Tiempos de purificación, dolor… y Poder

Por estos días recuerdo algunas enseñanzas budistas de hace años. No sé si estábamos con algún lama que visitaba Chile o si fueron ejercicios de contemplación del legado del Buda. Pero me quedaron muy marcadas porque me parecieron tan esencialmente humanas y cotidianas que las incorporé al día a día y luego las compartí en un par de talleres de meditación… Capaz que estoy mezclando cosas del budismo, pero lo diré al estilo Ji, es decir el mío: El amigo Buda definió hace cantidad de años -por el 600 a.C.- los tipos de sufrimiento, ¿por qué sufrimos los humanos? Mmm, primero porque nos falta algo, por lo que no tenemos, lo que sea: auto, casa, pareja, hijos, un trabajo que te guste, dinero, ropa, tiempo, etc. Luego, la Vida generosa y sabia te da eso que te desapegomanosfaltaba y al fin lo tienes. Genial! Lo disfrutamos. Pero al rato comenzamos a sufrir de nuevo porque aquello que llegó por fin no es como yo esperaba, obvio (segundo tipo del sufirir); no es como a mí (ego) le gustaría: el auto, la casa, la pareja, el trabajo, etc., no es tan agradable, tan bonito, tan cómodo como yo pensaba que sería, “me hace gastar mucho”, “ahora no tengo tiempo”, “tengo un jefe terrible”, “mi pareja es muyceloso/a”, “no doy más con esta casa”…  Son frases/pensamientos por el estilo que comenzamos a emitir y, por tanto, la rueda de sufrimiento a accionar. Hay, además, un tercer tipo de sufrimiento: cuando aquello que tengo -me guste mucho o no tanto- lo pierdo, y experimento el desapego -ejercicio sagrado y constante de cada encarnación– y sufro por aquello que perdí: el auto se echa a perder, me tengo que mudar, los hijos crecen y no están tan cerca, la relación de pareja cambia o se termina, me echan del trabajo o cambian las condiciones, la ropa tan linda que me compré se estropea, etc., etc., Y así somos, estamos constantemente en estos tres estados en vez de aceptar más, de darle espacio al ego para que patalee pero también recordarle que como dice un proverbio budista: Esto también va a pasar…. Y la Vida es un constante cambio.

Y por si fuera poco, hay un cuarto tipo de sufrimiento: Cuando viene uno tras otro. Cuando te pasa de todo en un tiempo no muy largo, cuando pensabas que ya terminaba y aparece algo más, no te alcanzas a sentar y otro hecho llega a tu vida. Lo que muchos llaman una mala racha. A eso los budistas lo llaman el sufrimiento sobre el sufrimiento. Y encima frente a éste te felicitan porque estás purificando mucho karma. -Linda la cuestión! -hemos dicho en estas situaciones, ¿no? Recuerdo a amigos uruguayos y ahora a un par de chilenos que están en esta experiencia y entonces uno ya no quiere más y se pregunta ¿hasta cuándo? Una amiga ariana decía estos días en su cumple: ya, y dejen de mandarme cosas por un rato -señalando a sus guías que le han explicado el porqué y para qué de algunos hechos y enfermedades que le correspondió vivir los últimos meses…

Y desde el verano hasta el comienzo de este otoño en Chile, me parece que estamos en este tipo de sufrimiento. En la acción irrefrenable de una descontrolada centrífuga, de una gran agitación purificadora que parece no querer dejarnos tranquilos y llamar nuestra atención desde donde estemos para comenzar un nuevo tiempo con otra energía y hacer los cambios internos que tenemos que hacer ya, no mañana.

cordillera de los andes

Cordillera de Los Andes, Chile

Chile, con toda su belleza y precariedad, se deja ver estos días en que sucede uno y otro hecho desde fines de 2014 hasta acá: revelación de oscuros temas políticos y económicos que tocan a las élites de todos lados hasta con cárcel preventiva para algunos -cosa nunca vista en estos rincones-, un volcán que erupciona y saluda cada par de días, incendios en bosques milenarios y en zonas costeras, lluvias inéditas en zonas desérticas que provocan tremendos aluviones que arrasan con ciudades y pueblos completos y dejan otros llenas de lodo y desechos tóxicos de la rica minería de la zona frente a la perplejidad y desolación de sus habitantes, accidentes aéreos y terrestres de gente que intenta ayudar en estos últimos hechos… Uuufff! Cuánta limpieza y crudos remezones para nuestro ego… Cuánto dolor, decepción, asombro, verdad y fuerza interna se mezclan en cada hecho de los últimos meses… No sólo para Chile, en muchos espacios geográficos y personales estamos en plena agitación purificadora…

El norte de Chile, ante un drástico cierre de ciclo, dolor y poder juntos. (Foto: Publimetro)

El norte de Chile, ante un drástico cierre de ciclo, el dolor y el poder interior  juntos. (Foto: Publimetro)

Y este movimiento intenso que también pasa en el cielo entre el irreverente Urano (despertar de consciencia, innovación, sorpresas, liberación, locura, vientos, electricidad, aeronáutica), el poderoso Plutón (transformación, muerte, intensidad, profundizar, secretos, energía subterránea, volcanes, intuición, obsesiones, dinero compartido), el mágico Neptuno (empatía, inspiración, caos, entrega, aguas, evasión, fantasía, unión) y el sólido Saturno (límites, obstáculos, disciplina, logros, ambición, rigidez, tierra, montañas, madurez, sabiduría). Juntos hacen de las suyas y nos remecen para decirnos que ya no podemos quedarnos esperando algo más, tenemos que levantarnos a resolver en nuestras vidas y hacer los cambios necesarios por dolorosos o amenazantes que sean porque si esperamos a que vengan de afuera la energía será aún más drástica… Luego de estos tres años de gran crecimiento, ahora nosotros tenemos que tomar la posta de nuestra transformación y dar pasos cada día. Ya no somos los mismos. Y los hechos externos lo anuncian, lo reafirman… Estamos en una purificación de todo lo antiguo en nosotros; de nuestros propios abusos, rigideces y evasiones. Nos corresponde a todos el despojo de las comodidades y obsesiones que nos estancan para tomar la nueva Vida que se nos ofrece donde la autonomía, la creatividad, la intuición, la coherencia, la felicidad cotidiana, la consciencia, la mirada despierta, el corazón abierto y el desarrollo de nuestros talentos son los ingredientes claves…

