Trascender nuestras barreras con alegría

Por fin camino a orillas del Bósforo… Era la única expectativa que tenía de este viaje. Y aunque al principio me cuesta porque están remodelando la costanera de una de las zonas que quería recorrer (Karaköy),  luego de seguir y cruzar en el ferri, camino con el viento en la cara por la costanera vibrante de Uskudar…. Eso tiene Turquía (“mi país”, como señalo siempre medio en broma, medio en serio porque sé que ya estuve en otras vidas por aquí): otra vibración. Tiene chispa, sabor, color, magia… Antes pasamos por Londres, Manchester y Liverpool, que me gustaron mucho, pero -obvio, cada uno con lo suyo- les falta sabor, aunque tienen su majestuosidad y belleza. Y les falta brillo. Hay zonas de energía muy baja por esos lados y otros que recorrí antes y, a diferencia de nuestra América, ‘más nueva’, la naturaleza en el norte hace lo que puede para contrarrestar el peso de la historia cruda y el exceso de mente pragmática, y sostiene, pero -para mí- no logra vibrar muy alto, por tanto, no conmueve. E igual acompaña, lo cual es mucho y me provoca agradecimiento.

Recuerdo que hace tres años, en una conversación con una inglesa en el hostal en Estambul, veníamos llegando por la noche y le pregunté qué había hecho ese día. Me dijo: caminé y caminé a orillas del Bósforo; creo que unas tres horas-. ¡Ay! Yo quiero (tengo que) hacer lo mismo, pensé; pero al día siguiente ya teníamos que irnos y antes nos daríamos un reponedor baño turco…

Cuando estoy en medio del viaje, sin conexión a Internet, explorándolo todo, jugando, además de agradecer mucho, digo: ¿cómo no hice esto antes? Claro, igual me fui al sur chileno -que adoro- un par de veces, pero parece que necesitaba estar aún más lejos y con más estímulo. Bueno, Chile queda tan ‘lejos’ de todo que cualquier viaje es importante. Pero luego recuerdo que no podía. No me daba energética ni emocionalmente ni para que se me ocurriera la idea. Entonces vuelvo agradecer poder hacerlo ahora y termino de integrar lo vivido en 2016 que, para muchos, fue remecedor, un poderoso cierre y activación al mismo tiempo.

En estos días de regreso a Santiago observo/siento todo: el cielo, la energía, la montaña, la gente, la lluvia, la tele, las conversaciones sobre política local e internacional (muchas de las cuales me sacan varios bostezos; está todo taaan antiguo que no me da ni para opinar), los colores, los egos ansiosos, mi cuerpo y su readaptación a este sur, a volver a trabajar y a reencontrarse con el amor y las preguntas de varios que me reciben; también a los nuevos proyectos. Y en eso  estoy cuando por fin el Sol se asoma por Santiago y lo disfruto en mi piel y en las hojas de otoño humedecidas por la última lluvia. Cada espacio de este planeta tiene su belleza y nobleza y nos permite -a veces no y entonces hay que cambiar o sanar temas- ocuparlo y desarrollarnos ahí. Por eso me cuesta compartir con la gente -o escucharla- que rechaza u odia el lugar donde está, más aún cuando esa tierra les está dando trabajo, comida y más. En vez de agradecer encuentran todo malo y lo comparan insistentemente con otro lugar… Así somos los humanos, criticones y quejones. Pero también creativos y cada día en mayor conexión aunque el sistema patalee para que muchos no salgan de él.

En este viaje pasamos por Éfeso y Pamukkale (en la foto). Me habría quedado mucho más rato en esta última, en el castillo de algodón que con sus aguas turquesas y blancas llenas de calcio forma piscinas de agua tibia por toda una colina… La naturaleza, el poder de esta Tierra que elegimos habitar siempre puede seguir sorprendiéndonos con su pureza y su magia… Con los pies en el agua y el viento menos intenso que en la entrada del parque agradezco y conecto con la alta vibración de ese espacio en medio de las efervescencia y las fotos de todos los visitantes…

-Te apuesto que te querías quedar allá -me dice una vecina.

