ENCUENTROS PARA DISFRUTAR EL 2022 (Charla y Talleres)

Aunque este año ya se asoma movido e intenso, con varios desafíos personales y colectivos, también es un espacio que activa nuestro poder creador y esto significa un gran regalo. 2022 es un año singular donde las sorpresas estarán presentes, la incertidumbre será el condimento principal y en el que nuestro corazón, sin duda, puede brillar aún más.

Energía 2022

Caminos y Energías de 2022

Por eso, si usted siente optimismo ante el 2022 está muy invitado a nuestra CHARLA DE PREDICCIONES ASTROLÓGICAS, titulada «Caminos y energías que nos regala 2022, año de gran activación», el domingo 30 de enero a las 11 am de Chile. Y si ya no cree en nada, también lo esperamos. Si le encantan las predicciones, tendrá alfombra roja en nuestro evento. Si las odia, igual puede venir, acá no discriminamos. Si tiene muchos signos de interrogación en su cabeza y/o perdió el rumbo, por supuesto que lo esperamos. Y si necesita algunas pistas, guías y empuje para este intenso año, ¡este es su lugar!

Al final de esta nota les dejamos los datos. Recuerde que tiene que enviar un CORREO para inscribirse. Están todos invitados porque no se requieren conocimientos previos, sino solo una cuota de curiosidad, conexión interior y disposición para hacer cambios personales en un año vertiginoso.

¡Pero eso no es todo! Para estudiantes de Astrología o astrólogos principiantes, tenemos un TALLER DE INTERPRETACIÓN: Cómo leer una carta astral sin estresarse en el intento. Tendrá tres sesiones, partimos el 19 de enero a las 19 hrs, puede ser en directo o grabado y toda la info está aquí: https://www.astroalmica.com/product/taller-de-interpretacion/ Y también, en formato grabado, está disponible el Taller «Casa 12: Sus misterios y regalos». Acá: https://www.astroalmica.com/product/casa-12-sus-misterios-y-regalos/

Dicho esto, aquí está la información de la CHARLA: PREDICCIONES ASTROLÓGICAS: CAMINOS Y ENERGÍAS QUE NOS REGALA EL 2022

Abordaremos la energía del año en torno a oportunidades, desafíos, el tono del ciclo, qué actitudes tomar y cuáles soltar. También los meses que se destacan por aperturas o cierres y, al final de la charla, una mirada a los doce signos del zodíaco. La cita tendrá una breve pausa de intermedio y finalizará con una conexión para impulsar nuestros deseos del año.

*CUÁNDO: Domingo 30 de enero, a las 11 am Chile. Dos horas + una pausa de 10 min. 

*CUÁNTO: Valor $20 mil ó 23 USD. 

*CÓMO: Inscripciones en el CORREO astroalmica@gmail.com (transferencia o Paypal). También se puede adquirir la grabación en video posterior a la charla. Consultas al +56 9 389 55301

*DÓNDE: Vía Zoom, desde cualquier lugar de este acontecido planeta

*QUIÉN: Astróloga Jimena Zúñiga. Creadora de Astroálmica y de este ilustre blog Condestinoa.com. 

UN GRAN ABRAZO, MUCHA CONSCIENCIA Y SONRISAS PARA ESTE AÑO.

¡LOS ESPERAMOS!

AÑO NUEVO, ¿VIDA NUEVA?

Je. Ojalá fuera así, como un chasquido de dedos. Pero nuestra mente es bastante más compleja y ‘pegada’ como para llegar y soltar sus mecanismos. Aunque como es poderosa, si los humanos realmente la domesticáramos podríamos hacer cambios y generar realidad en períodos mucho más cortos. Al final de esta nota volveré con esto.

En esta cena de noche vieja y de año nuevo, al menos en nuestra mesa, sí pusimos énfasis en no revolver ni traer temas antiguos o negativos (cada uno tiene sus fijaciones) y en no comentar nada respecto al par de ‘monotemas’ de los medios de comunicación de los últimos dos años, lo cual sacó más de una carcajada y un «ya fue, ya está, adiós, bastaaa». Intentamos no hablar desde el pesimismo o la rabia. Así que nos dedicamos bastante a reírnos, a reflexionar sobre el camino andado, a brindar por nuestros deseos, a agradecer por todo y conversar de nuestros planes próximos. También (la esperanza es lo último que se pierde, jajaja) salimos a dar una vuelta a la manzana con nuestras maletas y nos encontramos con vecinos que comparten esa tradición para atraer viajes en el año que se inicia. En intencionar no hay engaño. Ja. Fue lindo reírnos, saludarnos, compartir.

year-6887764_1920

De lo que más me gustó de estas fiestas y las distintas celebraciones entre familia y amigos durante las dos a tres últimas semanas, es que nadie estaba en miedo. Nadie de mi círculo (que es bastante variado) está en esa energía; digo, parados desde ahí. Lo cual es un lujo que valoro mucho.