alma diamanteEn estos momentos aparentemente hay puro caos, pareciera que reina la inestabilidad y la destrucción de las formas y de lo que era sólido en nuestras vidas. Pero es mucho más que eso. Estamos en pleno despertar de nuestro PODER INTERIOR y esto es tremendo regalo. Mucho de lo que está pasando dentro y fuera es para activar la chispa de poder que reside en nuestro corazón verdadero, no el de Hollywood ni el de telenovela turca, por cierto; sino el diamante de luz que está al centro de nuestro pecho y que contiene toda la información de lo que fuimos, somos y seremos. Desde este espacio podemos aquietarnos, pedir respuestas -o pistas- a la Vida, conectar con nuestros guías y maestros y entonces movernos con poder espiritual, es decir, no sólo por la voluntad egoica que quiere todo ya y a su forma… Toda esta agitación puede sacar lo mejor de nosotros. Es como entrar al ojo del huracán, aquietarnos, respirar profundo, ir al corazón y desde esa vibración saber qué hacer y hacerlo, eso es Poder…

Ahora que abrimos este abril eclipsado, donde tenemos más herramientas y contexto para mirarnos y ver tanto lo luminoso como lo oscuro en nosotros (incluidos nuestros abusos y agresiones, ojo, que aún se nos están mostrando y a cada rato), es un tiempo precioso para seguir transformándonos y permitirnos un renacer brillante. Todo está a nuestro favor. Incluso la destrucción e incertidumbre que bajo su aterradora amenaza nos llaman a reinventarnos desde la fragilidad, el agradecimiento y las pequeñas osadías que esconden tremenda fuerza…

otoñoComo lo dije en radio Cooperativa la semana anterior, desde aquí honro la experiencia dolorosa y drástica del Norte de Chile sumergido en el barro y en la incertidumbre. Agacho mi cabeza ante la grandeza de hombres, mujeres, niños y viejos que hoy no tienen nada y viven -además de dolor- crudas incomodidades y extremo desapego. Honro su caminar, todo lo que nos enseñan y todo el poderoso proceso de transformación que nos muestran… Como ellos, estamos llamados a -de un momento a otro- comenzar de nuevo más allá de los miedos, de las creencias, de los egoísmos que nos muestran quienes tienen todo para ayudar y aún no lo hacen (a veces las tragedias revelan lo peor y lo mejor de lo nuestro), de las rabias y penas que nos inundan… Que la experiencia de quienes viven hoy este cierre e inicio tan drásticos dé bellos frutos, que entreguemos y reciban toda nuestra ayuda material y energética, y que el Poder de su (nuestro) corazón nos anime a todos a construir una Vida Nueva, más flexible y despierta. Infinitas GRACIAS y que renazcan en gloria y majestad. Así es y así será ❤

Anuncios

En casa

Santiago, foto agencias

El cielo y el aire están limpios después de la lluvia y de un fuerte ‘temblor’ (en otras partes esto sería terremoto) en Santiago… Sí, todo se mueve y se purifica, como nuestras vidas, ¿verdad? … Al fin puedo descansar después de días intensos. Y como el cuerpo es sabio aparecen resfrío, dolor de cabeza y mucho sueño. Vivo mi propia purificación y me alegra; es también un ajuste de energía… Después de una siesta el cielo se ve bellísimo entre nubes oscuras y sol. Siento el cierre de un ciclo poderoso que iniciamos en julio, fueron dos meses de lecciones, gran aprendizaje, verdades y regalos. Este lunes 25 la Luna Nueva en Virgo nos propone reordenarnos y sacar la maleza de nuestros hábitos y rutinas para que la tierra quede lista para la siembra, que comenzará a crecer y mostrar sus brotes en octubre… Son días importantes, no podemos sembrar cualquier cosa y luego quejarnos del resultado, ya no… La consciencia está ya entre nosotros cada día más y podemos hacerla brillar…

De julio acá muchos nos encontramos con temas para limpiar y verlos no fue cómodo, pero sí aliviador… El alivio viene cuando aceptamos y decidimos encontrar el sentido de eso, pero mientras estemos resistiéndonos el dolor, la incomodidad, rabias y miedos aumentan… Como conversamos con un amigo sobre su trabajo: dale las gracias a ese jefe inoperante, inseguro y autoritario; dale espacio en tu vida y desde el corazón, en silencio, pregúntale para qué está en tu vida, a ver qué te responde, ve qué tiene para ti, cuál es el aprendizaje con él… Y acéptalo porque eres tú en otra versión… E igual nos reímos porque es incapaz de verse en él y eso que es re mandón, jaja, pero es más dulce, sin duda… Y yo le cuento de cómo me reflejan los consultantes de carta astral en sus angustias, obsesiones, ansiedades, fragilidades, fortalezas… Y de cómo algunas veces ciertos egos me ponen a prueba, mientras que con otros va todo bien… Somos iguales, somos uno y somos el Todo.

