Círculos de Amor para cerrar 2018

Estoy muy lenta en relación a mi ritmo normal. Poco a poco, recupero el sueño; también el apetito… Me siento casi pisciana, poco aterrizada y sintiendo todo… Figuro en el  bello sur de Chile, en un viaje muy distinto a otros aunque el paisaje es el mismo: el verde intenso, los lagos azules, los volcanes guardianes.  Una vez instalada en el hostal de siempre, camino a uno de mis lugares de poder en un rincón del turístico y apacible Puerto Varas. Al llegar, después de ser saludada por un par de libélulas y además de pedir permiso al lugar y agradecer, por fin pongo mi espalda en uno de los árboles del pequeño pero poderoso bosque y reconecto conmigo, con la Tierra, con los ciclos, con la Vida. Descanso. Disfruto. Siento. Boto. Recibo.

Diez días antes, el último domingo de noviembre por la tarde/noche, la casa de mis padres se llena de amigos y familia que llegan espontáneamente; por todos lados hay gente, conversación, emoción y algunas cosas para comer. De afuera podría parecer una celebración. Y en cierta forma lo es… Hay muchos abrazos y se puede palpar el Amor en el aire…

Mi padre murió cerca de las dos de la tarde de ese domingo, nos correspondió a sus hijos estar presentes en esos últimos minutos de Vida, como nos correspondió junto a mi madre, familia y a varios de sus amigos acompañarlo en especial desde el verano pasado, aunque su transitar por el cáncer venía de 2011 . Y ya por la noche la casa figura llena de gente que viene -lo tenga consciente o no- a dar Amor. Lo escribo y me caen lágrimas. No de tristeza. Sino de sentir la belleza humana; me conmueve el Amor tan puro presente todos estos meses a través de incontables gestos. Siento emoción por recordar todo el cariño, el sostén y contención que tantos nos dieron en especial todo este 2018. Como dije en su responso: Ha sido una muerte bellísima… Y me conmueven en especial el gran círculo de Amor que formaron sus camaradas y amigos -algunos que venían cada domingo a verlo o que constantemente pasaban a preguntar por él; y aquellos que con palabras y gestos muy bellos se hicieron presentes para despedirlo en sus funerales-, también su doctora y enfermeras que nos contuvieron con gran corazón, y nuestra familia y amigos -que finalmente son parte del clan- todos estos meses con distintos gestos, desde llamadas, mensajes, cadenas de oración, conexiones con el sagrado corazón espiritual, reiki a distancia y presencial, chocolates, llegando como fuese a su despedida, hasta invitaciones  a salir para despejarnos de lo que significaba esto de “acompañar al padre a morir”… A morir consciente, como una parte de él sin pensarlo demasiado lo decidió…

A la mayoría no le gusta hablar de la muerte y es natural que así sea en nuestra dinámica humana tan presa del tiempo y del hedonismo. En enero pasado, en medio de una conversación muy directa sobre la vida y la muerte, sobre el deseo de seguir, supe que mi padre partiría pronto. Pronto, 2018 y a más tardar inicios de 2019. Conversamos con él sobre querer seguir en esta Vida y él dijo que no. Ya lo sabía. Pero necesitaba escucharlo. Decidí entonces acompañarlo, no lo pensé realmente, surgió de forma instintiva, aunque no dimensioné todo lo que implicaría. Todo el dar y el recibir tanto mágicos y sanadores como desgastantes en lo que su pasaje significaría.

Sin ponernos de acuerdo, ambos decidimos no quedarnos con temas pendientes. Aunque casi no los teníamos y no porque la relación fuese ideal -ja-, sino porque tras varios episodios de dolor e ‘injusticias’ ya nos habíamos dicho varias cosas… En estos meses previos a la muerte conversamos, preguntamos, sanamos, él enmendó -como pudo- temas de mi infancia, nos escuchamos sin prisa ni presiones, lloramos, rezamos, tomamos té (él negro con leche, yo verde), caminamos por la cuadra muy lento sintiendo el sol y mirando las plantas de los vecinos, vimos la nueva telenovela de suspenso cuando él podía, conversamos sobre su infancia, mis tíos y abuelos; nos dijimos qué nos habría gustado como hija y él como hijo, papá y hombre, nos acompañamos, reímos a carcajadas con nuestro humor negro incluso frente a su estado físico, hablamos del proceso energético y espiritual de la muerte, nos contamos sueños y secretos, nos dijimos “te quiero”, nos reencontramos profundamente… Un día en que su paciencia se esfumó ante su cuerpo y ánimo muy desgastados, y no daba más porque la muerte se lo llevara, le dije tomando su mano que pataleara, que gritara, se enojara, le dijera a sus guías y a Dios: ¡devuelvan la plata, estoy harto!, que llorara, que respirara con fuerza y botara… Y también le dije: igual, papá, lo siento, pero la muerte vendrá cuando quiera venir, no controlamos eso -nada, realmente- y, por otro lado, estos meses han servido para que cada uno ocupe su lugar en la familia, para que recibas, y también para encontrarnos; si igual ahora te he visto más que en los últimos veinte años, poh… Me miró, asintió y le dijo a Bárbara, su enfermera en casa durante su último mes de vida: ¿y usted qué opina? -con lo cual los tres conversamos y su energía se calmó en medio del agobio físico y emocional…

