PREDICCIONES 2016: Año para concretar desde el corazón

ji2016“Si usted creció interiormente en los últimos años, sonría; pero no cante victoria. Si no sabe de qué se trata esto, preocúpese. Si no le interesa crecer, ni se inquiete; lo hará de todas maneras. El 2016 es muy generoso y nos quiere a todos más grandes, alineados con tres preguntas muy importantes…”.   Así comienzan las Predicciones Astrológicas 2016, que realicé para Emol.com y que ya están publicadas en el sitio, acá.

… Hay mucho que decir sobre este 2016 que ya casi comenzamos… Venimos de una energía muy drástica desde fines de 2012 hasta acá, una gran limpieza que nos puso (a nuestros egos) en una “lavadora” y luego nos pasó por la “centrífuga” … Y ahora -con más o menos moretones- ya estamos en nuestra se-ca-do-ra, listos para comenzar una etapa muy distinta desde otra vibración…

Ya a muchos nos despojaron -la Vida tan generosa con sus sabios hilos- de muchas situaciones, nos hicieron mirarnos en profundidad y así ver lo que no nos sirve y nos limita. Nos enfrentaron a nuestras verdades personales, familiares, nacionales y colectivas… Nos reconectaron con nuestros talentos; se abrieron ante nosotros la creatividad, la intuición e innovación… ¿Y todo esto para qué? Entre otras cosas, para caminar más livianos, también para despertar a una nueva vida y activar nuestro poder interior y, sin duda, para hacer lo que hemos venido a hacer en todos los ámbitos, en especial en aquellos que son un propósito importante de nuestra alma en esta existencia… Y acá estamos. Doloridos, exhaustos, más grandes y sólidos, con una visión distinta y algo -o bastante- encaminados… ¿o no?

puentenepalDespués de cruzar el poderoso puente 2015, un año raro, rápido, verdadero, clarificador y de gran purificación; donde la paciencia y la flexibilidad fueron claves; ahora aterrizamos en un nuevo ciclo que nos propone recuperar la alegría, pero no la fantasiosa ni la de comercial de supermercado. No. 2016 nos llama a ir a nuestro corazón y desde su latir profundo reconectar con una alegría concreta, no estridente ni eufórica, sino constante y abierta a mirar la Vida como una serie de actos mágicos y a nuestro favor que nos llevan a otra de las mega propuestas de este año: CRECER… Hay muchos que ya iniciaron un camino. Y hay tantos otros que lo han esquivado. Este año la invitación para comenzar este crecimiento interior  ya casi no existirá, simplemente se presentarán sacudidas -o explosiones- literales y metafóricas para hacer el cambio personal y vivir cada día desde mayor consciencia…

Mucho de esto lo explico en las Predicciones mencionadas. Algo también hay acá en el reciente lunes que tuvimos en radio Cooperativa, donde bautizamos al 2016 como el año del “optimismo realista”, porque nos lleva a actuar en concreto para salir de cualquier fantasía, con lo cual podemos efectivamente -con agenda y/o celular en mano- avanzar y ver resultados en el mundo real.  También hay más  en este video (las imágenes y edición del material no son responsabilidad de la entrevistada) de EmolTv.

Y…. lo que “el público” clamó, está aquí. Las “Predicciones Astrológicas 2016: Año para concretar, que la Vida podemos mejorar”. Haga click y viaje primero por la Presentación del año. Luego está cada signo con sus propuestas y energías + Vida afectiva + Trabajo en el mundo + Conexión interior + Mensaje del Universo (mi parte favorita!). Que las disfruten!

