Regresamos… a nosotros mismos

Este abril y mayo, además de traer sacudidas internacionales, terráqueas e interiores tienen un bello gesto que podemos practicar y para el cual estuvimos abonando el terreno los últimos seis años…

Sí, afuera está todo agitado y es producto -en parte- de la gran limpieza que hicimos (cada uno en su camino y a su forma, algunos por voluntad y otros obligados) entre 2011 y 2016, donde los últimos tres años fueron de arduo trabajo interno, de gran práctica de desapego y de activación de nuestra sabiduría. A su forma y a su ritmo, muchos avanzamos con nueva energía y hay quienes decidieron quedarse en otras frecuencias más pegadas o bajas y está bien.  Aquí nadie sobra y nadie lo está haciendo “mal”; el camino es personal y alma acompaña todo.

Y ahora 2017 nos propone, como seguramente dije antes, practicar todo lo aprendido en este último ciclo. Sin mirar al lado, sin compararnos ni enjuiciar, ahora nos toca usar los talentos que aparecieron en medio de angustias o dolores, seguir activando la chispa que emergió con las comprensiones de cada uno y con los regalos que, sin duda, recibimos. También, como nos anuncian los nodos que pasan al eje Leo/Acuario: jugar. Divertirnos con lo que nos propone la vida, sacarnos el “deber ser”, acompañar nuestros miedos, entregarnos al descubrimiento… Disfrutar lo simple, los logros, lo que somos…

Ahora, es tiempo de acallar la mente, las teorías, filosofías, todos los “ismos”, las culpas, los dogmas, las creencias antiguas y Vivir más desde el goce, las sonrisas, la curiosidad, el asombro… Y no sólo eso, también vivir desde la comprensión del Todo que somos… Claro, porque es lindo leer y conversar sobre “espiritualidad”, “crecimiento personal”, etc., ver videos, compartir frases… Pero otra cosa es practicar. Y -enhorabuena- es tiempo de hacerlo. Por tanto, tenemos que acompañarnos y dejarnos sorprender, sacar nuestras propias lecciones, seguir la pista a las señales que constantemente nuestra alma -y nuestros guías- nos mandan para que vivenciemos que estamos siempre acompañados y conectados desde la luz que todos -sí, todos- llevamos dentro…

Jopi, Ilustradora argentina.

Y estos meses nos traen también eso: Compañía. La mejor, la de nosotros mismos. Podemos entregarnos a la bella aventura de regresar a lo que realmente somos, no a lo que se espera que seamos, a los cuentos que nos contamos y nos contaron, a lo que nos gustaría o “deberíamos”… El cielo de estos meses con mucho fuego nos abre al  entusiasmo, la osadía, las ganas de renovarnos y de ser más auténticos… Sin prisa pero con pasión podemos retomar situaciones, acciones, gestos que dejamos botados por meternos en las obligaciones; podemos iniciar actividades nuevas, eventualmente creativas, que nos entretengan… Desde cosas tan simples como pasear, descansar, ir al cine, cocinar o juntarnos con quienes nos contagian alegría; hasta realizar proyectos que requieren más “producción” donde podemos disfrutar cada etapa…  Ahora volvemos a nosotros, a escucharnos, acompañarnos, cuidarnos para hacer brillar nuestra energía y así compartirla sin expectativas, sólo por el placer de ser nosotros mismos y redescubrirnos cada día, porque mientras estemos aquí, en este planeta, seguimos aprendiendo, podemos cambiar y maravillarnos.

… Por mi parte, decidí ir al cine casi todos los martes, volví a disfrutar las tardes del sol en casa, sigo una teleserie argentina de muy buena factura que me tiene intrigada y ahora salgo unos días de viaje, a ver qué descubro de mí, de otras tierras y energías… Hasta la vuelta y buen encuentro con nosotros, con todo lo que somos!

Anuncios

Días verdaderos… Y activos

Hace días que nos empujan, nos sacuden, nos muestran, nos regalan… Un coro de planetas nos propone VER, tomar todo nuestro poder interior y direccionar nuestra energía. Ya no hay excusas ni tiempo para dispersarnos… Estos días están muy mágicos….

Lo bueno de estar en la centrífuga emocional-mental este año, es que todo pasa rápido. Ya no hay tiempo de quedarnos pegados en nada y Saturno desde Escorpión vaya que le ha puesto fuerza a esto, porque las aguas de este signo tienden a quedarse fijas en varias situaciones (igual que los aspectos de Tauro, Leo y Acuario que todos tenemos), pero don Satur con su bastón ha ordenado esta energía y ha puesto sabiduría en esta dinámica de nuestro ego nos guste o no, y sí que nos ha tomado lecciones en lo mismo, ¿verdad?… Y, como es la tónica del ciclo que iniciamos en 2012, los eventos vidasestán acelerados, profundos, significativos e intensos… El cielo se confabula para que no podamos distraernos -por más que el sistema lo intente vía WhatsApp, Facebook, Twitter; supuestas crisis y epidemias- de nuestro viaje de mayor consciencia y no hay espacio ya ni para sentarse a la hora de crecer: viene un hecho tras otro, una señal tras otra, para que los miremos de frente, nos decidamos a integrarlos y los metamos en la centrífuga mientras seguimos avanzando en esta espiral luminosa y ascendente llamada Vida…

Y como este año está muy bello y generoso, nos regala más cosas donde practicar nuestro crecimiento. Plutón, que está callado con sus ojos profundos que todo lo ven, escondido en algunas montañas y pilares capricornianos desde 2009 con más decisión, donde está en plena reflexión, cuestionamiento y ajuste energético, mientras sube una que otra cumbre emite una ola de frecuencia transformadora para todos los signos astrológicos, y cada mes se sacude un poco el polvo de su traje oscuro y baja a las ciudades -y a nuestra vida íntima- a pasar revista de cómo estamos llevando el éxito, las metas, la economía, las estructuras sociales, la política, la economía, la educación, la ambición… El poder. Y estas dos semanas, la anterior y la actual, está algo inquieto. Su cara inexpresiva y enigmática, tiene los ojos más brillantes, pues ahora se encuentra con el adolescente Marte, quien está un tanto eufórico en tierras capricornianas, trabajando duro para ayudarnos a avanzar en nuestros propósitos y emprendimientos, al tiempo que intenta moderar su clásica impulsividad.

Esta cita cumbre tiene lugar estos días. Un gran brote de poder está a nuestra disposición. Podemos tomarlo por nuestra voluntad y decidirnos a actuar en nuestras metas o trabajos internos y externos -cualquiera, no tiene porqué ser algo importante a los ojos de los demás, sino a los nuestros- y enfocarnos en manifestar cosas nuevas en nuestra vida. Poder, fuerza, decisión, intrepidez, magia, intuición y… Verdad se abren para todos. E igualmente también podemos dejar pasar la oportunidad -hay libertad de elección- y, quizá, vivir la acción desde afuera, es decir, esperar a que la Vida lo haga por nosotros. Que nos empuje, lo cual siempre puede ser con una cuota de ironía; a la Vida le gusta hacer bromas y el espíritu puede ser muy didáctico a la hora de enseñarnos algo, mientras el alma se pone feliz de acompañarnos en todo y abraza todas las resistencias de nuestro ego…

