Enviamos LUZ desde el corazón

velasluz… Y finalmente la energía del norte de Chile se remece con un terremoto y las olas amenazan con subir en toda la costa de Sudamérica… Las ciudades de la costa chilena son evacuadas, las noticias no paran y en el aire se respira angustia…

Es momento de despertar. Podemos -aun con el corazón apretado, como estamos muchos- encender una vela con la intención de sabiduría, calma, amor, confianza, aceptación… O simplemente respirar con consciencia y enviar esta energía para todos los seres -humanos y animales- del norte de Chile y de la costa Pacífico de la bella América…

En medio de todo, me emociona y conmueve la unión de muchos enviándonos mensajes, mandando amor y energía, encendiendo velas desde distintos puntos del planeta, parando el ego criticón y liviano de muchos que están lejos de la zona agitada… También se nos eriza la piel cuando aparece la belleza del alma humana y se me cae la lagrimita cuando Carlos, de Iquique, una de las ciudades más afectadas, me dice que su gente está bien, pero que tiene una tristeza infinita…

Como dijimos y cantamos en el Ritual de cierre de 2013, venimos a ofrecer el corazón. Este es el momento. Ahora, nuevamente podemos sacudirnos los juicios del ego, bajar al centro del pecho y ofrecer la luz de nuestros corazones puros, y enviar-una y otra vez- luz a todos los seres que estén vibrando en miedo, dolor, rabia… Y aunque no sepamos por qué ni para qué, igual podemos agradecer. Todas las experiencias cuentan y forman parte del camino sabio y perfecto del alma, que no tiene predilección por la comodidad…

Seguimos acompañándonos en este viaje tan especial que vaya que nos desafía, nos hace -u obliga a- crecer a cada instante, nos cobija,  nos da la mano y nos regala experiencias conmovedoras… ❤