Desde ese Todo que venimos a experimentar -y que somos- , hay ciertos momentos-espacios en la vida en que volvemos a Casa… En que nos sentimos completamente a gusto, en paz, plenos, con certeza, libertad y alegría. Nos sentimos en total conexión con ese luminoso Yo Soy, con quien realmente somos… Pueden no ser intensos ni eufóricos, pueden estar cargados de silencio, quietud o aparente simpleza. Siempre son emocionantes. Quizá no sean muchos en el camino; quién sabe.  Pueden durar, otros pueden ser instantes. A veces son espacios físicos, otros más bien emocionales a través de personas o gestos y algunos son muy espirituales. Otras veces son un todo. Como sea, son un tesoro: algo que agradecer y llevar en el corazón…

Lago Todos Los Santos, Chile, 2010

Lago Todos Los Santos, Chile, 2010

Me he sentido en casa en mi propia casa, mirando el atardecer o la lluvia desde el balcón, o desde el sillón cerca de la estufa, en invierno; en los alrededores de los lagos Llanquihue, Caburgua y Todos Los Santos, en el verde sur de Chile; en las acogedoras Villa La Angostura y Uspallata, Argentina; en la mágica Turquía; en el pintoresco Porto, en Portugal; en la colorida Guatemala; en muchos rincones de Uruguay… Sentada en las faldas del San Cristóbal, uno de los cerros de Santiago; o en caminatas al comienzo de la primavera con las calles llenas de flores, o en días en que el viento levanta las hojas y desordena el cabello; en algunos bosques; escuchando el sonido del agua de ríos y cascadas. También en varios cafés o bares de Santiago y otras ciudades, mientras trabajo o nos encontramos a compartir y hablar por horas de nuestras vidas… Al sentir el aroma de las fresias en septiembre, o del pomelo, del azahar y del jazmín…

En ciertas relaciones, conversaciones, reencuentros, abrazos, gestos; también he estado en casa. En momentos de crecimiento y aprendizaje en que he podido ver la película completa de un hecho también he suspirado por llegar a ese estado de comprensión profunda que da certeza, plenitud y pertenencia, donde luego puedes celebrar, soltar y pasar a otra ‘etapa’, a otra aventura en el camino…

Frente a distintas herramientas de crecimiento y de consciencia he sentido la alegría de saber que sí, que son para mí, que sintonizo con ellas en ese momento y que puedo reconocerlas como parte esencial de mi camino, así como otras no me suenan nada  o me aburren o me huelen mal (podría hacer un post entero con estas últimas, pero es mejor que cada uno olfatee y descubra qué le sirve y qué no)… Sí, hay de todo para todos porque este viaje es personal y tiene mucho de ensayo y error, a no si no. Varias veces idealicé -o creí- en ciertas miradas o escuelas y el aterrizaje fue más que forzoso después. Es que a los humanos parece costarnos la coherencia, aunque cada vez estamos más consistentes; este tiempo es de mucha verdad y belleza: todo lo que somos sale a la luz inevitablemente, casi no hay espacio para mentirnos a nosotros mismos -¡vaya regalo!-, lo cual puede angustiar a algunos y liberar a muchos…

DSCN9461

Haciendo un despacho (ofrenda), una noche en Cuncumén.

Y estos días, nuevamente, volví a casa. El trabajo interior que aprendimos y vivenciamos durante seis días en Cuncumén (centro de Chile) de la mano de Juan  e Iván Núñez del Prado (padre e hijo, formados durante años con los Q’eros, pueblo Inca), en que nos conectamos profundamente con la sabiduría andina, su (nuestra) cosmovisión y espiritualidad fue todo un lujo y un gran regreso a casa. De esos que te marcan y te dejan un agradable sabor de boca muy duradero. De gran simpleza y profundidad a la vez, basados en el Ayni o principio constante de reciprocidad, de potente conexión con la naturaleza y con la energía de este continente, este “arte espiritual andino” como lo llaman viene a ser un gran tesoro para estos tiempos de despertar en la humanidad. Encima es nuestro, tiene la vibración de Los Andes, de esta tierra bella y aparentemente joven, pero que los registros y aportes de los incas se encargan de develar como mucho más antigua y sabia de lo que creemos.

qeros1 Con un grupo de Argentina, México y Chile, vivimos momentos bellísimos, recibimos mucho conocimiento y pudimos practicarlo con la pureza de aprender algo ancestral que transforma nuestra vida cotidiana, al mirarnos como parte de la naturaleza e igualmente con facultades distintas, como seres portadores de una semilla brillante e intacta; como seres humanos únicos que podemos entregar a la madre tierra a modo de ofrenda toda nuestra energía “pesante”: preocupaciones, miedos, frustraciones, rabias; y recibir del cielo energía “fina”: polvo de estrellas, energía cósmica que puede limpiarnos… Una práctica espiritual que -como me gusta y en sintonía con estos tiempos- se aleja de formalidades y rigideces, que con sencillez nos llama a abrir nuestra visión para conectar con el poder humano: la fuerza de Ser, entregar, recibir, compartir, crecer, manifestar, aportar, amarnos -a nosotros mismos- y amar a todos los seres desde la decisión y voluntad consciente de abrir ese poder que puede crear amor. Sí, por si lo habíamos olvidado, nuestra sabiduría andina nos recuerda que podemos crear amor.  Bajo esta visión el amor es un acto de voluntad y una energía que podemos producir tanto para nosotros como para todos los que nos rodean…

Esta llegada a casa “está siendo” un gran recordar, confirmar y resignificar varios hitos de este “viaje sin retorno”, como me dijo un amigo hace unos años cuando hablábamos del crecimiento interno, el auto-conocimiento, la sanación y la consciencia… Una vez que comienzas, ya no te puedes devolver a tus creencias y hábitos de antes, y sigues descubriendo cada vez más porque la espiral tiene muchas puertas que abrir. Eso sí, puedes elegir parar y/o estancarte, y está bien, pero no puedes retroceder si algo en ti, por mínimo que sea, ya decidió crecer…  Ahora de nuevo en casa, estoy feliz, sintiendo la alegría y responsabilidad tanto de haber comprendido la señal que me indicaba que sí tenía que ir a este encuentro, como de poner en práctica lo nuevo que se integra con lo antiguo porque de eso se trata este tiempo: de integrar, tanto entre nosotros, como en nuestros aprendizajes, como en los distintos roles que tenemos, en todo lo que somos: un mandala vivo, chispeante, evolutivo, vinculado al resto, mágico, amoroso, humano, puro, poderoso…

Con esta Luna nueva de hoy, sin duda, podemos también limpiar y ordenar la casa más importante que tenemos: nuestro cuerpo, y darle los cuidados (amor) que necesite. Y luego de armonizarnos por dentro podemos hacerlo afuera, con la ayuda de Virgo podemos dejar nuestra casa como un espacio más pulcro que esté al servicio de todos los que la habiten… A ver cómo nos va con estos regresos a nuestras casas. Bienvenidos! y Gracias otra vez!