No digo que no lo sintamos o que no aparezca a la vuelta de la esquina. Me refiero a que no lo fomentamos. Yo misma tengo mis temores en ciertas áreas y en cuanto me sorprendo, me tiro las orejas (a mi mente, obvio), intento soltar (no siempre me resulta) y sigo. E igual estoy con gran entusiasmo en otros proyectos que se asoman en unos meses. Más allá de la agitación y –aparente– precariedad mundial, estas semanas no me encontré con gente que esté en negatividad, o creyéndole a cifras y discursos alarmistas, o que esté asustada por lo que viene. Sentí que estamos más grandes y en mayor conexión con nosotros mismos. Que muchos no están mirando afuera: ni qué dice la prensa, ni las «autoridades» (últimamente me da mucha risa esta palabra/concepto) o instituciones; tampoco qué está haciendo el resto. ¡Qué buen ejercicio esto último! Ni tomando medidas porque todo se puede poner peor, pensamiento que se transforma en una profecía auto-cumplida.

Al contrario, me encuentro con gente alegre, que nos reímos mucho de la actualidad, que vemos más allá de lo aparente, que seguimos construyendo y materializando nuestros sueños, que vamos de a poco pero vamos, que estamos alejados de la crítica y la denostación de los demás. Que estamos cansados, a ratos hartos, que hemos vivido dolores importantes también, pero que cada vez estamos más conectados al corazón, disfrutando lo simple: sabores, caminatas, abrazos, la plaza con un helado y buena conversación, atardeceres, dar y recibir amor, la fruta sabrosa del verano, la sombra de los árboles, la brisa, invitaciones, un café, una lectura o película agradable…

Esto, disfrutar de lo simple, será crucial en 2022 cuando el nodo norte se mueva hacia Tauro, que tiene todo que ver con la tierra y sus frutos. Ya hablaremos en otro post sobre eso.

Por ahora y a propósito de lo mismo, les dejo la conversación que tuvimos por Instagram (donde estoy como @astroalmica) con la terapeuta María Eugenia Wolozyn, sobre las lecciones 2021 y los regalos del inicio de 2022, aquí. Y también este último post en torno a qué nos pregunta y activa la retrogradación de Venus que, si bien dura solo enero, se hará sentir hasta comienzos de marzo. Pueden leerlo acá.

Entonces, en este inicio de año ¿podemos reiniciar nuestra magnífica Vida? … Claro que sí, en especial si ponemos atención a qué pensamos y decimos. Y esto es un camino constante que aporta gran crecimiento. Por eso, nos propongo tres días seguidos de mucha consciencia a nuestra corriente de pensamientos: qué respondemos, qué frases repetimos, qué creencias tenemos arraigadas, cómo reaccionamos. Son los últimos días del nodo norte en Géminis, después de un año y medio de viaje por este signo, donde nos invitó a alivianar nuestro pensamiento, a comunicarnos con más apertura, valorar a los pares (amigos, compañeros, hermanos, vecinos), generar ideas más flexibles e ingeniosas en vez de quedarnos en viejos ladrillos. Por eso, puede ser un buen ejercicio observar cuánta crítica, juicio, queja, miedo, estrés; emitimos. Cuánta energía le damos a pensamientos de odio, resentimiento, pesimismo. Tres días para darnos cuenta, soltarlos, reírnos y cambiarlos constantemente.

