Noticias de octubre y noviembre

Si sobrevivimos a los eclipses que se asoman en 25 de octubre en Escorpio y el 8 de noviembre en Tauro, cuya tensión ya comenzó a sentirse, entonces estos avisos en la agenda de Astroálmica pueden servir de algo.

En este tiempo hay mucha agitación en lo cotidiano, como compartí en algunas conversaciones y en la Charla sobre este 2022, estos últimos meses traen una aceleración con Marte (acción, rabias, osadía, conflictos, uniformados, guerras, jóvenes, deporte) en Géminis (nuestra mente, medios de comunicación y de transporte, estudiantes, sistema educacional, comercio, temas limítrofes, ideas, mundo editorial). Y también los eclipses nos ponen frente a temas que soltar, por tanto a practicar el bendito desapego.

Por supuesto, lo económico puede desmoronarse y más de algún hecho explosivo (cuidado con las ya poco creativas cortinas de humo que teje el poder) en Europa, probablemente. También los volcanes seguirán purgando.

Pero en medio de todo esto lo humano despierta cada vez más y se activan colectivamente la valoración de lo simple, la belleza de este planeta y de nosotros mismos, el deseo de hacer un camino propio, la certeza de estar atravesando una gran crisis que nos lleva a una versión más pura y conectada de nosotros mismos, el desatender discursos de miedo que el sistema insiste en promover… Es muy poderoso este ciclo iniciado en 2018 y se pondrá más sabroso en los próximos dos años…

Jimena

De esto y más, conversaremos en este encuentro en el Festival de Autores de Santiago, este sábado 22 de octubre a las 15 hrs, en el Centro Cultural de Las Condes (Av. Apoquindo 6570). Es una Charla abierta, gratuita, a propósito de Mensajes del alma, libro oráculo para transitar la incertidumbre. Acá les dejamos más info: CHARLA. Y les recordamos que habrá firma de Libros; también nutritivos espacios durante esa tarde, con el libro de Silvia Selowsky y el del doctor Ricardo Soto.

Y porque este tiempo nos requiere mucho más conectados a nuestro corazón verdadero donde reside el alma, con más información y poder sobre eso que somos y aquello que no somos para que el Amor que portamos, que es nuestra esencia, brille… En noviembre comenzamos el Taller: CULTIVAR AUTOESTIMA, UNO DE NUESTROS PODERES. Desde el miércoles 2 de noviembre por cuatro semanas, online vía Zoom (igual se puede ver en diferido porque quedará grabado). Acá están los detalles para inscribirse: TALLER AUTOESTIMA. Es un viaje de reencuentro, sanación y activación del ser grandioso que somos, aunque no hayamos tenido un comienzo o desarrollo en esta Tierra tan amable o luminoso. Siempre es tiempo de transformarnos. ¡Los esperamos!

Y antes de despedir esta nota, les dejamos acá abajo esta conversación con Edgardo Vogel en su canal MCA, donde compartimos miradas de este presente, de la consciencia y de nuestra esencia… Entre otras cosas.

¡Un gran abrazo! ❤ Paciencia y disfrute de este tiempo, que nos requiere flexibles, observadores y alegres… 😉

¡CHILE ESTÁ DE CUMPLEAÑOS!

landscape-1591799_1920

Amo a Chile. Amo a Sudamérica. Amo a nuestra América completa. (También amo a Turquía, pero esa es otra historia de muchas vidas).

Estoy muy sensible estos días. Estamos, parece. No de tristeza. De sensibilidad no más. Muchos cercanos hemos revivido heridas y, al tiempo que las vimos y las sentimos calar hondo, pudimos actuar distinto y comenzar otra fase de sanación. Qué bello es crecer y comenzar a usar nuestro poder en vez de quedarnos en la víctima, que es tan tentadora, por lo demás.

Hay heridas de rechazo, de abandono, de no ser vistos, de burla o violencia, de traición, de humillación. De abuso… Esto de venir a planeta Tierra (como digo en el libro Mensajes del alma) es una aventura de tanta valentía y riqueza, que debiéramos honrarnos cada día por estar aquí y ahora. ¡Qué aguante el nuestro!

CHILE Sur

Y a unos pocos millones se nos ocurrió encarnar o vivir en Chile. Je. En esta tierra profunda, tímida, miedosa, creativa, pensativa, desconfiada, cariñosa, fría, ingeniosa, ordenada, sobria, curiosa, exagerada, ideologizada, exigente, indirecta, secretamente cálida, con baja autoestima (snif), sanadora, ¡sumisa!, chispeante, mágica, noble, precaria, tenaz…

A mí no me gustan las banderas, ninguna. No les creo. No le creo a casi nada del sistema (menos a que existan las izquierdas y las derechas, jajaja; vaya manipulación del poder para dividirnos y mantener cautiva parte de lo más preciado en nosotros: nuestra energía mental y emocional, de la cual se surte, el sistema, digo).

Pero más allá de esto (que es mi mirada, por tanto da lo mismo, lo importante es aquello con lo que cada uno sintoniza, no el resto) es lindo celebrar un nuevo ciclo.

Y al hacerlo podemos detenernos a honrar. A agradecer. A valorar lo andado. A sentir cómo estamos en todos los sentidos. Y en qué estamos. 

Este rincón de Sudamérica, nuestra tierra llamada Chile cumple un nuevo año el 18 de septiembre. Y nosotros con ella.

Sigue leyendo

Poderosa Fragilidad

El año pasado, cuando escribía Mensajes del alma, desde el sur de Chile, cada pasaje comenzaba a manifestarse previamente. Cada carta me hablaba antes y durante el proceso de relatar de qué se trataba “Retomamos nuestro poder”, o “Chao culpas, ahora a ocuparnos”, “Somos naturaleza” y tantas más, con su respectivo mensaje oracular.

Fue un tiempo muy mágico, exigente y bello a la vez. Escribía desde distintos cafés, desde mi casa mirando el cielo y los árboles con el lago y los techos sureños de fondo, a veces desde la cocina con calor de hogar.