Si octubre fue un suspiro y un poderoso levantamiento de energía en distintos frentes para ver lo real y resolver, este noviembre es una intensa vuelta en la espiral y un reencuentro obligado con la VERDAD. Claro, Plutón, que todo lo impregna, y que estos últimos años emite esta onda energética transformadora en nuestras estructuras, rigideces, miedos, certezas, metas; ahora en noviembre intensifica su potencia. La cita con Marte ya comenzó la semana anterior, y ahora está sucediendo, con botella de vino en la mesa, las copas, los cubiertos, exquisitos platillos, y los protocolos de seguridad activados. El encuentro crucial es toda esta semana y hasta el domingo 16 con potencia, y juntos pueden sacar chispas, sacudirnos a nosotros y/o a la Tierra, a instituciones, o a líderes -por estos lados, en México, Chile, Argentina, los efectos se ven fuertes en la esfera pública- para que sigamos despertando sin enjuiciar, sólo desde la constatación. E igualmente en este encuentro también puede que ambos planetas terminen cantando un tango o una bulería a modo de celebración por los nuevos caminos que decidamos transitar. Todo es posible cuando dos poderosos se encuentran y abren un ciclo que nos da la mano hasta marzo 2015 para que emprendamos nuevos rumbos verdaderos y revisemos cómo queremos instalarnos en el mundo, cuáles son los caminos donde pondremos más énfasis y qué máscaras tendremos que sacarnos para que éstos sean auténticos…

Plutón y Marte nos regalan -o imponen- verdad. Las cosas a medias, ocultas, evitadas e inconsistentes en nosotros pasarán pruebas… Dentro de nuestra centrífuga 2014 puede abrirse la tapa y escaparse más de una prenda olvidada, escondida, taponeada, o no lavada en el proceso 2012-2013… Por tanto, estos días son de poderosa limpieza y reorganización.  El cielo se mueve hacia hechos tajantes que nos piden gran enfoque, consciencia, intuición, honestidad, entusiasmo y… certeza. Sí, en medio de la precariedad de este tiempo sin forma, la certeza está en nuestro corazón verdadero. A él hay que recurrir para que vea-hable-decida cómo vivir las experiencias que nos correspondan para seguir creciendo, evolucionando, integrando…

Y sincrónicamente, estos días varios consultantes de carta astral traen sus temas pendientes u ocultos a la lectura y en la intimidad de ésta, se atreven a expresar lo que les pasa. En esos momentos nuestra luz brilla. A veces lo único que quiere la Vida es que asumamos lo que nos pasa: tengo miedo, me da vergüenza, no quiero, sí quiero, me siento perdido, me siento solo, me siento invadido, no sé qué hacer, estoy frágil, quiero pasarlo bien, estoy harto, me siento feliz por lo que tengo, me siento culpable, tengo rabia, quiero tener más plata, no me gusta mi cuerpo, no me gusta mi trabajo, no sé qué hacer con mis hijos, me gusta mi comodidad… Da igual. Lo que sea tu (nuestra) verdad, quiere más espacio ahora, Desapego1quiere consciencia. Estos días son para esa Verdad. Para mirarla, respirarla, aceptarla, celebrarla si es preciso, y si es incómoda o de baja vibración, HACER algo interior para comenzar a soltarla con AMOR, sin rechazo ni sacrificio -de eso hemos tenido demasiado- y así comenzar a integrarlas y luego a trascenderlas pues esta Vida tiene ciclos -todo se termina para evolucionar hacia algo nuevo- y demasiadas experiencias como para quedarnos pegados en una sola energía o en trampas de nuestro maravilloso ego, que tanto nos ayuda a crecer… Plutón y Marte en Capricornio nos instan a acciones concretas…

Desde esta energía, hace rato que me llama y gusta una campaña publicitaria en la radio de un nuevo plan de telefonía móvil en Chile. Me gusta el mensaje y constatar cómo la nueva consciencia emerge por todas partes. Pasan frases de gente que se queja de algún tema y una voz los interpela y les dice que si eso no les gusta, ¿cuál es su plan?… Qué plan tenemos para cambiar eso en vez de permanecer en el hábito de la lástima, de rezongar o echar la culpa y, al contrario, cómo vamos a retomar ahora todo nuestro poder y comenzar con algo nuevo?

Les comparto, entonces, estos tres videos de esta campaña porque pueden inspirarnos a SER y hacer, a protagonizar nuestras vidas y a brillar con todo lo que somos desde cualquier cosa que hagamos, lo cotidiano o grandes planes. Todo cuenta y todo aporta.

Eclipsados: listos para Recomenzar

-¡Tendrás un cumpleaños eclipsado!, ¡qué bacanooo! -le digo con alegría a Nora al darme cuenta que su cumple es este 23.

-¿Ah, sí? Y eso ¿qué significa, Jimena? Tradúceme por favor -me dice con su chispa e inocencia-dulzura características, que la hacen dueña de un corazón muy jovial.

Estamos en su casa en almuerzo dominguero, con la familia, su hija Andrea con Jorge y sus hijitos -dos de sus queridos nietos-, además de los amigos, Tulio y yo. La casa está bulliciosa, la conversación alegre, llena de recuerdos, anécdotas y bromas; también profunda con los procesos que algunos están viviendo y plasmada de amor en muchos gestos.

-Bueno, que estás en un cierre de ciclo -todos los estamos realmente- donde puedes, por ejemplo, escribir lo que quieres dejar atrás, porque es un momento de transformación y limpieza, puedes mirar tus últimos dos años, que vaya que te han movido, ¿no?, y en silencio sentir en profundidad a qué le quieres decir adiós con amor, sin rechazo, porque comprendes que todo te ha enseñado mucho aunque sea desde el dolor o la incomodidad… Qué te parece?! -le digo a mi amiga, a quien le ha correspondido experimentar la fragilidad y los regalos últimamente, y quien a ratos es como hermana divertida, en otros podría ser mi madre y siempre es muy cómplice.

En eso recuerdo que otra amiga, Mabel, de mi querido Mercedes, también está de cumple y que siempre bromeamos porque ella puro se identificaba con Escorpión y cuando nos conocimos tuve el deber de informarle que su signo es Libra, en el último grado, pero Libra al fin, aunque tiene como cuatro planetas en las aguas escorpionas. Entonces ella -con su exquisito humor- se declaró LIBR-ES, su nuevo signo… Otra que estará eclipsada y que nos mostrará con propiedad la belleza de las transformaciones profundas…

eclipse solar parcialPero no sólo ellas. Este 23 de octubre y los tres días siguientes estamos en un momento bello e importante de este 2014. Este eclipse solar es -en principio- un gran cierre del ciclo que iniciáramos con tantas expectativas, distorsiones y conexión a fines de 2012, cuando todo se aceleró y cuando definitivamente la nueva energía que ya llegaba desde 2009 se abrió para todos y cada día nos regala más información y aprendizajes… Hoy todo es nuevo y está en cambio constante. Hay cantidad de cosas -incluidas ciertas escuelas y miradas espirituales, espirtualoides y/o psicológicas- que ya fueron, que ya no van. Nos estamos actualizando con ganas. Nuestros guías y maestros parecen tener más entretención que nunca con toda la transformación que atravesamos en todos los ámbitos de la vida. Por eso -en parte- la incertidumbre se llega a palpar y es más mágica que en otros momentos. No hay para qué temerle a esta chica, la incertidumbre, ella sí que no está pasada de moda, al contrario; si le damos la bienvenida -con alfombra roja incluida, si somos entusiastas- podemos disfrutarla y atesorarla para vivir el gran potencial que nos ofrece este aire de cambio donde -como lo he compartido antes en este blog- no podemos aferrarnos a nada externo… Sólo a nuestro Yo Soy. A nuestro corazón verdadero. A nuestro diamante -o semilla de luz- interior y comenzar con él un vínculo indisoluble y lleno de certeza. Lo demás, se está moviendo con ganas y abriendo nuestra percepción y consciencia desde distintos desafíos y muchas posibilidades de crecimiento para que seamos cada vez más libres y poderosos internamente.

