ADVERTENCIA PARA VIAJEROS INFLUENCIABLES

… Si usted quiere conservar su identidad, su acento, su vocabulario y su gusto por ciertas comidas de SU tierra, absténgase de viajar un fin de semana completo en un auto pequeño con cuatro mexicanos y un inglés que habla español de España.

De lo contrario, terminará como ciertas viajeras que ahora cuando nos da frío agarramos la “chamarra”, cuando no le creemos a alguien o si esa persona

En Parque Nacional Santa Teresa, Uruguay

hace algo raro o pesado, decimos “¡no maaanches, wey!”; cuando queremos que alguien se apure o estamos de acuerdo decimos “órale, wey”; en vez de ahora decimos ahorita, si queremos algo prestado preguntamos: “¿me das tantito?”; cuando nos hartamos nos sale la expresión “¡joder!” y frente a las malas sorpresas “¡coño!” (sí, tal cual lo lee); cada cierto rato pensamos que algo está “padrísimo” y cuando alguien es malo con nosotras expresamos “pinche cabrón!”

Y bueno, no sólo eso… además casi encontramos rica la salsa tabasco y estamos a punto de desayunar con un bife y algunas verduras, o de probar una tostada con mantequilla y azúcar espolvoreada…

Usted tenga cuidado, no diga que no se lo advertí, mi cuate!

PD: El paseo estuvo bien padrísmimo y/o chingón y/o chido, wey! El itinerario incluyó Punta del Diablo, Punta del Este y Piriápolis, entre otros rincones… Las fotos están -de a poco, no ve que en Uruguay Internet es un bolero?- en Imágenes, si quiere chusmear no más tantito…

Anuncios