¿Nos escucharemos de verdad?

Atrás de mi mesa, en un café de Providencia, figuran un panameño que le enseña español a un gringo. Es divertido escucharlos. Hasta yo aprendo algo, you know; ja. “Nadie sabe para quién trabaja”, ¿verdad? E igual la conversa se pone más interesante cuando hablan de discriminación; vaya tema por estos tiempos de “pasaportes o pases x”. Pero para qué le vamos a dar más fuerza a lo absurdo y abusivo. Mejor sigo con otros temas.

Volví a Santiago hace un par de semanas, después de varios meses en el sur de Chile, en mi amado Puerto Varas, donde me fui a vivir hace un rato. Vine a cerrar y abrir proyectos. De algunos de éstos ya tendrán noticias, en estos tiempos tan intensos e inciertos, ¿no?

Y quizá eso mismo (que no ha sido poco), la vorágine de hechos que nos tiene a todos cansados, los movimientos personales, mis talleres de astrología que significan gran trabajo y alegría al mismo tiempo, sumado a que me declaro completamente afuera de todo discurso oficial de lo que venimos viviendo desde 2020 hasta acá, hicieron que dejara un tanto –o muy– botado este noble blog, que tan fiel compañero –para otros y para mí–  ha sido. Qué ingrata yo. Me toca ofrecerle disculpas por alejarme y no considerarlo en tantos meses. Sincrónicamente, ayer una lectora y consultante de carta astral, me dice lo mismo: que hace meses no escribo. Justo cuando yo pensaba retomarlo hoy. Gracias por el recordatorio.

Entonces, para que este ilustre blog retome Vida, acá estoy.

Varios de mis amigos de acá y del sur creían que no quería volver a Santiago, que no me va a gustar ahora estar acá. Solo mi hermana, en la bienvenida y pensando en los reencuentros que vienen, me dice: ¿Estás feliz, cierto? Y yo con mi ironía de siempre le dije: ¡Nooo, me quiero devolver a mi reinooo; ahora! Ante lo cual ambas lanzamos carcajadas.

Digo reino porque, como algunos ilustres lectores de este blog saben, yo no vivo en casas ni en departamentos, sino que habito en palacios (cada uno con sus metáforas que crean realidad). Y ahora, como estoy más alejada de la comarca capitalina, tengo un palacio en mi reino sureño. Así que si algún otro santiaguino (¡está lleno!) se atreve a ir a Puerto Varas, primero sería apropiado que me avisara para entregarle las indicaciones de buen comportamiento, donde lo primero sería pedirle permiso al lago, a los volcanes y bosques. Mínimo.

Pero de vuelta en Santiago sigo feliz. Lo estaba allá y también acá. Amo los árboles añosos entre Providencia y Ñuñoa, tan verdes en este tiempo, las caminatas y la vitalidad de ciertos rincones. Los primeros días estuve muy concentrada en terminar uno de mis proyectos, pero hace un par de días salí feliz a encontrarme con amigos, compartir, abrazarnos y reírnos con ganas (hay mucho de qué reír ante la actualidad; bueno, para quienes decidimos no pararnos desde el miedo). Pero más allá del presente, reírnos de anécdotas y de nosotros mismos. También celebrar varios logros muy emocionantes, entre toda esta incertidumbre.

Así es, como lo señalé en este blog hace un par de años casi, “Cuando nada es seguro, todo es posible”. Es muy bello ver cómo muchos –en medio del caos, del miedo y freno colectivo, de una cantidad de opresiones y sinsentidos– decidimos escuchar a nuestro corazón y atrevernos a dar a luz nuestros llamados del alma.

No somos pocos los que nos cambiamos de ciudad, los que apostaron por otro espacio más agradable (muchos se cambiaron a palacios muy lindos, he ido ya a visitar más de un puñado en este último año, o amigos me envían sus fotos desde otros países con mucha alegría y tengo unas invitaciones pendientes con los brindis correspondientes), los que se atrevieron a usar su creatividad o a aprender eso que hace rato los llamaba, los que dejaron sus empleos fríos o esclavizantes, los que soltaron relaciones tóxicas, los que sintieron la necesidad de estar cerca de sus afectos, los que reconectaron con lo que de verdad era importante para ellos.

Qué belleza. Qué alegría. Qué reconfortante es escucharnos y hacernos caso.

Por eso retomo este blog. Porque es el gran, gran, momento de detenernos a sentir qué deseamos de corazón. Qué nos sopla –o nos grita– el alma. Qué guías nos da nuestro espíritu. No es tiempo de distraernos en temas de actualidad o política –me sale un bostezo de solo pensarlos– que buscan eso: distraernos, dividirnos y dejarnos –para variar– en inseguridades varias. Pero por supuesto que muchos lo harán y también es un camino.

Así que, después de eclipses que marcan finales, a la espera de movimientos planetarios que seguirán enfrentando lo antiguo y lo nuevo, lo rígido versus lo abierto, de un ciclo inusitado que comenzó en marzo 2020 y que concluye (una parte) a fines de marzo 2022 –¡aguante!–, no importa demasiado lo que pase afuera.

Desde mi mirada, lo primordial es que nos escuchemos interiormente. Es que sintamos nuestros latidos. Y desde éstos comencemos a generar una Vida que nos haga sonreír cada día más.

Así es. Así sea. Así será. Gracias por la espera, querido blog y lectores. Gracias por la valentía de estar vivos en estos tiempos. Aquí seguimos y vamos de nuevo, desde nuestro corazón.