Ejercicio eclipsado

¿Y qué hay con este eclipse? Bastante. Diría que estos días “volcánicos” previos a este evento celeste han despertado y levantado oscuridad con más potencia que en otros momentos del año. No es ni buena ni mala, simplemente es. La oscuridad -tema de Escorpión- se levanta para ser vista, iluminada, integrada y… liberada. Tanto en nuestro micro mundo, en lo local e internacional se siguen destapando con fuerza energías -las propias y ajenas, que al final son prácticamente lo mismo- secretas, manipuladoras, turbias, pegadas; que quedan al descubierto y entonces aparecen algunas verdades que no queremos ver. ¿Para qué? Para despejar el camino, reconectar con la verdad, devolvernos el poder y reimpulsar nuestra intuición que seguro antes nos advirtió de muchas cosas… El eclipse trae destape antes, durante y después.

Y como le decía a Nora, nos da la posibilidad de revisar los últimos dos años en profundidad y seguir soltando hábitos, actitudes y temas pegados desde el agradecimiento. Desde el amor a nosotros mismos, sin rechazo, sin deber ser, sino desde la comprensión profunda de ver y sentir que hay situaciones que no nos corresponden ya, o que desarmonizan nuestras vidas y es el momento de dejarlas ir con aceptación.

Estos días podemos detenernos, sentarnos con un lápiz y papel cerca, respirar profundo, cerrar los ojos y en silencio revisar todo el camino recorrido desde octubre-noviembre de 2012 hasta acá y mirarlo todo: nuestros logros, avances, duelos, decepciones, regalos, inicios, cierres, alegrías, dolores, frustraciones, obsesiones, hallazgos, sanaciones, desafíos, cambios, oportunidades, aventuras… Todo. Y llevarlo al corazón y permitir que la energía se ordene luzcorazondentro de él. Una vez que se ordene y nos sintamos más en calma con lo vivido podemos traer a la mente y al corazón distintos hechos que aún nos perturben o nos mantengan con un signo de interrogación dentro, que aún no estén en completa comprensión y podemos pedirle a nuestra semilla de luz que nos muestre -mediante una imagen, un color, una escena, una frase o sensación- para qué lo estamos viviendo -o lo vivimos- y cuál es el aprendizaje para nuestro ego… Podemos permanecer un momento allí a ver qué información nos baja… Qué sucede. Sin expectativas. Sólo dejar que algo venga. No importa si no aparece nada, muchas veces la energía se mueve en otras dimensiones y opera igual. Y si aparece podemos anotarlo para tenerlo en cuenta y terminar de comprender o para descifrar en estos días qué nos quiere decir…

Entonces, podemos despedir aquello que esté estancado, sombrío y que ya fue, y que necesitamos transformar en pos de nuestro crecimiento y armonía. Podemos cerrar los ojos y permitir que se desprenda suavemente. Podemos despedirlo con amor y hasta con fiesta, y sentir que en nuestro corazón se abre un espacio, un vacío lleno de potencial, que está listo para que vengan nuevas experiencias, las que tengan que venir…

Sí, estos días son para detenernos, observar, soltar y renacer. Este eclipse se repite tal cual después de 19 años. Los más aplicados podrían retroceder a 1995 y ver en qué estaban. Está bueno mirar eso y valorar lo andado, como también ver si estamos en un momento parecido o no. E igual yo siento que ya no hay tiempo para ir tan atrás. Que el salto cuántico que estamos dando es tan abrumador que hay que trabajar en este presente e ir resolviendo desde el amor y con energía práctica sin enrollarnos demasiado…

vacioComo este eclipse puede realmente conectarnos con ese sagrado vacío, además de cierre es también un comienzo. Con la Luna Nueva y desde el grado cero de Escorpión, atravesamos un umbral que puede llevarnos a un camino mucho más auténtico, que nos permita ser más Libr-es, despejar los típicos dramas escorpiónicos que todos tenemos dentro  (envidias, manipulaciones, desconfianzas, obsesiones) y reconectar con la luz de este signo: nuestra potente capacidad de entregarnos a la experiencia de morir (cambiar) para renacer y así transformarnos y contagiar de este proceso a nuestra realidad. Depende de nosotros, de nuestra decisión bien enfocada y que estos días recibe gran impulso para que de aquí al fin de 2014 podamos sentir y hasta compartir la Vida nueva que estamos experimentando… A ver qué tal nos va. ¡Feliz Eclipse Solar!

Abril, centrifugados mil

… Puede sonar liviano, pero lo diré igual… Parte de lo bueno de que se te mueva el piso (siempre hay cosas positivas en medio de una tragedia) , es que te reconectas  -tienes la oportunidad, digo- con el presente… Con el cuerpo, con la consciencia, con la mente lúcida, el corazón; de una. rayostormentaSin aviso ninguno, el rayo mágico de Urano -planeta que rige los terremotos, las tormentas eléctricas, los impulsos nerviosos, las revoluciones, los adelantos y la intuición telepática, entre varias otras cosas- entra por nuestra coronilla, nos sacude y nos dice algo así como: ¡Ey, despierta, estás aquí, tu piso se está moviendo y tienes que cambiar ya de estado, no puedes seguir igual, no puedes seguir en tu versión antigua (infantil, muchas veces) de vida, muévete! … Encima ahora (desde 2011) está en el fuego impaciente de Aries, así que no nos lo dice, lo grita como una orden urgente a toda la humanidad… Y como tiene humor irónico y es impredecible, para despertarnos nos pone una que otra protesta en distintas partes del planeta, terremotos e incendios varios, tormentas y vientos espectaculares , conflictos políticos que arden, caídas de sistemas computacionales, accidentes aéreos, mucha creatividad en alza, y una sensación de incertidumbre en el aire…

E incluso con el dolor, la frustración, las urgencias por resolver y el miedo a cuestas que puedes sentir, especialmente si estás -tú o tu círculo- ahora en el norte de Chile, con los recientes terremotos pegados en la piel y en la vibración personal y nacional, pues todo Chile está tembloroso, al menos varios con los que conversamos estos días, podemos palpar el regalo que subyace al movimiento amenazante de la Tierra: Estamos más vivos y despiertos que nunca.Y eso es demasiado decir. No siempre tenemos esta mega oportunidad de reabrir los ojos, los sentidos, los canales, el corazón; al momento actual, a la vida que llevábamos y a la que queremos reconstruir, a lo que nos toca ahora resolver, a todo lo que guardábamos bajo la alfombra o en los “pendientes”, a los seres humanos, animales y sagrados que nos acompañan incondicionalmente, a aquellos que ya no lo hacen o se alejan justo cuando se supone debieran estar, lo cual también está dentro de una perfección que sólo el alma conoce… A quiénes somos realmente en todas nuestras dimensiones… Hoy  en el aire de este sur del mundo -pese a lo que muchos crean y critiquen-, al menos para mí, hay más presencia, por tanto más consciencia… Tremenda sanación para quien quiera mirarla como tal…

