El Amor circula (si lo quieres ver)

Más allá de los remezones, este tiempo está bellísimo… Es mucho lo que estamos descubriendo de los movimientos de la vida, del ego, del corazón, del alma, del sistema…. Todo está saliendo a la luz y sin filtros ni esperas. Y eso a ratos es re decepcionante, pero muy sanador a la vez porque son nuestras expectativas las que se caen al suelo, no los demás, no las situaciones; en cambio al ego eso le encanta: pegarse en hechos, echar la culpa, sufrir, criticar, resentir… Pero ya no hay tiempo para esos viejos hábitos tan cómodos y tan opacos. Este año el movimiento del cielo nos propone aceptar  e integrarlo todo; lo cual se traduce en consciencia y en una conexión profunda con el corazón.

corazonAl menos a mí, me impresiona cómo el Amor y las verdades se pasean a raudales por todas partes… Como el señor de la esquina que abriga al perro callejero que está gordo y no le entra bien la capa que intenta ponerle, como el conserje que me comenta de lo buena que estuvo una entrevista al biólogo chileno Humberto Maturana  y lo mucho que le gustó su mirada y experiencia de vida; entonces nos ponemos a hablar del ego y de cuán valiosa es la -a ratos muy escasa- coherencia y consistencia de algunos personajes públicos; como el verdulero de la esquina al que le digo mientras voy apurada llegando a la consulta: por fa, ¿me guarda una ensalada de apio, amigo? -y sólo me cierra el ojo mientras avanzo entre la gente… Vuelvo a la hora y media y pienso en que demás que se le olvidó y yo tengo puras ganas de apio con palta, pero al llegar y mirar el puesto no queda nada de ensaladas. -Amigo, ¿no le quedó ensalada pa’ mí? -le digo casi con un snif mirando los tomates como opción B. -¿Cómo que no, casera? Acá se lo tengo guardado- y  lo saca debajo de unos limones y chocamos las manos con complicidad. -Bacanooo! Por eso soy su fan, ¿vio? -le digo mientras le pago el preciado apio picado en rodajas… Como el llanto de Marina de sólo 6 meses, que no quiere dormir su siesta cuando llego a visitarla a ella y sus padres, y entonces la tomo en brazos y le digo: ven para acá, que yo no le tengo miedo a tu llanto-. Y se deja hasta que de a poco nos hacemos amigas en una tarde de Sol de paseo por la plaza, mientras hablamos con mucha honestidad y humildad con su mamá sobre su nueva etapa y cómo la experiencia que la Vida nos regala es a veces tan distinta a nuestros planes idealizados…

Clase de baile en el Bazar Circular, con Camila Cortés

Clase de baile en el Bazar Circular, con Camila Cortés

… Y luego de muchos reencuentros y  bastante trabajo, llegamos al día del Bazar Circular… Toda una aventura, de grandes experiencias, lecciones y regalos; todos aprendiendo en esta idea de salir de nuestras rutinas y hacer cosas más creativas para nutrirnos y aportar… Y durante la tarde compartimos, vendemos, compramos, regalamos, bailamos, saboreamos, aprendemos, meditamos, conversamos, damos, recibimos…

Beatriz y su hermana llegan con su corazón alegre y flexible a estrenar este Bazar de talentos y productos, y se quedan varias horas y hasta que termina la charla de astrología al son de Mambeando, una canción ya clásica en nuestros encuentros.  Al rato llega más y más gente, algunos auditores de radio Cooperativa, familia, amigos, conocidos, curiosos… Este experimento de “Encuentros Circulares” que movemos con un círculo de amigos comienza con este bazar y no sabemos bien con qué seguiremos pero estamos probando, ejercicio no muy promovido en nuestro sistema donde se nos exige etiquetarnos en algo, apostar a cosas seguras (como si existieran) y más bien quedarnos en lo conocido… Y nop, varios ya no tenemos ganas de eso y entendemos que este es un tiempo para la creatividad y para estar en grupo desde la libertad, cosa que comprobamos al promover el bazar donde llegaron varios correos de gente ofreciendo sus creaciones y preguntando si había espacio para un stand. Genial, aunque esta primera vez no abrimos esa opción porque, precisamente, teníamos que probar con nosotros mismos. Es potente ver que hay muchos haciendo cosas más allá de su actividad oficial o principal… Pero esta vez es una iniciativa algo “artesanal” e igualmente nos lanzamos y resulta una poderosa experiencia personal y grupal…

bazar circular2El corazón vuelve a mostrarse en la última tarde de mayo, en el abrazo cálido de varios que no veía hace tiempo, de auditores de la radio y fieles pasajeros de este blog. También en la ayuda espontánea de varios que hasta atienden los puestos de pura buena onda. Nuestra belleza -esa que todos tenemos dentro e intacta- se muestra en el baile de grandes y chicos que disfrutan con ritmos latinos, también en los ojos de los más pequeños que se divierten con todo, y en los de los grandes que se quedan hasta el final incluso de pie para compartir la charla o esperar su lectura de tarot o sesión de masaje… Y me emociono con muchos gestos, como a un pequeño que se alegra cuando su madre le compra dos libros de cuentos en el stand de Silvia que vende muy baratos los títulos que sus hijos ya leyeron… Todos nos conectamos y ayudamos… Todo circula…

bazar circular3

El stand del centro Ayni, de Esther Silva.

En medio de este bazar están los padres, amigos  y familia de varios del Círculo, ayudando en todo, con mucha entrega y gran Amor por cada uno. Al comienzo Esther abraza largo rato a su madre que se encargará de su puesto mientras la hija va a dar masajes de manos y craneal; con Cami las sorprendemos y nos unimos al abrazo y les decimos que también queremos un abrazo de mamá… Hay mucha ternura en el aire, se siente la energía de aprendices… También hay stress, rabias  e intolerancias por los detalles, y todo está bien, todo tiene cabida, nos enseña y nos hace crecer…

Cuando ya casi cerramos y aparece el cansancio pues el cuerpo siente el permiso de soltar la tensión, el Amor vuelve a aparecer en los ojos chispeantes de Amara, de poco más de dos años, la hija menor de Keilin (actriz y poderosa reikista),  que cuando le regalo unos stickers de mariposas antes de cerrar mi puesto se queda pegada en los colores y formas con deleite… La noche termina con muchos abrazos y el cuerpo rendido, también con un té de açaí con sopaipillas que compartimos en casa y tortillas de verduras hechas por la madre de Cami. Al día siguiente la mañana se endulza con un  trozo de queque  de harina integral con zanahoria que preparó Claudia (pasajera de este blog) con mucha entrega para este Encuentro Circular y que ella misma logró salvar para mí antes que se terminara… Lo saboreo hasta la última miga en la servilleta.

En eso Keilin me escribe y me dice que se le quedaron unos bolsos pintados a mano que compró en el stand de Moni y que seguramente los perdió. Pregunto al Círculo y Moni dice que debo tenerlo yo. Digo: revisaré las maletas- Y cuando abro la más grande me encuentro con todo ordenado en ésta y me conmuevo, pues Sole-Sol -y otras manos amigas, imagino- ordenaron mis cosas mientras yo estaba en otras cosas del Bazar, como despedidas y ajustes varios. A mí obvio que no me habría quedado así, no habría tenido tanto cuidado. Todo está doblado con precisión y entre las cosas, efectivamente están los bolsos extraviados… Todo es perfecto y el Amor sigue circulando… Para quien quiera verlo…

Gracias… Y nos encontramos el 21 de junio  por la tarde en nuestro Ritual de Invierno. Aguante con los últimos días de otoño-primavera!