Un gran abrazo primero para detenernos a atesorar lo vivido en 2015 e integrarlo, comprenderlo en profundidad, aceptarlo y celebrarlo (más allá de si nos gustó o no… En fin). Y otro abrazo más para abrir este 2016 con alegría, con bases sólidas, conectados a nuestro corazón y abiertos tanto a recibir como a generar nuevas experiencias que nos enriquezcan en estos meses que se asoman aleccionadores, prácticos y conscientes! ¡Ahí vamos! GRACIAS otra vez por la compañía, el aguante de todo lo que hemos atravesado, la conexión, las sincronías, el amor, las enseñanzas, los aprendizajes, el humor, las aventuras, el apoyo, la confianza y más! ❤

2016japi

 

Anuncios

Vaticinios al cierre de 2015

2016Por estos días “el público” (que vendrían a ser unos cuantos cercanos y queridos; ja, ja) pregunta insistentemente por las Predicciones 2016, mientras yo me río y les digo la palabra mágica que ningún ego intenso quiere escuchar: Paciencia; práctica nada popular en las grandes ciudades y en el mundo actual donde se exacerba la inmediatez… Ya las entregué y pronto-pronto las publicarán en El Mercurio online, Emol.com… Y este lunes 28 hablaremos un poco más en Cooperativa (donde recién hicimos un resumen del purificador 2015)  y luego en EmolTV también conversaremos de las vueltas que trae el 2016, que se asoman sabrosas…

Igual pese a la típica vorágine de fin de año, mi energía -y la de varios que conozco- está distinta… A ratos frágil, a ratos silenciosa, a ratos en cámara lenta (para colmo de los impacientes). También estoy en lo que llamo “viendo tele”, es decir, observando; donde me caen un montón de fichas y puedo ver más cosas que antes; sin juicio, sólo veo/siento/escucho/comprendo/sé …Y así me ha llegado cantidad de información y evité más de un par de ilusiones. Cuando ‘veo tele’ las cosas son lo que son… No es una práctica que me encante, simplemente se dio este año y de repente aparece; a veces la elijo y en otras se presenta con la pantalla en HD en el momento preciso.

cartastral2016Pero, ya que el público lo pide y como además estamos al borde del 2016, me senté a ver mi tele propia y me llegaron unas Predicciones para los últimos días de 2015. Acá van:

ARIES: De pronto decidirá conectar con su corazón antes que con sus vísceras y comprenderá que todo estuvo bien este año. Podrá ver la cantidad de veces en que se aceleró en vez de haber esperado para que todo se ordenara con la fuerza de la Vida. Se cansará de sólo rememorar, dormirá una buena siesta y tendrá un sueño premonitorio.

TAURO: Mirará la Luna llena y entenderá profundamente que la vida es cíclica y que los cambios son necesarios para crecer. Recordará los duros tiempos de mediados de año,  verá cuánto soltó y que hoy está más vivo que antes pese a su miedo inicial. Revisará sus finanzas, sabrá que ahorró y se sentirá extasiado. Se comprará algo para celebrar.

GÉMINIS: Se sentará unos segundos, verá todos los saltos que dio este año y sentirá con certeza que su corazón está más abierto que antes. Se emocionará e irá a contárselo a la familia, amigos y vecinos. Al regresar se dará cuenta que también podría haberlo agradecido en silencio. Lo hará. En ese instante, sus guías le soplarán al oído una clave.

CÁNCER: En medio de una cena familiar comprenderá que su rol con los cercanos o ya cambió o tiene que hacerlo. Tendrá temor y se le cerrará el estómago. Luego verá las pruebas que sorteó en el 2015 y dirá: demás que puedo seguir. Sentirá nostalgia por todo lo que antes tenía y que ya no tiene. En eso una mariposa aparecerá frente a usted.

LEO: Al mirarse al espejo se sentirá más atractivo pero también más viejo. Esto último no le gustará y se enojará con el 2015. Luego recordará que está en un ciclo de gran crecimiento interior y encontrará que le sientan bien las arrugas. Recordará las veces en que no fue aplaudido este año y cuánta humildad forjó. Lo invitarán a cenar, brillará y sonreirá.