Cosechas de otoño para abrir el Invierno, RITUAL sáb 21 junio

La llegada exacta del Solsticio de invierno 2014 en Chile es a las 06:51 de la mañana el sábado 21 de junio. Unas horas más tarde, a las 17 hrs, nosotros haremos nuestro Ritual, al cual están todos invitados y pueden ver toda la info ACÁ y al final de esta nota también. Celebramos la noche más larga, la entrada del Sol al signo Cáncer y todas las oportunidades que esto nos trae, aunque a muchos no les guste el frío. Pero cada estación tiene su energía y belleza. También su propuesta.

ОвощиY si miramos el otoño que despedimos, vaya que nos propuso cosas, ¿no? Más allá del desapego reflejado en las hojas de los árboles y la cosecha en los campos (recogemos frutos sembrados en la primavera anterior; hagamos memoria -y consciencia-, queridos pasajeros), estos meses nos sacaron la venda en muchas cosas, nos empujaron, nos remecieron y nos regalaron tanto crecimiento que aún no terminamos de acomodarnos. Quizá lo que más nos haya tocado ver es nuestro propio ego: reflejado o confrontado en los demás, en descubrimientos de cómo nos movemos, en sincronías y señales, en cierres, en poderosas revelaciones. Tuvimos regalos también de manos generosas que nos ayudaron…

Pero si hay alguien que ha sido el rey estos meses y que está feliz haciéndonos trabajar, ese es Marte, el planeta rojo, inquieto, jovial, guerrero, deportista, aventurero, osado, directo, estratega… Él está desde diciembre desordenando el jardín o la bella habitación de Libra, que tanto se esmera en tener todo de buen gusto y ser amable. Con su fuego Marte nos ha incomodado a todos más que un poco en el terreno libriano: nuestros vínculos. Vaya que ha sacado ronchas (tanto desde la rabia como desde la paciencia), nos ha mostrado lo verdadero y nos ha obligado a expresar o a tomar acciones… La fuerza marciana ha despejado el camino para ver lo real en nuestras relaciones de todo tipo y eso a veces duele, en otras alivia, muchas es un descubrimiento y siempre es un regalo… Nada de gafas, ni vendas ni ojos semicerrados, ni miradas evasivas. ¡Paf! Aquí está todo lo que somos y todo lo que nos reflejan y enseñan nuestros cercanos, también aquello que nos falta y que a ratos nos da envidia, miedo, flojera, desconfianza, rabia o estímulo y/o inspiración… ¡¿Cuántas lecciones este otoño (o primavera para los nortinos), verdad?!

Es mucho lo que se ha limpiado -nos guste o no- y me impresiona todo lo que hemos sido capaces de comunicar y que antes no decíamos. Ahora no: Marte va de frente, pero no necesariamente con violencia, eso lo hace nuestro querido ego. Además Libra pone en la mesa su balanza para equilibrar y hacer justicia y muchos estamos revisando si los tratos que hemos hecho o las dinámicas que llevamos son armónicas o sanas y tendremos faena en esto. El que llega a desordenar esta balanza es Urano, que abrió la ventana y dejó entrar su ventarrón con relámpagos incluidos y mide fuerzas con Marte… Dentro y fuera nuestro estamos viviendo dinámicas de dominio, de ego que quiere imponerse por lo que sea… Por eso la energía está más desafiante para las personalidades controladoras o rígidas, también para las evasivas; nuestros aspectos que vibran en esto están más que despeinados y descolocados, pues nos toca ser más flexibles, empáticos, resueltos y confiados… ¿En qué? En la perfección de la vida, obvio. Esa que el ego no ve u olvida.

Y en silencio, el invierno llega el 21 de junio a decirnos: ahora -no mañana- es la oportunidad de aprender a fluir, a bajar los brazos con tranquilidad para aceptarlo todo y desde ahí construir. Como me explica bien Karina, periodista intuitiva que vivió su infancia y adolescencia en el campo central de Chile, en los meses de invierno “la tierra descansa, en esta época el campo absorbe agua”… -Qué bello -le digo. -Es que de verdad me encanta eso: la naturaleza se renueva y siento que nosotros también -me dice y me explica más de los otros ciclos mientras recuerda sus primeros años marcados por la energía de cada estación…

Absorber agua… Por tanto, integrar emociones; quietud para saborear lo vivido y terminar los aprendizajes, esas lecciones -nuestras cosechas- que nos han movido el piso, que nos han recordado nuestro “apocalypso” personal y colectivo; espacio para reconectar con el corazón… Llevar las emociones al corazón puro para que se limpien lejos de cualquier dramatismo… Cuánto poder reserva el invierno en sus días fríos y húmedos…

Pero hay más. Si hacemos esta absorción recuperamos nuestro poder y es eso lo que nos puede lleva a hacer magia con nuestras vidas. Esto es parte de lo que practicaremos en el Ritual de este 21 de junio por la tarde… Y ahora que preparamos los detalles frente al estufa, todo cobra aún más sentido, pues Mercurio (mente y comunicación) y Neptuno (imaginación y compasión) están en su fase retrógrada: no podemos usar ni la racionalidad ni la fantasía a destajo. Tenemos que estar aquí, aterrizados. Es desde aquí -desde el campo de acción de cada uno- que podemos volver a soñar, no con castillos en el aire como en la era pisciana que se cierra cada vez más, sino con construcciones sólidas desde el corazón en este tiempo acuariano…

Y, como el público lo pidió, dejo una canción al final, que entonaremos el sábado y también todos los detalles del Ritual. Nos vemos este sábado 21 a las 5 de la tarde, son todos bienvenidos: los amantes del invierno y aquellos que preferirían no conocerlo; todos estamos llamados a sentir los latidos verdaderos del corazón. Ya nos encontramos y gracias a todos los pasajeros blogueros  y al equipo con que hacemos real esta celebración!