Estos días en el sur me siguen llegando mensajes y llamadas preguntando cómo me siento, diciéndome que tome la energía de estos lugares. Me siento honrada y muy acompañada, no triste, sí sensible y tranquila… Muchos atravesamos cierres, también bastante desafío a la flexibilidad y a la confianza estos días, y los fines de año mueven nuestra sensibilidad en torno a éstos; hay en el aire la necesidad de recapitular y evaluar lo vivido. También los cierres nos ayudan a mirar con quiénes contamos; cada uno -por pequeño que sea- seguro tiene un círculo de Amor que lo sostiene y contiene en momentos difíciles; es tiempo de honrarlos y cultivarlos…  No casualmente el miércoles posterior a la muerte de mi padre cerramos el Taller de astrología; con el grupo de veinte queridos alumnos y el equipo, en otro círculo de Amor que conformamos de agosto hasta acá. Y obvio que lo hacemos con un ritual-meditación en que botamos lágrimas y cansancio del año, valoramos el crecimiento y compartimos eso que somos: seres muy humanos y divinos al mismo tiempo… Detenerse a cerrar siempre nos permite tocar el alma humana…

Altar para cerrar el Taller de Astrología. Noviembre 2018

Desde este sur sanador, cuando me toca escribir las Predicciones 2019 para Emol, (aquí las de este año que cerramos por si alguien quiere revisarlas antes que termine) voy -al igual que muchos en este último trimestre 2018- reencontrándome y rearmando mis piezas con calma, con gran agradecimiento, sintiendo el cierre y el inicio potenciarse al mismo tiempo, dando espacio a la fragilidad, al cansancio, a la fortaleza y al renacer; recibiendo también la energía de esta naturaleza generosa y de tanto poder; sintiendo también que se avecina un despeje de energía antigua para todos y para este sur de mundo… Desde este rincón verdeazul me detengo a sentir la Vida con todo lo que tiene,  vuelvo a agradecerle y la siento pulsar junto a la muerte -nuestros cierres en el camino- porque van de la mano y bajo ellos se extiende el Amor infinito de esta experiencia humana extraordinaria que decidimos habitar. Gracias, con todo lo que implica.

Anuncios

40 comentarios en “Círculos de Amor para cerrar 2018

  1. Como buena ariana apurona, leí esto antes que llegara el correo avisando la nueva publicación (linda sincronía justo meterme a tu página hoy). Como siempre, emociona tanto leerte. Te mando un abrazo enorme, Ji, que el bello sur te regale esa preciosa paz verde.

    Le gusta a 1 persona

    • Ahora que voy cerrando el año solar, hago mis revisiones y agradecimientos… Gracias por tu presencia alegre, despierta y ariana en clases, en la despedida de mi papá y ahora luego, en la radio. Abrazo soleado y sonriente ❤

      Me gusta

  2. Me hiciste recordar la muerte de mi madre y hermana, el dolor de alejarse de las personas que uno ama y quisiera que siempre nos acompañarán. Te envío mucho amor y fuerza, tu papá siempre te acompañará! Un abrazo enorme Ji.

    Le gusta a 1 persona

  3. Leí muy emocionada esta nueva entrega tan llena de significado. No pude evitar recordar a mi padre y lo mucho que lo he extrañado este año. A pesar de que partió hace muchos años. Te envío muchos cariños para que te dé fuerzas para este nuevo ciclo.

    Le gusta a 1 persona

    • Qué bello recordar a los padres juntas… Ahora, en que cerramos el año solar, también lo estoy haciendo y agradeciendo a quienes estuvieron conmigo, como tú. Gracias por el cariño ❤ Y seguiremos honrando el camino de los padres…

      Me gusta

  4. Jime, que bello como lo relatas y vives. Un abrazo enorme por todo el proceso vivido y muerte de tu padre. Lo recuerdo, siempre que pude fui a los rituales y tus siempre los presentabas, a tu Madre, Padre y hermana Cocó. Tal vez fue uno de esos que se hizo abajo en tu edificio y él estaba en un sillón, se veia que lo disfrutaba como todos los que ahí estábamos.
    A pesar que sólo nos conocemos de pasadita, siempre te leo y te aprecio mucho. Recibe un abrazo a la distancia.