EQUINOCCIO 2021: Conectamos con el nuevo amanecer (Invitación 20 marzo)

nature-3362956_1920El Sol manda a decir que no le importa si nosotros actualmente estamos en drama, en luchas (¡qué antiguo!), en divisiones eternas de nuestra mente, en miedo (¿qué es eso?, se pregunta el propio Sol), en cansancio, en alegría, en  goce, en neutralidad, en manipulaciones, en evasión, en violencia, en rencor, en angustia, en agradecimiento, en rechazos, en paz, en dulzura, en consciencia, en juicios, en diversión, en búsqueda, en Amor, en conexión… No le importa nada de esto porque él no discrimina a nadie ni se enrolla y tiene «LuzVida» para todos, en especial este sábado 20 de marzo cuando llega al punto cero de Aries y por lo tanto celebramos en nuestro Sur el equinoccio de otoño, el inicio del año solar, del año astrológico.  Así que, sea como sea, estamos de fiesta.

Es un momento semilla poderoso, donde activamos nuestra luz y abrirnos los caminos del año. Por eso los invitamos a una Meditación online para conectar con este espacio de gestación, sembrar nuestras intenciones del año, conectar con el inquietante y grandioso presente planetario, donde la verdad de cada uno y de todo lo que nos rodea aflora con fuerza para que construyamos en coherencia a ésta. Es decir: para que nos escuchemos, nos hagamos caso y nos paremos desde lo que sí nos hace sentido y nos representa.

Entonces, el sábado 20 de marzo a las 10:00 am (Chile) honraremos al Sol y a nosotros mismos por la valentía de estar en este planeta ahora, en un momento tan crucial. Celebraremos el equinoccio con una meditación online gratuita vía Zoom. A continuación les dejamos los datos y los invitamos a participar desde donde estén, por supuesto también a quienes vivan en el Norte recibiendo a la primavera (ya saben, el Sol no divide). Un gran abrazo de cierre de etapa y nos vemos en la Meditación.

Tema: MEDITACIÓN EQUINOCCIO
Hora: 20 mar. 2021  /  10:00 AM Santiago

Unirse a la reunión Zoom, LINK : 
https://us02web.zoom.us/j/82451108624?pwd=N0hLMm9QRFU2RVpaRUs5c2dqU24wZz09

ID de reunión: 824 5110 8624
Código de acceso: feliz2021

‘AVISOS CÓSMICOS’: Talleres, Meditación Abierta y Más

Ilustres lectores, antes de comenzar esta nota y contarles parte de la agenda de estos meses en Astroálmica, dejo acá una breve «Encuesta Cósmica» para que respondamos internamente y así le tomamos el pulso a la Vida en este nuevo tiempo:

EN ESCALA DE 1 A 11 (Porque solo hasta el 10 ya no nos da), POR FAVOR CONTESTEMOS CON HONESTIDAD:

  1. ¿Cuál es su nivel de cansancio con el planeta actual?
  2. ¿Cuántas ganas tiene de tomarse vacaciones de este planeta y de su realidad 2021?
  3. ¿Cuánto amor siente por su Vida pese a todo el contexto presente?
  4. ¿Cuánto valora y/o extraña eso que perdimos (entregamos) tan fácilmente hace un año, eso que ya hasta parece un espejismo a ratos: Nuestra Libertad?
  5. ¿Cuánto le cree a la información de los medios de comunicación oficiales?
  6. ¿Qué nivel de miedo o de angustia tiene ante el futuro?
  7. ¿Cuántas veces se ríe en el día de este presente, de la actualidad?
  8. ¿Cuán absurdo le parece este presente?
  9. ¿Cuánta conexión tiene (conteste por separado, por favor) con: la naturaleza, las artes, las personas, los animales?
  10. ¿Cuántas veces en una semana se pregunta qué está haciendo acá o en qué minuto se le ocurrió estar vivo para 2020 y 2021?
  11. ¿Cuánto agradece a sus espacios actuales: su habitación, su casa, su oficina, la tierra, el cielo, las aguas, su cuerpo, su corazón?
  12. ¿Cuánto aporta usted (con sus pensamientos, palabras y acciones) a que su pequeño mundo sea un espacio más luminoso, más amable?
  13. ¿Qué nivel de tensa calma, de olla a presión a punto de comenzar a pitar, siente en el ambiente?
  14. ¿Cómo evalúa su grado de valentía por estar vivo aquí y ahora para atravesar estos años?
  15. ¿Cuánto le gustan y agradece las nuevas experiencias de este planeta en transición en el que estamos? … Pregunta extra: ¿Qué es lo que más le gusta y valora de todo esto?

¡MUCHAS GRACIAS POR RESPONDER!

Ahora respiremos y sigamos instalándonos en este nuevo escenario (en obras) que es parte del amanecer galáctico que atravesamos. Claro que antes que amanezca hay mucha oscuridad y estamos dormidos  –qué les puedo decir–, pero el despertar se encuentra a unos minutos. Amén… Estamos en el canal de parto junto nuestra amada Tierra, así que al menos contamos con su incondicional compañía y estamos todos en nuestros propios amaneceres.

Algunas de las herramientas que pueden asistirnos y guiarnos en estos tiempos tan extraños, tan locos, tan bellos también, tan enigmáticos y poderosos… Son la conexión con nosotros mismos, por lo tanto con el alma y la Vida en sí misma (para lo cual se requiere, entre otras cosas, dosificar la adicción a la pantalla); la propia naturaleza con todo su poder sanador, diversas herramientas de autoconocimiento, las artes, trabajar el cuerpo, las terapias.

… Y cuando me preguntan para qué aprender astrología. Siempre siento que es para pasarlo mejor en esta Vida. Porque una de las cosas que abre en nosotros este conocimiento energético que se pierde en el origen de los tiempos y que atraviesa a cantidad de culturas, es la ACEPTACIÓN, que viene precedida de la Comprensión.

Cuando nos sumergimos en el lenguaje astrológico entramos a uno de los mejores regalos de la Vida: nosotros mismos con toda nuestra riqueza y complejidades; se activa un ‘super poder’ llamado autoconocimiento, que es un viaje infinito y sin retorno porque mientras estemos vivos nunca dejaremos de crecer y de sorprendernos. Con la astrología podremos no sólo comprender nuestras dinámicas e historia personal, sino también cómo conectar mejor con nuestros dones, con los caminos que nuestra alma eligió, con nuestros potenciales y también con ese amanecer o devenir porque los humanos siempre queremos tener guía para lo que viene.

