Quirón en Aries 2018: Gotas de humildad y autoestima

¿Y? ¿Cómo vamos con la montaña rusa de abril? Lo dijimos al inicio del mes: Abril, paciencia a mil. Es un tiempo de pruebas a nuestra flexibilidad, madurez, honestidad… Realmente dura hasta fines de mayo con más fuerza; je.

Y ahora Quirón se une a la fiesta. ¡Qué bien! Varios hablan de este asteroide/planeta transpersonal por estos días; me alegra. E igualmente  -según yo- de él no se puede hablar demasiado. Quirón se vive. Desde pequeños. Nos acompaña en algún punto clave y sensible de nuestras vidas para que hagamos una entrega a raíz del dolor vivido, de los rechazos y/o abandonos. Igual que Don Satur, su papá. Se sienten. Profundamente. Claro, cuando estás en baja consciencia los sientes menos o nada. Porque desde ahí le echas la culpa a todo, hasta el país donde estás o tus genes son responsables de tus males -tierno pensamiento y necesaria postura superficial en esta Vida donde nadie sobra y cada uno ocupa un lugar preciso.

Pero el intrépido Quirón -un centauro de tomo y lomo- llega ahora a Aries, movilizando mucho  a este signo. También al resto de sus compañeros: Cáncer, Libra y Capri. Y cada uno de nosotros tiene de estos signos dentro. Quirón parece pegarle una patada centaura al eléctrico Urano que tanto individualismo ligado a la tecnología exaltó los últimos siete años en que ha estado en el fuego ariano. Pronto este planeta saldrá de ahí y llegará a las tierras taurinas. Pero de eso ya tendremos tiempo de hablar. Por ahora, la vibración de Quirón le da una advertencia al narcisismo que habita en nosotros: ¿A ver? ¿Y la humildad? ¿Y la vergüenza de pasar a llevar al otro o de sentirse superior por el motivo que sea? ¿Y qué es eso de creerse infalibles? ¿Y qué construimos con tanto hedonismo, exitismo, consumismo y otros ismos? ¿Acaso creemos que la angustia, la soledad y las depresiones tapadas por los avances tecno y el consumismo no reaparecen en forma de obesidad, crisis de pánico, insomnios, fibromialgias, vértigos, gastritis, diabetes, tendinitis y más? -estas son algunas de las tiradas de oreja y pisotones que puede darnos.

Aquí llega nuestro sanador de la astrología para enseñarnos a crecer y querernos más desde nosotros mismos, desde el Todo que somos. Porque él sabe de dolor y de estar/sentirse herido. No es una pose ni se las da de terapeuta holístico/ecléctico, ser de luz, místico y mágico, etc., etc. Él sabe y practica la sanación de dentro hacia afuera.  Es uno de los portadores del bello lenguaje -a ratos tan incómodo- del alma. Quirón en Aries en estos tiempos tan distintos  puede activar gran autenticidad y enseñarnos la real autoestima: la de aceptarnos pexels-photo-459301.jpegprofundamente y aceptar los momentos que nos corresponden. Los de alegría y de dolor. Los de incertidumbre, de enfermedades, de logros, de prosperidad, de fragilidad, de vergüenzas y de osadías. Nos toca dejar la soberbia y empezar a sacar la parte más instintiva y más sabia de nuestro carácter con más arte. Ya no podemos quedarnos presos de nuestras formas dañinas y toscas.

Como es tímido pero muy sólido, Quirón le dará una probada inicial al fuego de Aries, hasta fines de septiembre de este año. Y ya en 2019 se decidirá a entrar con todo. Ahora él nos ayudará a acompañarnos, a disfrutar más de lo que somos, a vivenciar que podemos conquistar sin imponernos en nuestros pequeños mundos; nos enseñará que la impaciencia y el presionar sólo echan a perder lo que se está gestando maravillosamente. Y como es muy aleccionador nos mostrará varias vergüenzas colectivas en torno a la prepotencia, la violencia, la victimización, lo que algunos llaman deportes pero que no lo son con sus protagonistas incluidos, los jóvenes, los ejércitos y uniformados, los (ya no quedan, pero igual) líderes.

Desde antes de escribir esta nota, vino a mis recuerdos este libro «Ferdinando el toro», que hace varios años me regaló Jeff, un gringo muy dulce y original, y en la dedicatoria me habla de la «belleza individual que todos tenemos»… Eso viene a despertar este renovado Quirón. Les dejo la historia acá en video. Y que siga despertando nuestra belleza para entregarla en cada paso que demos!