    Le gusta a 1 persona

    • Qué lindos recuerdos ❤ Gracias por traérmelos de vuelta… Recibí tu abrazo y ahora te lo agradezco desde Santiago, donde ya preparo las nuevas tareas poco a poco. Feliz cierre del verano para ti. Gracias por acompañarme.

      Me gusta

    • ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ Gracias, mi bella y talentosa Judi querida… Gracias por acompañarnos con todo el cariño y la espontaneidad ese último día y en el almuerzo. Me encantó que estuvieras ❤ Y nos debemos un té y más 🙂

      Me gusta

  5. Querida Jimena, desde este Temuquito amado te mando un gran abrazo. Y que la Vida te envuelva en.su Amor a ti y tu familia. Gracias porque tu siempre estas con tus mensajes guiando e iluminando el camino que cada uno de nosotros decide transitar.

    Le gusta a 1 persona

  6. Me conmueve leer tus palabras.
    Tuviste la fortuna de tener el espacio y el tiempo para despedirte de tu papá 😍
    Yo aún extraño al mio.
    Es una verdad… Nada controlamos y debemos ejercitar cada día el músculo de la “flexibilidad”💪.
    Un abrazo
    Ber

    Le gusta a 1 persona

  7. Querida Jime desde este Sur sanador, la Pachamana te fortalezca en este proceso que estas viviendo un abrazo. Que importante es despedirse de los que uno ama y seguir caminado que siempre están con nosotros.

    Un abrazo a la distancia

    Vivi

    Le gusta a 1 persona

    • Tal cual… Así es… Un año de ganar madurez y nuevas comprensiones… Y ahora que lo estamos cerrando (con el equinoccio), recorro lo vivido y agradezco la asistencia y compañía que tuve, entre otros de ti. Muchas gracias por tu mensaje y por la Luz ❤ Un abrazo.

      Me gusta

    • Gracias, Paty querida ❤ Gracias por tu cercanía y compañía… Ahora, despidiendo el verano y antes de iniciar de lleno el 2019, me detengo a valorar, contemplar y agradecer… Ya nos reencontraremos por tus tierras, ya? Abrazo grande!

      Me gusta

  8. Te mando un abrazo enorme, que tus cierres se den en mucha paz, como hasta ahora. Qué hermoso lo que cuentas de este ultimo año junto a tu papá, me llegó al corazón! Qué año tan intenso y desafiante para nuestro mundo interno!!…Y por cierto, muchas gracias por todas tus letras, por compartir tus saberes. Han sido aliadas en el tránsito por el 2018…
    Cariños!

    Le gusta a 1 persona

  9. Querida Jimena estoy muy emocionada y conmovida con el hermoso relato qué haces , tuviste el privilegio de acompañar a tu padre y ayudarlo en su partida .
    Que la energía sanadora que nos brinda nuestra Madre Tierra en esos hermosos lugares de nuestro sur te llene el alma y vuelvas renovada .

    Le gusta a 1 persona

    • sí, enorme privilegio del que estoy muuuy agradecida… Y la Madre Tierra vaya que me ha ayudado a llevar el duelo, así que la agradezco a ella y a ti, que como otros bellos seres, me han acompañado a transitar este ciclo tan nuevo… Gracias! ❤

      Me gusta

  10. Ji querida…hace tiempo no te leía, pero cada vez que me llega la notificación te leo. Me imagino el proceso que viviste con tu papá y que lindo todo lo que pudiste compartir con él.
    Te mando un abrazo y te deseo una feliz navidad. Sigue disfrutando del Sur ❤
    T. Morán

    Le gusta a 1 persona

  11. Dan ganas de abrazar ..te.
    Gracias por recordarme que gracias Totales implica todo lo vivido y lo que vendrá.
    Espero te recuperes , sanes y dejes partir ( mi ego le dice a mi ego)
    Precioso los momentos vividos con tu padre… mucho amor,estimada Jimena.

    Me gusta

    • Gracias, PaulaXi por acompañarme tanto y este momento en especial… Estoy en plenos días de agradecimiento al cerrar el verano por acá… Me recupero poco a poco, ya va pasando bastante el cansancio y siento energía nueva… Abrazo grande y agradecido ❤

      Me gusta

  12. Un abrazo muy apretadito, con harto cariño ♥️♥️♥️ Gracias por todo lo que nos entregas, incluyendo tus dolores y experiencias más íntimas. Espero que la naturaleza del Sur te entregue mucha paz y energía luminosa!

    Me gusta

    • Gracias por ese abrazo… Sí, el sur y ahora otras tierras y toda la bella compañía me ayudaron y me han dado energía nueva… Antes del Equinoccio estoy agradeciendo a todos los que me acompañaron, como tú. Gracias y un abrazo desde la tarde soleada de Santiago ❤

      Me gusta

Responder a Vivi Kleinknecht Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s