Y, claro, cuando llegué a la carta “La fragilidad” (en rigor, un día antes de comenzar a escribirla), me enfermé. Buuu. Encima eran días de fiesta. Y yo con dolor en el cuerpo, la cabeza abombada, resfrío fuerte y unos días más tarde, vértigo. Nooo, qué lindo cóctel, pensé. Y ahí me quedé, hablando con mi cuerpo y su energía. Aceptando. Agradeciendo. Deteniéndome obligadamente después de meses de gran actividad. Sorprendiéndome cuando vi que la Carta que venía para escribir era precisamente eso: La fragilidad. Todo tuvo más sentido aún.

Y hoy, en agosto 2022, esta chica, la Fragilidad nos ha visitado a varios, ¡Auch! …Estoy muy conmovida. He botado lágrimas, angustias, tristezas y también tuve una cuota de enfermedad. Y me ha correspondido el honor y la belleza de acompañar a varios en sus caminos de reapertura de heridas que nos hacen sentir frágiles. Mas no débiles. Eso es importante de considerar.

Por estas semanas, muchos de mis entrañables amigos, varios consultantes, y yo misma, atravesamos momentos, situaciones, que evocan antiguas experiencias que tenemos muy marcadas: abandonos, rechazos, desolación, ‘injusticias’, miedos, pérdidas, decepciones… Y aunque viejas heridas se reabren, ahora es un tiempo distinto.

A veces bromeo diciendo que si vuelvo a encarnar en la Tierra (lo dudo, sé que esta es la última), por fa, quiero llegar de 30 años. Mínimo. Sí, saltémonos infancia y adolescencia, mucho lío, dolor e indefensión, mucho desafío que vivir y ¡sin herramientas! No, yo paso. Qué agote y qué angustiante también. No digo que no hubiese momentos bellos, dulces, solo que en muchos casos pasamos por varias pruebas que dejaron huellas no menores.

Ahora, esas mismas marcas nos llevaron al autoconocimiento, las terapias, la sanación, el encuentro con nosotros, la comprensión de lo humano, el despertar, el poder interno, el Amor a la Vida, la sabiduría también… Con lo doloroso y con lo alegre vinimos a construir. No se excluyen las experiencias acá en la Tierra… Aunque, como explico en “Mensajes del alma” no necesitamos de lo denso para conectar con lo luminoso, ojo! (Para más detalles, lea ese magnífico libro oráculo, ilustre pasajero de este blog! jaja)

Y desde mi amado Puerto Varas, en días de lluvia, frío y sol, en medio de bellos arcoíris, camino y siento el dolor de muchos en mi corazón. Queridos amigos viviendo duelos, enfermedades, decepciones con sus trabajos o con vínculos, desafíos para ponerse de pie y recomenzar, angustias por lo económico, vacío, tremendo cansancio ante la Vida actual, inadecuación… Experimentando fragilidades.

Ha sido desafiante. Ha sido cansador. Ha sido doloroso… Y ha sido bello.

Con mis cercanos ha sido también un tiempo de mucho Amor y apoyo mutuo. De gran contención, esa capacidad humana de escuchar y empatizar que a los “sin alma” (ya explicaré esto en algún momento) no les sale porque es parte intrínseca de lo humano, el conectar con otros, digo.

Sí, son días muy intensos. Con muchos espejos en el camino. Con la posibilidad de mirarnos profundamente, también de sanar más capas del mismo tema y, sin duda, de pedir ayuda, lo cual es algo que a tantos nos toca aprender con reiteradas lecciones.

Y aquí vamos, recorriendo días de fragilidad y de poder. El corazón se ensancha ante el dolor (también ante la alegría) porque sabe que si nuestro ego se entrega a vivirlo, la luz amorosa que somos resplandece y el alma nos entrega nueva información y miradas. Por eso, ante la adversidad que puede levantarse estos meses será preciso detenernos a respirar para observarnos a nosotros mismos, desde ahí sentirnos, reconocer en qué emoción o energía estamos antes de reaccionar o tomar decisiones. Porque si decidimos ‘auto-abrazarnos’, darnos la mano a nosotros mismos, ante lo que sea, permitiendo tanto la fragilidad como el poder, la sanación y la comprensión de lo que estamos viviendo (que se revela poco a poco) comenzará a pulsar más fuerte para que realmente integremos ciertos temas pendientes, completemos etapas y recuperemos luz.

Aunque no lo parezca (en especial si se nos ocurre mirar noticias, ¡vaya hábito antiguo e insano!, pero cada uno con sus opciones) estamos más grandes y despiertos. Sí, estamos listos para activar la luz que somos, entregarnos con honor y amor a la fragilidad, con lo cual avanzaremos más poderosos y livianos por esta bella Vida. ¡Ahí vamos de nuevo! Nos acompañamos.

PD: A continuación, les dejo un calendario de actividades de estos días por si quieren participar o compartir. ¡Abrazo y Gracias por estar aquí!

  • Hoy martes 23 de agosto, Live por Instagram con Paola Araneda de Tiny ioga, Eco Yoga para niños, conversaremos a las 21 hrs de Chile, sobre Carta Astral Infantil.
  • Este jueves 25 de agosto, Live por Instagram con Aurora Campusano, terapeuta de Tapping, conversaremos sobre las claves que tiene Mensajes del alma, a las 20 hrs de Chile.
  • Este domingo 28 de agosto, a las 11 am de Chile, tenemos la Charla-Taller: CÓMO ACTIVAR NUESTRO PODER Y LIBERAR MIEDOS, Cuidar y potenciar nuestra energía en el ciclo actual. Toda la info para inscribirse AQUÍ.

MENSAJES DEL ALMA, Libro oráculo

 En honor a todos nosotros, que tuvimos la valentía de venir a la Vida en estos tiempos. Con agradecimiento a todas las enseñanzas que seguirán abriéndose. Y con amor hacia los padres nobles, generosos y chispeantes que mi alma escogió. 

Queridos e ilustres lectores de este humilde pero digno blog, les tengo una noticia muy noticiosa!…

Con gran emoción y agradecimiento a todas las experiencias de la Vida, con todos sus regalos y desafíos, les presento…. Mi primer libro, que además de ser un viaje por estos tiempos extraordinarios, apunta a comprender en qué momento estamos, conocernos más, y activar nuestro Poder para disfrutar más esta experiencia humana que hoy está ¡tan movida!

Sí, hoy lo damos a luz. ¡Ya está en librerías! Se titula: MENSAJES DEL ALMA, libro oráculo para transitar la incertidumbre.

