Un invierno sanador

ritual

La noche está casi tibia y algo húmeda después de una lluvia suave a media tarde, el cielo entre nubes deja ver la Luna que se apronta a estar llena y caminamos tarde con Cami y Cocó por Providencia, después de brindar en casa con parte del equipo, con alegría y cansancio, luego del intenso Ritual de Invierno, que terminó alrededor de las 8 de la noche…. Son muchos los detalles de un Ritual y tantos también quienes ofrecen su ayuda espontáneamente antes, durante y después. Esta vez formamos un gran equipo para la comida, el ingreso, lo audiovisual, las pymes. Y hubo otros más: todos los que ayudaron a conseguir un espacio, incluso poniendo sus ganas desde donde estuvieran, y quienes ayudaron a difundir como fuera, también muchos que se unen encendiendo una velita o conectando a esa hora con la energía del ritual desde distintas zonas de Chile, Argentina, Uruguay y España…. saludo al SurEs aquí donde se palpa el círculo de luz que podemos conformar cuando ponemos nuestras intenciones, talentos y alma en el mundo al servicio de algo que nos entusiasma. Y este círculo resplandece cuando comienzan a llegar poco a poco los participantes de la celebración, que esta vez sobrepasaron los 170… La sala está llena, con calor, energía, expectación, entrega, curiosidad, desconfianzas, confianzas, conexión, angustias, paz, alegría, liberación, amor, dulzura, frustraciones, dolor, agradecimiento, sanación…

Esto último, creo que será potente este invierno. Es la primera vez desde que hago rituales, en que asisten tres amigas-sanadoras que han sido muy importantes en mi historia, que siempre querían venir y que por algún motivo no podían. Llegan Silvia, la primera persona que me habló de meditar y que me sugirió a hacerlo cuanto antes, gesto que ya he contado en este blog y que obedecí sin saber que me estaba “mandando” a un centro de budismo tibetano que marcó mucho mi formación espiritual. De repente la descubro sentada adelante  y nos guiñamos un ojo con complicidad y su humildad que siempre me conmueve cuando nos encontramos… Temprano me saluda Deborah, que me cautivó con su conocimiento de los dioses de distintas culturas y las religiones, y más aún con la interpretación de sueños y sus dones psíquicos, también con su sencillez; viene contenta y con dos de sus alumnas a participar por primera vez…. Más tarde llega Angélica, quien me ha guiado y sostenido tantas veces con la sanación a través de las nobles Flores de Bach y su corazón generoso… Su presencia, además de darme alegría, la veo como una confirmación para todos de sanar temas pendientes, heridas abiertas, en este invierno. De permitirnos ser acompañados en nuestros logros, crisis e incertidumbres…

Pero esto no es el único gesto de que tendremos un invierno sanador, por eso hablo de confirmación, porque antes tuve señales. Siempre que hacemos algo importante para nosotros y que involucra a más gente, la energía comienza a presentarse antes. Si observamos la antesala de un cumpleaños, un examen, una presentación, un matrimonio, una reunión, una inauguración, un taller… Cualquier acto-rito que te importa y que convoca a otros comienza a producirse mucho antes y la Divinidad te da pistas de la energía colectiva y de lo que se manifestará, junto con ponerte el tema en sincronías que comienzan a operar… Como la señora que pasea a su perro al atardecer frío por Pocuro cuando venimos de ver un salón que no me convence para el Ritual y estoy a punto de decaer y me dice al cruzarnos: Y cayó la noche; mientras no caigamos nosotras está todo bien!…Y yo además de reírme le agradezco infinitamente a ella y a la Divinidad su mensaje para seguir confiando… Este comienzo de junio, muchos tuvimos reencuentros con temas antiguos o que creíamos cerrados -ja,ja-, otros tantos estuvimos con angustias y procesos de limpieza (física y emocional) los días previos; varios no pudieron venir por estar enfermos, unos cuantos por bellos encuentros con la familia; algunos me escribían avisando que vendrían porque “Jime, lo necesitooo, voy de todas maneras!”…. Y no casualmente el mismo día llueve un poco. El año pasado en medio del ritual que fue el 20 de junio, llovía torrencialmente, algo no tan común en esta ciudad los últimos años… y tuvimos un invierno con fuerte purificación, en muchos casos.

Ritual invierno StgoEste año lo siento distinto, porque muchos ya estamos más enraizados: podemos ver, reconocer, asumir y dar pasos para crecer. Ya no estamos tanto en la evasión de las situaciones, sino más en la aceptación y en la decisión de hacer algo por tener una vida más feliz. Y si quieres evitar algún tema, ten la seguridad que la vida te lo pondrá en frente sí o sí, porque este año es revelador, rápido, concreto y muy liberador. Así que bienvenidos los temas antiguos que vuelven a presentarse porque podremos darles otra pasada de sanación y dejar así de vibrar desde ellos… Por eso se nos repiten, porque seguimos vibrando en abandono, miedo, rechazo, rabia, traición… o lo que sea que forma parte de nuestra historia. Es tiempo de cambiar profundamente.

Por lo mismo, en este Ritual de Invierno 2013 honramos al agua con su purificación, al fuego con su fuerza de vida transformadora, a la tierra con su poder generoso para concretar nuestros anhelos, al aire con sus mensajes que llegan a renovarnos… Porque el cambio nuestro es integral.

El frío, la lluvia y nieve de este tiempo, nos dan la oportunidad de conectar con el mágico silencio, que nos trae un mega regalo: poder estar con nosotros mismos. Detenernos, bajar al fondo de nuestra esencia para buscar el calor de hogar en quiénes somos y poder disfrutar, sanar, crecer, aprender desde la quietud. El invierno no es pa’fuera. Es pa’dentro, como el pueblo mapuche -que celebra estos días su año nuevo, el We Tripantu-, un pueblo que nos ofrece a los chilenos, argentinos y habitantes de América una vibración introvertida, observadora, sabia, guerrera, circular, conectada con la tierra… El invierno es silencioso y oscuro, energía que nos invita a la introspección. No hay euforia. Hay visión, pausa, lentitud. Y hay disfrute, a otro ritmo, pero el goce está y hay que descubrirlo porque no es tan obvio como en primavera y verano… Cada uno puede encontrar el suyo.

altar invierno

El mío durante el ritual fue -además de todo- bailar, recibir el abrazo de muchos, sentir la calidez de todos, comer unos picarones recién hechos por mi madre al final mientras recogíamos todo; brindar después cerca de la estufa en casa, ponerme unas botas abrigadas para salir a caminar; más tarde mirar la luna entre las nubes sintiendo el aire húmedo, y hoy escribir desde mi cama a media mañana esta nota con el cielo cubierto y los árboles un tanto mojados, con un mate bien caliente y unas galletas integrales muy ricas que alguien trajo ayer…

¡GRACIAS A TODOS POR CONFIAR, AYUDAR, COMPARTIR, CONECTARNOS Y CELEBRAR!, ¡GRACIAS A LOS SEGUIDORES DE ESTE BLOG POR LA CONEXIÓN Y BUENA ONDA! ¡FELIZ INVIERNO Y ADELANTE LA SANACIÓN, PLACERES Y DESCUBRIMIENTOS QUE NOS REGALE ESTE TIEMPO FRÍO! TODO SIRVE… Y TODO ESTÁ BIEN…

Y ahora, esta energía viaja hasta Mercedes, Buenos Aires, para su Ritual invernal, este sábado 29. Ahí vamos! 😉