Desde este propósito: Comprender los propósitos de nuestra alma ante determinadas vivencias, talentos, desafíos u obstáculos, vínculos; que nos revelan la belleza perfecta de esta Vida; enseño y sigo aprendiendo Astrología. Porque esa Comprensión lleva a una Aceptación de nosotros mismos y de los demás con sus propias energías, por lo tanto se eleva nuestra Consciencia: dejamos de excluir, de rechazar, de juzgar y entramos poco a poco en que somos un Todo muy colorido, complejo, divertido, en constante conexión y evolución, que pulsa Amor más allá de cualquier dificultad que nos corresponda atravesar. 

Así que acá estamos con un nuevo calendario de Talleres Astrológicos Online que comienzan el 6 de abril por las tardes (Chile), que podrá verse en diferido también, aunque estar en las clases enriquece más el aprendizaje:

Partimos con el Taller para principianteshttps://condestinoa.wordpress.com/talleres-2021/ . Luego, desde mediados de abril, el 14, iniciamos el Taller para quienes ya conocen los conceptos básicos, por lo tanto, intermedio: https://condestinoa.wordpress.com/taller-2do-nivel-astro/ . Y el 15 de abril comienza el Taller avanzado: https://condestinoa.wordpress.com/taller-3-astrologia-avanzado/  Pueden hacer click en los enlaces o pedir más info en el correo: astroalmica@gmail.com .

Y como ya se inicia el nuevo año astrológico, momento en el cual muchos sentimos que realmente comienza el año, les contamos que realizaremos una MEDITACIÓN  DE EQUINOCCIO 2021, ONLINE, un encuentro gratuito el sábado 20 de marzo a las 10 am de Chile. Daremos la bienvenida al otoño, que nos propone nuevas conexiones. Por acá en unos días les pasaremos en link de Zoom. También por Instagram en @astroalmica.

Gracias a todos por responder la ‘encuesta’, por compartir esta info si así lo desean, pero por sobre todo Gracias por atravesar este presente tan valioso, por acompañarnos entre todos, y por abrir lo que su alma decidió venir a mostrar y experimentar en esta Vida tan bella, que nos recuerda a todos el Amor que somos. ❤

Hasta pronto!

Equinoccio 2020: Grandes transformaciones

Iba a escribir sobre este equinoccio. Sobre este tiempo revolucionario en nuestra vida, sus potentes desafíos y sus luminosas puertas abiertas ante nosotros. Sobre su belleza. Sobre el pulso planetario que desde nuestro corazón nos propone –junto a la fuerza de Marte en Aries, que nos regala mayor dirección– abrir nuevos caminos que de verdad nos identifiquen, conectar con más pasión con nuestros anhelos del alma. Y que de la mano de la gran conjunción en Capricornio activan en nosotros –aunque no lo creamos, dado el escenario actual– mayor posibilidad de disciplina y logro. Es nuestro momento de concretar, no lo desperdiciemos.

También iba a escribir de la carta astral de este equinoccio, que nos anima a comunicarnos con más claridad y sentido común, también a escuchar y movernos con iniciativa, arrojo y sabiduría a la vez; donde lo colectivo, con la posibilidad de unirnos (uno de los pilares del ciclo 2021/2023; si es que llegamos allá; ja) será central, transformador. Un ciclo sorprendente –ojo– donde de verdad podemos dejar que el pulso de nuestro corazón nos guíe en vez de distraernos en temas mediáticos y en creencias antiguas para lo cual es preciso detenernos más a respirar profundo, a apreciar nuestras bellezas internas y las que están afuera plasmadas en la naturaleza y en todo lo que conectamos día a día, incluidos nuestros vínculos; también a disfrutar más la Vida en sí… Meses donde, además, las figuras de autoridad locales y mundiales pueden mostrarnos poder, fragilidad y oscuros conflictos al mismo tiempo; donde lo financiero, las «realezas», lo femenino y creativo (incluido el espectáculo) serán muy protagonistas. Un tiempo que nos invita a retomar el entusiasmo perdido porque podemos generar grandes transformaciones en nosotros.

Sí, de eso y más pensaba escribir. Pero me encontré con este poderoso video que me emocionó y me representa más que cien por ciento (a muchos, seguro). Entonces decidí compartirlo acá porque en gran medida de esto se «está tratando» este 2020.  Acá lo dejo. ¡Feliz equinoccio! A enfocarnos y a sentir nuestras células imaginativas con toda su potencia y su Amor para que les abramos paso en nuestras vidas. Gracias, 2020.

CHARLA para lo que queda del 2020

¡ADIÓS, MUNDO CRUEL!

… Y ahora… ¿Qué hacemos? (Primera Parte)

Sábado 15 agosto, 11 am de Chile, vía Zoom

Porque vivimos tiempos extraordinarios donde el GPS se extravió y ya casi ni sirve;  porque estamos en plena despedida del mundo voraz que conocíamos; porque estamos dando a luz a una nueva humanidad, al planeta y a nosotros mismos; porque más vale reírnos un poco de todo esto, junto con saber dónde estamos parados y de qué se trata este segundo tiempo del inigualable 2020; y porque este profundo proceso de transformación no se detendrá, pero también está lleno de activaciones y oportunidades… El sábado 15 de agosto, a las 11 am de Chile  los invitamos a una Charla online para saber más de esto, del rol que a cada uno le corresponde y de la mirada que la astrología nos abre sobre nuestro presente y de los meses que quedan de este año inolvidable.

Compartiremos una explicación basada en la voz de la Consciencia y de la Astrología para que todos comprendamos mejor estos meses que se asoman más que intensos y así lleguemos al fin del año (amén) con nuevas herramientas que nos permitan vivir este ciclo –que abarca hasta 2022– con mayor alegría y autenticidad.