 

 

 

 

Anuncios

Pequeños grandes pasos

Cómo cambian las cosas… Un tiempo dejé de ir a un café argentino que está bueno y sabroso, pero se podía fumar y es demasiado pequeño como para aguantar el humo. Cuando por fin se aprobó en Chile la ley que prohíbe el cigarrilo en espacios públicos (gesto que tiene todo que ver con el despertar de consciencia colectivo) volví a ir y lo disfruté un par de veces. Pero en invierno suelo buscar más sol y ahí no llega porque está mirando al sur, así que dejé de ir….

Hasta que un día nublado de casi primavera paso a media tarde, redescubro la pantalla de TV que tienen sobre la barra y le digo al dueño -que ya sabe que me instalo en la mesa de la esquina con el compu y la agenda luego de la hora de almuerzo, cuando hay menos gente- que si puede poner el canal donde pasan… Avenida Brasil! (si quiere entender de qué se trata, pinche aquí) y me dice: Claro, decime cuál es y lo ponemos-… Entonces me siento extasiada en mi mesa grande, con sopa, té blanco y sandwich, mientras respondo decenas de correos, miro una carta astral y oigo-veo mi nuevo fanatismo televisivo. Casi me siento infiel con mi café francés de siempre, que es tanto más bonito que éste, pero obvio que no tiene pantalla, este accesorio es gringo… Ayer fui otra vez (al café argentino) y una de las socias también la sigue y me preguntaba detalles de la historia brasileña, mientras las garzonas (meseras) opinaban que deberían pasarla a la noche porque no la pueden ver y “todo el mundo la ve”….

Y una tarde triste-alegre de fines de septiembre, después de un viaje express -pero bello- por Baires y luego de acompañar a una amiga en su duelo por la muerte de su compañero, con Juan Pablo y Cocó nos vamos a las fondas por la celebración del cumpleaños de Chile, a pasear, comer y bailar para pasar la pena… Siento que necesito moverme y botar dolor, cansancio, frustraciones… Cómo cambia la energía el baile y la música alegre: cueca, cumbia, chachachá, salsa; alegran la noche despejada y aún sensible… Pero antes del baile, a Juan Pablo se le ocurre decir que él ya sabe el final de mi adictiva Avenida Brasil, y como uno de sus dones es conversar, le digo (tapando mis oídos): noooo, no me lo cuentes! Cocó, distráelo pa’ que se le olvide que alguna vez mencionó esto -les digo y le insisto en que no diga ni media palabra porque encima yo  soy curiosa y se me puede ocurrir preguntarle. Y él puro se ríe con cara amenazante. Por suerte después bailamos mucho al ritmo de Los Rumberos del 900 y todos nos olvidamos del tema… Por suerte. También olvidamos por un rato las sacudidas emocionales de esos días…

Igual yo quiero que se me pase el fanatismo novelero porque me viene síndrome de abstinencia cuando no la veo… No sufro, pero me inquieto y me da envidia la gente que sí puede verla, como Isabel que estaba con sus meses de postnatal y que cuando la fui a ver estaba terminando de verla mientras el bello Domingo con sus cinco meses de vida disfrutaba el calor de hogar… En fin… Como dice uno de mis proverbios budistas preferidos: Todo es impermanente, esto también va a pasar…

desapegoComo va a pasar esta agitación de fines de septiembre y principios de octubre, ¿verdad? Varios me escriben y con otros tantos conversamos en la consulta de carta astral, en la radio, en el chat, en casa y en el restaurant favorito del  barrio, sobre estos días en que estamos tan obligados a mirar en qué estamos, dónde, cómo y hacia dónde.  Pero no es la misma de la invierno. La agitación, digo. Como he compartido en este blog y en el Ritual reciente: estamos en plena metamorfosis, y tantos lavados y enjuagues del ego este 2013, ya comienzan a ver la luz. Se siente en el aire. Se palpa en el día a día…

Muchos ya entramos -poco a poco- en la aceptación y el agradecimiento del camino recorrido, por frustrante -e impopular- que sea ante los ojos del ego. Muchos comenzamos a hacer cambios concretos por pequeños que sean: a no darle espacio a la queja, a soltar el dolor de mirarnos (a nosotros y nuestra vida) profundamente -tarea sólo para valientes- para pasar a la acción. Como Germán, quien una vez que se vio solo en casa luego que su mujer dijo “me voy”; después de patalear por semanas, miró la maleza del pasto de su casa y se levantó para sacarla comprendiendo que comenzaba su nueva vida, sacando parte de lo que sobra e impide su flujo vital en armonía porque le corresponde aprender a estar consigo mismo, cosa que no ha hecho nunca en sus más de 40 años. Como Sandra, que después de comer azúcar y grasa hasta más allá de la saciedad, comenzó a ir a bailar al gimnasio, lo disfruta, y ya no toma las intoxicantes gaseosas. Como Pedro, que entendió que su hermana no es su enemiga ni una arpía, sino que está ahí (vino con ella en esta encarnación) para recordarle cosas, para reflejarle otras y hacerla reconectar con su luz, con su alma. Como Alejandra que entendió que si sólo tiene 100 dólares para gastar con sus hijos en un pequeño viaje de fin de semana tiene que aceptarlo y no pedir dinero prestado porque eso se transformará en una cadena de stress que luego la ahogará, y con consciencia me dice: “sí, esto es lo que tengo y hay gente que tiene menos, me las arreglaré, si igual yo cuando chica no tenía nada”. Como Gabriela, que decidió renunciar a su beca de doctorado en España y se vino a Chile sin terminarla porque la economía ya no le hace sentido y la siente fría, en cambio se dio cuenta que lo suyo es la sanación aunque sus cercanos se resistan y critiquen su opción. Como Mariana que decidió habitar su casa y se compró cama nueva, despejó su habitación y ahora duerme más feliz porque además cada noche comenzó por fin a hablar con sus guías y maestros, diciéndoles que la ayuden a ordenar su mente para solucionar ciertos problemas, “y la verdad estoy más tranqui; llegan las personas que necesito para que me den una manito!!”. Como Clau, que desde Uruguay me cuenta que se salió del trabajo, cosa que no sobra ni se mueve en esas tierras, porque está seguro que puede encontrar algo que lo llene realmente. Como yo misma que decidí parar en la radio por un rato porque el resfrío -que un día me dejó sin voz y otros me trajo fiebre liberadora- ya es una gran señal de detención después de muchas emociones movidas-vividas y prefiero optar por el auto-cuidado antes de exponerme y exigirme como tantas otras veces…