El terremoto es interior

El viernes a media tarde, cuando todavía no almorcé, camino a casa disfrutando el sol tibio. Después de otras compras, paso a la verdulería del barrio y Juan, el chico que atiende y siempre me busca la broma, me dice que cómo estoy con los temblores… Conversamos con él y la dueña de cuánto nos toca cambiar y aprender, también de los medios de comunicación y su rol… En eso me dice que no toque todos los tomates, por favor. -Ya, no me retes, si no los aprieto, sólo los miro con la mano, jaja; si no soy na’ lesa (necia) como la señora del otro día -le digo provocándolo porque hace poco una señora mal genio no lo escuchaba y él se irritaba. -¿Y ese melón que está partío, es pa’ los clientes? -le pregunto pa’ molestarlo. -Claro, estamos haciendo degustación -afirma con picardía-. Y entonces, sin saber cómo ni cuándo, figuro sentada al lado de la caja comiendo un sabroso trozo de melón como aperitivo y conversando de la vida, del norte de Chile, de nuestro consumismo, del apego, del dolor, de los cambios que tiene que hacer Chile… Y de que quizá viene algo más para esta tierra…

Muchos sentimos que viene algo más acá o en otro lugar, o a nivel global. Y como ya lo tenemos en casa, en el caso chileno, nuestra energía está muy alerta… Recuerdo que a fines del año pasado, con un par de amigos conversamos de Estados Unidos y que lo que viene puede tener mucho que ver con ellos este año, aunque con los amigos gringos parece que siempre hay que darle una vuelta a la información porque luego descubres que al atentado “x” no era tal, o que la llegada a la Luna es como de cartón (así la veo yo, al menos) y que curiosamente nunca más repitieron la visita, etc… Vaya que es enredado el ego cuando se siente muy poderoso y quiere mantenerse como tal… O quizá eso pasa cuando tomas mucha Coca-Cola, jaja.

lavadora tierraPero el cielo no miente: este abril, trae una intensidad que ya corroboramos y que no se detendrá. Y es una tremenda oportunidad… Honorables pasajeros de este blog, comenzamos ya el Centrifugado 2014. Nos pasamos el 2011 y 2012 sintiendo el efecto de los cambios y comenzándolos de a poco, en casos a regañadientes; el 2013 fue el llamado obligatorio a iniciar por dentro el proceso de lavar el ego, una y otra vez, de ser más coherentes, de tomar el compromiso de hacer otra vida, de sanar, de compartir nuestros dones en vez de seguir dudando…Y ahora, con Saturno (realidad) sumergido del todo en Escorpión (agua fija) podemos sentirnos algo empantanados porque vaya que duele asumir el lado oscuro de cada uno, además de aquello en lo que estamos pegados y que en algunos casos nos lo quitan de raíz para poder transformarnos. Pero también don Satur nos tiene más profundos y, por otro lado, estamos más vivos dada la tensión entre Urano (revolución), Plutón (transformación desde la oscuridad hacia la luz) y Júpiter (sentido de vida)… Todos estos grandes del cielo nos preguntan -como lo he dicho antes- ¿te gusta tu vida, tiene sentido lo que estás haciendo? Y si la respuesta es no: “Entonces, chiquito(a), ¿qué vas a hacer HOY para comenzar a escribirla de nuevo, a enfocarla en nuevas direcciones, a vivir como alguien más grande, más evolucionado, ah? Porque no te vamos a esperar. No vamos a esperar a que estés listo, a que sea el momento preciso, a que tengas el dinero, estés con más ánimo, con menos kilos, o más claro… No, la acción es ahora!”

Por eso el cambio -el terremoto interior y exterior- duele. Porque el ego se resiste a soltar aquello insano o caduco en lo que está cómodo. Y abril nos pone frente a esto con cierta crudeza, especialmente desde el 15, con el eclipse de Luna en Libra, que “coincide” con el movimiento retrógrado de Plutón. Ambos hechos nos harán un “stop” sobre nuestros vínculos más íntimos, nos harán mirarnos en éstos y en muchos casos dejar de criticar afuera para mirar con responsabilidad dentro. También nos detendrán en nuestras ambiciones, logros, carrera, imagen social, manejo del dinero.Y es -de nuevo- tremenda oportunidad: pueden salir aún más verdades a la luz. La Luna llena se asomará en el signo que nos contacta con los demás y puede agitar, de paso, las masas en torno a ideas políticas, de justicia y de asuntos bilaterales. Ese día, el 15 (y hasta el 24), es bueno al levantarse enviar desde el corazón las gracias a todas las relaciones de nuestra historia personal de esta vida y las anteriores, que tanto nos han enseñado desde el dolor y desde la plenitud, abrazarlas y soltarlas con amor. Es un momento poderoso para soltar enganches del ego en las relaciones en torno a “lo bueno o malo que fue”, porque precisamente todo eso ya fue y nos quita luz para hoy… Y a medida que avanzan los días podemos mirarnos en nuestros roles en el trabajo, los estudios, la familia ¿qué papel representamos y en cuál estamos pegados, sin darnos el permiso -o la aventura- de probar cómo nos va desde otra vibración?

Pero por mucho que los cambios sean ahora, no podemos movernos desde la ansiedad e impulsividad, mucho menos por revancha o control, obvio: se trata de ejecutar con consciencia, de definir y concretar desde la conexión interior; por eso antes hay que detenerse porque así podremos respetar también las condiciones del contexto de cada uno…

Sólo unos días después del eclipse, en el cielo se dibujará una gran cruz entre cuatro planetas, de la cual espero poder escribir en el próximo post… Por ahora, me quedo viviendo día a día de este abril que nos sacude la humedad (emociones), puede estrujarnos y también darnos la temperatura adecuada para comenzar de otra forma, “reformateados”, más limpios, más libres, aunque sacudidos… Y al mirar la película completa, además de ver los desafíos, dolores, alegrías y logros, también podemos agradecer la enorme protección que incluso en los peores momentos tenemos… Este proceso de cambio, de lavado del ego, tiene un auspicio sagrado impresionante, nuestros guías están ahí, firmes y hasta renovados con nosotros, poniendo señales -soplidos al oído-, una que otra mano de ayuda, numerosas sincronías, encuentros, lecturas, conversaciones, aparentes fallos en distintas situaciones… Y más.

Aquí vamos: frágiles, fuertes, protegidos, renaciendo día a día desde el corazón, aunque duela y asuste… Cada día con más luz en el camino y en nuestra propia vida… Aguante abril y a -intentar- bailar con el centrifugado, que tiene su propio ritmo y sentido aunque no lo veamos desde el principio… Seguimos y, desde acá o desde donde estemos, muchos dedicamos todas las bondades (comodidades) que tenemos en nuestro cotidiano -las ofrecemos energéticamente- a todos los seres del norte de Chile que tanto nos están enseñando en medio de la precariedad y la incertidumbre. Gracias…. Les dejo esta letra chilena de la poderosa Anita Tijoux, con sonidos nortinos, que me regaló Carlos, quien la canta con fuerza a su Iquique, que ya está brillando con tremendo despertar purificador…

 

 

Momento Portal: retroceder o confiar

Hace unos meses escuché la última conferencia de Inelia Benz, chilena que vive en Estados Unidos, a quien sigo hace un par de años, cuyas meditaciones me han ayudado y las he compartido en el horóscopo de Emol más de una vez… Era un evento especial en Barcelona, al cual fue gente de varios países, creo que en noviembre 2012… En una parte, ella pregunta “¿quiénes tuvieron dificultades para llegar hasta acá hoy?” Y hace pasar al escenario a más de una decena de personas que cuentan distintas historias: que les cambiaron el vuelo, que perdieron el vuelo, que se enfermaron, que se vieron sin dinero al intentar tomar el autobús, que se perdieron, que la persona que venía a buscarlos no llegó, que alguien de la familia se accidentó, etc., etc.,