La charla durará dos horas, será online vía Zoom, vale $10 mil CLP por transferencia electrónica, ó 18 dólares por PayPal (también hay cupos rebajados o liberados para quienes están sin ingresos) y en ella explicaremos el para qué de estos tiempos tan agitados que, aunque no podamos verlo del todo, son de un gran despertar que abre valiosos caminos. Cerraremos con una breve meditación para honrar y despedir lo vivido, junto con activar nuestro poder para lo que viene. Los dejamos  muy invitados y acá al final van las indicaciones. Gracias por asistir y compartir. (También estaremos dando más info por Instagram en la cuenta @astroalmica). Es probable que realicemos una segunda parte en enero 2021 (si es que llegamos allá, jaja).

CUÁNDO: Sábado 15 de agosto a las 11 am de Santiago de Chile. Dos horas de duración con un intermedio de 10 min.

CÓMO: Escribir al correo eventosastroalmica@gmail.com para recibir los datos de transferencia o de Paypal. 

CUÁNTO: $10 mil chilenos. $18 dólares por Paypal. (NOTA: Si alguien está sin ingresos pero quiere asistir igual, puede escribirnos; tenemos algunos cupos liberados/rebajados).

DÓNDE: Vía Zoom. Una vez hecha la transferencia les enviaremos link y clave.

QUIÉN: Jimena Zúñiga. Astróloga y periodista. Creadora de Astroálmica: Consciencia, Alma y Astrología; clases y charlas. 

Un abrazo. Nos encontramos y acompañamos.

Por mientras… Para elevar vibración

Lo siento, pero en este «nuevo planeta» o «planeta en transición» que estamos –por los motivos  que sean– experimentando millones de seres humanos, muchos figuramos adaptándonos no solo a la incertidumbre y al encierro que para nada esperábamos –lo cual es tremendo ejercicio y desafío– sino además a trabajar y a estar por la pantalla en vez de conversaciones cara a cara.

Y, en medio de esto que vamos armando día a día todos, no tuve tiempo/energía para escribir pero sí para subir este audio con una Conexión o Meditación que subimos a Instagram (en @astroalmica) junto a algunos videos que pueden buscar ahí. Esto que les dejo es para elevar vibración ante una experiencia nueva que nos desafía a aplicar más que nunca todas las herramientas de Consciencia que tenemos… Porque nuestro trabajo interior tiene ahora la oportunidad de dar sus frutos y brillar más allá del miedo.

Gracias por escuchar… Y ya vuelvo!

PREDICCIONES 2020: ¿Sobreviviremos a un año crucial?

Así se titulan las Predicciones recién publicadas por Emol.com, que comienzan con esta presentación: «Antes de comenzar, el Universo anuncia que regalará estrellas a quienes tuvieron la valentía de atravesar el 2019 (¡Aplausos!). Y también aclara que la oficina de reclamos por lo vivido está cerrada, que lo siente, pero solo permanecerá abierta la puerta que dice: «Viviré con mayor conciencia el 2020». Y que todo quien la cruce encontrará grandes satisfacciones.

Respiremos. Porque, como lo advertimos en 2018, el Universo es muy generoso. Nos mandó tres años seguidos de gran crecimiento. Y este 2020 es el último eslabón de este poderoso ciclo. Lo único que no aclaró es que… «

EN ESTE LINK CONTINÚAN LAS PREDICCIONES 2020, recién salidas del horno astrológico💫… Primero va una presentación para todos y luego en los botones de cada Signo pueden leer los vaticinios para su signo Solar y también los de su Ascendente. Primero va una panorámica y luego algunas líneas para Vida Afectiva, Trabajo y Talentos, Cuerpo y Alma y al final va un Mensaje del Universo 😉…. Gracias por leer y compartir… Y mucha Sabiduría para un año muy especial… 🌎✨💖 Click: https://www.emol.com/especiales/2020/tendencias/predicciones/index.asp

Y a propósito de esto mismo, mañana viernes 27 a las 11 am hablaremos del 2020 en EmolTV y lo mismo el lunes 30 también a las 11 en radio Cooperativa.

Abrazo en estos últimos días eclipsados 2019 y Gracias por todo otra vez! ❤

Tiempos de purificación, dolor… y Poder

Por estos días recuerdo algunas enseñanzas budistas de hace años. No sé si estábamos con algún lama que visitaba Chile o si fueron ejercicios de contemplación del legado del Buda. Pero me quedaron muy marcadas porque me parecieron tan esencialmente humanas y cotidianas que las incorporé al día a día y luego las compartí en un par de talleres de meditación… Capaz que estoy mezclando cosas del budismo, pero lo diré al estilo Ji, es decir el mío: El amigo Buda definió hace cantidad de años -por el 600 a.C.- los tipos de sufrimiento, ¿por qué sufrimos los humanos? Mmm, primero porque nos falta algo, por lo que no tenemos, lo que sea: auto, casa, pareja, hijos, un trabajo que te guste, dinero, ropa, tiempo, etc. Luego, la Vida generosa y sabia te da eso que te desapegomanosfaltaba y al fin lo tienes. Genial! Lo disfrutamos. Pero al rato comenzamos a sufrir de nuevo porque aquello que llegó por fin no es como yo esperaba, obvio (segundo tipo del sufirir); no es como a mí (ego) le gustaría: el auto, la casa, la pareja, el trabajo, etc., no es tan agradable, tan bonito, tan cómodo como yo pensaba que sería, «me hace gastar mucho», «ahora no tengo tiempo», «tengo un jefe terrible», «mi pareja es muyceloso/a», «no doy más con esta casa»…  Son frases/pensamientos por el estilo que comenzamos a emitir y, por tanto, la rueda de sufrimiento a accionar. Hay, además, un tercer tipo de sufrimiento: cuando aquello que tengo -me guste mucho o no tanto- lo pierdo, y experimento el desapego -ejercicio sagrado y constante de cada encarnación– y sufro por aquello que perdí: el auto se echa a perder, me tengo que mudar, los hijos crecen y no están tan cerca, la relación de pareja cambia o se termina, me echan del trabajo o cambian las condiciones, la ropa tan linda que me compré se estropea, etc., etc., Y así somos, estamos constantemente en estos tres estados en vez de aceptar más, de darle espacio al ego para que patalee pero también recordarle que como dice un proverbio budista: Esto también va a pasar…. Y la Vida es un constante cambio.

