Compartiendo.cl

OLYMPUS DIGITAL CAMERAYa, resulta que -igual que algunos lectores- estoy en medio de muchos cambios, agenda llena, demandas varias, sanaciones muchas, dolores apareciendo y limpiándose, pruebas ineludibles, crecimiento incesante, reencuentros nutritivos, revelaciones sabrosas… Y…. no he podido escribir por más que lo intento y hasta los mozos de mis tres cafés favoritos del barrio me dicen al pasar que cuándo voy a ir y que por qué ando “perdida”, que me echan de menos… y me da alegría-pena porque no he podido detenerme a escribir sobre muchas cosas que están pasando, algunas que ya hasta olvidé porque la vorágine de este tiempo está que no se puede ni pestañear!

Pero como nada se pierde, todo se transforma, y como no hay mal que por bien no venga, y nadie sabe para quién trabaja… Aprovecho estos días de falta de líneas propias para compartir otras ajenas y una propia reciclada. Les dejo tres buenos textos que pueden acompañarnos en este tiempo, son de dos colegas inquietas-creativas-sensibles que se detienen a mirar la vida y a escribir de ella igual que yo…

Acá van:

Cristina Correa, desde su Chimuchina

Sandra Barrueto, desde Mujer y Punto

Y Jimena Zúñiga, yo misma, de cuando trabajaba para Guioteca.com

…. Voy y vuelvo… Y Feliz Luna Llena en Acuario, tiempo para expresar nuestra creatividad, mirar nuestro ego y salir de lo común!

Meses para crecer, meses sin quejas

En una lectura de carta astral, nada más al comenzar y hablarle un poco de su base emocional en esta vida, la mujer -mercedina- que tengo enfrente se permite llorar y soltar lágrimas de angustia por mucho aguante no sólo en su historia, sino también en los últimos meses, como lo muestra un tránsito de Plutón que la tiene revuelta y despojada, en un tiempo muy drástico… Despojada de su rol, al que tanto estaba acostumbrada y que ahora ya no existe, sus cimientos familiares y laborales ya no están… Dale, bota, mira que este espacio también es para eso -le digo, mientras ella intenta respirar profundo… Uff, cómo nos une el dolor y la fragilidad…

loto mil petalosDías después, acá en Mercedes, a mí me leen los Registros Akáshicos y apenas al escuchar la oración que se ofrece para abrir los archivos del alma, se me llenan de lágrimas los ojos sin aún escuchar nada específico para mí, y cuando comienza a bajar la información que canaliza Adriana mis lágrimas ruedan sin control cuando “hablan” de algunas de mis heridas de esta vida -y de otras anteriores que parecen viajar en el tiempo hasta que nos decidamos a sanar con convicción- y también cuando emerge la presencia de una de mis abuelas -a quien no conocí-  y de una tía que se fue joven por un cáncer de pulmón… Después de la lectura me quedan suspiros de las lágrimas durante toda la tarde y mucha paz también… El primer enjuague hace su efecto…

Sincrónicamente llueve intenso en Mercedes, es feriado, 9 de julio, el día está oscuro, imposible evadirme con salir, conversar, trabajar… Después de almorzar respiro y miro este último tiempo: la ayuda de muchos seres, la magia de los rituales de invierno en Santiago y Mercedes, unas sesiones con “mi” aguda terapeuta y otra con una poderosa sanadora chamánica, reencuentros, desencuentros, avances, desafíos, alivios, regalos, confirmaciones, señales, registros, hogar… Esto último es muy importante este mes y me hace gracia porque acá en Argentina a la chimenea se le llama “hogar” y a cada rato me aparece la palabrita pues muchas casas la/lo tienen…