Mientras escuchaba a esas personas recordé la primera vez en que fui a un retiro budista tibetano, en el cual yo colaboraba también con la difusión de las charlas previas que daría la lama (maestra) y del retiro mismo… Unos cuatro días antes mi computadora se quemó sin más ni más… Era mi primera notebook y en ese tiempo eran mucho más caras que ahora. Dije: guau! aquí está el desapego!… El día en que ella llegó caí en cama con fiebre y resfrío muy fuerte y apenas pude ir sólo a una segunda charla en la tarde, con los pañuelos desechables y el óleo 31 al lado. Dormí muy mal, con fiebre y otros malestares. Finalmente llegué al retiro al día siguiente, milagrosamente casi sana… Desde el principio entendí que estaba frente a algo importante en mi vida y que esas manifestaciones físicas, además eran una purificación,  y también me mostraban ciertas resistencias del ego para no ir… Pero siempre supe que se trataba de algo bueno y potente y nunca desistí… Hoy sé que le debo muchísimo al budismo tibetano en mi formación espiritual, en mi vivencia de la compasión y el desapego, y a esa maestra, Chagdud Khadro, en mi crecimiento y validación personal…

El día antes de viajar hasta Mercedes, provincia de Buenos Aires, conversábamos -vía chat- con Su los detalles para encontrarnos. Ella andaría sólo con su celular sin internet y nos encontraríamos cerca de la estación de trenes de Retiro. Pasa que Su vive a dos horas en bus de Baires y no es fácil llegar si no conoces la ciudad. Porque aunque este es mi quinto viaje a Baires siempre llegué directo a lugares céntricos y me quedaba ahí, no tenía que partir a otro lado, y Su desde que se volvió en 2011 -luego de 15 años en Chile- no iba a la capital más que a las votaciones y tampoco tenía mucha idea de cómo llegar. Pero por nuestra amistad haría el esfuerzo… Cuando miraba la pantalla pasó frente a mi un correo de algo de Inelia Benz y recordé esta charla. Mientras terminaba de ordenar mis cosas, puse el video y escuché lo que decía con más atención que la primera vez. Lo hice porque ya mi viaje presentaba ciertos contratiempos que, aunque menores, me daban qué pensar… Pese a que Su había conseguido alguien con auto para ir a buscarme al aeropuerto, al final a una chica se le estropeó el auto, otro amigo no podía, etc. Por tanto quedamos en encontrarnos en Retiro. Yo tuve que cambiar el pasaje el día antes porque el vuelo estaba sobre vendido -qué lindo es el mercado, ¿no?- y eso significaba levantarme a las 4 am, cosa que desde el principio había evitado por lo cansada que me sentía los días previos y este enero 2013 en general… Por otro lado, un amigo pidió al Universo que alguien viajara a Baires para mandar un encargo muy importante para él que no había podido enviar por correo. Al día siguiente se enteró que yo lo hacía y me dijo: tú lo dijiste “pide y se te dará“, jajaja; entonces me pidió que le llevara un cuchillo, sí, un machete, a un amigo argentino que al igual que él los colecciona….  “Cria cuervos y te sacarán los ojos” -le dije en la terraza de un café mientras veía el encarguito del perla: Pero esto es kármico, tu afinidad con los cuchillos y las espadas (…) ya si igual yo puedo, lo que pasa es que yo sé que también es karma mío, que de otras vidas tengo tema con las armas y con la violencia, lo he visto en sueños y lo he vivido (la violencia)… Bueno, pediré que tu cuchillo se transforme en luz  y en amor y que sea la espada del arcángel Miguel que me proteja- le dije, igual sintiendo que algo pasaba con este viaje porque con esto me sumaba el stress de si me ponían problema para pasarlo, aunque averiguamos bien y siempre dijeron que no… Igual él, bello, cuando me trajo los papeles de compra de mi nueva espada protectora, me trajo también unas banderas tibetanas de oración que yo buscaba y que encontró camino a mi casa… más sincronías otra vez…

Al día siguiente, Silvia, otra amiga argentina-chilena, me trae un regalito para Su y un mate pequeñito para mí. “Aah, justo yo quería uno peque, me lo llevaré como amuleto”, le digo y comentamos la energía del viaje. Nos despedimos y entre bromas le pido la bendición… Intuyo que algo potente viene…

cruce-de-caminos-bosqueDespués de todo esto. Volví a escuchar a Inelia con la gente que tuvo muchos obstáculos para llegar a la charla: “Este es otro portal que todas estas personas nos han abierto. Es muy interesante. Es el portal de cambiar líneas de vida. Las líneas del tiempo o líneas de nuestras vidas, tienen momentos claves, donde si hacemos una cosa, nos lleva en una dirección, y si hacemos otra, nos vamos a algo completamente distinto… Este portal que habéis pasado, es un cruce de caminos. Lo que vamos hacer ahora es llegar al momento de todas las personas presentes en el escenario en el que dijeron, “es que no voy a ir, no puedo, no voy a llegar” y en el próximo instante dijeron: “sí voy a llegar”. Y lo lograron. En ese momento clave  vamos a juntarnos con ellos energéticamente y vamos a atravesar el tiempo al momento en que decidieron que sí iban a llegar. Ahora vamos a hacer crecer nuestra conciencia a toda la Tierra, a los seres humanos; muchos de esos seres humanos están en este momento de cruce de caminos, y vamos a mirar la vibración de las personas cuando decidieron sí, voy a llegar. Y les vamos a mostrar esa vibración a la Tierra, vamos a hacer esa vibración muy grande. Es un portal y se lo mostramos a todos los seres de la Tierra. Estamos llegando. Estamos aquí. Esta es nuestra intención… El nuevo paradigma se trata de esto, de que nosotros como individuos y unidos a otros podemos tomar decisiones, mostrar energía y aprender juntos…”

Al escucharla de nuevo sentí eso. Estoy ante mi propio cruce de caminos parece. A la mañana siguiente, el portal creció.

A las 5.15 am en el aeropuerto me chequearon y todo bien. Como a las 7 entré a policía y luego hasta la puerta para subir al avión. Antes de llamar a todos los pasajeros, llamaron a una chica y a… Jimena Zúñiga, favor presentarse en puerta 18. Voy y la información fue: el avión tiene problemas de peso así que como ustedes tienen pasajes liberados (mi hermana trabaja en línea aérea y eso te permite descuentos) sujetos a cancelación, tienen que esperar hasta el final del embarque por si alguien falta y entonces se pueden subir, si no, tendrán que esperar al siguiente vuelo…. Se me hizo un nudo en la panza y en la garganta. Mi “compañera excluida” y yo entramos en angustia. Le dijimos al chico de un vuelo de las 8.05, pero no hizo demasiado caso. Cuando el vuelo se completó dijo: lo siento, no pueden ir en este avión. $%&/@#$%… pensé y después de intentar algo con él y de preguntarle que qué pasaba con mi maleta que sí iba en el vuelo en el cual yo no (snif), a lo cual me dijo que ya se había ido y que me la guardaban en Baires (amén!), nos dijo que teníamos tres minutos para correr al vuelo que estaba en la puerta 26, el de las 8.05. Corrimos ambas, yo más que mi compañera, que por viaje de trabajo iba con tacos y  una maleta con ruedas, y el encargado del vuelo, nos dice: no, este vuelo ya está cerrado… Me vino depresión-desesperada con lágrimas incluidas. Y en medio de todo pedía ayuda a la Divinidad y sentía-pensaba: “Qué está pasando, qué onda este portal… Respira, todo está bien, todo es parte de algo, confía….” E igual sentía angustia. Este último chico (bastante más amable y empático) nos dijo que esperáramos el vuelo de las 10…. Y le dije que yo me cambié porque estaba sobre vendido. Revisó y me dijo que habían puesto un avión más grande y que si no se podía tendríamos que esperar el de las 2 de la tarde… Me paralicé. No sabía si llorar, meditar, gritar, devolverme, no ir, pelear, agradecer… Nada. De pronto dije: ¿y si me voy mañana, y si no voy y ya está? Y al segundo me salió como sentencia: Confío, todo saldrá bien, llegaré, esto tiene un sentido, confío, voy a poder… Estaba en mi momento portal, en mi cruce de caminos… Mi compañera (que trabaja en otra línea aérea) me dijo que iba y regresaba y se perdió por los pasillos. Mi mayor preocupación era Su, a quien no tendría cómo ubicar para decirle que iba dos horas más tarde… Mi hermana finalmente la ubicó al celular. Mi padre me llamó pa darme ánimo y se me cayeron las lágrimas de emoción-angustiada-agradecida…