Y por si fuera poco, hay un cuarto tipo de sufrimiento: Cuando viene uno tras otro. Cuando te pasa de todo en un tiempo no muy largo, cuando pensabas que ya terminaba y aparece algo más, no te alcanzas a sentar y otro hecho llega a tu vida. Lo que muchos llaman una mala racha. A eso los budistas lo llaman el sufrimiento sobre el sufrimiento. Y encima frente a éste te felicitan porque estás purificando mucho karma. -Linda la cuestión! -hemos dicho en estas situaciones, ¿no? Recuerdo a amigos uruguayos y ahora a un par de chilenos que están en esta experiencia y entonces uno ya no quiere más y se pregunta ¿hasta cuándo? Una amiga ariana decía estos días en su cumple: ya, y dejen de mandarme cosas por un rato -señalando a sus guías que le han explicado el porqué y para qué de algunos hechos y enfermedades que le correspondió vivir los últimos meses…

Y desde el verano hasta el comienzo de este otoño en Chile, me parece que estamos en este tipo de sufrimiento. En la acción irrefrenable de una descontrolada centrífuga, de una gran agitación purificadora que parece no querer dejarnos tranquilos y llamar nuestra atención desde donde estemos para comenzar un nuevo tiempo con otra energía y hacer los cambios internos que tenemos que hacer ya, no mañana.

cordillera de los andes

Cordillera de Los Andes, Chile

Chile, con toda su belleza y precariedad, se deja ver estos días en que sucede uno y otro hecho desde fines de 2014 hasta acá: revelación de oscuros temas políticos y económicos que tocan a las élites de todos lados hasta con cárcel preventiva para algunos -cosa nunca vista en estos rincones-, un volcán que erupciona y saluda cada par de días, incendios en bosques milenarios y en zonas costeras, lluvias inéditas en zonas desérticas que provocan tremendos aluviones que arrasan con ciudades y pueblos completos y dejan otros llenas de lodo y desechos tóxicos de la rica minería de la zona frente a la perplejidad y desolación de sus habitantes, accidentes aéreos y terrestres de gente que intenta ayudar en estos últimos hechos… Uuufff! Cuánta limpieza y crudos remezones para nuestro ego… Cuánto dolor, decepción, asombro, verdad y fuerza interna se mezclan en cada hecho de los últimos meses… No sólo para Chile, en muchos espacios geográficos y personales estamos en plena agitación purificadora…

El norte de Chile, ante un drástico cierre de ciclo, dolor y poder juntos. (Foto: Publimetro)

El norte de Chile, ante un drástico cierre de ciclo, el dolor y el poder interior  juntos. (Foto: Publimetro)

Y este movimiento intenso que también pasa en el cielo entre el irreverente Urano (despertar de consciencia, innovación, sorpresas, liberación, locura, vientos, electricidad, aeronáutica), el poderoso Plutón (transformación, muerte, intensidad, profundizar, secretos, energía subterránea, volcanes, intuición, obsesiones, dinero compartido), el mágico Neptuno (empatía, inspiración, caos, entrega, aguas, evasión, fantasía, unión) y el sólido Saturno (límites, obstáculos, disciplina, logros, ambición, rigidez, tierra, montañas, madurez, sabiduría). Juntos hacen de las suyas y nos remecen para decirnos que ya no podemos quedarnos esperando algo más, tenemos que levantarnos a resolver en nuestras vidas y hacer los cambios necesarios por dolorosos o amenazantes que sean porque si esperamos a que vengan de afuera la energía será aún más drástica… Luego de estos tres años de gran crecimiento, ahora nosotros tenemos que tomar la posta de nuestra transformación y dar pasos cada día. Ya no somos los mismos. Y los hechos externos lo anuncian, lo reafirman… Estamos en una purificación de todo lo antiguo en nosotros; de nuestros propios abusos, rigideces y evasiones. Nos corresponde a todos el despojo de las comodidades y obsesiones que nos estancan para tomar la nueva Vida que se nos ofrece donde la autonomía, la creatividad, la intuición, la coherencia, la felicidad cotidiana, la consciencia, la mirada despierta, el corazón abierto y el desarrollo de nuestros talentos son los ingredientes claves…

alma diamanteEn estos momentos aparentemente hay puro caos, pareciera que reina la inestabilidad y la destrucción de las formas y de lo que era sólido en nuestras vidas. Pero es mucho más que eso. Estamos en pleno despertar de nuestro PODER INTERIOR y esto es tremendo regalo. Mucho de lo que está pasando dentro y fuera es para activar la chispa de poder que reside en nuestro corazón verdadero, no el de Hollywood ni el de telenovela turca, por cierto; sino el diamante de luz que está al centro de nuestro pecho y que contiene toda la información de lo que fuimos, somos y seremos. Desde este espacio podemos aquietarnos, pedir respuestas -o pistas- a la Vida, conectar con nuestros guías y maestros y entonces movernos con poder espiritual, es decir, no sólo por la voluntad egoica que quiere todo ya y a su forma… Toda esta agitación puede sacar lo mejor de nosotros. Es como entrar al ojo del huracán, aquietarnos, respirar profundo, ir al corazón y desde esa vibración saber qué hacer y hacerlo, eso es Poder…