Y si nos va bien con la práctica, ojalá sigamos aplicando la observación y el cambio. Así también, en este inicio de año, con mucha energía taurina y capricorniana (ambos signos de tierra) que nos anima a concretar planes podemos dirigir nuestras ideas hacia lo que sí deseamos materializar en vez de darle poder a creencias de otros, a lo que dice el sistema, a todos los «no» que hay en nuestro clan y en nuestra cabeza, a reírnos del pequeño gruñón que llevamos dentro.

plant-4036131_1920

Son días muy propicios para enfocarnos, sembrar deseos y cosecharlos con fluidez. Sin obsesión. Juguemos. Sí, por jugar: ¿Qué deseamos de corazón para nuestros caminos? ¿Qué queremos vivenciar sí o sí?, ¿Qué nos haría sonreír este 2022? Ya pues. A pensarlo, imaginarlo, dibujarlo, sentirlo y mantenerlo en positivo en nuestra mente y corazón. Como un juego divertido, sin apego, sin hacer caso a todo (incluidos nosotros mismos) lo que nos quiera boicotear. A ver cómo nos va con nuestra magia personal.

¡FELIZ 2022! AÑO DE GRANDES SORPRESAS. AÑO PARA SENTIR Y PRACTICAR NUESTRO PODER PERSONAL E IRRADIARLO. AÑO PARA CONCRETAR. ¡AHÍ VAMOS! ¡FELICIDADES! ¡Y GRACIAS POR ESTAR EN ESTE VIAJE TAN INCIERTO Y LLENO DE BELLEZA!

¡HASTA PRONTO!

Mucho Amor en estos días

Aunque a ratos este año fue muy agobiante y, en mis conversaciones caminadas, varias veces le reclamé a mi alma e hice más de una pataleta, no hubo día en que no agradeciera… Todo. Esta experiencia tan desafiante en medio de tantos absurdos y abusos, la naturaleza sosteniendo todo, nuestro poder, los afectos, la risa (mi gran compañera), el talento de los memes que me hacían el día, nuestra creatividad, las señales, los sueños materializados, tanta ayuda y sincronías, el Amor, la Vida, nuestros oficios, todo el crecimiento personal y colectivo, la humanidad cada día despertando un poco más y cada uno de nosotros ocupando un lugar en este presente que tanta consciencia está pulsando. Gracias.

¡FELICES FIESTAS!

Y ahora que estamos en cierres de ciclos y estrenando la fuerza del reciente solsticio que nos reconecta con el poder del Sol, creador de Vida; volvemos a tomar energía para despedir este año con Amor y Humor.

Que sigamos sonriendo, que sigamos escuchando nuestra voz interior. Que nuestra alma y las estrellas nos guíen.

Que el gran espíritu que somos nos permita ver y sentir Amor en todos los seres. En cada paso. En cada experiencia que, como grandiosos seres humanos que somos, abramos para disfrutar y aprender en esta bellísima Tierra.

Y aunque ya pasó el 25 de diciembre, nunca es tarde… Desde un presente planetario inigualable donde lo nuevo puja puja frente a lo antiguo, que tanto nos está enseñando en distintas esferas de Vida, con muchas sonrisas, agradecimiento y Amor, les deseamos FELICES FIESTAS.

Que la mejor luz nos guíe: esa que está en nuestro poderoso corazón.

¡UN GRAN ABRAZO! ❤ De parte del equipo Astroálmica que conformamos con Paulina Beltrán, asistente oficial, más conocida como AstroPauli. Abrazos a todos los ilustres lectores de este blog, a los grandes amigos-familia colaboradores de nuestro trabajo y caminos, a nuestros bellos alumnos-amigos y a todos los que silenciosamente apoyan y hacen circular esta energía. Gracias.

PD: Y una invitación! Mañana lunes 27 de diciembre a las 21 hrs de Chile, estaremos conversando por Instagram sobre este cierre de 2021 y un poco de 2022. Aquí.

¿Nos escucharemos de verdad?

Atrás de mi mesa, en un café de Providencia, figuran un panameño que le enseña español a un gringo. Es divertido escucharlos. Hasta yo aprendo algo, you know; ja. “Nadie sabe para quién trabaja”, ¿verdad? E igual la conversa se pone más interesante cuando hablan de discriminación; vaya tema por estos tiempos de “pasaportes o pases x”. Pero para qué le vamos a dar más fuerza a lo absurdo y abusivo. Mejor sigo con otros temas.

Volví a Santiago hace un par de semanas, después de varios meses en el sur de Chile, en mi amado Puerto Varas, donde me fui a vivir hace un rato. Vine a cerrar y abrir proyectos. De algunos de éstos ya tendrán noticias, en estos tiempos tan intensos e inciertos, ¿no?