pasosarenaSon gestos, son pasos pequeños y significativos que pueden cambiar nuestro presente y darnos un nuevo impulso no pretencioso ni fantasioso, sino simple y concreto para avanzar en este viaje que está algo enredado para muchos. De hecho en estas semanas me han llamado más que otros meses para pedirme lecturas de tarot y cuando eso sucede, mi experiencia es que la agitación de los tiempos (de la energía) se pone más intensa y necesitamos respuestas. Pero resulta que desde marzo dejé de leer este oráculo y varios quedan sorprendidos cuando les digo que ya no, que ya fue y que no lo veo más porque siento el ciclo se terminó. Al menos por ahora. Y que quiero respetar eso porque no quiero trabajar en algo que ya no me guste ni me haga sentido. Al menos en esta vida decidí -y se me permite- elegir a qué dedicarme y yo escojo mi tranquilidad, felicidad y coherencia: escribir, comunicar, guiar, cartas astrales, rituales, talleres, charlas. Eso por ahora me va bien y elijo respetar esa voz interior que te dice Sí o No con tanta claridad cuando queremos escucharla. Ahora, igual mi mente, ante las insistencias duda y dice “será que lo retomo para unas cuantas lecturas”… Pero como la vida es entera sabia y sincrónica, justo cuando le estoy dando la vuelta al tema, voy a la manicurista y no está la chica de siempre y me dan cita con otra que se llama Paz. Conversamos de todo un poco y cuando le pregunto que cuánto lleva en esto y si le gusta, me dice: “como tres años, lo estudié porque me gusta lo estético, antes hacía masajes de relajación, y estoy todavía acá porque aún sigo aprendiendo, cuando no tenga nada más que aprender me voy, yo soy así, no trabajo en algo que no me motive, no soy capaz de levantarme por algo que no me aporta, yo dejo las pegas (trabajos) cuando ya no estoy contenta ni aprendiendo”…. ¿Qué tal?! GRACIAS! digo yo en silencio y le comento que yo soy igual y que es tremenda bendición poder hacerlo porque hay mucha gente que no puede por tantos motivos… Mi mente dubitativa se queda tranquila y mi corazón, feliz.

¿Y ahora qué? Ufff, dicen que octubre es tiempo de “resetearnos“, de detenernos, comenzar de nuevo, sacarnos antiguos moldes y creencias para reconectarnos. Dicen que trae una energía extrema -¿todavía más? -digo yo.  Dicen que se abrirán distintos caminos para seguir dando estos pasos que ya comenzamos y soltar mucho más el pasado… Se dice mucho y se confirma el poderoso crecimiento colectivo y personal en el que estamos… Y en medio de este bombardeo de información sobre octubre,  la gran antropóloga chilena Patricia May -que últimamente cada vez que la escucho en vivo o por podcast, nada más oírla se me llenan de lágrimas los ojos- comparte un texto breve y poderoso, que como siempre nos ayuda a aterrizar y a conectar con lo real en tiempos de caos. Se los dejo acá, con un abrazo entusiasta para vivir lo que sea que tengamos que experimentar en este mes donde comenzamos a renacer. Seguimos!

TIEMPOS DE CAOS Y DESTRUCCIÓN
Cuando las fuerzas destructivas entran en la vida, ya sea enfermando al cuerpo, rompiendo una relación, generando crisis personal y social, todo entra en caos.
Y el caos es una gran oportunidad de renovación, de nuevos órdenes, de vida nueva; pero suele ser también tiempo de gran incertidumbre y dolor.
Tiempos de confusión, de nubes emocionales que no permitan “ver claro”, tiempos también de despedidas, de término de relaciones, situaciones, etapas. El yo se duele y no queda más que aceptarlo, rendirse ante ese dolor, pero al mismo tiempo es vital para el caminante no abandonar el contacto con su núcleo interior, con el jardín interno, con ese espacio de luz y quietud donde la fuente de la confianza radical, el soltar, la paz, ecuanimidad y sabiduría reinan.
Sabiduría de los ciclos de la vida, de dejar ir, de aceptar el dolor, de profunda esperanza que siempre, siempre después de una muerte hay renacimiento.
El caos es necesario en la evolución y es un tiempo crítico, riesgoso puesto que nos puede conducir a identificarnos con dimensiones oscuras, con miedos enquistados, con rencor, con desconfianza y control.
Uno de los grandes errores del caminante en tiempos críticos es rendirse a las mareas colectivas perdiendo todo contacto con su centro, dejar el tiempo de silencio diario, revolcarse en la confusión; porque una cosa es aceptar en conciencia, observar la confusión, el dolor, y otra revolcarse y alimentarlas hasta transformar el dolor en sufrimiento constante y darse permiso para acciones inconscientes y dañinas.
Las épocas de caos y destrucción son de caminar en una cuerda floja, donde solo nuestra claridad interior puede sostenernos, pues no hay nada exterior de que afirmarse y se hace más evidente que nunca la necesidad de presencia de nuestra Alma con su claridad, y paz para iluminar cada paso.

Patricia May.

En la lavadora

4596_origAsí me siento estos días de fines de abril y comienzos de mayo. Se lo comento a un amigo mientras lo acompaño a ver unos libros usados en Providencia, y me dice que él también, pero me queda mirando y agrega: aunque lo mío da pa’ huracán, Jime, jajaja-… Días más tarde se lo cuento también a mi terapeuta, con quien coincidimos en que este tiempo el desapego ha sido “el” concepto que muchos estamos viviendo y ella me adelanta que esto durará con más fuerza hasta los primeros diez días de mayo… Le digo mientras le hago el gesto, que me siento girando pa un lado y otro, sacudida, tironeada, como en la lavadora… Y ella me responde: pero quizá vas a salir brillante y esponjosa como la Pantera Rosa- Y lanzamos carcajadas. Confío en eso -le respondo con risas.

… Mónica me regala un bello mandala antes de partir de Mercedes a Santiago. No es el único regalo que recibo allá antes de regresar a Santiago y me emociona no sólo el gesto, sino además la belleza del alma cuando se manifiesta en cosas simples y profundas a la vez… Esto, el contacto con otros desde el alma creo que es una de las cosas que puede mantenernos a flote en estos tiempos, enraizados y más centrados. También el contacto con nosotros, con nuestro ser interno vía introspección, silencio, observación, terapias, ejercicio lento, meditación, caminatas, naturaleza, detención… Hay múltiples herramientas al gusto del consumidor… De lo contrario, sin este contacto interno, el viento, la tormenta o el movimiento, con ráfagas de pruebas y tormentas de ego, te agarran y pueden no soltarte por largo rato…

huracanAhora cuando cerramos abril y abrimos mayo, y la última semana especialmente, siento eso: que hemos estado en una especie de tornado, huracán y/o lavadora que nos ha remecido y también alivianado de paso, nos está limpiando, pero con algo -o más- de dolor y frustraciones de por medio… Abril con el eclipse escorpiónico del 25 nos invitó a hacer un punto aparte o final en algunos casos. A soltar, a seguir en esta tarea del desapego y a ver nuestro lado oscuro con fuerza, ya sea reflejado en otros, ya sea vía el revivir antiguos temas o el rozar viejas heridas levantando una capita de piel que parecía cicatrizada… Y nop. Siempre hay algo más. Esa es una de las bellezas del camino espiritual-personal: siempre puedes sorprenderte y hasta que estemos por aquí -en este planeta- habrá situaciones que nos hagan aprender y crecer… Y mayo trae lo suyo, con cambios inminentes y drásticos de la mano de Urano y Plutón….

Primer lavado

-A ver, ¿y por qué no hemos escrito? Yo te iba a poner algo en el blog, que qué te pasaba -me dice Javier con risa desde la terraza del café bistró El Magdalena cuando recién pasa la locura de la hora de almuerzo.

-Es que ando como aturdida, lenta; y encima el eclipse parece que nos tiene a todos locos, ¿o no? A mí hasta se me enredan las fechas -le digo la semana pasada.

Y entonces comentamos de la energía colectiva porque él en el café la siente y yo también al teléfono con la gente que llama por tarot, en la calle y en la familia.

-¿Y el tarot, señorita pitonisa?, ¿qué vamos a hacer, decidió algo? -me dice y me encanta cuando habla en plural con su ironía característica.