Ahora que abrimos este abril eclipsado, donde tenemos más herramientas y contexto para mirarnos y ver tanto lo luminoso como lo oscuro en nosotros (incluidos nuestros abusos y agresiones, ojo, que aún se nos están mostrando y a cada rato), es un tiempo precioso para seguir transformándonos y permitirnos un renacer brillante. Todo está a nuestro favor. Incluso la destrucción e incertidumbre que bajo su aterradora amenaza nos llaman a reinventarnos desde la fragilidad, el agradecimiento y las pequeñas osadías que esconden tremenda fuerza…

otoñoComo lo dije en radio Cooperativa la semana anterior, desde aquí honro la experiencia dolorosa y drástica del Norte de Chile sumergido en el barro y en la incertidumbre. Agacho mi cabeza ante la grandeza de hombres, mujeres, niños y viejos que hoy no tienen nada y viven -además de dolor- crudas incomodidades y extremo desapego. Honro su caminar, todo lo que nos enseñan y todo el poderoso proceso de transformación que nos muestran… Como ellos, estamos llamados a -de un momento a otro- comenzar de nuevo más allá de los miedos, de las creencias, de los egoísmos que nos muestran quienes tienen todo para ayudar y aún no lo hacen (a veces las tragedias revelan lo peor y lo mejor de lo nuestro), de las rabias y penas que nos inundan… Que la experiencia de quienes viven hoy este cierre e inicio tan drásticos dé bellos frutos, que entreguemos y reciban toda nuestra ayuda material y energética, y que el Poder de su (nuestro) corazón nos anime a todos a construir una Vida Nueva, más flexible y despierta. Infinitas GRACIAS y que renazcan en gloria y majestad. Así es y así será ❤

En casa

Santiago, foto agencias

El cielo y el aire están limpios después de la lluvia y de un fuerte ‘temblor’ (en otras partes esto sería terremoto) en Santiago… Sí, todo se mueve y se purifica, como nuestras vidas, ¿verdad? … Al fin puedo descansar después de días intensos. Y como el cuerpo es sabio aparecen resfrío, dolor de cabeza y mucho sueño. Vivo mi propia purificación y me alegra; es también un ajuste de energía… Después de una siesta el cielo se ve bellísimo entre nubes oscuras y sol. Siento el cierre de un ciclo poderoso que iniciamos en julio, fueron dos meses de lecciones, gran aprendizaje, verdades y regalos. Este lunes 25 la Luna Nueva en Virgo nos propone reordenarnos y sacar la maleza de nuestros hábitos y rutinas para que la tierra quede lista para la siembra, que comenzará a crecer y mostrar sus brotes en octubre… Son días importantes, no podemos sembrar cualquier cosa y luego quejarnos del resultado, ya no… La consciencia está ya entre nosotros cada día más y podemos hacerla brillar…

De julio acá muchos nos encontramos con temas para limpiar y verlos no fue cómodo, pero sí aliviador… El alivio viene cuando aceptamos y decidimos encontrar el sentido de eso, pero mientras estemos resistiéndonos el dolor, la incomodidad, rabias y miedos aumentan… Como conversamos con un amigo sobre su trabajo: dale las gracias a ese jefe inoperante, inseguro y autoritario; dale espacio en tu vida y desde el corazón, en silencio, pregúntale para qué está en tu vida, a ver qué te responde, ve qué tiene para ti, cuál es el aprendizaje con él… Y acéptalo porque eres tú en otra versión… E igual nos reímos porque es incapaz de verse en él y eso que es re mandón, jaja, pero es más dulce, sin duda… Y yo le cuento de cómo me reflejan los consultantes de carta astral en sus angustias, obsesiones, ansiedades, fragilidades, fortalezas… Y de cómo algunas veces ciertos egos me ponen a prueba, mientras que con otros va todo bien… Somos iguales, somos uno y somos el Todo.

Desde ese Todo que venimos a experimentar -y que somos- , hay ciertos momentos-espacios en la vida en que volvemos a Casa… En que nos sentimos completamente a gusto, en paz, plenos, con certeza, libertad y alegría. Nos sentimos en total conexión con ese luminoso Yo Soy, con quien realmente somos… Pueden no ser intensos ni eufóricos, pueden estar cargados de silencio, quietud o aparente simpleza. Siempre son emocionantes. Quizá no sean muchos en el camino; quién sabe.  Pueden durar, otros pueden ser instantes. A veces son espacios físicos, otros más bien emocionales a través de personas o gestos y algunos son muy espirituales. Otras veces son un todo. Como sea, son un tesoro: algo que agradecer y llevar en el corazón…

Lago Todos Los Santos, Chile, 2010

Lago Todos Los Santos, Chile, 2010

Me he sentido en casa en mi propia casa, mirando el atardecer o la lluvia desde el balcón, o desde el sillón cerca de la estufa, en invierno; en los alrededores de los lagos Llanquihue, Caburgua y Todos Los Santos, en el verde sur de Chile; en las acogedoras Villa La Angostura y Uspallata, Argentina; en la mágica Turquía; en el pintoresco Porto, en Portugal; en la colorida Guatemala; en muchos rincones de Uruguay… Sentada en las faldas del San Cristóbal, uno de los cerros de Santiago; o en caminatas al comienzo de la primavera con las calles llenas de flores, o en días en que el viento levanta las hojas y desordena el cabello; en algunos bosques; escuchando el sonido del agua de ríos y cascadas. También en varios cafés o bares de Santiago y otras ciudades, mientras trabajo o nos encontramos a compartir y hablar por horas de nuestras vidas… Al sentir el aroma de las fresias en septiembre, o del pomelo, del azahar y del jazmín…

En ciertas relaciones, conversaciones, reencuentros, abrazos, gestos; también he estado en casa. En momentos de crecimiento y aprendizaje en que he podido ver la película completa de un hecho también he suspirado por llegar a ese estado de comprensión profunda que da certeza, plenitud y pertenencia, donde luego puedes celebrar, soltar y pasar a otra ‘etapa’, a otra aventura en el camino…