Resulta que la Luna Nueva pasada, la del 8 de junio, en Géminis, activó la comprensión mental de las emociones, estuvimos viendo muchos de nuestros mecanismos, relaciones, actitudes… Y cuando no nos gustó algo seguro apareció la tentación de la queja y, por tanto, de coquetear con la víctima,  esa chica tan pasada de moda que echa la culpa -palabra tan dañina y propia de la Era de Piscis que cerramos, y que tendríamos que ya ir sacando del léxico para cambiarla por el concepto responsabilidad propia-, esa acción que ya no tiene espacio si queremos crecer, porque ahora todo el rato además de asumir, tenemos que ver nuestra oportunidad incluso en el dolor o frustración más hondos y cambiar, como lo he puesto en este ilustre blog tantas veces… Aún estamos en los coletazos de ese mes que ahora cerramos, donde una de las cosas que nos trajo la Luna, con Mercurio, Venus, Saturno y Neptuno en signos de agua (emociones), fue (está siendo) la definición de sentimientos, de relaciones, de formar de vincularnos, y esa definición puede pasar por crisis, cierres, aperturas, revelaciones…

Parte del clan perruno de Moni, tras la ventana

Parte del clan perruno de Moni, tras la ventana

… El sábado pasado compartí con una bella pareja de Moreno, interesados en crecer, en despertar, en cambiar incluso la alimentación (que por estos lados es una oda a la harina y la carne),  gozadores de la vida y con un corazón muy puro. Después, por la tarde-noche,  en la quinta de Mónica, donde hay más perros que integrantes de la familia, también tengo otro espacio para la quietud, contarnos la vida, tomar unos mates con scones y luego probar un poco de pizza en medio de la dinámica familiar de sábado. El cielo está bello y el aire muy frío… Me siento en cierres, como la fase lunar… Porque ahora, este 8 de julio estrenamos otra Luna Nueva, la de Cáncer, que está igual de poderosa y movida, con Júpiter muy activo.

Casi no he descansado en este viaje a Mercedes, muchas lecturas de cartas astrales y un poco de espacio para los amigos copan mi agenda, de pasear y no hacer, casi nada, e igualmente no me quejo: primero porque es decisión mía y, segundo, porque lo paso muy bien, puesto que para mí, como coincidimos el año pasado con una sanadora y psíquica argentina: si no da placer, no sirve… Nos referíamos al trabajo, cuando yo le comentaba que ya no disfrutaba leer el tarot, oficio en el que estuve muy ocupada varios años…

Pero estos últimos días me doy un poco de respiro pues necesito cerrar y completar el viaje con otra energía que no es de trabajo, tanto por sanidad interior, de no terminar exhausta, como por mi convicción en los cierres e inicios, por algo hago rituales, ¿no?

El lunes por la tarde, entro a otra librería en Mercedes y la clienta que está pagando se frustra porque no le sale el pago con tarjeta de débito. ¿Cuándo depositaste? -le pregunta el vendedor. -Hoy en la mañana -responde ella mirando su billetera. -Entonces se te activa mañana. Si querés lleválo y me lo pagás mañana- le dice él, confiado. -No, no, si me alcanza -dice ella algo compungida… El vendedor hasta último momento le ofrece que incluso pague una parte después, pero al final ella paga el total… Así se mueven muchas cosas en las ciudades pequeñas de Argentina y probablemente de muchos países, en el Sur de Chile he visto gestos así, de confianza, generosidad y comunidad, también en algunos negocios pequeños cerca de casa, en Santiago, donde ya me conocen… Pero de ahí a que el dueño de la panadería de enfrente vaya a buscarme a la bajada del bus en mi venida desde Chile, eso es otra cosa, jaja, esos gestos de hermandad pasan en Mercedes, donde los lazos son más estrechos, las familias se conocen, se siguen viendo y visitando los amigos de infancia; lo cual tiene muchas bondades e igual puede producir un tanto de ahogo en las personalidades más innovadoras y libres…