Acá los datos ritualeros:

CUÁNDO?: Sábado 21 de junio, de 17 a 19:30  hrs. Se ruega llegar al menos 15 minutos antes para dejar la comida y comenzar puntuales. Si viene atrasado, llegue cuando pueda no más, pero la idea es empezar a la hora.

DÓNDE?: Anfiteatro de: MANUEL MONTT # 101 esquina Nueva Providencia, metro Manuel Montt. Sabrá que hay muchas formas de llegar y estacionar muy cerca, ¿si?

CUÁNTO?: La adhesión es voluntaria y es de sólo $1000 + estos 3 ingredientes que todos traemos:  primero, ALGO COMESTIBLE y/o BEBESTIBLE (cosas más integrales; evitemos golosinas, galletas dulces y bebidas cola, por fa; use su creatividad!) para compartir en la pausa y al final. Segundo, SU PROPIO COJIN. Tercero, SU PROPIO VASO (queremos cuidar nuestro espacio cotidiano). 

MÁS DUDAS, PREGUNTAS, DESAHOGOS? Escriba a nuevaji@gmail.com, o llame ya, al: 6. 340 70 49 /  9. 084 20 67.

… Y la canción:

 

 

¿Se terminó el desafiante abril?

whaEstimados pasajeros, desde los mundos sutiles avisan que abril termina como a mediados de mayo… Es decir, de lo bueno mucho. Este mes intenso y purificador que nos zamarrea el ego una y otra vez decidió que se quedará un rato más para que aprendamos bien las lecciones y así nuestras vidas se liberen. Cualquier reclamo dirigirse al Universo, que vendría a estar ubicado fractalmente en el centro de nuestro pecho. Así que aguante el centrifugado y las limpiezas que no paran.

Especialmente quienes tenemos más activadas las energías de Aries, Cáncer, Libra y Capricornio, no estamos surfeando la ola sino una marejada, pero estamos también más musculosos y entendemos de a poco que la adrenalina agota y todo el rato es una trampa del ego, ¿no? Ahora, quienes eligieron para esta encarnación la energía de Tauro, Leo, Escorpión y Acuario, no lo están haciendo nada de mal con su tabla de surf bien gastada -y hasta rota- y esquivando más de una roca con gran estilo, aunque hay varios estrellados por ahí que pueden estar amoratados nadando hacia la orilla. ¿Y el resto? Bueno, Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis pueden andar en medio del océano, a ratos creyendo que se ahogarán, sin saber por dónde partir, no recordando dónde dejaron su tabla -aunque la tienen-  y conversando de lo que pasa, pero ya es momento de actuar antes que los agarre el remolino… Eso sí, todos podemos estar con el corazón más conectado y abierto… Es la idea.

burbuja bcnE igual en medio de la vorágine aparecen burbujas de silencio sorprendentes en la ciudad, como esta semana en que crucé dos avenidas grandes a la hora de almuerzo, que estaban con el semáforo apagado, con mucho atasco y gentío, y no había ruido, ni media bocina… Es parte de este tiempo: la agitación y la magia conviven de manera alucinante. Siempre lo hicieron, sólo que ahora tenemos espacio y la vibración cada vez más adecuada para verlo, sumado a que somos muchos los que estamos cambiando, además del planeta mismo, por lo tanto la energía es nada que ver con la de antes y tremendamente poderosa… Y esto también provoca el desajuste de aquellos que quieren quedarse pegados en esquemas anteriores, como las pruebas a quienes estamos dando pasos en lo nuevo… Aquí nadie se salva, estamos más que conectados en esta nueva etapa. Conectados en la nueva energía -de mayor consciencia y poder- que ya llegó y para quedarse…

En este abril de centrifugado colectivo, aparece mucha angustia en la consulta (de carta astral), también las últimas oportunidades de mucha gente de hacer el cambio o de lo contrario el cupón siga participando puede caducar; es que está más que pasado (de moda) seguir en patrones infantiles de pensamiento y acción, ya no, no a lugar ni por la esquina, pero es tanto más cómodo para el ego quedarse en lo conocido, ¿no? En la rigidez, el apego, la agresividad, el juicio, la victimización, la evasión, la culpa (o culpar a los demás), la pasividad…. Es que este mes XL es drástico, nadie puede esquivar sus verdades y si no, la vida te las va a dejar a la casa (más gastos de envío) y puede llegarte tu propio terremoto, incendio o tornado, como también profundas comprensiones vía dolores, enfermedades, alegrías, terapias, vivencias, gestos, sincronías… El crecimiento personal y colectivo es impresionante. Muchos en la consulta están con unas (auto)revelaciones sobre sus vidas y dinámicas, que emocionan. Es bellísimo detenerse a mirar el cambio entre nosotros: cómo mucha gente comprende que tiene la absoluta responsabilidad de su vida, de lo hecho y lo por hacer; cómo muchos niños ya no pueden -ni quieren- comer ciertos alimentos nocivos, como leche de vaca, carnes, harinas, gaseosas, dulces… Como muchos adultos buscan una serie de productos más sanos y ya varios tienen sus cultivos propios de vegetales aunque sea en el balcón… Como millones de personas ya no ven noticiarios -ni TV- porque aturden (encima en Chile son un largometraje, duran hora y media! nada más fuera de estos tiempos) y te llenan de negatividad y pa’ eso basta con el drama personal de cada uno, al menos a mí no me sirve ni me aporta ver otro peor con audio e imagen, no gracias… Como son cada vez menos quienes buscan una respuesta en instituciones antes veneradas, como las iglesias, la política, la educación, la salud… La venda de la humanidad se cae cada día más…¿Para qué? Para mirar hacia dentro y ver nuestra poderosa belleza. Para reconectar con el corazón puro. Para revivir nuestro poder interior… De verdad este tiempo es el mega privilegio…

Como preguntó una chica hace unos días en un taller de conexión que varios compartimos: -Entonces, ¿evolucionar es una decisión? -Todo el rato SÍ -dije. Como quedarnos en la versión más básica de nosotros mismos también lo es, y es absolutamente válido…. Y es lo que compruebo todos los días en mi consulta donde con aspectos astrológicos similares dos personas pueden llevar vidas completamente distintas por opción -lo sepan o no-…  …El alma siempre está esperando la oportunidad para que nuestro ego decida crecer, decida acompañar el camino de cambio y despertar; y ella vaya que tiene paciencia, pero cuando se cansa, ¡zas! nos manda la zancadilla, el desafío, el centrifugado, la sacada de alfombra o, simplemente, baja el interruptor y nos quedamos a oscuras teniendo que encender la luz interior como sea… Y ahora medio que se está cansando con varios, parece que estiramos mucho la cuerda del no hacernos cargo con amor y consciencia de nuestras vidas, pero aún estamos a tiempo; enhorabuena.