Y quizá eso mismo (que no ha sido poco), la vorágine de hechos que nos tiene a todos cansados, los movimientos personales, mis talleres de astrología que significan gran trabajo y alegría al mismo tiempo, sumado a que me declaro completamente afuera de todo discurso oficial de lo que venimos viviendo desde 2020 hasta acá, hicieron que dejara un tanto –o muy– botado este noble blog, que tan fiel compañero –para otros y para mí–  ha sido. Qué ingrata yo. Me toca ofrecerle disculpas por alejarme y no considerarlo en tantos meses. Sincrónicamente, ayer una lectora y consultante de carta astral, me dice lo mismo: que hace meses no escribo. Justo cuando yo pensaba retomarlo hoy. Gracias por el recordatorio.

Entonces, para que este ilustre blog retome Vida, acá estoy.

Varios de mis amigos de acá y del sur creían que no quería volver a Santiago, que no me va a gustar ahora estar acá. Solo mi hermana, en la bienvenida y pensando en los reencuentros que vienen, me dice: ¿Estás feliz, cierto? Y yo con mi ironía de siempre le dije: ¡Nooo, me quiero devolver a mi reinooo; ahora! Ante lo cual ambas lanzamos carcajadas.

Digo reino porque, como algunos ilustres lectores de este blog saben, yo no vivo en casas ni en departamentos, sino que habito en palacios (cada uno con sus metáforas que crean realidad). Y ahora, como estoy más alejada de la comarca capitalina, tengo un palacio en mi reino sureño. Así que si algún otro santiaguino (¡está lleno!) se atreve a ir a Puerto Varas, primero sería apropiado que me avisara para entregarle las indicaciones de buen comportamiento, donde lo primero sería pedirle permiso al lago, a los volcanes y bosques. Mínimo.

Pero de vuelta en Santiago sigo feliz. Lo estaba allá y también acá. Amo los árboles añosos entre Providencia y Ñuñoa, tan verdes en este tiempo, las caminatas y la vitalidad de ciertos rincones. Los primeros días estuve muy concentrada en terminar uno de mis proyectos, pero hace un par de días salí feliz a encontrarme con amigos, compartir, abrazarnos y reírnos con ganas (hay mucho de qué reír ante la actualidad; bueno, para quienes decidimos no pararnos desde el miedo). Pero más allá del presente, reírnos de anécdotas y de nosotros mismos. También celebrar varios logros muy emocionantes, entre toda esta incertidumbre.

Así es, como lo señalé en este blog hace un par de años casi, “Cuando nada es seguro, todo es posible”. Es muy bello ver cómo muchos –en medio del caos, del miedo y freno colectivo, de una cantidad de opresiones y sinsentidos– decidimos escuchar a nuestro corazón y atrevernos a dar a luz nuestros llamados del alma.

No somos pocos los que nos cambiamos de ciudad, los que apostaron por otro espacio más agradable (muchos se cambiaron a palacios muy lindos, he ido ya a visitar más de un puñado en este último año, o amigos me envían sus fotos desde otros países con mucha alegría y tengo unas invitaciones pendientes con los brindis correspondientes), los que se atrevieron a usar su creatividad o a aprender eso que hace rato los llamaba, los que dejaron sus empleos fríos o esclavizantes, los que soltaron relaciones tóxicas, los que sintieron la necesidad de estar cerca de sus afectos, los que reconectaron con lo que de verdad era importante para ellos.

Qué belleza. Qué alegría. Qué reconfortante es escucharnos y hacernos caso.

Por eso retomo este blog. Porque es el gran, gran, momento de detenernos a sentir qué deseamos de corazón. Qué nos sopla –o nos grita– el alma. Qué guías nos da nuestro espíritu. No es tiempo de distraernos en temas de actualidad o política –me sale un bostezo de solo pensarlos– que buscan eso: distraernos, dividirnos y dejarnos –para variar– en inseguridades varias. Pero por supuesto que muchos lo harán y también es un camino.

Así que, después de eclipses que marcan finales, a la espera de movimientos planetarios que seguirán enfrentando lo antiguo y lo nuevo, lo rígido versus lo abierto, de un ciclo inusitado que comenzó en marzo 2020 y que concluye (una parte) a fines de marzo 2022 –¡aguante!–, no importa demasiado lo que pase afuera.