Frente a distintas herramientas de crecimiento y de consciencia he sentido la alegría de saber que sí, que son para mí, que sintonizo con ellas en ese momento y que puedo reconocerlas como parte esencial de mi camino, así como otras no me suenan nada  o me aburren o me huelen mal (podría hacer un post entero con estas últimas, pero es mejor que cada uno olfatee y descubra qué le sirve y qué no)… Sí, hay de todo para todos porque este viaje es personal y tiene mucho de ensayo y error, a no si no. Varias veces idealicé -o creí- en ciertas miradas o escuelas y el aterrizaje fue más que forzoso después. Es que a los humanos parece costarnos la coherencia, aunque cada vez estamos más consistentes; este tiempo es de mucha verdad y belleza: todo lo que somos sale a la luz inevitablemente, casi no hay espacio para mentirnos a nosotros mismos -¡vaya regalo!-, lo cual puede angustiar a algunos y liberar a muchos…

DSCN9461

Haciendo un despacho (ofrenda), una noche en Cuncumén.

Y estos días, nuevamente, volví a casa. El trabajo interior que aprendimos y vivenciamos durante seis días en Cuncumén (centro de Chile) de la mano de Juan  e Iván Núñez del Prado (padre e hijo, formados durante años con los Q’eros, pueblo Inca), en que nos conectamos profundamente con la sabiduría andina, su (nuestra) cosmovisión y espiritualidad fue todo un lujo y un gran regreso a casa. De esos que te marcan y te dejan un agradable sabor de boca muy duradero. De gran simpleza y profundidad a la vez, basados en el Ayni o principio constante de reciprocidad, de potente conexión con la naturaleza y con la energía de este continente, este «arte espiritual andino» como lo llaman viene a ser un gran tesoro para estos tiempos de despertar en la humanidad. Encima es nuestro, tiene la vibración de Los Andes, de esta tierra bella y aparentemente joven, pero que los registros y aportes de los incas se encargan de develar como mucho más antigua y sabia de lo que creemos.

qeros1 Con un grupo de Argentina, México y Chile, vivimos momentos bellísimos, recibimos mucho conocimiento y pudimos practicarlo con la pureza de aprender algo ancestral que transforma nuestra vida cotidiana, al mirarnos como parte de la naturaleza e igualmente con facultades distintas, como seres portadores de una semilla brillante e intacta; como seres humanos únicos que podemos entregar a la madre tierra a modo de ofrenda toda nuestra energía «pesante»: preocupaciones, miedos, frustraciones, rabias; y recibir del cielo energía «fina»: polvo de estrellas, energía cósmica que puede limpiarnos… Una práctica espiritual que -como me gusta y en sintonía con estos tiempos- se aleja de formalidades y rigideces, que con sencillez nos llama a abrir nuestra visión para conectar con el poder humano: la fuerza de Ser, entregar, recibir, compartir, crecer, manifestar, aportar, amarnos -a nosotros mismos- y amar a todos los seres desde la decisión y voluntad consciente de abrir ese poder que puede crear amor. Sí, por si lo habíamos olvidado, nuestra sabiduría andina nos recuerda que podemos crear amor.  Bajo esta visión el amor es un acto de voluntad y una energía que podemos producir tanto para nosotros como para todos los que nos rodean…

Esta llegada a casa «está siendo» un gran recordar, confirmar y resignificar varios hitos de este «viaje sin retorno», como me dijo un amigo hace unos años cuando hablábamos del crecimiento interno, el auto-conocimiento, la sanación y la consciencia… Una vez que comienzas, ya no te puedes devolver a tus creencias y hábitos de antes, y sigues descubriendo cada vez más porque la espiral tiene muchas puertas que abrir. Eso sí, puedes elegir parar y/o estancarte, y está bien, pero no puedes retroceder si algo en ti, por mínimo que sea, ya decidió crecer…  Ahora de nuevo en casa, estoy feliz, sintiendo la alegría y responsabilidad tanto de haber comprendido la señal que me indicaba que sí tenía que ir a este encuentro, como de poner en práctica lo nuevo que se integra con lo antiguo porque de eso se trata este tiempo: de integrar, tanto entre nosotros, como en nuestros aprendizajes, como en los distintos roles que tenemos, en todo lo que somos: un mandala vivo, chispeante, evolutivo, vinculado al resto, mágico, amoroso, humano, puro, poderoso…

Con esta Luna nueva de hoy, sin duda, podemos también limpiar y ordenar la casa más importante que tenemos: nuestro cuerpo, y darle los cuidados (amor) que necesite. Y luego de armonizarnos por dentro podemos hacerlo afuera, con la ayuda de Virgo podemos dejar nuestra casa como un espacio más pulcro que esté al servicio de todos los que la habiten… A ver cómo nos va con estos regresos a nuestras casas. Bienvenidos! y Gracias otra vez!

Cosechas de otoño para abrir el Invierno, RITUAL sáb 21 junio

La llegada exacta del Solsticio de invierno 2014 en Chile es a las 06:51 de la mañana el sábado 21 de junio. Unas horas más tarde, a las 17 hrs, nosotros haremos nuestro Ritual, al cual están todos invitados y pueden ver toda la info ACÁ y al final de esta nota también. Celebramos la noche más larga, la entrada del Sol al signo Cáncer y todas las oportunidades que esto nos trae, aunque a muchos no les guste el frío. Pero cada estación tiene su energía y belleza. También su propuesta.

