Emociones mayas

Figuro tendida en una hamaca, a las 10 de la noche, escuchando el sonido de la lluvia calurosa que nos mantuvo toda la tarde expecantes en medio de relámpagos y truenos mientras nos bañábamos en el lago, y que por fin se decidió a caer hace algunos minutos en Remate, bella y verde aldea de Guatemala, previa a Tikal, las famosas ruinas mayas.

Lago Petén Itza en El Remate

La única palabra que me sale repetidas veces y espontáneamente es “Gracias”… y me quedo meciéndome sonmolienta, hablándole a Venus y su poderoso tránsito de estos días… Pese a lo larga y al cansancio de esta jornada, además de feliz estoy en calma, sin nada que buscar, desear, necesitar… Estoy y en paz…

El día partió a las 3.40 am cuando nos levantamos para comenzar la aventura a Tikal. El minibus (lleno de extranjeros, obvio) pasaría a las 4.30 y aunque finalmente llegó a las 5, nada importa en medio del calor húmedo y las ganas de explorar uno de los destinos más importantes de Guatemala y de la rica zona maya que comparten este país, México y Honduras.

Me ponen en el asiento al lado del chófer y yo feliz porque me encanta conversar con la gente sobre su país, las costumbres, su opinión política, los sueldos, la educación, la naturaleza, sus rutinas, etc. Encima voy viendo el camino con la mejor vista. Al lado mío va un argentino, Juanjo, a quien conocimos el día antes con su amiga conversando y resistiendo el calor, en la pequeña isla de Flores y que también venían en el bus de lujo.

Por suerte la llegada al Parque Nacional Tikal, Patrimonio de la Humanidad, incluye un desayuno para ponerle energía a la madrugada y la caminata. Somos unos 30 extranjeros y sólo una guatemalteca. Pero lo mejor es que de ellos sólo siete hablamos español y nos separan con otro guía, lo cual es tanto más agradable que andar con el piño de gente a la cual hay que coordinar, esperar para las fotos de rigor, el baño, etc. Somos, entonces, dos argentinos, un español-alemán, la guate, una canadiense y dos chilenas.

La llegada a la Gran Plaza de Tikal alrededor de las 7 am es re impresionante. Para quedarse mudo, observando, sintiendo, viviendo…A Juanjo se le caen las lágrimas y no puede seguir tomando fotos… El guía, Israel -hombre sabio con décadas de experiencia y buen humor-, horas después confiesa que no supo qué hacer con su emoción y que más de una vez le ha tocado ser testigo de lo conmovidos que quedan los turistas, pero no siempre con lágrimas incluidas. Laura, la amiga argentina, nos dice: es que era su sueño de hace muchos años… Tenemos el privilegio de llegar solos (nuestro grupo + guía) y ver los imponentes templos, las ruinas, las sepulturas, los altares… Disfrutamos de eso por varios minutos hasta que llega “el piño”, pero igualmente mantenemos la onda… ¿Cómo lo hicieron los mayas? No sé, pero de que tuvieron tremenda conexión espiritual, fueron muy evolucionados e iluminados, está claro, de lo contrario no se explica la tremenda sabiduría para desarrollar astronomía, ingeniería, arquitectura, cosmovisión y más… El misterio es porqué y cómo fue que desaparecieron como civilización… Porque estar en medio de una de sus ciudades, además de conmovedor, despierta muchas preguntas, ganas de saber e imaginación sobre la vida de ellos. Obvio que Tikal representa a la elite maya, no al pueblo, pues están los tronos, las camas, los espacios de sacerdotes, los observatorios, y aún así queda en evidencia su tremenda riqueza, complejidad y patrimonio cultural para una época en que Occidente ni se enteraba de todo lo que pasaba acá y -dados los hechos y nuestra historia- aunque no saliéramos en los libros ni en los mapas, acá pasaba demasiado, pues el nivel de desarrollo mostrado por los mayas y otros pueblos es riquísimo…

Templo I, o del Gran Jaguar, en la Gran Plaza de Tikal

La excursión por Tikal continúa por más de cuatro horas, en medio de frondosos pasadizos, templos, construcciones tapadas por vegetación, otras restauradas, animales autóctonos como los monos aulladores que resuenan en ciertos rincones, el sonido de los pájaros y el aroma del follaje húmedo…

Con el grupo vamos conociéndonos, riéndonos, tomando agua y ánimo para subir varios escalones mayas que me confirman que en alguna vida pasada no fui maya de la elite, pues subo con dificultad tremendos escalones, pero al menos del pueblo sí puedo haber sido, pues bajo de lado (como los bajaban ellos) y me encantan los colores de la indumentaria, los frijoles, la estética, la astronomía, las tortillas de maíz… Me siento en casa en lo que conozco de este país, aunque la humedad del norte de Guate no es mi mejor amiga, pero no me mata como en otros lugares…

De tarde nos devolvemos re cansados y -hay que decirlo- sudados, nosotras nos quedamos en este pueblito Remate, un lugar encantador a orillas del lago Petén Itzá donde almorzamos y nos alojamos en un pequeño hostal al lado de la ruta, con el imprescindible aire acondicionado y la hamaca de rigor. Luego de almorzar y echarnos un rato, vamos al lago silencioso y cubierto de nubes tormentosas. El agua tibia repone el dolor de las piernas luego de tanto escalón…

Y ahora estamos en Flores otra vez, en un bar que da al malecón, después de un día completo en Petén con más lago, granizados para pasar el calor y la satisfacción de la aventura maya en Tikal como la constatación de que los tesoros en América no sólo son su historia, sino claramente su gente, pues los mayas siguen aquí, ya no en las pirámides, pero sí en moto, en sus casas, con sus comidas y artesanías, sus dialectos, sus creencias y su buen humor…

En un rato partimos a Guate, de vuelta, en otro “bus de lujo”, veremos que tal la nueva aventura glamorosa maya…

Desde la Isla de Flores

Anuncios

11 comentarios en “Emociones mayas

  1. GRACIAS …. !!!!!!!!!! por compartir tu experiencia, siento la emoción de Juanjo por conocer ese lugar, traspasas nitidamente lo que ves y sientes.

    Me gusta

  2. Sólo unirme a los demás , gracias por permitirnos viajar a través de tí y de tu mirada serena por esos bellos lugares, ojalá la vida me permita recorrerlos algún día. Cariños Ji y sigue pasándola suuuuuuper.

    Me gusta

  3. Qué belleza!!! Ahora quiero puro ir a Guatemala… cuando chica alucinaba con los mayas, aztecas e Incas, y con sus culturas… quizás sea el momento de ir a visitarlos. Gracias por reinstalarme la llamita adentro… Qué bonita experiencia Ji. Muchas gracias por compartirla. Besos!

    Me gusta

Si quieres, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s