MensajesDelAlma_Instagram

Y digo que lo damos a luz porque muchos de ustedes formaron parte como fieles lectores y amigos, otros sugiriéndolo desde hace años… Ustedes han estado presentes no solo en el proceso de gestar y publicar este libro oráculo, sino también en mi decisión álmica de tomarle el pulso a la sabia y bromista Vida, de aprender más y más de nosotros mismos para escuchar cada vez con mayor consciencia a nuestra esencia: esa alma y espíritu infinitos que somos y que vino a esta Tierra a jugar un juego que a ratos se hace pesado o incomprensible, pero que también posee inigualable belleza.

¿Es un libro? ¿O es un oráculo? ¡Es ambos! Mi energía geminiana (dual, versátil) así lo decidió. Se trata de un relato a través de pasajes que explican qué estamos dejando atrás, en qué estamos y qué ‘cartas’ tenemos para transitar este ciclo incierto que esconde muchos tesoros también

La editorial Urano (planeta innovador en astrología), quien me propuso escribirlo en la primavera 2020, dijo “me gusta” este formato. Entonces, durante 2021, desde mi amado Sur de Chile, en Puerto Varas, Frutillar, Puerto Montt, me puse a escribirlo y luego en Santiago edité los últimos detalles antes que Urano hiciera todo el trabajo final de diseño y edición.

Es un libro que pueden leer de principio a fin, con anécdotas, herramientas, prácticas, explicaciones. Son 36 pasajes, cartas, donde recorremos este tiempo y una vez leído queda como oráculo para dejar en el velador o mesa de luz, en el escritorio o llevar a viajes, porque podemos preguntarle qué hacer o qué quiere mostrarnos la Vida. Entonces, estas 36 cartas quedan como compañeras de camino porque traen un Mensaje del Oráculo para transitar estos tiempos intensos y agitados, aparentemente amenazantes, pero tan llenos de nueva luz que seguirá entrando en nosotros.

PORTADA COLOR IG

MENSAJES DEL ALMA, ya está en librerías de Chile y también en plataformas como Buscalibre internacional. También en Amabook.cl en formato digital.

Gracias a tod@s por tantas sonrisas y experiencias compartidas, por enseñarme tanto de la bondad humana y de nuestros procesos de crecimiento, por todo lo que me inspiró en la escritura y se plasma en los distintos capítulos de este libro oráculo escrito con Amor, Humor y Conexión.

Gracias por contenerme y enviarme energía en las últimas estaciones del camino antes de publicarlo, cuando la vibración colectiva está tan intensa.

Los invito a leerlo, a compartir sus impresiones por acá o en nuestras redes y a permitir que el Alma de cada uno guíe nuestros pasos.

¡Un gran, gran abrazo! ❤ Y pronto más noticias de Mensajes del Alma. Gracias 🙂 ❤

La osadía de vivir… Ahora

20220402_144951

En el sur de Chile cada día es una ‘aventura climática‘ en estas semanas de inicio de otoño. Ayer disfruté del sol mientras caminaba por una colina hasta llegar a trabajar en uno de mis cafés favoritos del pueblo, Mercado Local. Una vez ahí, luego de conversar con los dueños, una pareja muy simpática que disfrutan mucho lo que hacen y en ese rato están arreglando la terraza, me instalo para una reunión online. En eso estoy cuando cae lluvia suave, luego aparece el sol y más tarde llega el frío. Al irme vuelve la lluvia pero trae uno de mis regalos favoritos: aparece un arcoíris, mientras converso con una querida alumna del Taller de Astrología. A propósito, acá está la info de los actuales talleres para quienes se interesen y pronto habrá más sorpresas 😉

En estos días reveladores, eternos y a la vez fugaces que nos regaló marzo (vaya montaña rusa, ¿no?), muchos querían que este mes terminara ya, que se acabe la intensidad, que la energía cambie, que algo nos resulte en vez de tener tanto imprevisto u obstáculo. Pero al mirar y sentir la energía de este tiempo, es claro que la intensidad y los desafíos colectivos, además de personales, no se detendrán, al contrario, pueden incrementarse. Así lo compartimos en la Charla sobre 2022 y también con los amigos de radio Cooperativa en esta entrevista sobre Carta Astral, actualidad, el Registro Civil de Chile y más:

Sí, son tiempos delicados, apasionantes y pasionales, de gran desafío personal y colectivo, donde hay que aplicar gran discernimiento ante la agitación y ante la información mediática, pero donde también todo se abre para que elijamos caminos más auténticos, donde realmente nos atrevamos a vivir como queremos, soltando, cada vez más, pautas y creencias del sistema que durante milenios han distorsionado la esencia de lo humano, que está lejos de estadísticas, de estándares, de automatismos… Porque somos seres-energía, tenemos un corazón que contiene un alma poderosa, somos únicos y a la vez tan iguales; cada uno ha venido a transitar un camino propio, donde no hay evaluación, no se puede juzgar. Pero a los humanos vaya que nos gusta mirar al lado, criticar, comparar… Perdemos tanta energía en eso.

20220329_191416

En cambio, estos tiempos nos quieren más concentrados en lo importante, en nosotros, en nuestra alegría, en las transformaciones que nos correspondan o deseemos hacer, en resolver de forma práctica y conectada. Solo desde nuestros pequeños mundos podemos influir en lo colectivo y no al revés. Aunque perderse en lo externo también es una opción y todo camino está bien. Al alma no le importa demasiado que lo echemos todo a perder. Ella espera, observa, acompaña, comprende, hasta se ríe. Seguro a ratos suspira al límite de la paciencia ante los líos mentales de nuestro ego, pero sigue ahí. Fiel.

Estos meses están álgidos. No podremos distraernos en juegos competitivos, en dramas varios, en temas del pasado, en odios, en niñerías, en baja autoestima, ¡en la TV! Es preciso centrarnos. Ahora es toda una osadía vivir. Somos unos privilegiados por estar aquí y ahora, aunque vaya que se hace cuesta arriba y esto nos tiene cansados a todos, ¿verdad? Yo, al menos una vez por semana digo: ¿en serio?, ¿estamos chistositos?… ¡No, devuelvan la plata de esta encarnación! ¿Qué onda con las bromas álmicas?