Cae la noche en Mercedes, Bs Aires

Cae la noche en Mercedes, Bs Aires

… Hace dos semanas, cuando llego en bus desde Baires, con algo de retraso por un desperfecto, al bajar del bus me encuentro con que me está esperando Miguel sonriente, el vecino y dueño de la panadería de enfrente de casa de mi amiga Su, y me da ternura, nos abrazamos y me dice que vino temprano con Su, pero que les dijeron que el bus tuvo problemas, entonces se fueron a la meditación, “terminamos y ahora me vine a buscarte”. Él y su mujer, Marta, “mis” vecinos favoritos, me enternecen y me encanta cómo participan en los rituales, además a Miguel le gusta mucho bailar y lo hace con entusiasmo que contagia. Al llegar a casa, Marta sale del negocio a abrazarme cariñosa y nos reímos porque ella no sabía dónde andaba Miguel. Me da emoción. Y aún más al entrar a casa, sale otra Martita a recibirme con su cariño y complicidad geminiana a abrazarme feliz y luego Laura, Fernando, Carla, Felisa, Fernanda, Andrea, Su, Fran, y otros que ya terminan la sesión de cada miércoles. Se ríen con mi retraso y me dicen: siempre pasa algo, pero al final lo conseguís, llegás… A los minutos reaparece “mi” vecina Marta y me trae de regalo facturas de su panadería “para que te tomes unos mates”, salto y me pongo más que feliz y  agradecida, valorándolo todo con mucha plenitud y alegría por los reencuentros…

Y ahora en cierre con este mes de Luna Nueva en Cáncer, la energía nos lleva también a conectar con el calor de hogar, el nido, nuestra historia, los miedos al abandono y la cantidad de veces en que nos quedamos pegados en lo que nos pasó, lo que ya no tenemos o lo que fuimos… Pero la vida es para el presente, como hablamos con Mabel a propósito de cuando ves que ya no tienes nada que ver con alguna gente del pasado… No es ni bueno ni malo, simplemente hay quienes nos acompañan por algún tiempo y cuando la vida quiere que crezcamos en otra dirección, la vibración de una de las partes cambia y esos lazos que antes disfrutabas y te hacían sentido, de pronto parecen extraños… Eso cuando el aprendizaje viene suave y eres capaz de ver la señal, cuando no las adviertes (o no quieres verlas) antes -las señales- y se te acumulan, la vida te pone en frente una decepción más potente para que entendamos y hagamos el cambio pues ya no podemos quedarnos en una relación (del tipo que sea) por apego, comodidad, miedo a herir, al qué dirán, o al abandono… Ya -en estos tiempos más aún- no podemos no ver, no escucharnos ni fingir… Saturno en Escorpión y Urano en Aries nos muestran la cruda realidad y nos empujan a ser más auténticos, el primero desde la profundidad de lo que sentimos, el segundo desde la espontaneidad de hacer aquello que estamos sintiendo…

De esto y más hablamos bastante en una muy buena cena con Armando, en un restaurant donde -pa’ variar- saludamos a dos mesas de conocidos y comienzas las bromas y las charlas… En medio de la noche muy fría, el compartir parte de nuestras vidas, dolores y alegrías, acompañados de una buena pasta y un vino, nos da nido, pertenencia, calor de hogar… Lo mismo se repite a la noche siguiente, cuando él nos prepara un buen asado en su casa, donde hay “hogar”, jaja, a un puñado de amigos que nos acercamos al fuego y a la mesa con humor, y aparecen las bromas, los recuerdos, los gestos de cariño y confianza de cuando te sientes parte de la familia sin serlo… La vida está poderosa estos meses… Siempre lo está, pero ahora nuestros canales están más abiertos y conscientes que nunca antes, invitándonos a tomar nuestro poder interno y a ser quienes somos desde una postura de evolución personal, no desde el capricho, obvio… Este mes traerá más verdades, liberación y grandes oportunidades, Saturno acaba de retomar su movimiento directo despejando trabas para que vayamos a la raíz de las cosas y actuemos sin dudas y sin prisas, en eso lo acompañará Mercurio para que comuniquemos los sentimientos que hemos podido ver las últimas semanas, y por si fuera poco, desde el 17 al 20 un gran trino unirá a Júpiter desde Cáncer, Saturno desde Escorpión y Neptuno desde Piscis nos dará la posibilidad real de crecer en temas emocionales, de hacernos cargo y abrir más nuestro corazón a la empatía profunda… A este trino se unirá Marte para llevarnos a la acción sí o sí, y todo puede traernos también mucha comprensión de nuestra historia, tendremos que valorar lo vivido y decirle adiós a lo que no sirve (desde cosas materiales, hasta actitudes y relaciones), podremos vivir más verdad en nuestras relaciones íntimas y limpieza de oscuridades (cosas dañinas y/o que no queremos ver), y el despertar de la intuición y conexión espiritual muy bellos y clarificadores…