VIRGO:  Justo al ordenar su cuarto se encontrará con un recuerdo de mediados de año cuando estaba confundido. Ahora le llegará la respuesta que explica lo vivido;  verá cómo la Vida le enseñó que controlar y buscar la perfección es absurdo. Se emocionará. Se preparará un té, pero la taza estará sucia y se irritará unos minutos. Luego reirá con ganas.

LIBRA: Al ordenar su armario (por colores) verá lo cansado que está; dejará la tarea, mirará por la ventana y sentirá en su corazón cuánto le enseñó todo el camino 2015. Se le caerá una lágrima y esbozará sonrisas también. Querrá organizar una cena de fin de año, pero luego no sabrá si hacerla o no y si invitar a todos o no. Pedirá ayuda y todo fluirá.

ESCORPIÓN: Dejará algo en lo que estaba absorto, relajará el ceño y casi sentirá confianza en la Vida. Recorrerá mentalmente el 2015, le darán rabia un par de cosas, respirará y comprenderá de corazón que lo vivido lo hizo crecer poderosamente. Agradecerá pero no se lo contará a nadie. Irá a una reunión y sospechará que alguien sabe su secreto.

SAGITARIO: Pese a un par de frustraciones y advertencias, al regreso de un paseo sentirá dicha en el corazón, y querrá compartirla con otros. Encontrará que hay varios como usted y sentirá que 2016 será el mejor de año nuestras vidas. Luego recordará que 2015 le pidió prudencia.  Escribirá una lista de 100 deseos para el año. Mejor 50. Estará feliz.

CAPRICORNIO: En una pausa se dará cuenta que está en una etapa muy distinta y de cuánto desapego tuvo que practicar en 2015.  Y aunque entiende que la Vida le está pidiendo flexibilidad, le preguntará al cielo, ¿de qué porcentaje estamos hablando? Y si ¿acaso me toca a mí no más o a todos? Tendrá poderosas respuestas. Se sentirá afortunado.

ACUARIO: Mientras se compra algo exclusivo para una fiesta distinta, en su celular registrará ideas nuevas que tiene para 2016. Recordará que tiene mucho que agradecer pese lo exhausto que está, lo anotará también. En eso recibirá un abrazo de un desconocido, se pondrá tenso e iracundo. Pero recordará que todos somos uno y se dejará abrazar en paz.

PISCIS: Después de unos suspiros mientras imagina que tiene otra vida, aterrizará de una porque su asiento se romperá. Sentirá que esto es una maldición, se turbará. Pero recordará que 2015 le mostró que sus pensamientos se cumplen. Se dará cuenta que esa silla no le gustaba y encontrará que la Vida es tan mágica que le caerán lágrimas agradecidas y felices.

…. Y a pocos días de cerrar este 2015 que nos hizo cruzar un puente, además de estos vaticinios express, les dejo un gran abrazo desde el corazón, en un tiempo desafiante que nos seguirá trayendo verdades y más luz para ver el camino! Feliz Cierre 2015! GRACIAS! ❤  … Y ya vienen las Predicciones Astrológicas 2016.  Aguante!

mafalda-nuevo

Suspendidos…. ¡Enhorabuena!

loco suspendidoA los egos intensos y masculinos (independiente de si se instalan en hombres o en mujeres) les gusta todo rápido y necesitan definición: voy o no voy, corto o sigo, es o no es, me cambio o me quedo… Viven en el blanco y negro, obvio que no ven los grises (ni los soportan), corren, lo hacen todo… Sienten que tienen que hacerlo ya, en vez de ver puñados de señales que les indican que se detengan… Estos egos luchan. Si luchas, tu vida se vuelve una batalla. Llena de aventuras, medallas y adrenalina, pero una guerra al fin. Y cuando hay guerra no sólo dejas heridos y caídos en el camino (incluido tú mismo, por si no te diste cuenta); también atraes constantemente conflictos y enemigos abiertos o encubiertos. Si no, basta mirar a Medio Oriente, a EE.UU. y algunos europeos… Enfrascados en sus propias luchas, intereses, poderes, cortinas de humo, montajes y más…