Sí, atravesar este ciclo donde todo está rápido, intenso y puesto en frente para ser asumido y resuelto, es tremendo regalo. Y a la vez estamos muy a prueba, cada uno en lo suyo, en los temas pendientes, en los que nos acompañan toda la Vida, en esos que insistimos en mantener pese a lo insanos que pueden resultar. Pero también estamos a prueba para escucharnos realmente y realizar lo que pulsa nuestro corazón verdadero. ¿Daremos los nuevos pasos? ¿Soltaremos aunque sea un poco la eterna frecuencia de miedo, rabia, pesar? ¿Nos atreveremos a vivir de otra forma, a crear en vez de esperar o padecer la Vida? ¿Nos permitiremos conectar con nosotros mismos cada vez más? … ¿O seguiremos en ruedas antiguas del sistema que insiste en jalarnos a bajas frecuencias de inseguridad, división, desconfianza, mente obtusa o distraída y demás?

Sí, 2022 nos recuerda a cada instante que es tremenda aventura estar vivos ahora. Por eso nos llama a ser protagonistas y no espectadores. Llegó el tiempo. ¿De qué? De gozar esta Vida a cada instante, de crecer en ella en vez de quejarnos, de estar muy presentes en todo lo que nos regala, de usar bien nuestra energía, de discernir entre lo verdadero y lo que no… Llegó el tiempo de ocupar el poder de ser humanos. Aquí vamos, cansados pero más conectados que antes si nos disponemos a escuchar hacia dentro. Ahí está todo. ❤ … Y Gracias por estar aquí.

PS: Para quienes no pudieron estar en nuestra Meditación de Equinoccio, acá la pueden ver y compartir: https://www.astroalmica.com/product/meditacion-equinoccio-domingo-20-marzo/

¿Para qué aprender Astrología… en este «fin de mundo»?

Metafórica y literalmente estamos siendo protagonistas de este gran final del mundo que conocíamos y, al mismo tiempo, de todo lo que se asoma –poco a poco, pero con fuerza– en el nuevo que estamos dando a luz. Es todo un honor. Un desafío cansador, además. Pero también es tanta la belleza que cruza esta transición que, muchas veces, conmueve. Y, por su lado, todo lo antiguo brota haciendo sus últimos berrinches… Igual a ratos, en medio de todo este movimiento, me pregunto con ironía, ¿En qué minuto se nos ocurrió estar vivos en este cierre de era de Piscis y el inicio de la era acuariana? ¡¿En qué estuvimos?! …Yo creo que muchos nos distrajimos y no entendimos todo lo que implicaba nacer y vivir en estos tiempos, y dijimos: no pasa nada, será un ciclo apasionante. Pero parece que antes de venir a esta Vida no leímos la letra chica que decía: «Atención, la segunda década del siglo XXI les moverá el piso a todos porque habrá que instalar sí o sí nuevos paradigmas (más elevados y sanos) para vivir en la Tierra y esto significará gran práctica de desapego, consciencia, discernimiento, sabiduría, amor a la experiencia humana e integrar sí o sí la incertidumbre. Lea esto antes de consentir»… Me parece que cantidad de humanos no nos fijamos en esta parte…Jajajaja.. No queda otra que reírnos… ¡Y aquí estamos! ¡Con todo lo que implica!

Pero entre los giros y remezones de este tiempo (que continuarán y hasta pueden subir en intensidad, porque el 2022 seguirá sorprendiéndonos), respiro, miro el cielo y los árboles, conecto con gente dulce e inquieta, hago mis oficios, agradezco, saboreo este presente intenso y… sigo. Con certeza, humor y amor en cada paso. A ratos con cierto temor, preguntas y una cuota de stress. También con algo de insomnios y dolores de cabeza, pero qué le vamos a hacer, cada uno somatiza como puede este tiempo agitado, ¿no?

Y, como dije en el post anterior, más allá del desmoronamiento de lo externo y de nuestra forma de construir, nos corresponde seguir conectando con nuestro corazón, disfrutando esta Vida, haciendo brillar nuestros talentos y provocando cambios en nuestros pequeños mundos. Por eso, en Astroálmica, el espacio donde enseño Astrología desde el camino del alma, es decir, desde aquello que como seres de infinito poder espiritual decidimos venir a vivir, a conectar y a trascender, ahora estamos en pleno proceso de inscripción a los talleres astrológicos (al final les dejaré la info).

northern-lights-4944738_1920

¿Para qué aprender Astrología en pleno «fin de mundo»? Mmm, quizá solo para saber más de este lenguaje del cielo y del alma, y así seguir creciendo en medio del escenario actual. Quizá porque es una bella y poderosa herramienta que nos permite conocernos y, por tanto, aceptarnos a nosotros, a los demás, como también a los ciclos de esta amada Vida. Quizá porque queremos comprender más de por qué somos como somos y estamos como estamos. Quizá para reencontrar el rumbo. Quizá para entender a qué se refieren esos que «hablan en difícil» y nombran conjunciones, cuadraturas, Júpiter, Neptuno y demás. Quizá para descubrir los propósitos por los cuales vinimos a esta poderosa Tierra y ahora nos toca acompañarla en estos remezones evolutivos. Quizá para tener más respuestas antes que el mundo se acabe (o mientras termina de hacerlo). Quizá porque llevamos rato curiosos con este conocimiento humano (lo cual indica que tenemos conexión y talento con éste) y antes que todo termine, más vale hacer caso a las señales o llamados del alma. Quizá para seguir creciendo y así disfrutar más esta experiencia humana. Quizá para dedicarse a la astrología y dar una guía en tiempos convulsionados… Quizá…

Entonces, desde este tiempo inquietante, pero lleno de Vida para quienes así lo decidamos, acá les compartimos la información de estos Talleres que están dirigidos a todos estos «quizás» y a otros que puedan surgir. También les anunciamos (ya lo haremos con más detalle) que el 20 de marzo es nuestra Meditación de Equinoccio 2022 (por Zoom, gratuita). Con mucho cariño y agradecimiento por acompañarnos entre todos en los crecimientos de cada uno, les enviamos un gran abrazo. Que la pureza y el poder de nuestro corazón nos guíen con una sonrisa en nuestros caminos y en los movimientos de esta bella Tierra ❤

✨TALLER ASTROLOGÍA, NIVEL 1, INICIAL: APRENDE ASTROLOGÍA, APRENDE A GUIAR TUS PASOS. Para integrar desde la base todos los conceptos de la Carta Natal, desarrollar autoconocimiento a través de la propia Carta y comenzar a hacer lecturas breves. Formato híbrido: clases pregrabadas con alumnos del 2021 + encuentros en directo con quienes lo tomen este año. Comenzamos oficialmente el martes 5 de abril con clase inaugural. Son cuatro meses y medio. 18 sesiones en total con videos, PDF y material complementario. Valor: $300 mil CLP ó 380 USD (aprox). Crédito, débito, transferencia o PayPal (Todos los talleres tienen la misma forma de pago y hay opción de cuotas)TODA LA INFO AQUÍ. 