Veremos cómo nos va, e igualmente una de las cosas más importantes es la intención que ponemos en aquello que hacemos y que nos toque vivir en esta fructífera mitad de año… Ahí vamos, con mucha consciencia, otra vez!

Parte del altar del Ritual de Invierno en Mercedes, con Kwan Yin, Madre del amor y la compasión en Oriente

Parte del altar del Ritual de Invierno en Mercedes, con Kwan Yin, Madre del amor y la compasión en Oriente

Círculos de Invierno, la luz interior brilla

Después de un té de menta y un jugo en un café, decidimos cambiarnos a un bar con Mabel. “Pero antes acompáñame a la farmacia y a la librería, por fa” -le digo y partimos caminando. En la farmacia, un chico se sube a la pesa antigua y yo le copio y me deprimo; no eran los kilos que esperaba, es decir, son más de los que esperaba, jaja. Mientras mi amiga saluda a una chica que entra y la conoce. La chica también se pesa y sale decepcionada igual que yo. Lo único bueno es que la subida deprimente es gratis, al menos! Salimos y paramos en la librería donde Mabel le conversa a uno de los chicos que atiende y que está fumando en la calle, hacen bromas y ella me dice que entremos. “No, es la librería de lápices la que busco, no de libros” -le aclaro. Pero en eso la dueña, que está en el mesón, le hace señales con entusiasmo a Mabel para que entremos, mientras yo veo que tiene en su mano un aceite de hierbas de Just y entro y le digo: es muy bueno ese! -¿Lo conocés? -me dice y me lo pasa para que lo huela. Entonces, comenzamos a conversar de ese de naranja, del óleo 31 -es mi mejor amigo, le digo- y cómo se usa, y luego saca de su cartera gotas de Rescue (flores de Bach de rescate pa’ la angustia misma) y me río a carcajadas y le digo que tiene el kit completo, que está hiper preparada. Nos ponemos a charlar entre todos, incluido el chico que está mostrándole los aceites. En eso le digo a la dueña: ¿oye, pero esto es librería o herbolario?- Y ella se ríe: Y acá hacemos de todo, sabés? -ahora me río yo porque además me ofrece facturas dulces que tiene al lado del mate y encima me dan un vaso de agua para tomar el remedio que compré. Pero qué servicio más integral -le digo… Seguimos riendo y cuando nos vamos decimos al unísono con Mabel: ¡Mercedes!

Así es esta pequeña ciudad, todo el mundo se conoce, te paran en la calle para saludarte… Ahora mismo mientras preparo la carta astral de la persona que viene a su lectura a las 3 de la tarde, en un café de la plaza, se me acerca Ana Luz para saludarme y decirme que el ritual “estuvo muy lindo, realmente un momento para el alma”…

ALTARY sí, los rituales que hace un rato realizo tienen esa intención, son eso: momentos para el alma, para reconectarnos con nuestra esencia luminosa, frágil y poderosa a la vez… Esta vez, al igual que en Santiago, además de despedir a un otoño muy aleccionador, viajamos por los cuatro elementos: agua, fuego, tierra y aire para abrir el invierno desde la conciencia, la conexión colectiva y personal, y desde el amor profundo por quienes somos, por la Tierra que habitamos y por la vida generosa y desafiante que con valentía escogimos transitar de determinadas formas antes de encarnar esta vez…

