La Divinidad está en todas partes

Nota dedicada a las bellas almas de Valdense, Colonia, Juan Lacaze, Montevideo y Santiago, que asistieron a los últimos Talleres de Meditación.

Santiago arde de calor y en medio de la agitación citadina, después de un mediodía de compras y almuerzo en una barra con suculentos sandwichs, en Providencia, me voy donde Angélica -gran nombre para una sanadora-, mi terapeuta (además de amiga «histórica») de Flores de Bach.

Conversamos, recapitulamos este tiempo intenso, vemos los avances, los temas aún recurrentes; compartimos un espacio sagrado en su sala y me voy colmada de amor y conciencia a casa. El sol arrecia y sólo pienso en la piscina -bendito agregado de muchos edificios nuevos en Chile- que me espera. En el camino se suma Su, Susana, argentina; amiga/hermana/mamá, sanadora y canalizadora.

Charlamos largo, en el borde de la pisci, con los pies en el agua, tomando mate acompañado de unas dulces galletas, manjar que compartimos con unas inquietas y afortunadas hormigas. El Sol cae, pero el calor sigue. Cuando ya son casi las 8 nos disponemos a una meditación, pues ya se ha ido la gente. Decidimos hacerla al lado del agua, y yo recuerdo las palabras de la bella Rigoberta Menchú, quien contó que los mayas para sanarse iban a un río a escuchar el sonido del agua.

Entonces nos sentamos con piernas cruzadas, ojos cerrados  y comenzamos por llamar al Agua, al elemento purificador, nutritivo, fluido, emocional, mágico; convocamos su energía para que se haga aún más presente y nos enseñe a ser como ella: adaptable, musical, pura, llena de vida…

A diferencia de otras veces, siento ganas de contactar con Jesús, el gran maestro de esta era que despedimos, la Era de Piscis. Le pedimos que nos acompañe en la meditación. Su, que canaliza con sus manos, comienza a elevar sus brazos y luego bajan en forma de bendición, mientras sus dedos apuntan hacia mi frente y luego a la de ella. Yo algo veo pues en ese momento entreabro los ojos, pero los detalles me los cuenta ella al final.

Seguimos conectadas con esa energía sabia y amorosa… Ambas pensábamos que la meditación sería más larga, como otras veces que hemos estado hasta más de una hora pasando por distintas fases de la meditación… Pero en eso que estamos agradeciendo y pidiendo a Jesús desde el corazón, sentimos ruido en la piscina, son niños que se acercan y obvio que quieren bañarse. Susurran alrededor y se cuidan de no interrumpir demasiado, mientras entran al agua con poco ruido. Qué dulzura! -pienso y me los imagino con cara de pregunta de ver a estas dos locas «rezando» en la piscina, nada qué ver!

Nosotras seguimos con ojos cerrados. Y como todo es un motivo y vehículo del despertar, pido -para finalizar la meditación, pues no podremos seguir y está bueno dejarles el lugar a los peques- que nos contagiemos e inspiremos con la energía de los niños, con su risa, su ingenuidad, su juego, su ilusión, su creatividad… Que la energía pura de la niñez nos acompañe en la semana. Cerramos agradeciendo con las manos en uno de los mudras del amor (las palmas unidas a la altura del pecho) y me da un poco de risa por dentro.

Lentamente abrimos los ojos e instantáneamente ambas sonreímos. En eso, uno de los niños (son dos) por fin se sumerge con ganas y patea salpicándonos agua, la madre mira de lejos y nosotras nos reímos. Pero el hermano mayor del pequeño nadador se preocupa y le dice a éste: «¡Jesús, cuidado que estai mojando a la gente!»…………. Guauuu!!! Sí, Jesús definitivamente estuvo ahí, está en el corazón de todos y en todas partes! GRACIAS!

Por qué aprender a Meditar?

Cuando nuestra mente no para y nos cansa; cuando basamos nuestra existencia en todo lo que lograremos después, en el futuro; cuando nos quedamos absortos en lo que tuvimos, en el pasado; cuando justificamos nuestros obstáculos en lo que no tenemos o no nos dieron; cuando cualquier cosa externa –un maltrato, una crítica, un problema, o un desacuerdo- nos afecta y se lleva nuestra energía; cuando no sabemos estar con nosotros mismos y huimos del silencio o la quietud porque nos angustia y los tapamos con compras, vida social, trabajo, TV, computador… Es tiempo de aprender a Meditar.

El año 2011 nos plantea el desafío de centrarnos, aterrizar y concretar cambios en nuestra vida. Para esto, la meditación, la posibilidad de conectarse con el Ser y calmar nuestra agitada mente llena de pensamientos inservibles, es fundamental.

El sábado 15 de enero, compartiremos técnicas de meditación para que aprendas a contactarte con tu sabiduría, intuición, paz interna y auto-conocimiento cotidianamente y de esta forma estar más presente e ir sanando viejos patrones dolorosos, junto con acceder a la ayuda de tus maestros.

Con una mirada integral, basada en su experiencia con la meditación budista tibetana, la visualización y el chamanismo, entre otras, Jimena Zúñiga, periodista, tarotista y autora del horóscopo del diario El Mercurio Online, http://www.emol.com, entregará técnicas simples y profundas para que todos accedamos a la milenaria práctica de la meditación y comencemos a practicarla ahora.

CUÁNDO: Sábado 15 de enero, de 10.30 a 14.30 hrs. (Se ruega puntualidad)

DÓNDE: Carlos Antúnez # 1960, Providencia. Entre Marchant Pereira y Pedro de Valdivia. Metro Pedro de Valdivia.

CÓMO: Inscribirse llamando al  9.825 87 21,  al 9.084 20 67, o vía e-mail a kaialmica2007@yahoo.estalleresalma@gmail.com

CUÁNTO: $ 15 mil. ($10 mil para estudiantes y 3era edad)

OTRAS INDICACIONES: Favor venir con ropa cómoda (no usar jeans), traer: cojín consistente (esponjoso no sirve), calcetines, una manta liviana o pareo, y muchas ganas.