-Todo el raaato- le digo-… Pero sé que en este tiempo -para todos nosotros- es importante y urgente concretar. Ya todos tenemos que movilizar lo que queremos y lo que vinimos a hacer. Y si bien sé que volveré a “mis” tierras turcas y a otras, ahora me/nos toca enfocarnos.

Cuando hablaba -que lo he mencionado varias veces últimamente- de jugar, es que nos toca crear más, enrollarnos menos, divertirnos y… Concretar. Como los niños, que inventan, arman, se arriesgan, se mueven… Los últimos días de este viaje, en el parque Kensington, en Londres, observo a unas pequeñas inglesas vestidas de rosado y con la piel ídem, que se lanzan rodando por un declive mientras los padres hacen su picnic y las miran con risa, igual que yo, que además recuerdo jugar a eso cuando niña en los faldeos del cerro San Cristóbal, en Santiago.  A unos metros figura  otro niño, español, con su abuela españolísima; él quiere hacer lo mismo mientras ella le insiste en que se ensuciará, que casi llueve, que hace mucho frío, que esto, que lo otro; hasta le inventa unas mentirillas para que no lo haga; pero él no deja de tener ganas y de querer intentarlo casi a escondidas de ella… Yo miro la escena con delicia pero no pude quedarme a ver el final… Ahora tenemos que hacer esos dos gestos: escuchar las barreras de nuestro ego (mente y emociones) que dirán ‘no’ por decenas de razones, que nos pincharán el globo; amarlas, aceptarlas, pues esos miedos y rigideces son parte nuestra y están para que los trascendamos; al tiempo que escuchamos también esas ganas, esos llamados del alma y nos lanzamos ladera abajo jugando sin importar demasiado si nos ensuciamos o nos golpeamos porque eso es parte de la Vida tanto para experimentar -que a eso vinimos- como para lograr.

Ahora Plutón y Juno desde las tierras estoicas de  Capricornio nos proponen mirar nuestras metas (pequeñas, medianas y grandes) y tomar tanto el compromiso como acciones transformadoras que nos conduzcan cada día más  hacia ellas… Y una de esas transformaciones es que como humanidad tenemos que sacarnos el peso y la seriedad. Es desde la alegría, la sorpresa, lo simple que podemos conquistar. Y el cielo nos apoya. Desde Libra, Júpiter sabe que no puede exagerar o predicar, sino que tiene que enseñarnos a armonizar nuestra vida y relaciones en la práctica. Venus y Urano estos días desde Aries nos dan empuje, más chispa, originalidad y una autoestima que nos permita hacer locuras; mientras que los aires geminianos vuelven más liviano el aire y nos abren opciones en este mayo/junio… No importa qué esté pasando afuera, si hay supuestas crisis, o caos, ‘atentados’, mentiras, abusos… Ahora lo importante es dejar de multiplicar eso, conectar con el amor a nosotros, a todos y a cada experiencia aunque sea incómoda; reírnos e inventar nuevas formas de estar mejor y de sentir que nuestra bella Vida -esté como esté hoy, nos guste o no- brilla y tiene sentido aunque sea poco a poco…

Anuncios

Las OTRAS Predicciones 2015 (válidas para Chile y otros rincones)

Si usted quiere leer las Predicciones 2015 oficiales publicadas por El Mercurio online, Emol.com made in Ji, con presentación del año + vaticinios para cada signo, están AQUÍ.

Si además quiere ver el video con la entrevista para EmolTV, puede mirar acá. Y si todavía le queda  curiosidad pendiente puede escuchar la última sesión de astrología en radio Cooperativa por aquí, donde conversamos distintos aspectos de 2015 y compartimos algunas guías para los cinco primeros signos astrológicos (de Aries a Leo).

bolamagiaPero si le interesan otras Predicciones aún más certeras, acá van:

– Un largo y angosto país llamado Chile pasará a formar parte Imperio Turco Otomano, con capital en Estambul y base sudamericana en todo Chile continental.  Los programas de TV locales tendrán subtítulos en turco y al despedirse los conductores dirán: teşekkürler. Güle Güle. 