Desde mi mirada, lo primordial es que nos escuchemos interiormente. Es que sintamos nuestros latidos. Y desde éstos comencemos a generar una Vida que nos haga sonreír cada día más.

Así es. Así sea. Así será. Gracias por la espera, querido blog y lectores. Gracias por la valentía de estar vivos en estos tiempos. Aquí seguimos y vamos de nuevo, desde nuestro corazón.

EQUINOCCIO 2021: Conectamos con el nuevo amanecer (Invitación 20 marzo)

nature-3362956_1920El Sol manda a decir que no le importa si nosotros actualmente estamos en drama, en luchas (¡qué antiguo!), en divisiones eternas de nuestra mente, en miedo (¿qué es eso?, se pregunta el propio Sol), en cansancio, en alegría, en  goce, en neutralidad, en manipulaciones, en evasión, en violencia, en rencor, en angustia, en agradecimiento, en rechazos, en paz, en dulzura, en consciencia, en juicios, en diversión, en búsqueda, en Amor, en conexión… No le importa nada de esto porque él no discrimina a nadie ni se enrolla y tiene «LuzVida» para todos, en especial este sábado 20 de marzo cuando llega al punto cero de Aries y por lo tanto celebramos en nuestro Sur el equinoccio de otoño, el inicio del año solar, del año astrológico.  Así que, sea como sea, estamos de fiesta.

Es un momento semilla poderoso, donde activamos nuestra luz y abrirnos los caminos del año. Por eso los invitamos a una Meditación online para conectar con este espacio de gestación, sembrar nuestras intenciones del año, conectar con el inquietante y grandioso presente planetario, donde la verdad de cada uno y de todo lo que nos rodea aflora con fuerza para que construyamos en coherencia a ésta. Es decir: para que nos escuchemos, nos hagamos caso y nos paremos desde lo que sí nos hace sentido y nos representa.

Entonces, el sábado 20 de marzo a las 10:00 am (Chile) honraremos al Sol y a nosotros mismos por la valentía de estar en este planeta ahora, en un momento tan crucial. Celebraremos el equinoccio con una meditación online gratuita vía Zoom. A continuación les dejamos los datos y los invitamos a participar desde donde estén, por supuesto también a quienes vivan en el Norte recibiendo a la primavera (ya saben, el Sol no divide). Un gran abrazo de cierre de etapa y nos vemos en la Meditación.

Tema: MEDITACIÓN EQUINOCCIO
Hora: 20 mar. 2021  /  10:00 AM Santiago

Unirse a la reunión Zoom, LINK : 
https://us02web.zoom.us/j/82451108624?pwd=N0hLMm9QRFU2RVpaRUs5c2dqU24wZz09

ID de reunión: 824 5110 8624
Código de acceso: feliz2021

‘AVISOS CÓSMICOS’: Talleres, Meditación Abierta y Más

Ilustres lectores, antes de comenzar esta nota y contarles parte de la agenda de estos meses en Astroálmica, dejo acá una breve «Encuesta Cósmica» para que respondamos internamente y así le tomamos el pulso a la Vida en este nuevo tiempo:

EN ESCALA DE 1 A 11 (Porque solo hasta el 10 ya no nos da), POR FAVOR CONTESTEMOS CON HONESTIDAD:

  1. ¿Cuál es su nivel de cansancio con el planeta actual?
  2. ¿Cuántas ganas tiene de tomarse vacaciones de este planeta y de su realidad 2021?
  3. ¿Cuánto amor siente por su Vida pese a todo el contexto presente?
  4. ¿Cuánto valora y/o extraña eso que perdimos (entregamos) tan fácilmente hace un año, eso que ya hasta parece un espejismo a ratos: Nuestra Libertad?
  5. ¿Cuánto le cree a la información de los medios de comunicación oficiales?
  6. ¿Qué nivel de miedo o de angustia tiene ante el futuro?
  7. ¿Cuántas veces se ríe en el día de este presente, de la actualidad?
  8. ¿Cuán absurdo le parece este presente?
  9. ¿Cuánta conexión tiene (conteste por separado, por favor) con: la naturaleza, las artes, las personas, los animales?
  10. ¿Cuántas veces en una semana se pregunta qué está haciendo acá o en qué minuto se le ocurrió estar vivo para 2020 y 2021?
  11. ¿Cuánto agradece a sus espacios actuales: su habitación, su casa, su oficina, la tierra, el cielo, las aguas, su cuerpo, su corazón?
  12. ¿Cuánto aporta usted (con sus pensamientos, palabras y acciones) a que su pequeño mundo sea un espacio más luminoso, más amable?
  13. ¿Qué nivel de tensa calma, de olla a presión a punto de comenzar a pitar, siente en el ambiente?
  14. ¿Cómo evalúa su grado de valentía por estar vivo aquí y ahora para atravesar estos años?
  15. ¿Cuánto le gustan y agradece las nuevas experiencias de este planeta en transición en el que estamos? … Pregunta extra: ¿Qué es lo que más le gusta y valora de todo esto?