Eclipsados para aprender a brillar

Creo que lo dije en el post anterior: los años nuevos podrían celebrarse en cuanto el Sol sale de Piscis, el último signo, y entra a Aries, el primero. Es decir, para el Equinoccio de otoño en el sur y de primavera en el norte. Al menos a mí el 1 de enero no me convence nada; menos al mirar la cara de ese tal Gregorio y su calendario… Así tendríamos una Navidad más disfrutada, un enero de nuevas ideas y conversaciones y luego un gran mes de febrero de cierres y revoltura emocional -con drenaje incluido- para finalmente abrir el año con toda la fuerza del Sol ariano y hacer una buena fiesta con harto baile, todos vestidos de rojo/amarillo/naranjo, fuegos artificiales y la espera del amanecer para recibir los rayos del sol… Digo yop. Parece que los días piscianos alimentan mi fantasía y mi distancia con la realidad… Pero ya comienzo a disfrutar el tiempo ariano y junto a otros me reactivo…

piscisEs que en las últimas semanas de estos febrero y marzo 2016 nadamos en las aguas de Piscis con toda la emoción, sensibilidad, intuición, creatividad, amplitud, subjetividad, confusión, fantasía e imaginación que inunda todo; también nos ahogamos, flotamos, chapoteamos, practicamos buceo en nuestras vidas o algún estilo propio y hasta surfeamos por nuestro día a día, pero con claridad-claridad, no estamos. No. Por eso no hay que apurarse estos días, ni en juzgar ni en dar algo por sentado ni en hacer o decidir de forma tajante… Al contrario, necesitamos más horas de sueño (¡por favor!), de baños de tina, mar o piscina, y de contemplación para incorporar todo el material energético, emocional y espiritual que la Vida nos regala (literal y metafóricamente, con balde). También escuchar música suave y bailar acompaña la energía de este tiempo donde, encima, estamos en plenas semanas eclipsadas.

… En época de eclipses -ahora, desde la última semana de febrero y hasta la segunda semana de abril- perdemos control, es decir, tenemos que soltarlo. Soltar la idea de que alguna vez lo tenemos, ja. En días de eclipse siento energía de hélices que se mueven trayendo cosas y despidiendo otras no a nuestro gusto sino de acuerdo a lo que hemos venido hacer y disfrutar como tarea interior. El cielo nos despeina, nos arrebata y nos regala cosas nuevas… También la Luna, el Sol y la Tierra hacen su juego y nos enteramos -las entendemos y comprobamos- de verdades que no queríamos ver, vivimos cambios inesperados que son limpieza, estamos más sensibles y tenemos que ponerle más consciencia a nuestros pensamientos/emociones porque podemos sembrar con más solidez sin comprenderlo del todo hasta los próximos eclipses (agosto); es decir: es tanto mejor dedicarse a conectar con lo luminoso que con lo opaco y oscuro (lo cual no quiere decir que no lo veamos, al contrario); son días para poner aún más atención a nuestra vibración…

Ja, ja. Justo termino el párrafo anterior y en la radio hablan de huertos y de que hay que poner mucha atención a las semillas… Eso mismo es! Hay que poner cuidado -sin miedo- en qué y cómo sembramos porque en estos días eclipsados tienen más fuerza nuestras semillas, por tanto nuestra mirada también podría ir hacia qué queremos cosechar porque es hoy el tiempo de poner acciones, pensamientos y emociones más elevados. Es que ahora, con la fuerza del equinoccio aún presente, renovamos energía y realmente cerramos ciclos…

eclipselunajupiterEstas semanas, cuando aún se sienten los efectos del eclipse pisciano del 8/9 de marzo, que movió en especial (aunque a todos nos llegó un oleada, ¿no?) a Piscis, Géminis, Virgo y Sagitario; se movilizan también las aguas de la Tierra y las nuestras (emociones intensas, a ratos extremas; los líquidos del cuerpo; mensajes en sueños e intuiciones importantes), como también temas creativos y espirituales. Por otro lado, los robos, engaños, desengaños, crímenes confusos, locuras y ciertas enfermedades o accidentes ‘absurdos’ pueden incrementarse para obligarnos a hacer un movimiento de luz, de madurez, que nos permita soltar patrones (formas, creencias, miradas, hábitos) antiguos de esta u otras vidas, como también incorporar conocimiento nuevo a la sabiduría que ya acumulamos -se supone- con todo el camino de vida de cada uno…

arieslibra

Nuestro lado Aries tiende a mirarse el ombligo, mientras el de Libra mira mucho a los demás… Ahora tendremos que hacer un sano ajuste.

