donde reside nuestro poder optimista para avanzar… Por eso las activamos -entre otras cosas- en los rituales. Activamos nuestro sagrado y noble cuerpo, tan leal y amoroso para aguantarnos tanto maltrato, abandono y exigencias, y también para traernos a tierra cuando ya ha sido mucho y hemos desoído sus llamados y él necesita sí o sí purificar, descansar, detenerse…

Bailamos como ofrenda de lo vivido y aprendido en cada estación, como símbolo de agradecimiento por todo, como gesto de Vida… Y a Chile -siempre o digo- le falta baile, pero cada vez más comienza a despertar el sabor del movimiento y la música en los pasacalles en distintos barrios y en las marchas, en las batucadas, en el despertar de la cueca, en la popularidad de la zumba…

Invierno1

Nuestro altar para honrar al Invierno 2014

Y este ritual -dada la intención que pusimos y la energía de todos- tuvo una vibración poderosa y una alegría bellísima. Alguien me dijo: no parece invierno! … Es que no tiene porqué ser malo o aburrido este tiempo frío. Pero además estos meses están tan luminosos que nosotros estamos cambiando aunque no lo sepamos del todo. Y, dado el andar del cielo, se ve que estos meses seguirán potentes: está todo para que nos conectemos ya con nuestro corazón puro. No con las emociones que van y vienen (eso es ego), sino con nuestra verdad sagrada, con nuestra semilla intacta de luz, con nuestro poder divino. Y esto pasa, como lo dijimos en el ritual, por detenernos ante los hechos y aceptarlo todo; menuda tarea! y mega oportunidad.

Julio nos traerá más definiciones y la verdad seguirá acompañándonos. Quizá por eso -en gran parte- es que este año está tan power, porque sólo hay espacio para la verdad: nada se puede ocultar y estamos llamados a mostrar lo que sentimos y pensamos desde la calma, como también a ser coherentes: a actuar en correspondencia a esa verdad. Ya no hay espacio para predicadores ni simulacros (ojo con demasiado incienso, mantras y poca consistencia), y encima ahora lo sabemos todo: que si la Fifa, que si el rey, que si el árbitro, que si el mordisco; jajaja. Podemos ver todo, no sólo una cara, cosa que a ratos resulta doloroso, amenazante y decepcionante, pero ya no hay espacio para quedarse pegados en miedos o lamentaciones, es tiempo de vivir desde la verdad, lo cual es un arte diario…

Marte y Urano chocarán sus espadas para ver quién gana este mes y tenemos que ir lento, con mayor observación de nosotros mismos sin ceder a provocaciones de nuestro ego infantil y/o individualista. Pero Saturno, que está descansando en Escorpión de dos años para acá, se prepara para dejar sus regalos, remezones y lecciones estos meses de invierno y primavera. El fango escorpiónico le ha dado buen material para sacar cosas nuestras a la luz, pero don Satur no es drástico, a él no le gusta el drama ni la intensidad (ambas energías están siendo purificadas este año, pues ya no sirven; ya fueron), él es un anciano quieto, sagaz, sabio, profundo, sólido, de pocas palabras y grandes gestos. Y obvio que dejará más de uno y también bellos obsequios de sabiduría para todos, que nos permitan transformar nuestra visión-vivencia del bendito desapego… Veremos cómo nos va.

Y estos días siguen llegando correos de comentarios y agradecimiento por el Ritual, por el bello círculo que conformamos entre tantos sin importar dónde estemos. Desde Colombia, España, Argentina, Uruguay, Italia, el norte, centro y sur de Chile; muchos escriben y apoyan con su corazón conectado. Y en el ritual mismo hay gente de éste y otros continentes  junto a este corazón chileno que vaya que vibra y está en fase de sanación tan especial… En medio de cada etapa del encuentro del sábado me emociono viendo a unas pequeñas que hacen su ritual aparte, pues se han hecho amigas y los padres les llevaron Ritual Inv 14 5lápices y cuadernos para que se entretengan y se han hecho amigas de ritual, jaja… Me siento acunada, enraizada  y conmovida con la energía del grupo entero que vibra en profunda conexión, me divierto viendo a la Pyme “Cómpreme Porfis”, cuya protagonista es la patrona de este blog, “La Porfis”, nuestra amada Lupita; me da curiosidad qué cosas ricas habrá para comer en la pausa aunque de lejos veo fruta  y Sole-Sol me deja pasas en mi mesa, que saboreo feliz, y se me llena el corazón de gratitud por el trabajo de todo el equipo y por toda la experiencia vivida antes, durante y después… Cuánto amor somos capaces de entregar. En los rituales -y siempre, si lo quieres ver, como dije en esta nota anterior- este amor llega a palparse y respirarse. Incluso al final cuando muchos se ofrecen a ayudar y los veo ordenando sillas con mucha generosidad. En el momento de la despedida, varios se acercan a saludar y recibo abrazos llenos de energía con eso que realmente somos: dulzura, amor, pureza… La energía vivida en el ritual del solsticio, aún flota por aquí y siguen llegando correos que nos recuerdan cuánto estamos cambiando, cuánto poder-amor llevamos dentro y cuán iguales somos… ¡Feliz Invierno/Verano 2014! Que acompañemos nuestra transformación interior! A vivirlo todo desde la aceptación, con mucho humor y corazón, que es desde ahí que podemos conquistar nuestros sueños! Ahí vamos otra vez… Y obvio que Viva la Vida y que siga la fiesta! GRACIAS!