✨TALLER ASTROLOGÍA, NIVEL 2, INTERMEDIO: ASTROLOGÍA, UNA GUÍA PROFUNDA y COTIDIANA. Para quienes ya manejan lo básico de la astrología: casas, signos, planetas y aspectos. Si bien repasaremos los aspectos astrológicos, nos dedicaremos a profundizar en Tránsitos, cartas de eventos y una mirada inicial a la Revolución Solar. Los alumnos podrán realizar lecturas más completas. Formato híbrido: clases pregrabadas con alumnos del 2021 + encuentros en directo con quienes lo tomen este año. Comenzamos oficialmente el miércoles 6 de abril con clase inaugural. Son tres meses y medio, 14 sesiones en total, con videos, PDF y material complementario. Valor: $250 mil CLP ó 310 USD (aprox). MÁS INFO AQUÍ. 

✨TALLER ASTROLOGÍA, NIVEL 3, AVANZADO: ASTROLOGÍA, HERRAMIENTAS Y MIRADAS PARA LA VIDA. Para alumnos que quieres profundizar en los ciclos astrológicos, mayor interpretación de tránsitos, progresiones secundarias y revolución solar, este es un Taller donde mezclamos conocimientos con vivencias, pues en cada clase los alumnos podrán aprender desde su carta el sentido de determinadas vivencias o ciclos que tienen distintos propósitos en el lenguaje del alma.Formato Online: en directo, por Zoom. Comenzamos oficialmente el jueves 21 de abril. Son tres meses y medio, 14 sesiones en total. Valor: $250 mil CLP ó 310 USD (aprox).  MÁS INFO AQUÍ.

…Y EN FORMATO PRE-GRABADO:

✨CHARLA PREDICCIONES 2022: CAMINOS Y ENERGÍAS QUE NOS REGALA ESTE 2022, AÑO DE GRAN ACTIVACIÓN. Dos horas de Charla en video sobre los desafíos y regalos de este ciclo + Audio para activar propósitos y deseos en este intenso año. $20 mil CLP ó 25 USD (aprox). TODA LA INFO AQUÍ.
✨TALLER DE CASA 12: SUS MISTERIOS Y REGALOS. Un viaje por la profundidad y riqueza de esta especial Casa Astrológica que, muchas veces, cuesta entender. Cómo es su dinámica y cómo se manifiestan los distintos planetas y signos en ella. Formato pregrabado con alumnos del 2021. Son 8 sesiones en total, con videos, PDF y ejercicios en cada clase. También con posibilidad de hacer preguntas. Valor: $120 mil CLP ó 160 USD (aprox). MÁS INFO AQUÍ.
✨TALLER DE INTERPRETACIÓN: CÓMO LEER UNA CARTA ASTRAL SIN ESTRESARSE EN EL INTENTO. Para estudiantes de astrología que comienzan a leer y requieren más fluidez, mejorar tanto la técnica como la conexión con la carta y con la persona. Taller práctico con tips y ejercicios. Formato pregrabado con alumnos del 2021. Son 3 sesiones en total, con videos, PDF y material complementario. También con posibilidad de hacer preguntas. Valor: $45 mil CLP ó 58 USD (aprox). INFO AQUÍ.

¿Activaremos la poderosa Luz que somos?

Después de dos años de un «monotema«, la agenda global pone otro también ligado al miedo-miedo-miedo. Ah, y unas gotas de rabia, también. Al menos esta vez los –supuestos– protagonistas parecen mostrar la cara, algunos, claro… Pero da lo mismo. Para mí –y millones– el tema es: ¿Le vamos a entregar nuestra energía, nuestro poder a este nuevo asunto nada luminoso ni alegre?

Desde 2020 hasta acá millones de humanos decidieron quedarse en el miedo y girar en torno a él, mientras otros millones despertaron cada vez más o lo hicieron por primera vez.

Arcoiris Puerto Varas

Esta Luz somos. (Puerto Varas, 25 feb 2022)

Entre otras cosas, despertar, es tomar las riendas de nuestra preciosa Vida y disfrutarla (crear nuevas situaciones, tomar decisiones, gozarla cada día… con todo lo que trae) más allá de cualquier discurso mediático e institucional de odio, terror, peligro y demás. Despertar es leer entre líneas, salir de lo literal y profundizar en el sentido de las cosas. Despertar es conectar con nuestro verdadero corazón, comprender la perfección de la Vida, movernos desde mayor neutralidad (enjuiciar menos) y mirar todo esto como una película en la cual no es necesario implicarnos. Pero sin desprecio ni por egoísmo, sino con Consciencia de no contribuir, de dejar de fomentar energía densa o negatividad.

Despertar es incómodo para los cercanos y para quienes eligen no hacerlo; también para aquellos que despiertan. De los primeros muchas veces emanan la incomprensión, preocupación, crítica, el ataque directo o por la espalda (podría contar más de un puñado de hechos a lo largo de mi Vida, aunque hay varios que ni recuerdo, solo sé que pasaron), la burla, el rechazo, el tratar de convencer a ese que piensa o actúa distinto, presión. Y para quienes se atreven a despertar puede ser doloroso el camino, solitario o angustiante a ratos, pero también liberador y lleno de regalos. E igual ninguna posición es mejor que otra. Hasta diría que es más «cómodo» y «fácil» quedarse dormido y creerle todo a la TV o a las «autoridades».