ОвощиY si miramos el otoño que despedimos, vaya que nos propuso cosas, ¿no? Más allá del desapego reflejado en las hojas de los árboles y la cosecha en los campos (recogemos frutos sembrados en la primavera anterior; hagamos memoria -y consciencia-, queridos pasajeros), estos meses nos sacaron la venda en muchas cosas, nos empujaron, nos remecieron y nos regalaron tanto crecimiento que aún no terminamos de acomodarnos. Quizá lo que más nos haya tocado ver es nuestro propio ego: reflejado o confrontado en los demás, en descubrimientos de cómo nos movemos, en sincronías y señales, en cierres, en poderosas revelaciones. Tuvimos regalos también de manos generosas que nos ayudaron…

Pero si hay alguien que ha sido el rey estos meses y que está feliz haciéndonos trabajar, ese es Marte, el planeta rojo, inquieto, jovial, guerrero, deportista, aventurero, osado, directo, estratega… Él está desde diciembre desordenando el jardín o la bella habitación de Libra, que tanto se esmera en tener todo de buen gusto y ser amable. Con su fuego Marte nos ha incomodado a todos más que un poco en el terreno libriano: nuestros vínculos. Vaya que ha sacado ronchas (tanto desde la rabia como desde la paciencia), nos ha mostrado lo verdadero y nos ha obligado a expresar o a tomar acciones… La fuerza marciana ha despejado el camino para ver lo real en nuestras relaciones de todo tipo y eso a veces duele, en otras alivia, muchas es un descubrimiento y siempre es un regalo… Nada de gafas, ni vendas ni ojos semicerrados, ni miradas evasivas. ¡Paf! Aquí está todo lo que somos y todo lo que nos reflejan y enseñan nuestros cercanos, también aquello que nos falta y que a ratos nos da envidia, miedo, flojera, desconfianza, rabia o estímulo y/o inspiración… ¡¿Cuántas lecciones este otoño (o primavera para los nortinos), verdad?!

Es mucho lo que se ha limpiado -nos guste o no- y me impresiona todo lo que hemos sido capaces de comunicar y que antes no decíamos. Ahora no: Marte va de frente, pero no necesariamente con violencia, eso lo hace nuestro querido ego. Además Libra pone en la mesa su balanza para equilibrar y hacer justicia y muchos estamos revisando si los tratos que hemos hecho o las dinámicas que llevamos son armónicas o sanas y tendremos faena en esto. El que llega a desordenar esta balanza es Urano, que abrió la ventana y dejó entrar su ventarrón con relámpagos incluidos y mide fuerzas con Marte… Dentro y fuera nuestro estamos viviendo dinámicas de dominio, de ego que quiere imponerse por lo que sea… Por eso la energía está más desafiante para las personalidades controladoras o rígidas, también para las evasivas; nuestros aspectos que vibran en esto están más que despeinados y descolocados, pues nos toca ser más flexibles, empáticos, resueltos y confiados… ¿En qué? En la perfección de la vida, obvio. Esa que el ego no ve u olvida.

Y en silencio, el invierno llega el 21 de junio a decirnos: ahora -no mañana- es la oportunidad de aprender a fluir, a bajar los brazos con tranquilidad para aceptarlo todo y desde ahí construir. Como me explica bien Karina, periodista intuitiva que vivió su infancia y adolescencia en el campo central de Chile, en los meses de invierno «la tierra descansa, en esta época el campo absorbe agua»… -Qué bello -le digo. -Es que de verdad me encanta eso: la naturaleza se renueva y siento que nosotros también -me dice y me explica más de los otros ciclos mientras recuerda sus primeros años marcados por la energía de cada estación…

Absorber agua… Por tanto, integrar emociones; quietud para saborear lo vivido y terminar los aprendizajes, esas lecciones -nuestras cosechas- que nos han movido el piso, que nos han recordado nuestro «apocalypso» personal y colectivo; espacio para reconectar con el corazón… Llevar las emociones al corazón puro para que se limpien lejos de cualquier dramatismo… Cuánto poder reserva el invierno en sus días fríos y húmedos…

Pero hay más. Si hacemos esta absorción recuperamos nuestro poder y es eso lo que nos puede lleva a hacer magia con nuestras vidas. Esto es parte de lo que practicaremos en el Ritual de este 21 de junio por la tarde… Y ahora que preparamos los detalles frente al estufa, todo cobra aún más sentido, pues Mercurio (mente y comunicación) y Neptuno (imaginación y compasión) están en su fase retrógrada: no podemos usar ni la racionalidad ni la fantasía a destajo. Tenemos que estar aquí, aterrizados. Es desde aquí -desde el campo de acción de cada uno- que podemos volver a soñar, no con castillos en el aire como en la era pisciana que se cierra cada vez más, sino con construcciones sólidas desde el corazón en este tiempo acuariano…

Y, como el público lo pidió, dejo una canción al final, que entonaremos el sábado y también todos los detalles del Ritual. Nos vemos este sábado 21 a las 5 de la tarde, son todos bienvenidos: los amantes del invierno y aquellos que preferirían no conocerlo; todos estamos llamados a sentir los latidos verdaderos del corazón. Ya nos encontramos y gracias a todos los pasajeros blogueros  y al equipo con que hacemos real esta celebración!

Acá los datos ritualeros:

CUÁNDO?: Sábado 21 de junio, de 17 a 19:30  hrs. Se ruega llegar al menos 15 minutos antes para dejar la comida y comenzar puntuales. Si viene atrasado, llegue cuando pueda no más, pero la idea es empezar a la hora.

DÓNDE?: Anfiteatro de: MANUEL MONTT # 101 esquina Nueva Providencia, metro Manuel Montt. Sabrá que hay muchas formas de llegar y estacionar muy cerca, ¿si?

CUÁNTO?: La adhesión es voluntaria y es de sólo $1000 + estos 3 ingredientes que todos traemos:  primero, ALGO COMESTIBLE y/o BEBESTIBLE (cosas más integrales; evitemos golosinas, galletas dulces y bebidas cola, por fa; use su creatividad!) para compartir en la pausa y al final. Segundo, SU PROPIO COJIN. Tercero, SU PROPIO VASO (queremos cuidar nuestro espacio cotidiano). 

MÁS DUDAS, PREGUNTAS, DESAHOGOS? Escriba a nuevaji@gmail.com, o llame ya, al: 6. 340 70 49 /  9. 084 20 67.

… Y la canción: