Podemos decidir en tiempos inciertos

Entre risas, juego, e igualmente en serio, al final termino leyéndole la borra del café a Onur, el dueño del nuevo restaurant turco del barrio, que se viene a sentar a nuestra mesa al final de la noche. Antes él se la leyó a Lily y Gissy, con gran acierto, mientras Nora y yo observábamos expectantes. Es una noche exquisita en torno a la amistad, los sabores de Turquía, las anécdotas, los momentos de cada una y las bromas obligadas de “Las mil y una noches”, la exitosa -y dramática- telenovela turca que pasan por la TV chilena, cuyo guapo protagonista se llama precisamente “Onur”, como el que está en nuestra mesa con su acento turco y toda su energía emprendedora en Santiago de Chile. También están su mujer chilena, que obvio que bautizamos como Sherazade (la heroína de la telenovela) y su pequeña hijita, que ya tiene mucho sueño.

Y Nora me pregunta cómo lo hice si yo no sé leer la borra (hasta ahora y en esta vida), porque Onur asentía a lo que le iba diciendo girando la taza. -Pero si todos podemos todo, todos sabemos, además cuando es en juego, te sale, si te lo tomas muy en serio se cae, pero encima tengo años de oficio en esta y en otras vidas; es puro recordar… y jugar, poh -y le cierro un ojo a mi amiga que está feliz recordando sabores de infancia y compartiendo tanto con su amiga de toda la vida, Gissy, como con nosotras, amigas-vecinas de otra generación, que nos conoce hace no tanto pero que sólo con conversar un poco sentimos conexión del corazón… A vibracioncorazonveces pasa eso, hay gente con la que te encuentras y te conectas profundamente y otra cuya vibración simplemente no, no se da por más buena intención que haya. Es bueno ‘experi-sentir’ -como dice Xavier Pedro Gallego–  eso, la vibración. Hay ciertas frecuencias que te unen y otras que no, y algunas que en un momento sintonizan y después pasan, que dejas, porque vamos cambiando y luego no te encuentras aunque haya cariño o buena onda, simplemente no se da, y está bien, sólo que socialmente no es bien visto dejar de ir a ciertas cosas o personas cuando antes sí te encontrabas, pero en estos tiempos de gran honestidad la vibración ya no habla, grita, y casi que te impide conectar con situaciones, espacios y gente que no, que están en frecuencias distintas y/o donde el ciclo se ha cerrado… Por eso siento -ya no sé si lo publiqué antes o no- que estamos viviendo en mundos paralelos o múltiples y que esto se nota cada vez más… Igual tiene su toque de entretención y de comprobación de cómo está de poderosa la energía hoy y de cómo nos muestran aquello que nos corresponde en este presente y aquello que no…

Bueno, iba a escribir más sobre esto y  también de la cita de Plutón y Marte de la próxima semana. Pero la Vida quiso otra cosa y últimamente, hay que hacer mucho caso a lo que se nos muestra… Estas semanas me han hecho vivenciar en distintos contextos algo que siempre explico en la lectura de carta astral: nosotros podemos tomar decisiones en la vida, pero hay energías -situaciones- que son inevitables por más que les demos la vuelta intentando evitarlas, esconderlas o evadirlas, como si tuviéramos algún control sobre aspectos que están ahí para nosotros como un regalo de la Vida aunque no podamos leerlos como tal. Y cuando eso, lo inevitable, se presenta, tenemos tremenda decisión: cómo vivir aquello que ya se presentó y que puede ser incómodo, doloroso, angustiante, límite, impactante, abrumador, desafiante. En esas situaciones desagradables para el ego, irrumpe una energía pura con toda tu fuerza: nuestro corazón verdadero (no el corazón que late en Hollywood y en las telenovelas turcas o de cualquier país; recuérdelo, estimado pasajero de este blog), que con su poderosa luz gira a toda velocidad al centro del pecho y se eleva para animarnos a decidir cómo vivir esos episodios de la Vida que forman parte de ella pero que a nuestra mente le gusta imaginar que a nosotros no nos van a pasar, que no suceden si somos “buenos” -ja-, y que si lo hacen son algo “malo”, casi un castigo. Pero no. Nada malo nos sucede -lo hemos conversado antes, ¿verdad?

Me escribe Pau por su carta astral para revisar los tránsitos del año. Vino en 2013 y estaba ya enfrentada a grandes transformaciones. En el mail me explica que puede en ciertos días y horarios porque viene de Valparaíso (a dos horas de Santiago) y que se está tratando un cáncer de mama, entonces puede aprovechar los días en que tiene tratamiento. Sí, a sus 32 años un día comienza con ahogos, angustia, y primero creen que son ataques de pánico, pero luego se suman rigidez corporal y casi asfixia. La llevan a la urgencia médica, tienen que abrir su tráquea en una operación y de ahí comienza un ‘apasionante’ viaje en que le diagnostican un síndrome cuyo origen es el cáncer, entonces tienen que hacerle dos tratamientos… El último para el cáncer del cual ahora comienza con la quimio… Todo esto me lo cuenta con tranquilidad, sonriendo, con su pañuelo anaranjado en la cabeza sin cabello, sus ojos hinchados y vibrantes… Y llena de vida. Está mucho más feliz que el año pasado y ambas decimos al unísono: esto es lo mejor que te(me) pasó!-  Sí. Pau, en medio de la crisis, del dolor físico y emocional, del miedo, de las preocupaciones por lo que vendría, mantuvo toda su consciencia y corazón activados para vivirse esto como una gran oportunidad que está disfrutando a concho: volvió a ser hija y a tener que vivir con los padres, recuperó su lugar de niña y no de protectora, está en una gran pausa de su trabajo frente a un computador cuando hace mucho rato que estaba inquieta por trabajar con personas y con más libertad, se reencontró con su lado artista y está haciendo pequeñas cosas, ha compartido con los amigos y ya planean proyectos para colorear la vida y que no todo sea el trabajo oficial, desarmó su casa en Santiago y no tiene “nada” ahora y está en plena…. Incertidumbre. Y plena de VIDA…. Guauu. Yo misma le digo: tu energía está brillante-.  Aprendió a anudarse su pañuelo con su propio estilo y quiere hacer un tutorial en internet para que otras mujeres puedan llevarlo con coquetería; y aunque le cuesta respirar y está cansada, por dentro emite tremenda luz y poder…

caminosdecisionNo es que no le duela lo sucedido, que no le angustie, que no haya llorado o temido. No está anestesiada emocionalmente o inventándose que está todo bien. Es que fue capaz de decidir vivir esta nueva experiencia llamada cáncer con amor y consciencia y como un gran aprendizaje que le da la oportunidad que -quizá- sin éste ella no se habría dado: sanar por dentro muchos asuntos pendientes y comenzar a hacer cosas nuevas como siempre querían su alma y espíritu, pero que su ego no permitía por las razones que fueran, donde se había amoldado al sistema sin terminar de abrir espacios reales de transformación… En su caso, tuvo que venir una enfermedad a gatillar ese despertar y a recordarle: tienes otros talentos, quieres otra vida, tus misiones son otras; es ahora el momento, dale.

Esto mismo nos dice a todos el cielo actual: ahora VIVE, reconecta con tu corazón verdadero, escúchalo y actúa. Como un juego, sin pretensiones; prueba, diviértete, apasiónate por tu vida, por las cosas pequeñas y por objetivos más grandes. Muévete porque nadie lo hará por ti y no hay un momento ni un paso “seguros”, la incertidumbre es para todos, es un regalo lleno de puro potencial…

Cuánta belleza, humildad, poder, aceptación, consciencia y grandeza hay en nosotros a través de lo que Pau trajo a mi consulta estos días… Hay muuuchos como ella, aportando desde su propia adversidad, casi sin saberlo, pero con la certeza de que todo tiene un sentido, todo es experiencia y cada paso en el camino está lleno de regalos si miramos con los ojos del corazón puro… Qué tiempos magníficos atravesamos! Enhorabuena hemos decidido estar aquí en este ciclo-espacio y ser protagonistas! Ya no podemos seguir eligiendo ser víctimas, ya no podemos bajar nuestra vibración como en los ciclos anteriores de la humanidad…Este tiempo está de una belleza que te deja mudo y con puro agradecimiento en todo tu cuerpo… Si quieres mirarlo con el corazón, claro; porque si miramos desde el ego veremos caos, crisis, amenazas… Pero hay muchísimo más que eso. Hay demasiada luz…  Es tan emocionante ver a cada rato la cantidad de información al alcance de todos, tanta gente despertando, las nuevas miradas, cómo varios gestos opacos comienzan a quedar atrás y cómo éstas energías -las opacas u oscuras- se muestran con fuerza para que podamos decidir vivir desde otra vibración, desde la consciencia que contiene y emite luz-amor…

Quisiera escribir más, pero siento que la vivencia de Pau tiene una energía tan luminosa y elevada que basta y sobra con su ejemplo, con todo lo que puede inspirarnos. Encima me falta tiempo -como a todos por estas semanas, ¿no?- y ahora tengo que seguir en otras cosas, pues preparo -entre otros asuntos- una ponencia para el VII Congreso de Terapeutas Florales de Chile, donde me invitaron a exponer-compartir sobre La reencarnación y los propósitos del alma vida tras vida. Se los comento por si van o si quieren difundir para que sepan que podemos encontrarnos allá y conocer la mirada de la astrología sobre este tema. Es el sábado 22 de noviembre. Los datos acá.