– Nacerán cientos de niños llamados Onur, Sherazade, Fatmagül (ella no tiene la culpa), Kerim, Bihter, Behlul, Mustafá, Suleimán, Hurrem, Ezel, Kuzey, Güney. Estos pequeños serán un tanto dramáticos y guapos, beberán té de manzana y comerán döner kebab.

– La Presidenta chilena perderá su cargo. Sufrirá un día, porque al siguiente pasará a ser la Sultana de la comarca, desde ese día llevará largos vestidos de seda, joyas con piedras preciosas y dejará su cabello crecer. Su secretario se llamará Onur. Se celebrará en todo el territorio sudamericano su nombramiento, se repartirán delicias turcas y monedas de… cobre entre todos los ciudadanos.

-El escudo nacional de Chile tendrá un ojo turco como imagen central.

– Es probable que de aquí a 2017 gran parte del continente americano -a excepción de Brasil- pertenezca al gran Imperio Turco Otomano.

-La creatividad de la TV local irá a la baja, mientras que la competencia absurda al alza; lo cual será bueno porque una vez que quienes trabajan en la industria se den cuenta de su falta de propuesta, sello e inventiva, a fin de año crearán cosas propias muy atractivas para todos los públicos. Amén.

-Un torneo de fútbol llamado Copa América moverá mucho dinero, aturdirá a millones, incentivará y entretendrá a otros tantos, y decenas ganarán suculentas sumas mientras suceden cosas muy importantes en el continente y que afectan a todos, pero que pasarán a segundo plano dada la fiebre por el balón.

-La nueva base sudamericana del imperio turco, Chile, tendrá mucho que madurar y aprender, deberá mirar con consciencia su ego en vez de andar mirando el ajeno. Este bello camino le traerá muchas satisfacciones y sabiduría a todos sus habitantes. Esto será el abono para un gran cambio de vibración que viviremos todos los chilenos-turcos en 2016. Tebrikler!

-En algunos territorios cercanos a nuestra capital Estambul dirán que la crisis ya pasó, pero quizá es manipulación para que muchos súbditos dejen de reclamar y no salgan a las calles. Si ellos aprenden a ver más allá se darán cuenta que están en un tiempo riquísimo para su iniciativa, creatividad e independencia del sistema imperial. Inshallah. 

-En otros territorios cercanos a la capital, pero de un continente algo olvidado llamado África, dirán que hay enfermedades graves, pero muy antiguas y que muchos saben que tienen cura, tal vez para distraer a ciertos sultanes y súbditos de otros temas importantes, quizá porque en esas tierras hay muchos diamantes que conviene esconder y hacer creer que llegar hasta allá implica contagiarse. Igual algo se destapará por esos lados.

-En otro país muy grande que es un imperio en sí mismo, al norte del planeta, comerán muchas papas fritas y hamburguesas. Pero las bebidas cola cada día bajarán más sus ventas, lo cual será un gesto -aunque parezca mínimo- de la nueva consciencia. Igual estos habitantes del imperio nortino pueden vivir algunos atentados y, como ellos tienden a la paranoia, este año los desafiará a confiar en la perfección de la vida en vez de hacerle caso a los miedos del ego. Este última energía también pasará por las tierras cercanas a la bella Estambul.

-Habrá diversas tragedias que cada vez menos gente verá por TV porque muchos entenderán que no aportan nada a la vida misma, pero también porque la invasión de telenovelas turcas impedirá las transmisiones, al menos en Chileturco.

-Ciertos volcanes de por aquí y por allá pueden despertar para recordarnos que hay que limpiar lo que tenemos guardado, de paso nos enseñarán más sobre el desapego y el poder del fuego.

-Los vientos despeinarán a muchos y se llevarán aquello que esté estancado y/o con base frágil en nuestras vidas.

-Millones de habitantes del planeta necesitarán tratamientos complementarios urgentes en el cuello porque de tanto vivir agachados mirando su celular desarrollarán tensiones y malestares desconocidos por la medicina. Esto será genial porque, de un momento a otro, soltarán por unas horas sus celulares y tabletas, y sin más mirarán las cosas en vivo y en directo en su realidad. Recordarán que existen los árboles, las calles, la gente que habla con la voz y no por mensajes.

-Científicos japoneses desarrollarán una prótesis de yema del dedo índice para millones de personas que sufrirán el desgaste de esta pequeña porción del cuerpo. Será muy cara, pero en 2016 China venderá la versión barata y se expanderá por todo el mundo. La nueva autoridad de salud de Chileturco -a quien ahora no se le escapará ninguna verdad incómoda- se abastecerá con 8 millones de yemas para empezar.

Y ahora Predicciones para cada signo:

horosAries: De un día a otro madurará. Dado esto vendrán a entrevistarlo de todo el mundo para que dé los detalles de tamaño milagro, pero usted se pondrá irritable otra vez, se aburrirá y decidirá tomar vacaciones. Una vez lejos valorará todo lo que tiene y ha logrado. Se sentirá muy feliz.

Tauro: Llegará a su casa u oficina y no encontrará nada, ni la puerta. Creerá que es un castigo divino, se pondrá furioso y dirá que todo esto es una maldición turca. Cuando respire y acepte, su vida se llenará de bendiciones y conseguirá insospechada prosperidad que compartirá con alegría.

Géminis: Hará una cosa a la vez, se concentrará y tomará su vida en serio. El sultán lo mandará llamar para premiarlo, pero camino hacia allá se pondrá a conversar con unos y otros, irá a un par de fiestas, escribirá un libro y finalmente será embajador del imperio en otras tierras. Estará feliz.

Cáncer: Decidirá desentenderse de la familia, soltar el control y viajar por el mundo. A la semana recibirá un mensaje de un ser querido, se llenará de nostalgia y culpas e intentará regresar, pero los fuertes vientos lo impedirán y por fin se encontrará con usted mismo. Crecerá mucho.

Leo: Por un día se permitirá no ser el centro, se decidirá a escuchar a los demás desde el corazón. Entonces, brillará verdaderamente, pero su luz se reflejará en las ventanas, ante lo cual correrá a tomarse una selfie y a contarle a todos lo brillante que usted es. Aprenderá mucho y reirá más.

Virgo: Visitará lugares muy imperfectos y no los criticará. No limpiará su casa por dos semanas, sobrevivirá y se sentirá fenomenal. Entonces, invitará a sus amigos a cenar pero ellos llegarán atrasados y mal vestidos y usted se ofuscará, lo que se le pasará al recibir entrañables abrazos.

Libra: Una tarde tomará tres decisiones juntas sin preguntarle a nadie, quedará mareado y se cuestionará si es mejor acostarse o ir al médico; no sabrá qué hacer. Lo llamarán de una gran casa de modas para que asesore a famosos, entonces será descubierto y será el fashionista del sultán.

Escorpión: Logrará dejar su temperamento drástico por dos días, pero verá un par de malas noticias en TV y sentirá que el mundo es lo peor. Lo invitarán a algo nuevo y desconfiará, luego irá y aprenderá el valor de arriesgarse; se reirá mucho. Hará amigos nuevos y compartirán secretos.

Sagitario: Creerá que podrá dejar de exagerar todo 2015, pero sólo lo logrará por 24 horas. Igual se lo contará a todo el mundo. Hará un viaje insólito y posteará todos los detalles por cada red social que existe. Hará un retiro de silencio y entonces sucederá un gran milagro en su vida. Pruebe.

Capricornio: Hará actividades simples y se llenará de dicha. Verá muchas cosas que corregir y se morderá la lengua al enjuiciar. Un día decidirá despojarse de sus comodidades, pero cuando vaya a hacerlo verá unas ofertas y olvidará todo. Igual practicará más desapego y encontrará la plenitud.

Acuario: Comprenderá que todos somos iguales. A raíz de eso sentirá un extraño latir al centro de su pecho, entonces bajará a su corazón y vivirá una vida conectada y alegre. Creará algo muy novedoso, pero el imperio no le dará crédito y formará el club de los indignados. Será un gran líder.

Piscis: Abandonará su mundo paralelo y estará aquí y ahora. Entonces, todos lo verán y le hablarán de cosas prácticas; sentirá fastidio e imaginará que está en Neptuno, allí será feliz, pero le faltará algo y regresará. Se decidirá a hacer cosas artísticas y recibirá aplausos, dinero y sentido. Sonreirá.