En medio de todo, abril me empuja a iniciar un proyecto grupal que ya compartiré y que se estrenará el sábado 31 de mayo por la tarde (reserve la fecha en su agenda, si quiere); me divierte con paseos y buenas conversaciones; me trae Turquía una y otra vez a la mente y al corazón con decenas de sincronías y encima en la tv local pasan dos telenovelas (una turkish y otra brazilian) filmadas entre Estambul y Cappadocia; me lleva a un taller y una canalización con poderosa información y activación del corazón; me emociona con gestos de amor humanos y divinos; me regala un “stop” con el reencuentro con el vértigo que me mueve el manos de luzpiso, la habitación, el cielo…. Qué bueno es recordar que no somos infalibles y que por más que hace dos años no nos encontrábamos después de unas poderosas sesiones de biomagnetismo, mi alma y mi cuerpo dijeron: a ver, aquí hay que ajustar algo, además estás haciendo mucho y hay que detenerse, disculpa, te vamos a marear un poco más de lo que tú misma hiciste… Entonces, con la cabeza abombada, recibo otros regalos como el reiki a distancia de la bella Keilin que me cuenta que sintió (al mandármelo) que le destapaban (a ella) el oído derecho… Y yo me río porque ese es el que me dolía y lo sentí más al pedirle la sanación a distancia, pero además, mientras ella me mandaba reiki yo me puse a hacer la  conexión con el corazón que nos enseñaron en el taller que mencionaba antes y sentí cómo se destapaba la zona de la nariz e irradiaba energía y los síntomas vertiginosos se suavizaron mucho… Todo se sincroniza y se potencia…

Aquí estamos, parece que el par de eclipses más la cruz cósmica  movieron demasiado la energía personal y colectiva.  Ahora, además de encontrarnos en sus efectos, nos empujan a resolver asuntos atascados en nuestras relaciones, como también a innovar y ponerle una cuota de sorpresa a nuestras rutinas y formas de hacer las cosas para que lo nuevo -que puja por nacer en nosotros- se abra paso ayudado por la voluntad de cada uno… No estamos en tiempos suaves ni aburridos, está pasando todo y a gran intensidad, pero hay que abrir los ojos y el corazón para ver cuáles son las oportunidades, qué nos pide la vida, cuántas señales nos mandan y todos los regalos que podemos abrir… Para esto, dejar de clasificar las cosas en bueno/malo es vital; como lo he dicho antes, nada malo nos sucede y vaya que hay que entrenarse día a día para poder abrazar cada cosa que encontramos en el camino. Todo es una tremenda oportunidad de crecimiento. Veamos cómo nos va en estas semanas… Hasta pronto!

 

 

 

 

 

Mensajes sanadores en este intenso abril

No tengo tiempo-espacio para escribir como me gustaría, pero sí para compartir regalos y luces que llegan en este abril tan poderoso, conmovedor, purificador y liberador (esto último es clave, es distinto a otros momentos y es uno de los sellos de este año), que está despertando a tantas mentes y corazones como nunca antes…

Comparto tres cosas:

1. Un audio o video (al gusto del pasajero de este blog y la velocidad de su wi-fi) donde la antropóloga chilena Patricia May habla del sentido de los remezones, del dolor  y duelos de la vida. Acá el audio. Acá el video… Me quedé con una gran frase: “Uno lo pierde todo pero no se pierde a sí mismo…”

2. Un texto de ella también, publicado ayer, acá:

TIEMPOS DE CAOS Y DESTRUCCIÓN

Cuando las fuerzas destructivas entran en la vida, ya sea enfermando al cuerpo, rompiendo una relación, generando crisis personal y social, todo entra en caos.
Y el caos es una gran oportunidad de renovación, de nuevos órdenes, de vida nueva; pero suele ser también tiempo de gran incertidumbre y dolor.
avanceTiempos de confusión, de nubes emocionales que no permitan “ver claro”, tiempos también de despedidas, de término de relaciones, situaciones, etapas. El yo se duele y no queda más que aceptarlo, rendirse ante ese dolor, pero al mismo tiempo es vital para el caminante no abandonar el contacto con su núcleo interior, con el jardín interno, con ese espacio de luz y quietud donde la fuente de la confianza radical, el soltar, la paz, ecuanimidad y sabiduría reinan.
Sabiduría de los ciclos de la vida, de dejar ir, de aceptar el dolor, de profunda esperanza que siempre, siempre después de una muerte hay renacimiento.
El caos es necesario en la evolución y es un tiempo crítico, riesgoso puesto que nos puede conducir a identificarnos con dimensiones oscuras, con miedos enquistados, con rencor, con desconfianza y control.
Uno de los grandes errores del caminante en tiempos críticos es rendirse a las mareas colectivas perdiendo todo contacto con su centro, dejar el tiempo de silencio diario, revolcarse en la confusión; porque una cosa es aceptar en conciencia, observar la confusión, el dolor, y otra revolcarse y alimentarlas hasta transformar el dolor en sufrimiento constante y darse permiso para acciones inconscientes y dañinas.
Las épocas de caos y destrucción son de caminar en una cuerda floja, donde sólo nuestra claridad interior puede sostenernos, pues no hay nada exterior de que afirmarse y se hace más evidente que nunca la necesidad de presencia de nuestra Alma con su claridad, y paz para iluminar cada paso.