De nuevo en este ritual están muy presentes la alegría, la emoción y la limpieza… Y acá vivimos un momento muy emocionante con los ancestros, cuando honramos su experiencia, su vida y sabiduría… Cuatro mujeres con sensibilidad, sencillez y solidez entran al círculo del ritual para mostrarnos la belleza y la fuerza de los antepasados, de esos abuelos, padres, madres que llegaron antes, que son más grandes y que vivieron tiempos mucho más adversos que éstos en términos materiales y de conciencia… Estos años, especialmente desde el 2000  hacia acá, son de una revolución de conciencia y avance impresionantes, donde Internet además de mágica, une, pluraliza, expande, refresca… Metafórica y literalmente estamos todos dentro de la red circular y eso de todos somos uno hoy es más real que nunca antes… Desde que Urano pasó por Acuario y ayudó a dar a luz esta conexión planetaria, y luego pasó por Piscis revolucionando y despercudiendo la religión, la espiritualidad, las artes y el conocimiento sutil ligado a terapias complementarias, todo cambió y hoy tenemos un abanico de herramientas para crecer y sanar sin precedentes…

meditacion inviernoYa no hay excusas para quedarse en la víctima, en el dolor; la sanación y el despertar están a un click de distancia, y eso es un salto cuántico que nuestros ancestros y nosotros mismos en vidas anteriores jamás imaginamos… Este tiempo es el mega privilegio y oportunidad, encima estamos más acompañados que nunca pues somos muchos en la misma sintonía de “masa crítica” que ya mira la vida de otra forma y nos atrevemos a vivir desde otra vereda mucho más humana y consciente … Quizá por lo mismo (y por otros factores, obvio), a muchos a veces nos vienen esos “ataques de felicidad”  que mencioné en algún post anterior  (escrito también desde Mercedes) y que no tienen un motivo en particular… Parece como que no está pasando nada, pero en realidad está pasando Todo… Por lo mismo, la queja está pasada de moda. Son tiempos para agradecer, para valorar, para aceptar, para intentar ver la película completa y no la pequeña escena sacada de contexto… Son tiempos mágicos y muy circulares… Son años privilegiados que hay que vivir con el corazón profundo y desde la consciencia… Encima, como somos energía y la sincronía siempre está ahí, donde quiera que vayas te encuentras con lo similar a ti… Por eso no podemos vernos separados ni superiores o inferiores a los demás… Los demás te reflejan todo el rato, ya sea porque eres igual o porque eres muy complementario a ese que te hace ruido o te molesta… He aquí gran parte de la sanación de nuestra vida cotidiana y trascendente: aprender a vernos en los demás, a soltar la crítica y el rechazo y mirar con el alma y agradecimiento a los demás por todo lo que activan en nosotros…

La noche del 22 de junio en Santiago, y la del 29 en Mercedes, esa luz que llevamos dentro brilla y se palpa en el círculo a la luz de las velas, se siente en el silencio del invierno, en la respiración y cada gesto colectivo que vamos haciendo en los pasos de este ritual-meditación… Es conmovedor, es reconfortante, es sutil, poderoso y bello… La energía de todos emerge en profunda conexión y alegría de acompañarnos, de volver a disfrutar desde el baile hasta la quietud en sintonía y complicidad…

Y ahora, esta noche de martes, el viento sopla fuerte y se siente su sonido característico colándose por las ventanas, en esta ciudad pequeña que parece prepararse para otra lluvia purificadora… Seguimos limpiando y sanando en este invierno 2013 desde donde sea que estemos…

PD: acá un bonus track sobre este mes: http://angelesamor.org/energia/las-energas-de-julio-2013.html