-Jajaja… Es que yo tengo ganas de retomarlo de a poco, de otra forma que aún no sé cuál es, pero créeme que cuando el domingo una señora es capaz de llamarme dos veces a las 11 de la mañana (la primera decidí no contestar) para pedir hora de tarot y me sigue hablando aún cuando le digo que es domingo, que estamos desayunando y que hablemos al día siguiente, que el tarot está suspendido y que está toda la info en esta misma página; no sé si quiero tanto volver a leerlo, ah -le digo.  O cuando el lunes un chico me llama ocho veces en menos de 40 minutos y además me envía dos mensajes insistiendo… y le tengo que decir, cuando finalmente puedo contestarle: mira, no estoy leyendo tarot por un rato y es precisamente por esta energía ansiosa que se vuelve obsesiva y no mide, por lo cual estoy haciendo una pausa; lo siento, por ahora no, me cansé- cómo te explico que me cuestiono si retomarlo o no y me pregunto cuál es la señal -le cuento con risa a Javier y le digo que mejor sacaré una carta para ver si lo retomo…. E igualmente, le comento a él y a otros, que el tema no son los demás, el tema soy yo, obvio; ante esta invasión-ansiosa siempre me pregunto: qué estoy haciendo yo para generar o atraer esto (la realidad que vivimos nos refleja)… y un poco lo he podido ver en mis sesiones de terapia y lo estoy masticando, como dije en un post hace tiempo: Disculpe las molestias, estamos trabajando para usted… Y ahora -nos reíamos con Javier y le poníamos más color- debería agregar en mi buzón del celu: si está ansioso, respire y marque 1. Si puede esperar, se lo agradezco y marque 2… Si está algo perdido como yo estos días, marque 3 y compartimos…

Y sí, muchos andamos en período de replanteamiento, como lo digo hace meses, pero no sólo con el trabajo, sino con la vida, con la forma que tenemos de vivirla en todos sus ámbitos… Quizá sea el Primer Lavado del programa de limpieza al cual nos invita-obliga este 2013. Al menos ya seleccionamos la ropa sucia, la pusimos dentro de la lavadora, echamos el detergente y hasta remojamos, ahora está saliendo la suciedad, las manchas, las cosas pegadas… Y duele e inquieta…  Pero va a pasar y luego viene el siguiente ‘programa’ de lavado… Esta semana una chica de 30 y pocos me conmueve cuando se pone a llorar en mi consulta durante su lectura de carta astral porque se siente oprimida y estancada en su trabajo, que es una trasnacional donde debieran ascenderla y no pasa nada y eligen a otros para puestos que podría ocupar ella… Saturno (límites, lentitud, aprendizaje) y Plutón (poder, profundizar, transformación) están haciendo de las suyas y la obligan a aceptar y hacer su cambio interiormente bajando a lo más profundo y oscuro de sí misma para limpiarse, cambiar la mirada, luego la estrategia, y así renacer… Tareas no menores y sólo para valientes pero que el paso por esta vida casi siempre obliga… Y su labor es otra, además: asumir que pese a sus títulos tiene otros talentos bastante más sociales y profundos que la ingeniería y que llega la hora de usarlos y darle un giro a su carrera y capaz que es lo mejor que le pasó este estancamiento porque la está empujando a conectarse con su Yo verdadero, no sólo su inteligencia y capacidad técnica, sino también con el servicio a otros…. Bueno, ¿alguien dijo que el caminar era simple? Claramente no lo es, pero es apasionante y bello, con mucho para aprender cada día, con remezones, limpiezas e innumerables regalos…

Y cuando iba a terminar esta nota ayer en un clásico café del centro de Santiago, me llega sincrónicamente el último reporte de Jennifer Hoffman, a quien sigo hace rato y he replicado en este blog… Lo comparto acá  y les dejo un guiño al final:

LAS ENERGIAS DE MAYO 2013

por Jennifer Hoffman,  28 de Abril de 2013

Al terminar los últimos días de abril, muchos de nosotros nos preguntamos qué más puede pasar. Abril sin duda estuvo lleno de acontecimientos en la escala global y ni siquiera tenía el potencial energético de mayo, que tiene dos eclipses y la tercera cuadratura Urano Plutón, así como empezar tanto con el Sol como Marte en oposición a Saturno. Ésta es la hora de la verdad y si no estamos firmemente atados en nuestros asientos, es decir arraigados en nuestra propia energía e intención, podríamos ser un poco zarandeados en la cabina.

Cuando yo vivía en Australia solía tomar un vuelo muy largo entre Sydney y Los Ángeles, que siempre experimentaba una fuerte turbulencia durante el vuelo. Al acercarnos a ese punto, el piloto encendía la señal del cinturón de seguridad y advertía a los pasajeros que volvieran a sus asientos. La mayoría de ellos lo hacía, pero siempre había unos cuantos que no. Al llegar a ese punto, en un vuelo, el avión cayó repentinamente varios cientos de pies y todos los que no estaban atados salieron volando y golpearon el techo de la cabina. Varias personas resultaron gravemente heridas

Mayo es un poco así, habrá momentos suaves mezclados con partes de fuertes turbulencias. Mientras estemos preparados para ellas, las navegaremos con éxito. Algo de esa pesada turbulencia incluirá elecciones que tenemos que hacer que van a darle un vuelco a nuestras vidas, otras serán resultado de decisiones de otros que nos afectan. Y las respuestas a nuestras oraciones a veces crean consecuencias que no consideramos. Al establecer una intención, creamos a nuestro alrededor un campo de intención cargado energéticamente. Cualquier persona o cosa que no esté alineada con esa intención y su energía puede marcharse rápidamente. Y lo contrario, cualquier cosa que coincida con la energía del campo de intención entrará rápidamente.

Equilibrar el tráfico entrante y saliente puede ser un poco inquietante este mes. La gran pregunta que debemos contestarnos honestamente es: ¿somos felices? Si no estamos viviendo con alegría, amando todo lo relacionado con nuestra vida, entonces la energía de mayo va a señalar, con toda claridad, las piezas faltantes, y luego nos ayudará a llenar los espacios en blanco. Esto podría ser invitar a un cambio que hemos estado considerando pero no hemos tenido el valor de hacer, o podría ser permitir que una creencia, patrón de pensamiento, persona, cosa o situación salga de nuestra vida. Puede ser más satisfactorio abrir una puerta nosotros mismos, con gracia y facilidad, que dejar que alguien la abra por nosotros. Estamos listos para los cambios que lleguen, en un nivel más profundo, aunque no lo creamos así.

Ahora ya llevamos cinco meses del 2013 y parece que no hemos avanzado mucho. ¿Dónde están la paz, la alegría, el amor y la abundancia que pensábamos que ocurrirían una vez que pasáramos los hitos de diciembre? Esos son potenciales que aún existen y, en mayo, las estructuras que tienen que venirse abajo para hacerles espacio comenzarán a moverse. La cuadratura Urano/Plutón del 21 de mayo es un punto poderoso, como lo son los eclipses de mayo. Todos ellos apuntan a cambios en forma de agitación y turbulencia, pero a veces tenemos que ver los problemas con claridad antes de que estemos listos para entrar en acción. Yo creo que la intensa actividad que podríamos ver este mes abrirá hasta los ojos más cerrados. Este suele ser el caso, los eventos y situaciones se despliegan hasta que tenemos la información que necesitamos, con un grado de claridad que no deja lugar a dudas, sobre lo que debe ocurrir a continuación….

Que tengan un mes maravilloso y mantengan abrochados esos cinturones de seguridad.

Traducción: Margarita López.