¡MUCHAS GRACIAS POR RESPONDER!

Ahora respiremos y sigamos instalándonos en este nuevo escenario (en obras) que es parte del amanecer galáctico que atravesamos. Claro que antes que amanezca hay mucha oscuridad y estamos dormidos  –qué les puedo decir–, pero el despertar se encuentra a unos minutos. Amén… Estamos en el canal de parto junto nuestra amada Tierra, así que al menos contamos con su incondicional compañía y estamos todos en nuestros propios amaneceres.

Algunas de las herramientas que pueden asistirnos y guiarnos en estos tiempos tan extraños, tan locos, tan bellos también, tan enigmáticos y poderosos… Son la conexión con nosotros mismos, por lo tanto con el alma y la Vida en sí misma (para lo cual se requiere, entre otras cosas, dosificar la adicción a la pantalla); la propia naturaleza con todo su poder sanador, diversas herramientas de autoconocimiento, las artes, trabajar el cuerpo, las terapias.

… Y cuando me preguntan para qué aprender astrología. Siempre siento que es para pasarlo mejor en esta Vida. Porque una de las cosas que abre en nosotros este conocimiento energético que se pierde en el origen de los tiempos y que atraviesa a cantidad de culturas, es la ACEPTACIÓN, que viene precedida de la Comprensión.

Cuando nos sumergimos en el lenguaje astrológico entramos a uno de los mejores regalos de la Vida: nosotros mismos con toda nuestra riqueza y complejidades; se activa un ‘super poder’ llamado autoconocimiento, que es un viaje infinito y sin retorno porque mientras estemos vivos nunca dejaremos de crecer y de sorprendernos. Con la astrología podremos no sólo comprender nuestras dinámicas e historia personal, sino también cómo conectar mejor con nuestros dones, con los caminos que nuestra alma eligió, con nuestros potenciales y también con ese amanecer o devenir porque los humanos siempre queremos tener guía para lo que viene.

Desde este propósito: Comprender los propósitos de nuestra alma ante determinadas vivencias, talentos, desafíos u obstáculos, vínculos; que nos revelan la belleza perfecta de esta Vida; enseño y sigo aprendiendo Astrología. Porque esa Comprensión lleva a una Aceptación de nosotros mismos y de los demás con sus propias energías, por lo tanto se eleva nuestra Consciencia: dejamos de excluir, de rechazar, de juzgar y entramos poco a poco en que somos un Todo muy colorido, complejo, divertido, en constante conexión y evolución, que pulsa Amor más allá de cualquier dificultad que nos corresponda atravesar. 

Así que acá estamos con un nuevo calendario de Talleres Astrológicos Online que comienzan el 6 de abril por las tardes (Chile), que podrá verse en diferido también, aunque estar en las clases enriquece más el aprendizaje:

Partimos con el Taller para principianteshttps://condestinoa.wordpress.com/talleres-2021/ . Luego, desde mediados de abril, el 14, iniciamos el Taller para quienes ya conocen los conceptos básicos, por lo tanto, intermedio: https://condestinoa.wordpress.com/taller-2do-nivel-astro/ . Y el 15 de abril comienza el Taller avanzado: https://condestinoa.wordpress.com/taller-3-astrologia-avanzado/  Pueden hacer click en los enlaces o pedir más info en el correo: astroalmica@gmail.com .

Y como ya se inicia el nuevo año astrológico, momento en el cual muchos sentimos que realmente comienza el año, les contamos que realizaremos una MEDITACIÓN  DE EQUINOCCIO 2021, ONLINE, un encuentro gratuito el sábado 20 de marzo a las 10 am de Chile. Daremos la bienvenida al otoño, que nos propone nuevas conexiones. Por acá en unos días les pasaremos en link de Zoom. También por Instagram en @astroalmica.

Gracias a todos por responder la ‘encuesta’, por compartir esta info si así lo desean, pero por sobre todo Gracias por atravesar este presente tan valioso, por acompañarnos entre todos, y por abrir lo que su alma decidió venir a mostrar y experimentar en esta Vida tan bella, que nos recuerda a todos el Amor que somos. ❤

Hasta pronto!

¡FELIZ 2021… Con todo lo que implica!

Desde antes que terminara 2020 (no sé cómo logramos terminarlo, jajaja) me preguntaban por las Predicciones 2021. Y yo pensaba: Tranqui, que ya voy… Después decidí hacer un audio para todos (quizá haga un pasada signo por signo después), pero no me llegaba la energía. Al igual que muchos, el cansancio pudo más por bastante rato y no fue solo hasta que la Vida me dio una alegre e improvisada invitación a la playa, a Los Molles, en el centro-norte de Chile, por unos días, en que logré reconectarme, descansar y tomar la energía activadora del mar, de su sanadora brisa y del poderoso Sol.

Así que ahora sí, acá va un audio algo extenso, pero así no más salió. ¡Feliz 2021… Con todo lo que implica! Celebro nuestra osadía de estar aquí, en tiempos tan especiales, que nos desafían a crecer de verdad y a generar la Vida que sí queremos desde nuestro bello corazón.

PD: Un gran abrazo y en Instagram, en @astroalmica, además de memes (amo nuestro humor sobre el presente) estaré publicando más cosas y los talleres de astrología que vienen en abril.

ACÁ EL AUDIO:

21 diciembre: Portal a una Nueva Tierra

Este 21 de diciembre, además del solsticio, nos regala la esperada conjunción entre Saturno y Júpiter en Acuario. Podría ser un evento astrológico más. Pero para muchos es un gran símbolo del Nuevo Tiempo y la Nueva Tierra que estamos pariendo.

Aquí les comparto un audio para sintonizar un poco más con su energía y caminos.

Un gran abrazo, mucha flexibilidad y consciencia, desde la Nueva Humanidad que estamos dando a luz. ❤

 

Eclipse total de Sol: Poderoso Cierre

Hola… Acá les dejo un audio sobre el eclipse total de Sol que viviremos este lunes 14 de diciembre. Quedó un poco extenso, sagitariano, pero así salió. La semana que abre este eclipse es muy importante, ahí lo explico.

Un gran abrazo, mucha tranquilidad y conexión interior para vivirlo. Es tremenda oportunidad y puerta de cierre. ¡Feliz eclipse! ¡Feliz cierre de Era! ¡Feliz amanecer galáctico! ❤

¿Qué te hace feliz?

Últimamente (hace varios meses, la verdad) me despierto con una mezcla de risa y curiosidad: «¿Seguimos aquí?,  ¿aún estamos vivos?, ¿se habrá acabado todo ya?, ¿esto habrá reventado?». Después de abrir los ojos, respirar profundo, agradecer y sentir, me hago estas preguntas. Luego me río y digo «ok, aquí vamos de nuevo, planeta Tierra, jajaja», mientras me dispongo a levantarme y comenzar el día…

Y como -al igual que muchos- me paro desde otra realidad, lejos de discursos mediáticos que aturden, distorsionan, dividen, generan miedo y masa de población que deja de discernir y cree todo lo que se publica o se dice oficialmente; lo cual no me hace mejor ni peor que nadie, simplemente es una práctica instintiva de mucho tiempo, capaz de siempre; dejé de enterarme de todo lo relativo al famoso bicho y demás oscuridades que tanto nos han servido –entre otras cosas– para potenciar procesos de despertar y para reconectar con lo verdadero e importante para cada uno. Bueno, esto último igual es una decisión. Además de ser algo con lo cual no contaban los creadores de todo este tinglado disfrazado de bicho. No hay mal que por bien no venga, dice la sabiduría popular.  Muchas veces las peores condiciones, el dolor y la opresión, son el mejor terreno para abrirnos al lenguaje del alma, bajar el ego y comenzar a vivir de otra forma. Aunque, por supuesto, no tiene que ser el único factor para comenzar una Vida más conectada. La alegría y el agradecimiento también pueden serlo.