Después de mucho, logramos entrar en el vuelo de las 10. Qué alivio. Una vez arriba dicen que, por mantenimiento “señores pasajeros, les informamos que saldremos 15 minutos más tarde”, los cuales se transformaron en una hora más… Ya iba entregada a esa altura, viendo todo lo que pasaba: mis resistencias, mi ego, los obstáculos, la ayuda, mi confianza, mis miedos, mi mente, mi cuerpo, mis emociones, las sincronías,la protección, el amor, la divinidad orquestada… Al final, nos sentamos juntas con mi nueva amiga-colega de exclusión, y conversamos de la vida todo el vuelo. Ella, ecuatoriana, con más de una década en Chile, resultó ser vecina no sólo de la casa de mis padres, sino además de mi hermana, pues trabaja en el mismo edificio, un piso más abajo. Cuando se lo conté a mi hermana -durante la espera de una hora ya sentadas en el avión-, quien también estaba desesperada con todo el lío, me dijo: entonces, de todas maneras se iban a conocer por algún lado! jajaja…. Y sí, mi amiga de Guayaquil me dijo -como yo lo sentía- que no existen las casualidades y “yo necesitaba escuchar tu mirada y contarte todo esto”. Hablamos mucho de aceptar en vez de perdonar, de la neurosis consumista-acelerada de Santiago que no deja aflorar el disfrute y al alma… Fue un gran regalo en medio de una mañana enredada, desafiante, mágica, aleccionadora, desesperante, incierta…

Por su lado, Su, paseó, pero perdió su agenda (donde tiene anotadas las horas de sus pacientes) en un kiosco, se quedó sin batería en el celular y estaba angustiada porque si pasaba algo más estaría incomunicada. Ella en mi espera también se hizo amiga de una argentina que venía viajando desde Tenerife y esperaba para ir a Mar del Plata, le hizo reiki porque a la viajera le dolía mucho la espalda, y hablaron de la vida y coincidieron en la no casualidad de conocerse…

Cuando casi a las 3 pm llegué al encuentro con Su, nos dimos un graaan abrazo fraterno-emocionado; de alivio, alegría, risa, nervios, respiro… Por fin. Tuvimos un viaje de dos horas en bus a Mercedes donde compartimos todo lo que nos pasó. Cuando le conté lo del portal e Inelia, se le erizó la piel y sus manos, que canalizan energía espontáneamente, comenzaron a moverse solas hacia el corazón…

Exhaustas llegamos a comer, tomar té, compartir, conversar con los vecinos y amigos que vienen al ritual que aparecieron por la calle y en casa, con la onda típica de ciudad pequeña con aroma a pueblo que tanto me gusta. Leímos un mail de mi padre que mandaba energía y hablaba de la fuerza de mi mamá,  y ambas lloramos de emoción. Más tarde lo obligado fue tomar cerveza y comer empanadas caseras de ricota espinaca con Armando (vecino-amigo de toda la vida de Su), reírnos y mirar la noche estrellada con grillos de fondo, en una casa que es también sala de meditación y de yoga, consulta de reiki y hogar; llena de ángeles, Budas, plantas, imágenes de Kwan Yin y otras deidades.

DSCN3625…Y ahora, al día siguiente, escribo desde la casa quinta de Fernanda, amiga de Su y profesora de yoga; acá haremos el Ritual la noche de este sábado… Estoy bajo la sombra de un roble (faltaba más),  cerca de la piscina, con el canto de los pájaros y la brisa… Aún me siento cansada y remecida por tantas emociones juntas. Me siento todavía atravesando el portal… Despidiendo el Dragón con sus coletazos, sus lecciones y su magia… Y sintiendo el sonido de la serpiente de agua que se asoma poderosamente… Quizá qué sentiré en unos meses respecto a este momento y su huella en mí… Veremos qué trae este ritual y este mes inquietante para muchos, poderoso y benéfico para todos. Gracias.

Se va el Dragón de Agua, llega la Serpiente

Después de la nota de las sincronías 2013, éstas siguieron. La noche de sábado siguiente a mi almuerzo pakistaní fuimos a ver una muy mala peli (las opiniones son todo el rato responsabilidad de la autora, es decir, mías, y no representan el sentir popular ni el de los entendidos, probablemente) de un tema nada sano e inventado que no se me ocurriría ir a ver al cine, pero el panorama tenía más de un “plus”: era la excusa para encontrarnos con una amiga y conversar antes y después; además las entradas eran regaladas y era cine bajo las estrellas, con una mega pantalla al aire libre, con vista también al cerro San Cristóbal y la Luna casi llena… La peli era sobre el supuesto hallazgo y muerte de Bin Laden por parte del ejército de Estados Unidos. Jajajajaja. Le dije a Lili antes de ir: dicen que es thriller, pero para mí es comedia… Claro, nadie (o al menos varios y yo) puede creerse que Bin Laden existió como lo pintan, que el país más poderoso del mundo se demoró 10 años en encontrar a un tipo, personaje que en una década ni siquiera cambia de apariencia física y que cuando finalmente lo encuentran además de matarlo tiran el cadáver al mar…. jajajajaja. No poh, shiquillos gringos, si la humanidad está más consciente y despierta que nunca antes y esto va en aumento: invéntense una mejor pa’ al menos dudar y creerles. Pero ese cuento infantil es insostenible aunque Obama ponga cara de circunstancia. Ja. Bueno, estamos todos creciendo y nuestro ego se revela casi sin trabas. Podemos ver -y por tanto tomar posturas propias y cambiar- cada vez más. Al fin.

dragon…El tema es que la peli ocurría en Pakistán, gran parte en Karachi y en algún momento le ofrecen falalel a uno de los torturados (si quiere entender estos detalles, lea aquí el relato correspondiente)…. Lo que más me gustó fueron las escenas y tomas de la ciudad, los mercados, las costumbres… y el cielo de Santiago, el cual yo miraba feliz cuando aparecían escenas de torturas. Antes con Lili conversamos de la vida, nos pusimos al día, nos reímos con un montón detalles del evento y salimos con varios regalos de las marcas que auspiciaban… Con ella, dragona, conversábamos del año, sus vueltas y revueltas… Habíamos compartido el 23 de enero 2012 el Ritual del Año del Dragón… Para nada ha sido un mal tiempo, pero sí muy intenso y desafiante. Y, junto con otros amigos, coincidíamos en que ya nadie puede evadir los temas que tiene delante porque estos años obligan… a asumir, crecer, soltar, confiar, disfrutar… Pero también comentamos  la sensación de incertidumbre de este año… Como si no se pudiera planear mucho, lo cual me parece genial, e igualmente atemoriza, sobre todo a los egos más controladores y rígidos, en los cuales todos podemos caer.