Copyright (C) 2013 por Jennifer Hoffman y Enlightening Life OmniMedia, Inc. Todos los derechos reservados. Este material está protegido por leyes de derechos de autor de los EE.UU. e internacionales y puede ser distribuido libremente en su totalidad, siempre y cuando se incluya el nombre del autor y el sitio web www.enlighteninglife.com.

Y acá el guiño, si quiere lo avanza a los  3:35 min 😉

Marzo 2013: empuje y agitación para crecer

Estimados pasajeros de este blog, les cuento que la autora del mismo = yo, está muy atareada y algo extenuada, pero bien… La respiración, meditación y el agradecimiento son tres prácticas que me mantienen vital y más menos centrada en medio de la gran actividad de marzo que ya había detallado en una nota para Guioteca.com, gracias al auspicio de Marte en conjunción a otoñocaminoUrano nada menos que en Aries + Luna Llena en Libra y Plutón en Capricornio, lo cual “está siendo” -para todos- como un pie en el acelerador en una pista llena de curvas, montes y cruces donde pareciera que vamos contra el tiempo aunque no sepamos por qué y hay que parar en varias estaciones a resolver cosas mientras los de atrás te apuran si te paras mucho o equivocas poniendo a prueba tu lado oscuro y/o auto-destructivo; pero que igual si estás confiado y más despierto te deja un buen sabor de boca, ya que este tiempo nos enseña a manejar la intensidad externa con calma interna… Ahora esa agitación termina poco a poco, pero la electricidad -y a ratos locura- de estos días se siente en el aire y en nuestros cuerpos… Como también andan sueltas la rabia, la ansiedad, la creatividad y la no menor posibilidad de equilibrar nuestras vidas…

Y desde este remolino de marzo ya nos preparamos varios para el Ritual de Otoño en Mercedes, este 6 de abril… Ayer lo recordé cuando fuimos al cerro San Cristóbal a estar, hacer pic-nic, caminar descalzos por el pasto y mirar el follaje otoñal por fin con el aire más frío que los últimos días… Recién ahora, desde mediados de semana y más con los feriados me quedó algo de espacio para cosas mías, como juntarme con gente que no veía hace mucho y contarnos la vida, ver pelis, ir al cerro (mientras una perrita callejera-cerrera se nos une y le toca pollo porque la zanahoria por más que le insistí no le gustó nada), subir las fotos del reciente Ritual de Otoño en Santiago, comprar y reunir las últimas cosas para Mercedes…

El viernes, Deborah (amiga-maestra-alumna-compañera de otra vida) vino a casa a compartir cómo estuvieron nuestros veranos, y también temas de astrología, entre otras cosas profundas, visionarias  y divertidas que siempre afloran en las conversaciones con ella, además de parte de sus aventuras en un poderoso viaje de trabajo que hizo al Sudeste Asiático… Ahora, luego de ver algunas de sus fotos quiero puro ir allá… Ya llegará el momento…

DSCN4403

Cerro San Cristóbal, Santiago

Más tarde veo la peli “Ajustes del destino”, con Matt Damon, que apareció mencionada en un muy buen taller de conexión interior al que fui el finde pasado… Y está buena, me gusta y me confirma ciertas cosas, como la perseverancia, los vuelcos de la vida y el que siempre estamos acompañados… Ya, es ficción, pero Hollywood es especialista en tocar temas que algunas élites manejan…

Recién, entonces, viene la calma después de un mes muy intenso… Igual tengo cantidad de tareas por hacer, pero el silencio de la ciudad, el verde-amarillo del cerro, echarme a ver una peli; en fin, ese no-hacer, o el hacer sin correr se transforma en un tesoro… Después del cerro, viene la siesta y la conversación con Su por los detalles del Ritual en Mercedes donde, otra vez, hay ciertos obstáculos para llegar, pero ambas confiamos y creo que tengo mareados a mis guías pidiéndoles que me den señales sobre el mejor camino y que liberen cualquier impedimento… Será como tenga que ser y de la mejor manera para nuestro crecimiento, como siempre ¿no? Con aceptación todo fluye, así que acepto que ya se presentan pequeños contratiempos, pero confío en que ir y compartir el Ritual es algo que está en mi camino y que ya lo confirmé en febrero cuando celebramos el Año de la Serpiente de Agua, en un bello y poderoso encuentro que me conmovió y me dio aún más certezas de mi trabajo…

Un trabajo que a ratos ni yo entiendo mucho (por eso me hace gracia cuando debo presentarme en los “eventos” que hago), porque no es nada convencional -qué agrado igual- y encima es muy diverso: que la consulta (por estos días sólo con carta astral), que el horóscopo de emol.com, que la radio Cooperativa, que los rituales, que los talleres de meditación (ya vienen!), que las notas en distintos sitios, que este -ilustre y a ratos ecléctico- blog… Lo digo porque el otro día conversando con alguien sobre su indefinición -o falta de etiqueta- laboral frente a una reunión que tenía, le dije: si quieres voy yo y les explico cómo es esto de ser un verdadero mandala laboral, o un abanico profesional, que no sabemos cómo se llama ni cómo funciona, pero lo hace, y encima te hace feliz, te da para vivir y tienes horario libre, lo cual no siempre es tan ideal (trabajas todos los días muchas veces), y encima tiene que ver con el espíritu -tremendo honor y faena personal- y no somos ningunos hippies rancios ni vegetarianos fanáticos, ni andamos vestidos de blanco con “cara de Om”, ¿qué tal?; mientras ambos nos reíamos. Y puedes partir por esto, le agregué: ¿usted me ve triste, amargado, estresado, con la piel opaca, pendiente de cosas del sistema, ah? Nop, lo que pasa es que por karma (historia de vida anterior), llamado divino, elección guiada; a mí no me correspondió en esta vida estar en un trabajo tradicional… Ahí lo dejas loco al que te va a entrevistar… Y seguimos riendo, porque igual Chile es muy rígido aún el tema laboral, aunque cada vez se abre más nuestra mente y emociones, enhorabuena…

E igualmente, ambos recordamos que al principio no fue nada fácil: tuvimos que lidiar con las dudas, el miedo, el rechazo, la envidia -todavía esta chica aparece de vez en cuando, es humana y persistente-  y la burla de muchos (a mí me llegaron hasta anónimos de compañeros de universidad, hace varios años); aprender a surfear la ola de la inestabilidad y la incertidumbre muchas veces, la soledad que implica estar en algo diferente, como muchos otros oficios, y tantos otros costos que tienen todas las elecciones de camino que hacemos todos en distintos momentos de la vida… Sin embargo, al menos para mí, la certeza de hacer algo que me gusta, que me da sentido de vida y en libertad, siempre fue más grande que los obstáculos y lograba vencer a mis propios cuestionamientos. Como también la aceptación y el mirar mi participación en los hechos, fueron un bastión, pues la realidad que vivimos es un reflejo de nosotros, y esta mirada siempre me llevó a mí como centro. No desde el egocentrismo, sino desde el mirar cómo yo -tanto mi ego como mi divinidad interior- soy responsable de todo lo que vivo y construyo, ver cuál es mi parte en lo que me gusta y lo que no de mi vida, porque además -como lo he dicho varias veces en este blog- nada malo nos pasa, no somos víctimas, sólo seres luminosos aprendiendo, recordando y creciendo…

mandalaflorAsí, desde este mandala personal-laboral que muchos vivimos y estamos formando poco a poco en todo el planeta, pues cada vez son más los que están tomando caminos nuevos, variados y más integrales; mandala que para mí se transformó en uno de los grandes regalos que hasta ahora vivo y cultivo en esta encarnación, que ahora tiene como telón de fondo la agitación de marzo y la apertura de un abril de portales, cosechas y pruebas, agradezco a muchos seres humanos y divinos que siguen dándome señales de seguir, de crecer y ahora también de viajar a compartir un ritual que nos da la oportunidad de conectarnos con la Tierra, con el alma y con nosotros mismos, que somos verdaderas semillas de luz que vida tras vida tenemos la oportunidad de germinar, transformarnos, crecer, dar frutos y esparcir nuestros dones… Sí, es una oportunidad y depende de nosotros tomarla o quedarnos dormidos o pegados… Así que este tiempo tan movido, raro y bello al mismo tiempo, nos empuja a estos procesos y lo hace colectivamente, pues más que nunca antes podemos ver que somos muchos y sentirnos acompañados en cada paso de este espiral luminoso llamado vida… Ahí vamos! Gracias!