3. Este mensaje de nuestro libro mágico con mensajes del Universo, al cual le pedí que nos dijera algo sobre este abril, lo que nos corresponde vivir; sobre Chile y nuestra purificación de tierra y fuego de estos días… Esto es lo que dijo sincrónicamente:

Foto del día 13-04-2014 a la(s) 11:56

…Eso. Seguimos acompañándonos en un camino no fácil, pero lleno de magia. Gracias.

 

Abril, centrifugados mil

… Puede sonar liviano, pero lo diré igual… Parte de lo bueno de que se te mueva el piso (siempre hay cosas positivas en medio de una tragedia) , es que te reconectas  -tienes la oportunidad, digo- con el presente… Con el cuerpo, con la consciencia, con la mente lúcida, el corazón; de una. rayostormentaSin aviso ninguno, el rayo mágico de Urano -planeta que rige los terremotos, las tormentas eléctricas, los impulsos nerviosos, las revoluciones, los adelantos y la intuición telepática, entre varias otras cosas- entra por nuestra coronilla, nos sacude y nos dice algo así como: ¡Ey, despierta, estás aquí, tu piso se está moviendo y tienes que cambiar ya de estado, no puedes seguir igual, no puedes seguir en tu versión antigua (infantil, muchas veces) de vida, muévete! … Encima ahora (desde 2011) está en el fuego impaciente de Aries, así que no nos lo dice, lo grita como una orden urgente a toda la humanidad… Y como tiene humor irónico y es impredecible, para despertarnos nos pone una que otra protesta en distintas partes del planeta, terremotos e incendios varios, tormentas y vientos espectaculares , conflictos políticos que arden, caídas de sistemas computacionales, accidentes aéreos, mucha creatividad en alza, y una sensación de incertidumbre en el aire…

E incluso con el dolor, la frustración, las urgencias por resolver y el miedo a cuestas que puedes sentir, especialmente si estás -tú o tu círculo- ahora en el norte de Chile, con los recientes terremotos pegados en la piel y en la vibración personal y nacional, pues todo Chile está tembloroso, al menos varios con los que conversamos estos días, podemos palpar el regalo que subyace al movimiento amenazante de la Tierra: Estamos más vivos y despiertos que nunca.Y eso es demasiado decir. No siempre tenemos esta mega oportunidad de reabrir los ojos, los sentidos, los canales, el corazón; al momento actual, a la vida que llevábamos y a la que queremos reconstruir, a lo que nos toca ahora resolver, a todo lo que guardábamos bajo la alfombra o en los “pendientes”, a los seres humanos, animales y sagrados que nos acompañan incondicionalmente, a aquellos que ya no lo hacen o se alejan justo cuando se supone debieran estar, lo cual también está dentro de una perfección que sólo el alma conoce… A quiénes somos realmente en todas nuestras dimensiones… Hoy  en el aire de este sur del mundo -pese a lo que muchos crean y critiquen-, al menos para mí, hay más presencia, por tanto más consciencia… Tremenda sanación para quien quiera mirarla como tal…

El terremoto es interior

El viernes a media tarde, cuando todavía no almorcé, camino a casa disfrutando el sol tibio. Después de otras compras, paso a la verdulería del barrio y Juan, el chico que atiende y siempre me busca la broma, me dice que cómo estoy con los temblores… Conversamos con él y la dueña de cuánto nos toca cambiar y aprender, también de los medios de comunicación y su rol… En eso me dice que no toque todos los tomates, por favor. -Ya, no me retes, si no los aprieto, sólo los miro con la mano, jaja; si no soy na’ lesa (necia) como la señora del otro día -le digo provocándolo porque hace poco una señora mal genio no lo escuchaba y él se irritaba. -¿Y ese melón que está partío, es pa’ los clientes? -le pregunto pa’ molestarlo. -Claro, estamos haciendo degustación -afirma con picardía-. Y entonces, sin saber cómo ni cuándo, figuro sentada al lado de la caja comiendo un sabroso trozo de melón como aperitivo y conversando de la vida, del norte de Chile, de nuestro consumismo, del apego, del dolor, de los cambios que tiene que hacer Chile… Y de que quizá viene algo más para esta tierra…

Muchos sentimos que viene algo más acá o en otro lugar, o a nivel global. Y como ya lo tenemos en casa, en el caso chileno, nuestra energía está muy alerta… Recuerdo que a fines del año pasado, con un par de amigos conversamos de Estados Unidos y que lo que viene puede tener mucho que ver con ellos este año, aunque con los amigos gringos parece que siempre hay que darle una vuelta a la información porque luego descubres que al atentado “x” no era tal, o que la llegada a la Luna es como de cartón (así la veo yo, al menos) y que curiosamente nunca más repitieron la visita, etc… Vaya que es enredado el ego cuando se siente muy poderoso y quiere mantenerse como tal… O quizá eso pasa cuando tomas mucha Coca-Cola, jaja.

lavadora tierraPero el cielo no miente: este abril, trae una intensidad que ya corroboramos y que no se detendrá. Y es una tremenda oportunidad… Honorables pasajeros de este blog, comenzamos ya el Centrifugado 2014. Nos pasamos el 2011 y 2012 sintiendo el efecto de los cambios y comenzándolos de a poco, en casos a regañadientes; el 2013 fue el llamado obligatorio a iniciar por dentro el proceso de lavar el ego, una y otra vez, de ser más coherentes, de tomar el compromiso de hacer otra vida, de sanar, de compartir nuestros dones en vez de seguir dudando…Y ahora, con Saturno (realidad) sumergido del todo en Escorpión (agua fija) podemos sentirnos algo empantanados porque vaya que duele asumir el lado oscuro de cada uno, además de aquello en lo que estamos pegados y que en algunos casos nos lo quitan de raíz para poder transformarnos. Pero también don Satur nos tiene más profundos y, por otro lado, estamos más vivos dada la tensión entre Urano (revolución), Plutón (transformación desde la oscuridad hacia la luz) y Júpiter (sentido de vida)… Todos estos grandes del cielo nos preguntan -como lo he dicho antes- ¿te gusta tu vida, tiene sentido lo que estás haciendo? Y si la respuesta es no: “Entonces, chiquito(a), ¿qué vas a hacer HOY para comenzar a escribirla de nuevo, a enfocarla en nuevas direcciones, a vivir como alguien más grande, más evolucionado, ah? Porque no te vamos a esperar. No vamos a esperar a que estés listo, a que sea el momento preciso, a que tengas el dinero, estés con más ánimo, con menos kilos, o más claro… No, la acción es ahora!”