Y el Dragón de Agua comienza su despedida, con sus últimos coletazos y llamaradas. Este tiempo tuvo -o está teniendo- un toque mágico y de mucha limpieza. Como dijo Ludovica Squirru, astróloga argentina, quien cada año publica su libro de horóscopo chino y a la cual sigo hace más de una década, “el Dragón está en el cielo, pero realmente es de agua, el Dragón purifica; entonces, también hay que saber sobre volar y navegar con él este año, es lo que los chinos llaman ‘wu wei‘, que es no forzar la acción de las cosas (…) Este es el año para reiventarse, es un momento crítico en el mundo y nosotros en el Sur estamos bastante bien para eso (…) El Dragón de agua va a disolver lo que no sirve, va a quedar lo que somos realmente pero no hay que tener miedo, hay que dejar fluir la energía, siempre con conciencia. Todos tenemos una misión y cada ser humano aporta a esta trama que es la vida y tenemos que celebrar el arte de hacer la vida”…   Buena frase: el arte de hacer la vida. Somos todos artistas.

Aunque últimamente a muchos el pincel, los colores, la tela, el cincel, la partitura o lo que sea, se nos está desdibujando, ¿por qué? Porque está naciendo algo muy nuevo para muchos y vamos segundo a segundo formándolo y viviéndolo. Pero no necesariamente podemos describirlo, cuantificarlo, verlo. Sin embargo está ahí, se siente un cambio interno y colectivo.

Igual, hay muchos -y está bien- que aún no se conectan y quieren seguir en lo de antes: el poseer compulsivo e infinito + el afán fantasioso de controlar (como si pudiésemos controlar algo realmente). Con ellos, cuando están en mi consulta, a veces se me hace cuesta arriba hacerlos entender que ya no podemos seguir en esa vibración básica, esa que acude al tarot preguntándole que si viene una pareja, trabajo, hijos, viaje, mejora… pronto. Y no sólo eso, además: cómo es y cuándo es. Nop. Ya no. La pregunta ahora es: qué tengo que cambiar de mí mismo y qué tengo que hacer yo para lograr tales cosas…. Pero a veces por más que se los explique, el otro no quiere oír, como la mujer hace poco separada, que bordea los 45, a quien hace unos días le expliqué con peras y manzanas que no le voy a responder esas cosas porque la dejan presa de su ego controlador y “que si te digo que la pareja que viene para ti es probable que se dedique a los negocios, por ejemplo, te quedarás pegada en eso, y luego si pasa uno por el lado que es para ti, pero resulta que es abogado no lo vas a ‘pescar’ (dícese de “tomar en cuenta”, en chileno)”. A lo que ella con los ojos atentos respondió: “Ya, pero dime a qué se dedica él para reconocerlo cuando llegue…”  Me puse a llorar, casi. Y al mismo tiempo dí las gracias todo el rato. Respiré y le dije: ¿viste como no escuchas?, que da lo mismo si no me escuchas a mí, me da igual, lo grave es que no estás escuchando a tu alma, sólo a tu ego… Snif. Como ella pasan decenas por mi consulta, aunque cada vez menos, lo cual también es una muestra del cambio colectivo…

Doy las gracias porque ella me recuerda que quiero dejar las lecturas de tarot… El otro día en una cena dije esto y todos saltaron con un “¿¡Pero cómo!?”. Me reí a carcajadas y les dije: “ya, si es una opinión, no he matado a nadie ni quiero asaltar un banco”. Nos reímos y luego vinieron las preguntas. Y mi explicación: Es que siento que ya no se puede, ya está pasado de moda el tarot predictivo y la gente cuando escucha tarot quiere adivinación y está bien, pero para mí ya no se puede. Ya no sirve. No es la vibración necesaria para este tiempo. Ahora hacer los cambios dentro es primordial y no se puede andar buscando respuestas afuera sin querer cambiar antes, sin tomar tus propias iniciativas con el riesgo y la satisfacción que eso significa; creyendo de manera infantil no sólo que el otro (la tarotista, o quien sea) tiene el poder de decirte lo que pasará con tu vida, cuando el poder lo tiene cada uno, acompañado de la Divinidad interna y externa (seres de luz y maestros que nos guían), sino además como si uno pudiera esperar pasivamente que la vida pase y se cumplan ciertas cosas que deseo o que otros me dicen sin que yo mueva una pestaña. Y encima es que tenemos que hacer la pega (laburo, trabajo) sí o sí de crecer y despertar. Es ineludible… Y pa’ eso están las terapias. Que ya no es necesario ir a la infancia y darse la tremenda vuelta pa’ sanar, no, pero hay que trabajar los temas actuales, sobre todos quienes estamos en labores de ayuda a los otros; mínimo, ¿no? Y, como si fuera poco, como converábamos hoy con un amigo y lo he dicho antes en este blog: el tiempo está vertiginoso y lleno de acontecimientos, ¿qué vas a controlar y vaticinar, entonces? … Todos tenemos que usar más el wu-wei y menos la mente controladora, que es una lata pero es tan adictiva y conocida…

Por todo esto creo que me volcaré más a las cartas astrales, que tienen una vibración más de auto-conocimiento que de control y adivinación… Aunque mis lecturas de tarot siempre están orientadas a la toma de conciencia y la sanación… Bueno, ahí estoy, masticando el cambio…

El Dragón acuático también -como a muchos- me dio sus coletazos en varios temas, incluido mi trabajo que, aunque exitoso a los ojos del sistema (la agenda está llena hace años), no sé si quiero mantenerlo como tal,  y el inicio 2013 me tiene revuelta queriendo cambiar la piel en este año serpentino. No sé cómo lo haré ni cuándo, siento que ya está siendo y que puro tengo que fluir y trabajar internamente (la meditación y las flores de Bach son grandes aliadas) para definir hacia dónde ir poco a poco… En eso estoy, como muchos.

Por ahora, lo inicio con un cambio. Como otros años, ya preparo el RITUAL DE LA SERPIENTE DE AGUA 2013… Pero esta vez me voy a Mercedes, Buenos Aires, a guiar y compartir el encuentro junto a mi amiga-hermana Su, Susana Arley, con quien compartiéramos en Chile momentos de dolor, alegría y despertar por algunos años… El 2011 ella volvió a su tierra natal, a la casa que fuera de sus padres, quienes ya partieron; su hijo entraba a la universidad y en Chile además de absurdamente cara -e injusta, y también pasada de moda, a mi juicio- no siempre es tan buena y en Argentina es gratis y la oferta más diversa también. Su fue allá a reencontrarse con sus dones y afectos que la recibieron con mucha generosidad, a sembrar y cosechar, a hacer hogar otra vez, y a seguir con sus bellas sanaciones de Reiki canalizado donde muchos seres de luz se presentan vívidamente en cada sesión, brindando amor a cada persona que asiste. Ella me recibe en su casa restaurada en este par de años a pulso. Me emociona mucho el reencuentro… Su me “recogió”, en un momento muy doloroso, creo que el verano 2008. Recuerdo que una buena amiga me  dio el dato del reiki con ella y mientras caminaba unas 15 cuadras hasta su casa, sentía tal angustia y desolación que no podía contener las lágrimas y ella me recibió con un corazón cálido y empático, además de sus manos sanadoras… Había tocado fondo. Me fui a negro. Enhorabuena. Hasta al psiquiatra fui y estuvo muy bien. Y siempre mantuve mis terapias como el reiki de Su y las Flores… Después vino el sanador viaje a Uruguay, que dio origen a este blog… Sólo así logré sanar y despertar en varios temas… En medio de todo eso, con Su nos hicimos amigas y compañeras de camino, donde ambas fuimos un regalo reencontrado…