¿Ego? Sí, esa energía mental/emocional que todos tenemos, que nos acompaña con mucha lealtad, esas voces y actitudes repetitivas que nos hacen reaccionar; energía humana que es muy variada, está al servicio de nuestro crecimiento, nos ayuda montón y nos impide crecer si es él el único protagonista en nuestra vida. Egos hay para todos los gustos y podemos pasar por varios en un mismo día y a lo largo de la vida, como también hay algunos que son nuestros favoritos en cada encarnación; hay: víctimas, victimarios, buenos, malos, negadores, sacrificados, payasos, evasivos, controladores, depresivos, egoseufóricos, pesimistas, optimistas, rabiosos, anestesiados, serios, livianos, competitivos, ausentes, exitosos, fracasados, intelectuales, frívolos, adecuados, excéntricos, diferentes y especiales, dependientes, libres, masculinos, femeninos, artistas, imaginativos, racionales, temerosos, temerarios, hiperactivos, hacendosos, responsables, flojos, impulsivos, pasivos, aislados, pegoteados, perfeccionistas, pajaritos (¿ah?, no me di cuenta), sabelotodo, defendidos, seductores, superiores, inferiores, desconfiados, ingenuos, misteriosos, intrigantes, fuertes, débiles, enfermizos, parlanchines, acelerados, intensos… Y podríamos seguir un rato más, con lo cual nuestros egos estarían felices pues les encanta estar al centro, aunque no les gusta que los descubran porque se avergüenzan un poco -o bastante-, pierden poder y control, evidencian su inseguridad constante -su infantilismo- y tienen que cederle espacio a la consciencia,  al crecimiento e independencia… Al ego -lo he dicho antes- simplemente hay que darle espacio y domesticarlo, pues nos ayuda a despertar y tiene hábitos, podemos perseverar en reeducarlo. Para eso necesitamos avisarle primero y pedirle al cuerpo y la consciencia que nos acompañen en la tarea diaria que significa actuar más y más desde nuestra verdad interior (luz) antes que exclusivamente desde nuestro amigo ego…

…Por estos días me toca decirle a muchos de estos egos intensos en la lectura de carta astral, con calma para que lo entiendan y le dejen espacio a la consciencia, la cual puede tomar el mando de forma bastante más sana y luminosa que… No hay nada que hacer, que no es el momento de decidir, que “permite que la Vida te vaya mostrando el camino”, que es tiempo de bajar los brazos y entregarse a lo que la energía te está proponiendo: tristeza, duelo, frustración, calma, stop, ir de a poco, cierre, inicio, enfermedad, fragilidad, silencio, incertidumbre, recibir, revisar… Que “mientras más lento y sin afán vayas, más asistencia y certeza irás encontrando”, pero que no es ahora… Suelta, no hay nada que cortar ni definir… Completa tu experiencia… Respira…

Y al hacer esto último, el ego comienza a entregarse… A dejar espacio, a relajar hombros, ceño, puños, rodillas, mandíbulas, colon… Para que el corazón y el espíritu tomen su espacio, dejando que el cuerpo renueve su energía, suelte miedos y comprenda que estamos atravesando este puente y que no podemos ni apurarnos ni querer ver ya la otra orilla, simplemente hay que cruzar y ‘disfrutar’ el camino con lo que quiera regalarnos…