El sistema (gobiernos, medios, instituciones, banca, organizaciones internacionales, industria de la entretención, de la publicidad y más) no quiere que nadie despierte. ¿Son ellos los malos de la película? No. Para nada. Solo juegan su papel. Hacen lo que saben hacer: manipular, controlar, amedrentar, quitar energía, desviar atención, distraer, tergiversar, enriquecerse, crear problemas para luego vendernos la mágica (pero costosa, dañina o esclavizante) solución y un largo etcétera. Una parte no menor del mundo se mueve así. Es parte de este «juego» llamado experiencia humana.

El sistema –que nosotros mismos cada día ayudamos, con voluntad o no, a mantener– se basa en un paradigma que en esta Nueva Era de Luz nos corresponde soltar: «Divide y vencerás».

Entonces, después de dos años de gran distopía, ¿Volveremos a darle nuestro poder, nuestra energía al nuevo «monotema» que quizá para nada es lo que están relatando majadera y oficialmente? ¿Cederemos a la división entre supuestos «buenos» y supuestos «malos»? ¿Le daremos toneladas de energía comentando el tema, consumiendo información, hablando en la sobremesa, haciendo juicios, tomando un bando? ¿Volveremos a distraernos de nuestra bellísima Vida?

En enero pasado, en la Charla de Predicciones de 2022 (que está disponible aquí), además de hablar de esta posibilidad, con Rusia, USA y otros protagonistas (tanto países como temas económicos, recursos naturales y dinámicas), hicimos énfasis en algo: apliquemos discernimiento, soltemos miedo, dejemos de seguir a las masas y más bien demorémonos en evaluar todo lo masivo antes de tomar postura, seamos autónomos, ocupémonos con Amor de nuestros pequeños y sagrados mundos porque es desde estos que generamos cambios… Señalé esto pues, a mi parecer, parte de lo que está pasando es el lado oscuro de la importante conjunción de Júpiter (sentido, expansión, aprender, creencias, exageración, dogmas, ideologías) y Neptuno (sensibilidad, imaginación, espiritualidad, empatía, evasión, engaños) en Piscis de este año, que tiene mucha belleza espiritual, pero cuyo riesgo son las cortinas de humo, las tergiversaciones, agrandar situaciones, fanatismos importantes, banderas dudosas o muy subjetivas, potenciar la victimización, manipulación ideológica del colectivo, masas fanatizadas y/o autoengañadas… Esta conjunción astrológica tiene un toque hipnótico que durante este año y 2023 será necesario advertir…

Pero tal como dijimos en ese encuentro sobre 2022, lo importante ahora es disfrutar lo simple, conectar con el Amor a esta Vida, sentir nuestro poder, sentirnos merecedores de eso queremos, soltar obsesiones y culpas, poner todo lo que pasa en nuestros mundos en nuestro corazón y desde ahí armonizarlo… Vinimos a experimentar, a Vivir y esta amada Vida tiene todos los colores, no solo el blanco y el negro.

Desde esta poderosa Tierra estamos todos en un nuevo camino. Lo antiguo, lo denso, lo que ata y divide, lo que provoca miedo, culpa, inseguridad, odio, tristeza, lo que nos aturde, lo que nos distrae, lo que nos enferma, lo que nos hace competir fríamente… Todo esto que, por supuesto, está dentro nuestro (en formas de pensar, sentir, actuar), nos corresponde SOLTARLO. Y también esto se encuentra afuera, vía todo lo del sistema. Por eso ahora éste «patalea» y manipula, mientras los medios de comunicación insisten en seguir promoviendo estas energías… Pero nuestra Luz, el Amor que somos, la Risa y la Bondad que somos No se detendrán ni se esconderán… Son tiempos muy distintos… E igualmente de gran desafío personal y colectivo… Por eso desde aquí, en NEUTRALIDAD Y CONEXIÓN honramos a quienes les corresponde vivir ataques, huidas, guerra, miedo, odio… En su honor hacemos brillar nuestra Luz y disfrutamos nuestras Vidas porque mirar con horror, con juicio de «pobrecitos» o «qué malos» NO AYUDA, solo perpetúa a víctimas y victimarios, nos hace «cómplices» y es precisamente de eso que nos estamos despidiendo, aunque el sistema no quiera…

Mucho Amor, Consciencia y Alegría en este nuevo nacimiento de la Humanidad que somos y que, como todo inicio, puede ser incómodo, extraño, atemorizante a ratos, sí… Pero lleno de VIDA y AMOR que se abre paso más allá de lo denso o lo difícil. Hay mucho que descubrir y disfrutar entre nosotros…

¡Gracias a todos, por nuestra decisión de estar aquí y ahora! ¡Nos acompañamos en cualquier escenario, en todos los caminos que elijamos, con Amor y Sonrisas!

AÑO NUEVO, ¿VIDA NUEVA?

Je. Ojalá fuera así, como un chasquido de dedos. Pero nuestra mente es bastante más compleja y ‘pegada’ como para llegar y soltar sus mecanismos. Aunque como es poderosa, si los humanos realmente la domesticáramos podríamos hacer cambios y generar realidad en períodos mucho más cortos. Al final de esta nota volveré con esto.

En esta cena de noche vieja y de año nuevo, al menos en nuestra mesa, sí pusimos énfasis en no revolver ni traer temas antiguos o negativos (cada uno tiene sus fijaciones) y en no comentar nada respecto al par de ‘monotemas’ de los medios de comunicación de los últimos dos años, lo cual sacó más de una carcajada y un «ya fue, ya está, adiós, bastaaa». Intentamos no hablar desde el pesimismo o la rabia. Así que nos dedicamos bastante a reírnos, a reflexionar sobre el camino andado, a brindar por nuestros deseos, a agradecer por todo y conversar de nuestros planes próximos. También (la esperanza es lo último que se pierde, jajaja) salimos a dar una vuelta a la manzana con nuestras maletas y nos encontramos con vecinos que comparten esa tradición para atraer viajes en el año que se inicia. En intencionar no hay engaño. Ja. Fue lindo reírnos, saludarnos, compartir.

year-6887764_1920

De lo que más me gustó de estas fiestas y las distintas celebraciones entre familia y amigos durante las dos a tres últimas semanas, es que nadie estaba en miedo. Nadie de mi círculo (que es bastante variado) está en esa energía; digo, parados desde ahí. Lo cual es un lujo que valoro mucho.