…Aguante, que ya comenzamos 2015! A cruzar el puente con alegría y hacer magia cada día! 🙂

(Y recuerde que ACÁ están las Predicciones 2015 en más profundidad)

El alma tarda en llegar

-¿Cómo está el desarme de la maleta? Toma energía eso también, ah? -me dice por chat Judi, que sabe de ir y volver, armar y desarmar tanto equipaje como casas…

-Sii, la maleta no se quiere mover!! -le digo y pienso en que está ahí de lo más instalada sin querer ni hablar y sacar los trapos sucios, aunque los recuerdos ya comenzaron a salir…

-Yo opino que desarmar la maleta de a poco, es parte del volver. “El alma se tarda en llegar”, me dijo una amiga esposa de embajador. Ella sabe! jajaja -agrega.

-Siii, eso sientoooo: mi alma no ha llega’o… anda en Turquía. 😀

-En una semana vuelve 🙂 Si la dejas volver, claro; jajaja.

-La esperaré entonces 😉

… Estoy en pleno aterrizaje después de poco más de un mes de viaje por España, Portugal, Turquía y Grecia… Una bellísima aventura que, como dije en el post anterior, surgió de repente: giros/regalos del destino, y que Sole-Sol  la noche del viernes pasado, sentada en la terraza de un restobar del barrio me recuerda con risa que a mediados de diciembre cuando me preguntaban por las vacaciones, onda ¿qué vas a hacer?, yo decía: no sé, no alcanzo ni a mirar pa’llá, no tengo nada planeado, nunca planeo mucho tampoco, supongo que algo saldrá y si no, realmente no me importa mucho, ya con “no hacer” me basta… Esa respuesta le di a varios que me preguntaban… Venía tan exhausta del año de la serpiente y en pleno levante del Ritual de cierre del 2013 y entrega de las Predicciones 2014 para Emol, que no veía nada ni me daba pa’ mirar. E igualmente me da curiosidad la gente que planifica con varios meses de antelación las vacaciones, por un lado lo admiro y en lo práctico (tiempos, dinero) sirve mucho, y por otro lado siento que eso a mí -hasta ahora- no me va, que siento que todo puede cambiar tanto del invierno al verano, por ejemplo, que prefiero hacer lo que vaya sintiendo… En fin.

Los primeros días de febrero, antes de irme, Deborah con su videncia me dice que es un viaje de sanación y reencuentro con lugares y sensaciones de vidas pasadas… Recordé y viví esto en varios pasajes del viaje, como en Barcelona cuando más allá de su belleza y aires sofisticados, me sentía en algo ya conocido… Lo mismo en partes de Porto, Lisboa, Toledo y Madrid… Pero donde más sentí esa energía fue en Turquía: tierra intensa y sonriente, llena de colores, sabores, aromas, culturas, nacionalidades, devoción, arte, antigüedad y presente pujante… Me habría quedado feliz allá en esa vibración intensa y armónica a la vez, de respeto y alegría, de tradición y modernidad; no tenía ninguna gana de empacar hacia Grecia… Pero, como siempre digo, los ciclos se terminan, así que puse música alegre para hacer la maleta y partir hacia tierras parecidas a las turcas por su pasado, pero con otra energía actualmente…

Desde el puente Galata, Estambul, Turquía

Desde el puente Galata, Estambul, Turquía

… En mi segundo día en tierras turcas, al entrar a la Hagia Sofia, la mezquita Santa Sofía, en Estambul, en una tarde gris, avanzo lento sintiendo el aire, dejándome sorprender por los pasillos y escaleras hasta ingresar a la galería principal del segundo piso con cúpulas, mandalas, vitrales. En medio de decenas de turistas inquietos y maravillados me asomo en cámara lenta a uno de los balcones que dan al espacio principal, miro todo y se me caen las lágrimas… No es pena, es emoción pura, es recuerdo del alma…  Después, en medio del gentío, mi mirada se cruza con la de un guardia que me saluda con la vista, cerrando los ojos e inclinando la cabeza en silencio, como si supiera de la emoción que siento…