La vida es perfecta: continúan las sincronías 2013

(Esta viene a ser la segunda parte del post: Pide y se te dará: Cadena de sincronías 2013, publicada en enero)

Calles y cielo de Mercedes

Calles y cielo de Mercedes

Es mi último día completo en Mercedes. Casi a las 12, después de una agradable lectura de carta astral para un pequeñito de siete años, en realidad para su madre, quien la pidió para tener más herramientas para entenderlo y conectarse con su energía; arreglo mi mochila con la compu y otras cosas, ayudo a Su con unas fotocopias del Gayatri Mantra que cantaremos en la meditación de la tarde y salgo rauda hasta un café del centro para instalarme a escribir. Mientras camino, recuerdo que Armando dijo que pasaría a casa para que conversáramos de mi ida al aeropuerto porque él -hombre de bello corazón, gran asador y amante del vino como otras turistas chilenas que conozco por ahí- se ofreció para llevarme en auto junto a su hijo José -quien deja la tranquilidad y naturaleza de la quinta en la que viven, en las afueras de Mercedes, pues ya comienzan las clases en la universidad-, y por supuesto vamos también en compañía de mi amiga-hermana-anfitriona Su… Entonces, al salir de casa me voy por otro camino, pues pienso que podría encontrarme en la calle con Armando, ya que su madre vive en el centro y él va mucho a verla… Y al cambiar de cuadra, precisamente veo en la esquina a Armando subiendo a su auto y le grito, me queda mirando. -Justo iba para allá -me dice moviendo la cabeza. -Sí, pero yo terminé hace poco una lectura y Su comenzó recién un ‘kiwi’ (dícese de reiki en jerga armandil, quien se ríe de varias cosas y, por ejemplo, al Buda le dice “el gordito ese”). Yo voy a Bonafide a tomar un café, te invito- le digo a ver si acepta porque para Mercedes es casi hora de almuerzo. –Dale, vamos a tomar café- y cierra el auto y caminamos conversando de todo un poco.

Pero una vez en el café hablamos más profundo. También nos reímos de cosas de Mercedes, hacemos bromas de nuestra amiga Su, quien no es tan amante de  la cocina (aunque tiene buena mano, debo decirlo) y yo le digo al pedir mi tostado con café: este es mi aperitivo porque viste que en la mansión Su nunca se sabe ni a qué hora será el menú ni en qué consistirá, así que con esto me aseguro pa’ no desmayarme, jajaja -nos reímos juntos. –Ah, por eso vas tanto a los cafés, si no estarías a pura fruta y ensaladas -responde con ojos divertidos-. Con Su, Florencia y otros, son amigos de infancia y es bello ver cómo continúa la amistad, el cariño, la lealtad y la confianza de toda una vida… Recordamos también pasajes de mi viaje, como el par de asados en su casa (creo que me salió ‘vale otro’ y cobraré un tercero), el ritual, tardes de mate,  y yo le cuento otras andanzas. En medio conversamos de la vida y advierto que al final mis planes cambiaron: nada de escribir, sólo de compartir y parte de lo que hablamos me sirve y me da algunas pistas para asuntos míos. Luego vamos  hasta el super y sigue la conversa de temas como la frustración o el no realizar los sueños. Nos despedimos en la esquina entre bromas y quedamos de vernos a la noche para afinar los detalles con “la jefa”, Su.

Nuestros océanos agitados interiores se calman al meditar

Nuestros agitadas aguas interiores se calman al meditar (Foto tomada este verano 2013 en el Estrecho de Magallanes, Punta Arenas, Chile)

Al llegar a casa, escribo un rato y luego me trago todas mis palabras, pues cerca de las 14.30 hrs. comemos exquisitas milanesas de berenjena y ensalada, pero igual le cuento a Su las bromas compartidas. Después sigo escribiendo, aunque siento un poco de cansancio en la vista. Han sido vacaciones, pero con trabajo también y siempre durmiéndonos tarde por una cosa u otra, donde nos pilla la 1 am o más conversando de la vida y al otro día nos levantamos temprano igual… Luego del almuerzo nos tendemos un rato, quizá dormiré un poco, pienso; pero Fran, el hijo de Su, se pone a tocar guitarra eléctrica algo fuerte y la verdad no me molesta especialmente, digo: parece que no tengo que dormir… Ella le dice que queremos descansar y que baje el volumen…  Y ya que sé que no dormiré, aprovecho, entonces, para meditar tendida en la cama, con un poco de brisa y de guitarra de fondo… Siento cómo se calma mi energía y la tensión de los ojos, respiro y siento también cierta electricidad propia de cuando estoy en cierre o frente a viajes, mi mente se pone a mil con los detalles… Y así logro soltar un poco… Me alegro y me doy cuenta también del segundo cambio del destino del día.

Al terminar la meditación, finalmente sí publico la nota de Lakshmi y pienso que me quedará tiempo para ir hasta la librería por un libro relativamente nuevo de Eckart Tolle  que me gustó, aunque últimamente leo tan poco, pero me sirve de oráculo cuando ando perdida (porque sepa usted, estimado lector, que quien escribe no se auto-ve ni la carta astral ni el tarot, entonces tiene sus “artesanales” métodos orientadores). Cuando estoy casi lista para ir llega Flory a preparar con nosotras la meditación grupal de la tarde. De nuevo: cambio de planes, y me quedo en casa sintiendo, observando, recibiendo, dando  y resolviendo las últimas cosas para el encuentro, que ese día congrega a más gente y la sala se llena de linda energía, con baile, abrazos, sonrisas y buenos deseos. Hasta regalos me traen y me da emoción…

La noche termina más tarde con una mirada al Festival de Viña y el show de “31 minutos”  (programa infantil-musical chileno de títeres, muy creativo, irónico y crítico de la TV y de la sociedad actual), del cual Fran, Su y yo somos fans; luego la visita de Armando con champagne en mano, quien me cuenta que nuestra conversación cafetera le sirvió para algunos temas y le digo que a mí también; después hacemos brindis de despedida, saboreamos empanadas de todo un poco y un postre improvisado con queso y mermelada casera de frambuesa (amo esa combinación), todo con buena conversación de la vida e historias memorables… De nuevo, son casi las 2 am y nos vamos a dormir.