Y en medio de todo este plan para infundir miedo a los humanos, cuyo afán es el control y otras cosas, al cual confío, dado los tránsitos astrológicos (donde la potencia en Capricornio, signo de tierra, material, que rige la ambición, los temores a que vean nuestras fragilidades, la exigencia, el logro, las grandes corporaciones políticas, sociales y económicas, el patriarcado, el afán de hacer cosas importantes), le queda poco, pues este signo dejará de ser el protagonista hegemónico para abrirnos paso a energía más creativa poco a poco, con Acuario, Géminis y Tauro como vibraciones más presentes en 2021 (si es que llegamos allá, ja); se abre ante nosotros lo simple y lo circular. La base.

Tuve unas cuantas lecturas de carta astral las últimas semanas donde recordamos esto. Volver al origen, al goce de SER HUMANO. A la VIDA con su infinita generosidad y belleza puesta en cada detalle que, dados múltiples factores dejamos de apreciar. Parte intrínseca de este viaje de ser humanos es el goce de los sentidos, de la Vida en sí. Y si bien el practicar consciencia (lo que llaman camino espiritual) lo activa, no pocos se quedan en lo que defino como «vitrineo espiritual», es decir, quedarse en la mente, en la idea, en «qué lindo», pero sin practicar, sin hacerlo propio, hacerlo carne.

Ahora, en meses de mucho absurdo dando vueltas, de cambios planetarios notables, en un tiempo único para toda la humanidad para el cual nos preparamos por mucho tiempo y encarnaciones; en momentos donde la oscuridad de nuestro ego personal y colectivo tironea para que permanezcamos en el mundo antiguo… La nueva humanidad, como lo dije en estas Predicciones del 2020 puja por nacer y nos devuelve la conexión con la belleza que somos, presente en toda esta experiencia humana.

Por eso, mi pregunta ahora es: ¿Qué nos hace felices? Porque eso es una gran clave en este momento. Esa es la semilla para el nuevo tiempo. Eso es lo que ayudará a que, pese los dolores de parto en los que estamos, podamos sentir y saber que la Vida con todo su poder, amor infinito y belleza inconmensurable nos habita, nos atraviesa y nos acompaña incondicionalmente para ser lo que vinimos a ser: Seres poderosos en una Tierra prodigiosa.

Imagen de Beth Thomas en Pixabay

En estos momentos me hace feliz sentir y contemplar los árboles de verde vibrante, las nubes y el sol, la brisa, la lluvia, los arcoiris, el aroma del café, la risas de los niños jugando libres, la energía pura de la señora que me vende una mata de orégano y otra de hierba buena en la feria, caminar sin tiempo, sentir el silencio, ver la telenovela turca que tiene muy buen guión, reírme a carcajadas con el chat familiar, conversar con la chica de la tienda que igual que yo no cree nada de la ‘actualidad’ mundial, compartir con don Arístides que vende quesos de campo y que sí cree todo lo de la TV, cortar cilantro fresco para el almuerzo y la cena, el color turquesa en todas sus manifestaciones, la música,  escribir, iniciativas valientes como las de Virginia desde el sur de Chile y que se replican en todo el mundo, leer un libro de canalizaciones que está muy bueno, conversar de otros temas y reírnos de este presente con varios a quienes quiero, sentir el sol en la piel, un trozo de kuchen en el jardín, la risa de un chico en la tienda a quien asusto porque está con audífonos y no me vio entrar, el desayuno con café turco a media mañana, los colores y el aroma de la fruta de primavera, los abrazos, los gestos de amor, el éxito y la sanación de algunos cercanos, el atardecer, el guardia del supermercado a quien no le resulta tomarme la temperatura y le digo: es que soy extraterrestre, no marco nada –mientras me mira con ojos extrañados cuando sigue no resultándole la medición y ambos nos reímos mientras él mueve la cabeza y me deja pasar en medio de bromas…

Muchas veces respiro, cierro los ojos ante estos tesoros y me siento más que feliz. Porque esto somos: Amor, naturaleza, risa, sabores, aromas, colores, gestos, ingenio, conversaciones, instantes, dulzura, miedos, preguntas, vibración, juego, sencillez, compartir, creatividad, poder… Luz. Apreciarlo nos ayudará a sembrar y cosechar el Nuevo Tiempo en vez de perpetuar el antiguo que –enhorabuena– despedimos, con todo lo que nos regaló y enseñó… Y a ti, ¿Qué te hace feliz?