Y por si alguien quedó fuera, esta semana el 22/23 de marzo viene el eclipse libriano, que le da la oportunidad especialmente a los Libra, Capricornio, Aries y Cáncer de cerrar y comprender temas que comenzaron alrededor del último equinoccio, en septiembre/octubre pasado. Igual a todos se nos da esta chance, que dura tres semanas, es como una ventana eclipsada. Y no sobre cualquier tema, sino aquellas situaciones que movieron el amor de pareja, de familia, de amigos; las sociedades, relación con jefes, compañeros y clientes desde ese tiempo hasta acá, ahora tienen su posibilidad de comprensión y de completarse como experiencia para hacer un giro y poner en práctica todo lo aprendido: amor puro, límites, autonomía, expresión, armonía, tranquilidad, aceptación, cooperación…

Este eclipse libriano puede mostrarnos el egoísmo propio, el ajeno y el mutuo!, también podría obligarnos a asumir lo tóxico -o estancado u oculto- de algunas relaciones para ponerles fin o replantearlas sí o sí. Podremos mirar nuestras oscuridades, incluido ese lado que mendiga atención, cariño o amor; el mismo que por la vía de agradar a los demás quiere mantener sus vínculos en vez de centrarse en lo que realmente siente/quiere/necesita. O capaz que nos hacen mirar nuestras frialdades y nuestro lado controlador… Como sea, este eclipse moverá la autenticidad, podrían saltar secretos de amantes, negocios turbios, relaciones por conveniencia o muy plásticas; obvio que las infantiles y las de co-dependencia tendrán lo suyo. Por lo mismo, las rabias y la necesidad de hacer justicia, tema ariano/libriano, pueden sacar su bandera…

Pero no todo es alarmista ni fatalista. Para eso están los noticieros y los diarios, además de las ‘redes sociales’ últimamente… Esta especial fecha también mueve sus hélices para polinizar y sembrar algo completamente distinto a lo que venimos viviendo según sea el caso, al gusto del consumidor. He ahí lo auténtico, pues muchas de nuestras relaciones transgreden lo genuino y vamos tapando lo que de verdad somos -con todos nuestros talentos, aprendizajes y caminos- y queremos… La Luna, el Sol y la Tierra que ahora danzan en el eje Aries/Libra también pueden traernos más -o nuevo- amor; la oportunidad de abrir más el corazón para compartir con los demás. Todo podría confabularse para que digamos verdades que despejen lo opaco y conectemos con relaciones más luminosas en nuestros ambientes. Podemos recibir la justicia divina en hechos que venimos trabajando hace meses

Y hay algo muy relevante… Es a raíz de darnos cuenta de nuestra incomodidad, incongruencia, dolor, frustración, sensación -o vivencia- de abuso, soledad, desequilibrio y etcéteras; de reconocer aquello en que nos dejamos eclipsar antes (opacar); de esas situaciones o hábitos donde perdemos poder, que ahora podemos levantarnos y decidir brillar en nuestros vínculos más cercanos, siendo nosotros mismos, con la luz que tenemos dentro, sin ensombrecer a nadie ni tratando que otros brillen, porque esa es una decisión personal… 

En resumen, por si esta nota quedó muy pisciana, hasta mediados de abril es importante ponerle más atención a nuestras relaciones para permitir que se limpien (esto incluye estar atentos a señales, verdades, encuentros y desencuentros), de modo que quede espacio y un terreno más propicio para sembrar lo que realmente queremos porque, ya que estamos en un año para concretar desde el corazón y, como dijimos en radio Cooperativa, de un optimismo realista, es ahora el momento de decidir en profunda conexión interior qué queremos vivir y comenzar a actuar en consecuencia. ¡Buen y esclarecedor eclipse para todos! ¡A brillar!

venusaries

Octubre 2014: Encuentro interior

Yaaa poh, Mercu, le pusiste color -le digo al dios Mercurio -fiel amigo de esta encarnación- cuando llego a un trámite que se supone debiera tomar pocos minutos pero veo con desazón que hay una fila de unas 30 personas… Entonces, cierro los ojos, dejo el bolso en el suelo, respiro y soplo la fila con la intención de despejar la energía y que la cosa se agilice… Me resulta bastante, hasta ponen a una señora más a atender (todos podemos hacer magia, queridos pasajeros), pero como Mercurio es chistoso, cuando llego a la ventanilla la misma señora me dice que mi trámite no es ahí sino en otro lugar donde yo pensé que era cuando entré, pero mi mente (regida por este dios alado) le preguntó al guardia inexperto quien me dio mal la información y terminé «perdiendo» preciados veintialgo minutos, en algo que demoraba menos de cinco… En medio de todo, le digo: ok, ya entendí, tendría que haber seguido mi intuición, ¿si? Y claro, obvio que practiqué la paciencia, ¿no? Gracias por la bromita

mercurygodSí, Mercurio, el dios más informado del Olimpo, dios de las comunicaciones, el intercambio, la conversación, el aprendizaje intelectual, el comercio, los traslados, los procesos mentales, el aire, el transporte, el comercio, las firmas, los documentos, los chismes, el colegio, la escritura, la lectura, los puentes de la Vida y más, está retro. Retrógrado. Desde la Tierra parece que viajara hacia atrás y es como una travesura de él que repite tres veces al año. Después de andar inquieto y activo por todas partes sin que nada se escape a su conocimiento, se detiene, se estira, y decide tomar su descanso y se va a dormir su cura de sueño mientras dice: a ver cómo les va sin mi, a ver cómo se las arreglan por tres semanas con menos información y más corazón… Chau, buenas noches-.