Cuando nuestro ego suelta (el control), muchas veces caen genuinas lágrimas en las lecturas… Al fin emerge lo verdadero. La fragilidad deja de ser algo vergonzoso para simplemente ser parte del camino, una aliada que nos permitirá limpiar y reencontrarnos con lo esencial para retomar la senda de otra forma en estos meses inciertos… Ya no podemos correr. Ya fue. Ya está pasado. Pasado de moda, igual que decenas de actitudes, creencias y prácticas que por fin estamos soltando… ¿Correr?, ¿Querer definirnos ¡ya!?, ¿Querer tener la raZzzón? (¡qué Zzzueño!), ¿defendernos?, ¿opinar de forma reactiva?, ¿querer llegar antes?, ¿huir?, ¿solucionar?, ¿presionar?, ¿apurar?, ¿resistirnos?, ¿manipular?, ¿interferir?, ¿salvar?, ¿quejarnos?, ¿culpar? … Fue. Ya tuvimos demasiado de eso y lo tenemos a cada rato. Pero cada vez más podemos distanciarnos -aunque sea unos centímetros- de estos hábitos para permitir que nuestro Poder, que la Consciencia y el Amor (la aceptación plena) tomen su lugar y nos ayuden a comprender porqué y para qué estamos donde estamos… En qué momento y espacio habitamos hoy y qué nos pide la energía.

¿La energía? Sí poh, ese tejido invisible que nos empieza a visitar con hechos, sincronías, sensaciones físicas y emocionales, señales… Como cuando entras al colegio o la universidad o a un trabajo nuevo, ¿qué pide la energía?: inicio, adaptación, paciencia (contigo mismo), valentía, compartir, abrazar los miedos, curiosidad y humildad para aprender, flexibilidad, sembrar… Pero nosotros ¿qué hacemos?: ir rápido, exigirnos, no mostrar lo que sentimos, hacer lo que se espera de nosotros, querer que nos guste ya, rechazar, guardarnos los miedos, hacerlo perfecto, desgastarnos, querer resultados inmediatos… Y así dejamos de disfrutar, de sorprendernos, de acompañarnos, de auto-contenernos, de escucharnos, de honrarnos, de sentirnos orgullosos de cada avance, de abrirnos a la magia de cada día…

¿Quién está feliz con esto? ¡Nuestro ego intenso! ¿Quién queda a un lado y comienza a opacarse? Nuestro yo real 😥 ; nuestro corazón verdadero; nuestro polo femenino; nuestra Luz. Ésta no deja de brillar, sólo pierde protagonismo. Pero está ahí intacta. Sentada esperando, a ver si le damos espacio. Y nos sopla un montón de actitudes, miradas, risas y gestos, pero por correr apenas y la sentimos dentro nuestro, creyendo que “yo (mente/emoción = ego) sé lo que tengo que hacer y lo tengo que hacer ahora… Já.

Pero por estos meses de fin e inicio de año, esa voz impaciente tiene que bajar su tono, guardarse, sentarse bajo alguna sombra y comprender que le corresponde entregarse y esperar… ¿A qué? A que la Vida le muestre cuándo moverse y hacia dónde. Sin prisa. Con certeza interior.

descanso2¿¡Y por mientras qué hago!?, ¡¿perder el tiempo?! -saltará el ego con las manos en la cintura-. Eso es una ilusión y creencia antigua. Por mientras, puedes dejar tus rutinas neuróticas, entretenerte en otras cosas, descansar (te vendría tan bien dormir, mirar el cielo, echarte en el pasto, darte una tina con sales), caminar, crear algo sólo por disfrute (sin exigencias), ordenar, limpiar el jardín, mirar a los ojos a tus hijos y nietos y sentirlos, tomarle la mano a tu pareja, abrazar, pedir abrazos, delegar… Soltar… Conectar con tu corazón para conversar con él y que te vaya mostrando de a poco en qué estás y qué hacer. Agradecer por todo lo que has vivido, te haya gustado o no (todo sirve). Divertirte con cosas simples. Mirar una buena peli. Estar. Ser. Disfrutar….

Es desde ahí, querido ego intenso, que tantas veces nos visitas, que vendrán las soluciones, los nuevos caminos y el comienzo de las nuevas certezas que aún no aparecen porque simplemente no tienen que hacerlo. Menos ahora. En estos meses de transición….  Respírate eso y prueba. A ver qué tal nos va si nos suspendemos a nosotros mismos y nos damos el espacio de Ser en vez de compulsivamente Hacer…. Poco a poco. Con todo lo que somos y desde el corazón.

Caracoles