La mañana siguiente comienza temprano, con música y comentarios desde Chile vía radio Cooperativa online en mi habitación y me alegra oír además la voz de Cecilia Rovaretti y los comentarios del festival, mientras empaco mis cosas. Esto es una tradición, la de poner música que te guste o alegre cuando haces maletas o una mudanza; es un consejo -lo comparto porque sirve- de la maestra budista Khadro, a quien antes he mencionado en este blog; y siempre lo hago porque igual empacar revuelve tus emociones, entonces la música te levanta el ánimo y el ego con sus rollos baja un poco su volumen. En medio, voy por un té de menta y frutas, luego conversamos y nos seguimos riendo cuando Su se integra. Pero tenemos algo pendiente: un trueque. Ella tiene quiere hacer una única pregunta al tarot y yo no me iré sin mi reiki canalizado por sus especiales manos que dan mensajes. El trueque resulta poderoso y emocionante. Se presentan distintos seres de luz en ambas sesiones y tenemos los ojos vidriosos. Cerramos con un abrazo y -todo es perfecto- llega Armando. Partimos rumbo a Retiro, Buenos Aires. Por suerte el viaje, además del cariño, la risa y la conversación, incluye mate y galletas: esto está mejor que el menú del avión -le digo a José. Una vez en Baires, pa’ variar, hay manifestación de algo y el tránsito está desviado, pasamos un poco de stress, pero estoy segura que esta vez habrá menos obstáculos que en mi partida desde Santiago hace ya tres semanas. En silencio, mirando el cielo y las calles desde el auto recorro un poco de lo vivido.

Pide y se te dará

Desde la noche anterior no he parado de agradecer la gran cantidad de regalos y sorpresas de esta primera gran aventura en Mercedes. Son muchos e inesperados, lo cual los vuelve aún más valiosos. Ha sido un viaje de sanación en muchos sentidos… E igual estoy inquieta.

Desde principios de febrero y hasta ahora tengo decenas de llamadas y correos -muchos cargados de ansiedad, la puedo olfatear a kilómetros a esa chica– pidiendo lecturas de tarot, muchos sin ni siquiera preguntar si acaso estoy de vacaciones, como la gran mayoría de los chilenos, ¿no?  Y eso, la ansiedad y la supuesta urgencia, es lo que ya he dicho que no va más, es a lo cual no puedo ni quiero seguir conectada porque aunque siento que, como otros sanadores, puedo aportar mostrándole a mucha gente en la lectura lo dañinas que son estas emociones, muchas veces el ego ansioso se cierra y no escucha y, al mismo tiempo, estoy cansada del tema… Si quiere saber más razones están publicadas dos notas: una y dos.

Desde esa percepción, mezcla de hastío y replanteamiento, decidí hace unos días y lo puse en la sección de Astrología y Tarot de este blog, que al menos en Santiago durante marzo sólo haré cartas astrales, porque necesito “hacer dieta” del Tarot. Necesito parar, dejarlo, para ver-sentir cómo sigo, pues por mucho que mi lectura esté orientada al hacerse cargo del destino y a tener más herramientas para vivir mejor antes que a lo predictivo en exclusiva, vibración -la mera predicción- que ya no corresponde a este tiempo de mayor conciencia; el ego santiaguino -que vaya que lo conozco bien- tiene obsesión con el futuro, porque vive en éste (como si existiera) y en el miedo a lo que viene, en vez de disfrutar el presente y dejarse sorprender e ir caminando con las señales de la vida, lo cual es todo un arte y requiere de trabajo personal, pero se puede, tampoco hay que volverse zen, pero teniendo la voluntad podemos cambiar esto que nos daña tanto; entonces mucha gente va al tarot con el afán de controlar todo. Ja. Como si pudiéramos controlar algo. Ja.

Igual creo que esto del control y la ansiedad, que todo el rato tiene que ver con nuestra incapacidad de aceptar el presente, sucede más en las capitales, en las ciudades grandes. Una vibración parecida, aunque con más caos sentí en 2009 en Buenos Aires y ahora, lo mismo hace años en Lima y en un olfateo por Panamá hace poco, es como una energía acelerada-plástica-ansiosa-desconectada… Puede ser interesante y hasta buena onda, pero la neurosis se siente. El tema es que hace rato que le doy la vuelta al asunto, hasta puse mi tienda de ropa y accesorios para cambiar de rubro, jajajaja, como muchos supieron 😀 Estoy -como tantos otros- en fase de “reformateo” con mi trabajo, de cómo seguir llevando las lecturas de tarot para profundizar, orientar y aportar, sin sentirme cómplice de la ansiedad de cierta gente que viene y no quiere hacer su pega (trabajo) interna para que su vida tenga otro color….

Cuando mi maleta está casi lista, me llama Mabel para despedirse. Con ella es imposible no reírse, posee un humor exquisito y profundidad también y de hecho se lo digo al teléfono. Su llamada me da aún más material para mi replanteamiento.cl, me dice: yo sé que vos querés dejar el tarot, pero tenés que seguir… y me dice algunas bellas cosas que me emocionan de mi lectura y le agradezco: me sirve mucho lo que me dices, porque siento que es un cambio, pero no dejarlo completamente -le cuento con la garganta apretada-… Y colgamos con un ‘hasta pronto’; además me debe un buen tiramisú que no olvidaré cobrar y con intereses!

release… Y, bueno, todo resulta bien en mi vuelo de regreso. Cenamos con la familia en casa, nos ponemos un poco al día, nos reímos con varias cosas y conversamos del viaje. Cerca de la 1 am abro la compu para contarle a Su que llegué bien y ella ya me tiene un mensaje por chat: “Jime, son las 10.10, recién acabo de entrar a mi casa y a mi lugar de reiki…. Y si pensabas descansar del Tarot, Jime….. ¡¡¡¡Aquí quedaron todas tus cartas…no lo puedo creer!! tu inconsciente las dejo aquí!!! …. Imagino que tendrás otras.  -Leo el mensaje entre perpleja, tranquila, divertida; con la mano en la boca… Me sale de inmediato la palabra: desapego…. Ella está en línea y le digo: Oooohh!!!, qué impresionante!! -mientras observo mi reacción y me da risa la vida y sus juegos, comprobar una vez más la perfección de ésta y sus sincronías infinitas…

-Qué loco, Jime!!! viajaste bien? -sigue Su.

-Sííí, dormí, miré la cordillera…. Qué loco! no puedo leer tarot! jajajaja. Favores del destino: pide y se te dará!

-Es loquísimo, te das cuenta? Ni bien entré vi las cartas…

-Sabes que me vine parte del vuelo pensando cómo explicar que no haré tarot este mes, que incluso ya lo puse en el blog, en la sección de astrología.

-Será que tenés que leerlo en Mercedes…? jajajjaja

-Lo único que “siento” son las cartas de ángeles, pero tengo otras…

-Dales descanso a estas y listo.

-Me da risa la Divinidad y la vida, son perfectas! jajaja. Ya veré qué hago, pero ahora tengo el argumento dado por el Universo: no tengo mis cartas, no puedo hacer lecturas… Es que encima tengo cero ganas de comenzar a trabajar, parece que el Universo me está dando vacaciones de tarot… Y me están empujando al cambio… Qué tal la serpiente y su nueva piel? ah? jajaja.

-Descansa unos días y vendrán más respuestas.

-Gracias! Sí. Y si quieres te pones a leer tarot! Te dejé el paño y todo, jajaja… -Y terminamos la conversación con buenos deseos y agradecimientos.