Hagia Sofia, mezquita y museo, Estambul

Hagia Sofia, mezquita y museo, Estambul

En eso, mi hermana Consuelo, internacionalmente conocida como Cocó, me toca el hombro con ternura, mientras contemplamos y al rato me dice con su picardía característica: “¿estai emocioná porque ya anduviste por acá con los habibis?, si querís te quedai no más, está bien bonito” -y nos reímos al unísono, mientras juntamos las cabezas abrazadas y continuamos mirando todo, sorprendiéndonos, tomando fotos, sintiendo la energía; riéndonos de algunos turistas orientales adictos a la fotografía, y de un par de gatos siempre presentes en Turquía -y en Grecia también- y que parecen perros porque no se arrancan y te piden cariño o comida… Para referirnos a los turcos les pusimos habibis (amados, queridos), pero luego le dije a Cocó que nos podían escuchar y mal interpretar. -Les podríamos decir: cúrcuma… Curcu, más corto -se me ocurrió-. Pero nos duró un día porque igual se me salía el habibi y a Cocó le pareció que habibi se parecía a Javier y les podíamos decir Javieros. Así que quedaron con ese nombre para nosotras: el Javier me dijo esto, qué lindo el vestido de la Javiera, qué guapo ese Javier, mira las javieras chicas, qué tierno el Javier, etc… Sí porque los portugueses eran los “portu”; los españoles los “peta” (de peta-zeta, los dulces que saltaban en la lengua); los griegos, “grecios” y/o “Gregorios”; los asiáticos “orien” o “chainos”, los chilenos, chili… Como muchos saben, adoro el humor y para viajar -tanto afuera como en la vida misma- a mi juicio hay que tenerlo, si no, lo pasas peor y tu mirada se estrecha, por tanto se estrecha tu realidad…

Plaza de la Mezquita Azul, Estambul

Plaza de la Mezquita Azul, Estambul

Es mucho lo que podría decir de Turquía, de la intensa y apasionante Estambul, de la dulzura de Goreme y la sorprendente Capadocia… Iré contando de a poco algunas aventuras, ahora estoy reencontrándome con mi alma que llega de a poco, muy agradecida, emocionada, sensible, contenta, sin ganas de trabajar, contemplando muchas cosas cotidianas, sintiendo que se avecinan más cambios, en bienvenidas y despedidas…

Parece que el inicio del año laboral-escolar provoca lo mismo, ¿no? Tenemos que ingresar al sistema frío que hemos creado pero el alma llega después porque tiene otra vibración, otra frecuencia, ritmo y energía; parece estar en la playa o donde sea que haya paseado, o en los días de relajo, en el sol de los atardeceres, en el compartir de otra forma… Y de pronto suena la campana y hay que hacer fila para ingresar a otra vibración no tan sana pero que depende de nosotros humanizar cada vez más, y el alma tiene que hacer su proceso para ingresar… Por estos lados, parece que el alma chilena -y la de otras latitudes también- se está acomodando con más de un temblor que empuja la tierra y nos hace despertar y recordar no sólo lo frágiles que somos, sino que además vivimos en permanente cambio…

Muchos estamos en eso. Acomodándonos, alistándonos, sacudiéndonos la energía anterior para seguir cabalgando con nuevas ganas en este año del caballo y dejando que el alma se asiente en el nuevo tiempo-espacio. Por eso, ahora no logro ver ni sentir la energía para hacer el Ritual de Otoño, simplemente no me da. Decidí no hacerlo y quizá hacer algo en abril, ya veremos. Lo siento por todos quienes lo esperan y participan, por el equipo y hasta por mí que lo disfruto, pero decido respetar mi energía y no forzar(me).  Le estoy haciendo espacio a mi alma para que llegue, aterrice bien y comience el nuevo ciclo con tranquilidad. E igualmente por acá -en el blog- podremos unirnos a celebrar el ingreso del Sol a Aries con el equinoccio del 20 de marzo. Por ahora, al menos yo, intento respirar más e ir paso a paso con la agenda que ya la veo bastante llena. Gracias y que tengamos un buen cierre del verano/invierno 2014!