Por eso el cambio -el terremoto interior y exterior- duele. Porque el ego se resiste a soltar aquello insano o caduco en lo que está cómodo. Y abril nos pone frente a esto con cierta crudeza, especialmente desde el 15, con el eclipse de Luna en Libra, que “coincide” con el movimiento retrógrado de Plutón. Ambos hechos nos harán un “stop” sobre nuestros vínculos más íntimos, nos harán mirarnos en éstos y en muchos casos dejar de criticar afuera para mirar con responsabilidad dentro. También nos detendrán en nuestras ambiciones, logros, carrera, imagen social, manejo del dinero.Y es -de nuevo- tremenda oportunidad: pueden salir aún más verdades a la luz. La Luna llena se asomará en el signo que nos contacta con los demás y puede agitar, de paso, las masas en torno a ideas políticas, de justicia y de asuntos bilaterales. Ese día, el 15 (y hasta el 24), es bueno al levantarse enviar desde el corazón las gracias a todas las relaciones de nuestra historia personal de esta vida y las anteriores, que tanto nos han enseñado desde el dolor y desde la plenitud, abrazarlas y soltarlas con amor. Es un momento poderoso para soltar enganches del ego en las relaciones en torno a “lo bueno o malo que fue”, porque precisamente todo eso ya fue y nos quita luz para hoy… Y a medida que avanzan los días podemos mirarnos en nuestros roles en el trabajo, los estudios, la familia ¿qué papel representamos y en cuál estamos pegados, sin darnos el permiso -o la aventura- de probar cómo nos va desde otra vibración?

Pero por mucho que los cambios sean ahora, no podemos movernos desde la ansiedad e impulsividad, mucho menos por revancha o control, obvio: se trata de ejecutar con consciencia, de definir y concretar desde la conexión interior; por eso antes hay que detenerse porque así podremos respetar también las condiciones del contexto de cada uno…

Sólo unos días después del eclipse, en el cielo se dibujará una gran cruz entre cuatro planetas, de la cual espero poder escribir en el próximo post… Por ahora, me quedo viviendo día a día de este abril que nos sacude la humedad (emociones), puede estrujarnos y también darnos la temperatura adecuada para comenzar de otra forma, “reformateados”, más limpios, más libres, aunque sacudidos… Y al mirar la película completa, además de ver los desafíos, dolores, alegrías y logros, también podemos agradecer la enorme protección que incluso en los peores momentos tenemos… Este proceso de cambio, de lavado del ego, tiene un auspicio sagrado impresionante, nuestros guías están ahí, firmes y hasta renovados con nosotros, poniendo señales -soplidos al oído-, una que otra mano de ayuda, numerosas sincronías, encuentros, lecturas, conversaciones, aparentes fallos en distintas situaciones… Y más.

Aquí vamos: frágiles, fuertes, protegidos, renaciendo día a día desde el corazón, aunque duela y asuste… Cada día con más luz en el camino y en nuestra propia vida… Aguante abril y a -intentar- bailar con el centrifugado, que tiene su propio ritmo y sentido aunque no lo veamos desde el principio… Seguimos y, desde acá o desde donde estemos, muchos dedicamos todas las bondades (comodidades) que tenemos en nuestro cotidiano -las ofrecemos energéticamente- a todos los seres del norte de Chile que tanto nos están enseñando en medio de la precariedad y la incertidumbre. Gracias…. Les dejo esta letra chilena de la poderosa Anita Tijoux, con sonidos nortinos, que me regaló Carlos, quien la canta con fuerza a su Iquique, que ya está brillando con tremendo despertar purificador…

 

 

Enviamos LUZ desde el corazón

velasluz… Y finalmente la energía del norte de Chile se remece con un terremoto y las olas amenazan con subir en toda la costa de Sudamérica… Las ciudades de la costa chilena son evacuadas, las noticias no paran y en el aire se respira angustia…

Es momento de despertar. Podemos -aun con el corazón apretado, como estamos muchos- encender una vela con la intención de sabiduría, calma, amor, confianza, aceptación… O simplemente respirar con consciencia y enviar esta energía para todos los seres -humanos y animales- del norte de Chile y de la costa Pacífico de la bella América…

En medio de todo, me emociona y conmueve la unión de muchos enviándonos mensajes, mandando amor y energía, encendiendo velas desde distintos puntos del planeta, parando el ego criticón y liviano de muchos que están lejos de la zona agitada… También se nos eriza la piel cuando aparece la belleza del alma humana y se me cae la lagrimita cuando Carlos, de Iquique, una de las ciudades más afectadas, me dice que su gente está bien, pero que tiene una tristeza infinita…

Como dijimos y cantamos en el Ritual de cierre de 2013, venimos a ofrecer el corazón. Este es el momento. Ahora, nuevamente podemos sacudirnos los juicios del ego, bajar al centro del pecho y ofrecer la luz de nuestros corazones puros, y enviar-una y otra vez- luz a todos los seres que estén vibrando en miedo, dolor, rabia… Y aunque no sepamos por qué ni para qué, igual podemos agradecer. Todas las experiencias cuentan y forman parte del camino sabio y perfecto del alma, que no tiene predilección por la comodidad…

Seguimos acompañándonos en este viaje tan especial que vaya que nos desafía, nos hace -u obliga a- crecer a cada instante, nos cobija,  nos da la mano y nos regala experiencias conmovedoras… ❤