Su siesta XL comenzó con más fuerza el 4 de octubre y se extenderá por todo este mes…. Y aquí nos quedamos, con niebla en los aeropuertos, sistemas caídos, comunicaciones que se entorpecen, la Internet que no arranca, confusiones para llegar a un lugar -o a un trámite-, desperfectos en el auto, la bici, el bus;  productos que no encontramos, negocios que no se realizan, citas que no llegan, llaves perdidas, filas absurdas, la mente más enredada de lo usual…

¿Y ahora nadie podrá defendernos? …Nadie externo, obvio. Primero porque -se supone- estamos comprendiendo que no somos víctimas de nada ni de nadie, sino activos protagonistas de esta encarnación y maravilloso momento cósmico que atravesamos… Pero además, porque también esta larga siesta de Mercurio es tremenda oportunidad… ¿A quién podemos recurrir ahora?

…Que las comunicaciones y la logística fallen, esconde -además de buena práctica de adaptación para nuestro ego- tremendo regalo. Este mes de octubre, que está muy revelador, es también una especie de paréntesis catártico, una vuelta a la lavadora por si algo se nos había olvidado limpiar, y también un descanso de la centrífuga en la que estamos este año; un espacio para dejar en Off  la mente parlanchina y darle On al Yo Soy, al Yo Verdadero… Claro, Mercurio hace puentes entre lo terrenal y lo divino, entre esta realidad y la del inframundo, entre nuestra mente y la misteriosa psiquis, entre nuestro ego y el corazón espiritual que somos y nos habita… Entonces, cuando estamos rebasados de info, él se detiene y dice: stop! hasta aquí llegamos, ya no te entra ni un dato más; ahora respira, retírate, siente tu cuerpo, baja al corazón verdadero y deja que la información interior llegue desde la quietud, desde el no hacer, desde el observar sin analizar… Deja que otras energías hablen y te entreguen respuestas sin buscarlas… Por mientras, yo me iré a dormir. Si quieres me acompañas, pero también puedes apoyar la espalda en un árbol y sentir la Vida con toda su fuerza, mientras te caen unas cuantas fichas… En unas semanas más me cuentas, si es que es necesario-.

ojosluzY esta vez, durante todo octubre, las fichas nos caen desde dos terrenos. El primero es desde las aguas de Escorpión, donde podemos tener revelaciones sobre nuestro lado manipulador y dramático, también de cuánto espacio le dejamos a la sabia intuición, de cómo vivimos las crisis interiores, de qué secretos tenemos y cómo los vivimos, y de cuán poderosos somos al entrar en mayor certeza y qué vinculo tenemos con la sexualidad… La otra caída de fichas viene desde el aire libriano y nos harán mirar cómo nos relacionamos en distintos niveles, cuánta armonía somos capaces de poner en lo cotidiano, en la relación con nosotros mismos y en los vínculos más cercanos; cuán auténticos somos, cómo manejamos nuestra iniciativa para compartir con otros y cómo conectamos con la reciprocidad, la belleza estética y la interior…

Mercurio ahora nos propone observar, cuestionarnos -sin enrollarnos, eso sí- y permitir que afloren nuestras verdades… Y como vivimos en constantes espejos, este planeta que hemos elegido habitar también vive el mismo proceso a nivel colectivo, nos refleja. Por eso, es un gran momento para observar ciertas verdades -o secretos- que afloran y cómo lo oculto se revela (Escorpión), para discernir dónde hay confabulaciones -o distractores-, donde hay verdad, cuánto peso le damos a la imagen y qué sucede cuando se rompen los equilibrios (Libra)…

Este octubre -y noviembre también trae algo de eso- es como un volcán -y en Chile ya se activó uno, ejemplo de cómo nos espejamos-, está intro, aparentemente no pasa nada pero está muy activo internamente, es un mes poderoso para los descubrimientos de nosotros mismos y de la dinámica mundial… Es una rica metamorfosis que nos da la oportunidad de detenernos a reformular dónde estamos y cómo. Podemos indagar mucho en nuestra psiquis (Escorpión) y en cómo socializamos (Libra)… Y para aportar a la observación, a los cuestionamientos interiores, a la consciencia y a la búsqueda de la verdad interior, les comparto este video que es una oportunidad en torno a esto… A ver qué dice nuestro corazón…