Pero hay más. Ahora tengo una colega. Pau decidió hacer su blog y cuenta parte de su vivencia en esta página que irá coloreando de a poco y que ya tiene dos notas, pueden leer la primera aquí: http://hagamostribu.blogspot.com/2014/10/y-contratodos-mis-pronosticos-el-cancer.html

Seguimos viaje en este noviembre que traerá contundentes sorpresas donde podremos decidir qué hacer con ellas y desde dónde vivirlas en este tiempo luminoso, apasionante, poderoso… e incierto. Así es. Pura VIDA. Gracias, Pau.

Eclipsados: listos para Recomenzar

-¡Tendrás un cumpleaños eclipsado!, ¡qué bacanooo! -le digo con alegría a Nora al darme cuenta que su cumple es este 23.

-¿Ah, sí? Y eso ¿qué significa, Jimena? Tradúceme por favor -me dice con su chispa e inocencia-dulzura características, que la hacen dueña de un corazón muy jovial.

Estamos en su casa en almuerzo dominguero, con la familia, su hija Andrea con Jorge y sus hijitos -dos de sus queridos nietos-, además de los amigos, Tulio y yo. La casa está bulliciosa, la conversación alegre, llena de recuerdos, anécdotas y bromas; también profunda con los procesos que algunos están viviendo y plasmada de amor en muchos gestos.

-Bueno, que estás en un cierre de ciclo -todos los estamos realmente- donde puedes, por ejemplo, escribir lo que quieres dejar atrás, porque es un momento de transformación y limpieza, puedes mirar tus últimos dos años, que vaya que te han movido, ¿no?, y en silencio sentir en profundidad a qué le quieres decir adiós con amor, sin rechazo, porque comprendes que todo te ha enseñado mucho aunque sea desde el dolor o la incomodidad… Qué te parece?! -le digo a mi amiga, a quien le ha correspondido experimentar la fragilidad y los regalos últimamente, y quien a ratos es como hermana divertida, en otros podría ser mi madre y siempre es muy cómplice.

En eso recuerdo que otra amiga, Mabel, de mi querido Mercedes, también está de cumple y que siempre bromeamos porque ella puro se identificaba con Escorpión y cuando nos conocimos tuve el deber de informarle que su signo es Libra, en el último grado, pero Libra al fin, aunque tiene como cuatro planetas en las aguas escorpionas. Entonces ella -con su exquisito humor- se declaró LIBR-ES, su nuevo signo… Otra que estará eclipsada y que nos mostrará con propiedad la belleza de las transformaciones profundas…

eclipse solar parcialPero no sólo ellas. Este 23 de octubre y los tres días siguientes estamos en un momento bello e importante de este 2014. Este eclipse solar es -en principio- un gran cierre del ciclo que iniciáramos con tantas expectativas, distorsiones y conexión a fines de 2012, cuando todo se aceleró y cuando definitivamente la nueva energía que ya llegaba desde 2009 se abrió para todos y cada día nos regala más información y aprendizajes… Hoy todo es nuevo y está en cambio constante. Hay cantidad de cosas -incluidas ciertas escuelas y miradas espirituales, espirtualoides y/o psicológicas- que ya fueron, que ya no van. Nos estamos actualizando con ganas. Nuestros guías y maestros parecen tener más entretención que nunca con toda la transformación que atravesamos en todos los ámbitos de la vida. Por eso -en parte- la incertidumbre se llega a palpar y es más mágica que en otros momentos. No hay para qué temerle a esta chica, la incertidumbre, ella sí que no está pasada de moda, al contrario; si le damos la bienvenida -con alfombra roja incluida, si somos entusiastas- podemos disfrutarla y atesorarla para vivir el gran potencial que nos ofrece este aire de cambio donde -como lo he compartido antes en este blog- no podemos aferrarnos a nada externo… Sólo a nuestro Yo Soy. A nuestro corazón verdadero. A nuestro diamante -o semilla de luz- interior y comenzar con él un vínculo indisoluble y lleno de certeza. Lo demás, se está moviendo con ganas y abriendo nuestra percepción y consciencia desde distintos desafíos y muchas posibilidades de crecimiento para que seamos cada vez más libres y poderosos internamente.