Ahora, simplemente voy: al reencuentro, al Ritual y a lo que la vida quiera regalarme y enseñarme. También a descansar. Con pocas expectativas, con una emoción que no sé describir bien pero que es bella, con muchas ganas de aportar, con alegría y sintiendo el honor de compartir con gente de un lugar nuevo…

Adiós, purificador Dragón de Agua. GRACIAS por todo lo vivido, por lo que salió a la luz, por la magia, la sanación, los regalos, los encuentros, desencuentros y reencuentros, por los aprendizajes y lecciones. Por la protección, el fuego y el agua. Sí, estos son días de cierre y podemos recorrer el año Dragón mirando tooodo lo experimentado para entrar con más conciencia a lo que viene. Para iniciar un nuevo ciclo desde una pausa y una integración de lo experimentado en vez de pasar en banda con nuestra seductora inconsciencia. Eso ya no. Podemos cerrar con calma y claridad. Qué bien.

Y, bueno, si alguien anda por Buenos Aires, Mercedes, Luján, a continuación va la invitación al Ritual…. Un abrazo de despedida de Dragón. Seguimos cerrando y abriendo en este inicio de 2013.

SÁBADO 9 DE FEBRERO, A LAS 20 HRS

RITUAL EN MERCEDES, BUENOS AIRES

CELEBRAMOS EL AÑO DE LA SERPIENTE DE AGUA

Porque los nuevos ciclos hay que celebrarlos y ponerles intención para vivirlos con más conciencia, porque es tiempo de cambiar la piel y porque tenemos que integrar todo lo vivido durante el año del Dragón que ya despedimos y que tanto nos enseñó, los invitamos al Ritual de Año Nuevo de la Serpiente de Agua, la noche del 9 de febrero.

Con la fuerza de la Luna Nueva honraremos la sabiduría y el magnetismo de la serpiente, un animal sagrado presente en todas las culturas, símbolo de poder, conocimiento, despertar, sensualidad y pragmatismo.

El ritual lo haremos entre todos, pero tengo la alegría de contarles que quien nos guiará es mi amiga y sanadora chilena: Jimena Zúñiga, quien hace estos rituales en Santiago y decidió visitarnos y compartir esta celebración y sembrar energía en Mercedes. Pueden conocer más de ella en su blog condestinoa.com.

Ella y yo les ofrecemos este encuentro para el alma, el cuerpo y el corazón, donde con profundidad y alegría, pondremos en tierra las intenciones del año, meditaremos, soltaremos lo viejo y daremos la bienvenida al cambio de piel que nos propone el calendario chino este 2013.  El ritual durará dos horas (con una pausa de intermedio) y al final compartiremos algo de comidas y bebidas para seguir celebrando.

Acá les doy las indicaciones:

– DÓNDE: CALLE 63 Nº 4783 POR ACC.  SUR INGRESAR POR 168 Y DOBLAR EN LA 63 , ES LA SEGUNDA CALLE A LA IZQUIERDA, SEGUIR HASTA EL FONDO A MANO IZQ, LA ULTIMA CASA.
– CUÁNDO: Sábado 9 de febrero 2013, a las 20 hrs (puntual). 
– CUÁNTO: $ 30 arg. Más algo para compartir.
– CÓMO: Reservar cupo con Susana Arley a suarley@gmail.com, o al celular: 02324 1564 5074. 
OTRAS INDICACIONES:
· Traer almohadón o silla plegable o banqueta, lo que sea más cómodo para sentarse.
· Traer algo bebestible y/o comestible para compartir. Mejor si usamos más nuestra creatividad y menos el azúcar. Por favor, evitar traer bebidas colas.
· Traer bolígrafo.
· Traer la mente relajada, el corazón abierto y sus mejores sonrisas. 

¡REENVÍA, COMPARTE, DIFUNDE, ESTÁN TODOS INVITADOS!, ¡LOS ESPERAMOS!

Cerrando el 2012: GRACIAS

espiralfractalMmm, no sé exactamente cómo describir el 2012 que hoy cerramos y que ahora recapitulo bajo el sol tibio de la playa Las Cruces, en la costa central chilena, mientras se adelantan los preparativos para la noche y cena de Año Nuevo…

… A ratos me quedo maravillada con los regalos que recibimos. En otros momentos se me aprieta la garganta de tristeza por ciertas cosas que muchos como yo estamos viviendo. En medio de todo me siento privilegiada. En ocasiones me saltaría un par de capítulos del año que preferiría no haber experimentado. Me arrepiento de más de una cosa. Me quedé con ganas de otras… Pero al final de las cuentas personales, grupales y universales, sólo me sale uno de mis mantras favoritos de este tiempo: GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS…

Volviendo a la descripción del año, se me cruzan las palabras crecimiento, conexión, camino, limpieza, calma, vértigo, dulzura, recibir, amor, unión, separación, lecciones, despertar, risa, aprendizaje infinito y constante, gracias, creatividad, logros, ayuda, soltar, duelos, vida, reencuentros…

Desde este espacio, te digo que si nos reímos juntos y compartimos momentos de amor, amistad y colaboración, lo agradezco. Que si nos enojamos o distanciamos, lo agradezco. Que si nos hicimos daño y ya no tenemos nada que ver, lo agradezco. Que si me ayudaste, lo agradezco. Que si pude serte útil, lo agradezco…. Todo estuvo bien. Todo es perfecto. Todo me(nos) sirvió para seguir creciendo. Todo me enseñó. Todo es como tiene que ser. GRACIAS. Y si aún queda algo opaco entre nosotros, que se limpie definitivamente, e igualmente, sigo dando gracias por la experiencia. La vida es demasiado sabia, no dejo de sorprenderme y de confiar aún en medio de cosas poco agradables…

No sé lo que viene en este 2013. Tampoco siento necesidad de saberlo. No iría a la consulta de tarot ni carta astral en este momento. Necesito estar presente sin información adicional, (re)descubriendo mis propias certezas en un camino nada fácil pero bellísimo. Sólo intuyo que tendré que seguir soltando ciertas situaciones que ya no son placenteras aunque aparentemente son muy seguras, y que eso además del miedo puede doler y provocar rechazo; la vida, como siempre.

Lo que sí sé del 2013 es que podemos hacer más magia que antes: podemos generar notables cambios internos que se traduzcan –pronto- en liberación, crecimiento, alegría, conciencia y tantas otros beneficios.

Y mientras escribo la última nota del 2012, el sol tibio cae en mis pies descalzos y los pájaros en los eucaliptos al atardecer parecen anunciar alegres la venida de lo nuevo, un tiempo inédito donde mis únicas expectativas –por ahora- son seguir creciendo y aportando… Todo está bien. Todo es perfecto. GRACIAS… Y ¡Bienvenida la luz del 2013 disponible para el corazón y la conciencia de todos! … Como me lo recordó recién un amigo: a Crear, Confiar y Compartir. A ver cómo nos va en nuestras aventuras del nuevo año… Al menos desde este blog supongo que compartiré unas cuantas… Nos seguimos encontrando. Un gran abrazo agradecido… Y, de regalo, una imagen-amuleto para los desafíos de los meses que se asoman:

mata