No digo que no lo sintamos o que no aparezca a la vuelta de la esquina. Me refiero a que no lo fomentamos. Yo misma tengo mis temores en ciertas áreas y en cuanto me sorprendo, me tiro las orejas (a mi mente, obvio), intento soltar (no siempre me resulta) y sigo. E igual estoy con gran entusiasmo en otros proyectos que se asoman en unos meses. Más allá de la agitación y –aparente– precariedad mundial, estas semanas no me encontré con gente que esté en negatividad, o creyéndole a cifras y discursos alarmistas, o que esté asustada por lo que viene. Sentí que estamos más grandes y en mayor conexión con nosotros mismos. Que muchos no están mirando afuera: ni qué dice la prensa, ni las «autoridades» (últimamente me da mucha risa esta palabra/concepto) o instituciones; tampoco qué está haciendo el resto. ¡Qué buen ejercicio esto último! Ni tomando medidas porque todo se puede poner peor, pensamiento que se transforma en una profecía auto-cumplida.

Al contrario, me encuentro con gente alegre, que nos reímos mucho de la actualidad, que vemos más allá de lo aparente, que seguimos construyendo y materializando nuestros sueños, que vamos de a poco pero vamos, que estamos alejados de la crítica y la denostación de los demás. Que estamos cansados, a ratos hartos, que hemos vivido dolores importantes también, pero que cada vez estamos más conectados al corazón, disfrutando lo simple: sabores, caminatas, abrazos, la plaza con un helado y buena conversación, atardeceres, dar y recibir amor, la fruta sabrosa del verano, la sombra de los árboles, la brisa, invitaciones, un café, una lectura o película agradable…

Esto, disfrutar de lo simple, será crucial en 2022 cuando el nodo norte se mueva hacia Tauro, que tiene todo que ver con la tierra y sus frutos. Ya hablaremos en otro post sobre eso.

Por ahora y a propósito de lo mismo, les dejo la conversación que tuvimos por Instagram (donde estoy como @astroalmica) con la terapeuta María Eugenia Wolozyn, sobre las lecciones 2021 y los regalos del inicio de 2022, aquí. Y también este último post en torno a qué nos pregunta y activa la retrogradación de Venus que, si bien dura solo enero, se hará sentir hasta comienzos de marzo. Pueden leerlo acá.

Entonces, en este inicio de año ¿podemos reiniciar nuestra magnífica Vida? … Claro que sí, en especial si ponemos atención a qué pensamos y decimos. Y esto es un camino constante que aporta gran crecimiento. Por eso, nos propongo tres días seguidos de mucha consciencia a nuestra corriente de pensamientos: qué respondemos, qué frases repetimos, qué creencias tenemos arraigadas, cómo reaccionamos. Son los últimos días del nodo norte en Géminis, después de un año y medio de viaje por este signo, donde nos invitó a alivianar nuestro pensamiento, a comunicarnos con más apertura, valorar a los pares (amigos, compañeros, hermanos, vecinos), generar ideas más flexibles e ingeniosas en vez de quedarnos en viejos ladrillos. Por eso, puede ser un buen ejercicio observar cuánta crítica, juicio, queja, miedo, estrés; emitimos. Cuánta energía le damos a pensamientos de odio, resentimiento, pesimismo. Tres días para darnos cuenta, soltarlos, reírnos y cambiarlos constantemente.

Y si nos va bien con la práctica, ojalá sigamos aplicando la observación y el cambio. Así también, en este inicio de año, con mucha energía taurina y capricorniana (ambos signos de tierra) que nos anima a concretar planes podemos dirigir nuestras ideas hacia lo que sí deseamos materializar en vez de darle poder a creencias de otros, a lo que dice el sistema, a todos los «no» que hay en nuestro clan y en nuestra cabeza, a reírnos del pequeño gruñón que llevamos dentro.

plant-4036131_1920

Son días muy propicios para enfocarnos, sembrar deseos y cosecharlos con fluidez. Sin obsesión. Juguemos. Sí, por jugar: ¿Qué deseamos de corazón para nuestros caminos? ¿Qué queremos vivenciar sí o sí?, ¿Qué nos haría sonreír este 2022? Ya pues. A pensarlo, imaginarlo, dibujarlo, sentirlo y mantenerlo en positivo en nuestra mente y corazón. Como un juego divertido, sin apego, sin hacer caso a todo (incluidos nosotros mismos) lo que nos quiera boicotear. A ver cómo nos va con nuestra magia personal.

¡FELIZ 2022! AÑO DE GRANDES SORPRESAS. AÑO PARA SENTIR Y PRACTICAR NUESTRO PODER PERSONAL E IRRADIARLO. AÑO PARA CONCRETAR. ¡AHÍ VAMOS! ¡FELICIDADES! ¡Y GRACIAS POR ESTAR EN ESTE VIAJE TAN INCIERTO Y LLENO DE BELLEZA!

¡HASTA PRONTO!

Mucho Amor en estos días

Aunque a ratos este año fue muy agobiante y, en mis conversaciones caminadas, varias veces le reclamé a mi alma e hice más de una pataleta, no hubo día en que no agradeciera… Todo. Esta experiencia tan desafiante en medio de tantos absurdos y abusos, la naturaleza sosteniendo todo, nuestro poder, los afectos, la risa (mi gran compañera), el talento de los memes que me hacían el día, nuestra creatividad, las señales, los sueños materializados, tanta ayuda y sincronías, el Amor, la Vida, nuestros oficios, todo el crecimiento personal y colectivo, la humanidad cada día despertando un poco más y cada uno de nosotros ocupando un lugar en este presente que tanta consciencia está pulsando. Gracias.

¡FELICES FIESTAS!

Y ahora que estamos en cierres de ciclos y estrenando la fuerza del reciente solsticio que nos reconecta con el poder del Sol, creador de Vida; volvemos a tomar energía para despedir este año con Amor y Humor.

Que sigamos sonriendo, que sigamos escuchando nuestra voz interior. Que nuestra alma y las estrellas nos guíen.

Que el gran espíritu que somos nos permita ver y sentir Amor en todos los seres. En cada paso. En cada experiencia que, como grandiosos seres humanos que somos, abramos para disfrutar y aprender en esta bellísima Tierra.

Y aunque ya pasó el 25 de diciembre, nunca es tarde… Desde un presente planetario inigualable donde lo nuevo puja puja frente a lo antiguo, que tanto nos está enseñando en distintas esferas de Vida, con muchas sonrisas, agradecimiento y Amor, les deseamos FELICES FIESTAS.