Ejercicio eclipsado

¿Y qué hay con este eclipse? Bastante. Diría que estos días “volcánicos” previos a este evento celeste han despertado y levantado oscuridad con más potencia que en otros momentos del año. No es ni buena ni mala, simplemente es. La oscuridad -tema de Escorpión- se levanta para ser vista, iluminada, integrada y… liberada. Tanto en nuestro micro mundo, en lo local e internacional se siguen destapando con fuerza energías -las propias y ajenas, que al final son prácticamente lo mismo- secretas, manipuladoras, turbias, pegadas; que quedan al descubierto y entonces aparecen algunas verdades que no queremos ver. ¿Para qué? Para despejar el camino, reconectar con la verdad, devolvernos el poder y reimpulsar nuestra intuición que seguro antes nos advirtió de muchas cosas… El eclipse trae destape antes, durante y después.

Y como le decía a Nora, nos da la posibilidad de revisar los últimos dos años en profundidad y seguir soltando hábitos, actitudes y temas pegados desde el agradecimiento. Desde el amor a nosotros mismos, sin rechazo, sin deber ser, sino desde la comprensión profunda de ver y sentir que hay situaciones que no nos corresponden ya, o que desarmonizan nuestras vidas y es el momento de dejarlas ir con aceptación.

Estos días podemos detenernos, sentarnos con un lápiz y papel cerca, respirar profundo, cerrar los ojos y en silencio revisar todo el camino recorrido desde octubre-noviembre de 2012 hasta acá y mirarlo todo: nuestros logros, avances, duelos, decepciones, regalos, inicios, cierres, alegrías, dolores, frustraciones, obsesiones, hallazgos, sanaciones, desafíos, cambios, oportunidades, aventuras… Todo. Y llevarlo al corazón y permitir que la energía se ordene luzcorazondentro de él. Una vez que se ordene y nos sintamos más en calma con lo vivido podemos traer a la mente y al corazón distintos hechos que aún nos perturben o nos mantengan con un signo de interrogación dentro, que aún no estén en completa comprensión y podemos pedirle a nuestra semilla de luz que nos muestre -mediante una imagen, un color, una escena, una frase o sensación- para qué lo estamos viviendo -o lo vivimos- y cuál es el aprendizaje para nuestro ego… Podemos permanecer un momento allí a ver qué información nos baja… Qué sucede. Sin expectativas. Sólo dejar que algo venga. No importa si no aparece nada, muchas veces la energía se mueve en otras dimensiones y opera igual. Y si aparece podemos anotarlo para tenerlo en cuenta y terminar de comprender o para descifrar en estos días qué nos quiere decir…

Entonces, podemos despedir aquello que esté estancado, sombrío y que ya fue, y que necesitamos transformar en pos de nuestro crecimiento y armonía. Podemos cerrar los ojos y permitir que se desprenda suavemente. Podemos despedirlo con amor y hasta con fiesta, y sentir que en nuestro corazón se abre un espacio, un vacío lleno de potencial, que está listo para que vengan nuevas experiencias, las que tengan que venir…

Sí, estos días son para detenernos, observar, soltar y renacer. Este eclipse se repite tal cual después de 19 años. Los más aplicados podrían retroceder a 1995 y ver en qué estaban. Está bueno mirar eso y valorar lo andado, como también ver si estamos en un momento parecido o no. E igual yo siento que ya no hay tiempo para ir tan atrás. Que el salto cuántico que estamos dando es tan abrumador que hay que trabajar en este presente e ir resolviendo desde el amor y con energía práctica sin enrollarnos demasiado…

vacioComo este eclipse puede realmente conectarnos con ese sagrado vacío, además de cierre es también un comienzo. Con la Luna Nueva y desde el grado cero de Escorpión, atravesamos un umbral que puede llevarnos a un camino mucho más auténtico, que nos permita ser más Libr-es, despejar los típicos dramas escorpiónicos que todos tenemos dentro  (envidias, manipulaciones, desconfianzas, obsesiones) y reconectar con la luz de este signo: nuestra potente capacidad de entregarnos a la experiencia de morir (cambiar) para renacer y así transformarnos y contagiar de este proceso a nuestra realidad. Depende de nosotros, de nuestra decisión bien enfocada y que estos días recibe gran impulso para que de aquí al fin de 2014 podamos sentir y hasta compartir la Vida nueva que estamos experimentando… A ver qué tal nos va. ¡Feliz Eclipse Solar!