Que la mejor luz nos guíe: esa que está en nuestro poderoso corazón.

¡UN GRAN ABRAZO! ❤ De parte del equipo Astroálmica que conformamos con Paulina Beltrán, asistente oficial, más conocida como AstroPauli. Abrazos a todos los ilustres lectores de este blog, a los grandes amigos-familia colaboradores de nuestro trabajo y caminos, a nuestros bellos alumnos-amigos y a todos los que silenciosamente apoyan y hacen circular esta energía. Gracias.

PD: Y una invitación! Mañana lunes 27 de diciembre a las 21 hrs de Chile, estaremos conversando por Instagram sobre este cierre de 2021 y un poco de 2022. Aquí.

¿Nos escucharemos de verdad?

Atrás de mi mesa, en un café de Providencia, figuran un panameño que le enseña español a un gringo. Es divertido escucharlos. Hasta yo aprendo algo, you know; ja. “Nadie sabe para quién trabaja”, ¿verdad? E igual la conversa se pone más interesante cuando hablan de discriminación; vaya tema por estos tiempos de “pasaportes o pases x”. Pero para qué le vamos a dar más fuerza a lo absurdo y abusivo. Mejor sigo con otros temas.

Volví a Santiago hace un par de semanas, después de varios meses en el sur de Chile, en mi amado Puerto Varas, donde me fui a vivir hace un rato. Vine a cerrar y abrir proyectos. De algunos de éstos ya tendrán noticias, en estos tiempos tan intensos e inciertos, ¿no?

Y quizá eso mismo (que no ha sido poco), la vorágine de hechos que nos tiene a todos cansados, los movimientos personales, mis talleres de astrología que significan gran trabajo y alegría al mismo tiempo, sumado a que me declaro completamente afuera de todo discurso oficial de lo que venimos viviendo desde 2020 hasta acá, hicieron que dejara un tanto –o muy– botado este noble blog, que tan fiel compañero –para otros y para mí–  ha sido. Qué ingrata yo. Me toca ofrecerle disculpas por alejarme y no considerarlo en tantos meses. Sincrónicamente, ayer una lectora y consultante de carta astral, me dice lo mismo: que hace meses no escribo. Justo cuando yo pensaba retomarlo hoy. Gracias por el recordatorio.

Entonces, para que este ilustre blog retome Vida, acá estoy.

Varios de mis amigos de acá y del sur creían que no quería volver a Santiago, que no me va a gustar ahora estar acá. Solo mi hermana, en la bienvenida y pensando en los reencuentros que vienen, me dice: ¿Estás feliz, cierto? Y yo con mi ironía de siempre le dije: ¡Nooo, me quiero devolver a mi reinooo; ahora! Ante lo cual ambas lanzamos carcajadas.

Digo reino porque, como algunos ilustres lectores de este blog saben, yo no vivo en casas ni en departamentos, sino que habito en palacios (cada uno con sus metáforas que crean realidad). Y ahora, como estoy más alejada de la comarca capitalina, tengo un palacio en mi reino sureño. Así que si algún otro santiaguino (¡está lleno!) se atreve a ir a Puerto Varas, primero sería apropiado que me avisara para entregarle las indicaciones de buen comportamiento, donde lo primero sería pedirle permiso al lago, a los volcanes y bosques. Mínimo.

Pero de vuelta en Santiago sigo feliz. Lo estaba allá y también acá. Amo los árboles añosos entre Providencia y Ñuñoa, tan verdes en este tiempo, las caminatas y la vitalidad de ciertos rincones. Los primeros días estuve muy concentrada en terminar uno de mis proyectos, pero hace un par de días salí feliz a encontrarme con amigos, compartir, abrazarnos y reírnos con ganas (hay mucho de qué reír ante la actualidad; bueno, para quienes decidimos no pararnos desde el miedo). Pero más allá del presente, reírnos de anécdotas y de nosotros mismos. También celebrar varios logros muy emocionantes, entre toda esta incertidumbre.

Así es, como lo señalé en este blog hace un par de años casi, “Cuando nada es seguro, todo es posible”. Es muy bello ver cómo muchos –en medio del caos, del miedo y freno colectivo, de una cantidad de opresiones y sinsentidos– decidimos escuchar a nuestro corazón y atrevernos a dar a luz nuestros llamados del alma.

No somos pocos los que nos cambiamos de ciudad, los que apostaron por otro espacio más agradable (muchos se cambiaron a palacios muy lindos, he ido ya a visitar más de un puñado en este último año, o amigos me envían sus fotos desde otros países con mucha alegría y tengo unas invitaciones pendientes con los brindis correspondientes), los que se atrevieron a usar su creatividad o a aprender eso que hace rato los llamaba, los que dejaron sus empleos fríos o esclavizantes, los que soltaron relaciones tóxicas, los que sintieron la necesidad de estar cerca de sus afectos, los que reconectaron con lo que de verdad era importante para ellos.

Qué belleza. Qué alegría. Qué reconfortante es escucharnos y hacernos caso.

Por eso retomo este blog. Porque es el gran, gran, momento de detenernos a sentir qué deseamos de corazón. Qué nos sopla –o nos grita– el alma. Qué guías nos da nuestro espíritu. No es tiempo de distraernos en temas de actualidad o política –me sale un bostezo de solo pensarlos– que buscan eso: distraernos, dividirnos y dejarnos –para variar– en inseguridades varias. Pero por supuesto que muchos lo harán y también es un camino.

Así que, después de eclipses que marcan finales, a la espera de movimientos planetarios que seguirán enfrentando lo antiguo y lo nuevo, lo rígido versus lo abierto, de un ciclo inusitado que comenzó en marzo 2020 y que concluye (una parte) a fines de marzo 2022 –¡aguante!–, no importa demasiado lo que pase afuera.

Desde mi mirada, lo primordial es que nos escuchemos interiormente. Es que sintamos nuestros latidos. Y desde éstos comencemos a generar una Vida que nos haga sonreír cada día más.

Así es. Así sea. Así será. Gracias por la espera, querido blog y lectores. Gracias por la valentía de estar vivos en estos tiempos. Aquí seguimos y vamos de nuevo, desde nuestro corazón.