… Así es. Esta vez no es una broma como mi tiendita Lo de Jime, sino que es una sincronía, una prueba, una señal… Desapego obligado, cambio del destino, poder de creación, regalos del Universo, oportunidad, mandato de la vida, favores del inconsciente, desafío a la confianza, empujón del alma… Todo junto. Mientras estos días en Santiago, mi celular no para de sonar y ya acumulo una decena de correos pidiendo tarot, aunque también crecen poco a poco los pedidos de carta astral, disciplina que hasta ahora era secundaria en mi agenda, ya que la gente en  Santiago me busca mucho más por tarot; pero que ahora con agrado y sentido veo crecer, tal como está siendo mi intención… Podría ir y hasta comprar los mismos mazos que quedaron en Mercedes, pero siento claramente que ese no es para nada el camino que la Divinidad me está mostrando y que mi alma quiere… No es fácil decir que no a un oficio en que eres “exitoso” y que se presenta abundante y “seguro”, pero por algo y para algo pasó este “olvido” sincronizado con mi proceso interno… De nuevo compruebo en carne propia la perfección de la vida con lo que nos gusta, lo que no, lo que nos da miedo o dolor, lo que nos sorprende… Todo está bien. Todo es perfecto… Respiro, acepto, me inquieto y confío… Seguimos viajando por este serpentino 2013. 😉

Se va el Dragón de Agua, llega la Serpiente

Después de la nota de las sincronías 2013, éstas siguieron. La noche de sábado siguiente a mi almuerzo pakistaní fuimos a ver una muy mala peli (las opiniones son todo el rato responsabilidad de la autora, es decir, mías, y no representan el sentir popular ni el de los entendidos, probablemente) de un tema nada sano e inventado que no se me ocurriría ir a ver al cine, pero el panorama tenía más de un “plus”: era la excusa para encontrarnos con una amiga y conversar antes y después; además las entradas eran regaladas y era cine bajo las estrellas, con una mega pantalla al aire libre, con vista también al cerro San Cristóbal y la Luna casi llena… La peli era sobre el supuesto hallazgo y muerte de Bin Laden por parte del ejército de Estados Unidos. Jajajajaja. Le dije a Lili antes de ir: dicen que es thriller, pero para mí es comedia… Claro, nadie (o al menos varios y yo) puede creerse que Bin Laden existió como lo pintan, que el país más poderoso del mundo se demoró 10 años en encontrar a un tipo, personaje que en una década ni siquiera cambia de apariencia física y que cuando finalmente lo encuentran además de matarlo tiran el cadáver al mar…. jajajajaja. No poh, shiquillos gringos, si la humanidad está más consciente y despierta que nunca antes y esto va en aumento: invéntense una mejor pa’ al menos dudar y creerles. Pero ese cuento infantil es insostenible aunque Obama ponga cara de circunstancia. Ja. Bueno, estamos todos creciendo y nuestro ego se revela casi sin trabas. Podemos ver -y por tanto tomar posturas propias y cambiar- cada vez más. Al fin.

dragon…El tema es que la peli ocurría en Pakistán, gran parte en Karachi y en algún momento le ofrecen falalel a uno de los torturados (si quiere entender estos detalles, lea aquí el relato correspondiente)…. Lo que más me gustó fueron las escenas y tomas de la ciudad, los mercados, las costumbres… y el cielo de Santiago, el cual yo miraba feliz cuando aparecían escenas de torturas. Antes con Lili conversamos de la vida, nos pusimos al día, nos reímos con un montón detalles del evento y salimos con varios regalos de las marcas que auspiciaban… Con ella, dragona, conversábamos del año, sus vueltas y revueltas… Habíamos compartido el 23 de enero 2012 el Ritual del Año del Dragón… Para nada ha sido un mal tiempo, pero sí muy intenso y desafiante. Y, junto con otros amigos, coincidíamos en que ya nadie puede evadir los temas que tiene delante porque estos años obligan… a asumir, crecer, soltar, confiar, disfrutar… Pero también comentamos  la sensación de incertidumbre de este año… Como si no se pudiera planear mucho, lo cual me parece genial, e igualmente atemoriza, sobre todo a los egos más controladores y rígidos, en los cuales todos podemos caer.

Y el Dragón de Agua comienza su despedida, con sus últimos coletazos y llamaradas. Este tiempo tuvo -o está teniendo- un toque mágico y de mucha limpieza. Como dijo Ludovica Squirru, astróloga argentina, quien cada año publica su libro de horóscopo chino y a la cual sigo hace más de una década, “el Dragón está en el cielo, pero realmente es de agua, el Dragón purifica; entonces, también hay que saber sobre volar y navegar con él este año, es lo que los chinos llaman ‘wu wei‘, que es no forzar la acción de las cosas (…) Este es el año para reiventarse, es un momento crítico en el mundo y nosotros en el Sur estamos bastante bien para eso (…) El Dragón de agua va a disolver lo que no sirve, va a quedar lo que somos realmente pero no hay que tener miedo, hay que dejar fluir la energía, siempre con conciencia. Todos tenemos una misión y cada ser humano aporta a esta trama que es la vida y tenemos que celebrar el arte de hacer la vida”…   Buena frase: el arte de hacer la vida. Somos todos artistas.

Aunque últimamente a muchos el pincel, los colores, la tela, el cincel, la partitura o lo que sea, se nos está desdibujando, ¿por qué? Porque está naciendo algo muy nuevo para muchos y vamos segundo a segundo formándolo y viviéndolo. Pero no necesariamente podemos describirlo, cuantificarlo, verlo. Sin embargo está ahí, se siente un cambio interno y colectivo.

Igual, hay muchos -y está bien- que aún no se conectan y quieren seguir en lo de antes: el poseer compulsivo e infinito + el afán fantasioso de controlar (como si pudiésemos controlar algo realmente). Con ellos, cuando están en mi consulta, a veces se me hace cuesta arriba hacerlos entender que ya no podemos seguir en esa vibración básica, esa que acude al tarot preguntándole que si viene una pareja, trabajo, hijos, viaje, mejora… pronto. Y no sólo eso, además: cómo es y cuándo es. Nop. Ya no. La pregunta ahora es: qué tengo que cambiar de mí mismo y qué tengo que hacer yo para lograr tales cosas…. Pero a veces por más que se los explique, el otro no quiere oír, como la mujer hace poco separada, que bordea los 45, a quien hace unos días le expliqué con peras y manzanas que no le voy a responder esas cosas porque la dejan presa de su ego controlador y “que si te digo que la pareja que viene para ti es probable que se dedique a los negocios, por ejemplo, te quedarás pegada en eso, y luego si pasa uno por el lado que es para ti, pero resulta que es abogado no lo vas a ‘pescar’ (dícese de “tomar en cuenta”, en chileno)”. A lo que ella con los ojos atentos respondió: “Ya, pero dime a qué se dedica él para reconocerlo cuando llegue…”  Me puse a llorar, casi. Y al mismo tiempo dí las gracias todo el rato. Respiré y le dije: ¿viste como no escuchas?, que da lo mismo si no me escuchas a mí, me da igual, lo grave es que no estás escuchando a tu alma, sólo a tu ego… Snif. Como ella pasan decenas por mi consulta, aunque cada vez menos, lo cual también es una muestra del cambio colectivo…

Doy las gracias porque ella me recuerda que quiero dejar las lecturas de tarot… El otro día en una cena dije esto y todos saltaron con un “¿¡Pero cómo!?”. Me reí a carcajadas y les dije: “ya, si es una opinión, no he matado a nadie ni quiero asaltar un banco”. Nos reímos y luego vinieron las preguntas. Y mi explicación: Es que siento que ya no se puede, ya está pasado de moda el tarot predictivo y la gente cuando escucha tarot quiere adivinación y está bien, pero para mí ya no se puede. Ya no sirve. No es la vibración necesaria para este tiempo. Ahora hacer los cambios dentro es primordial y no se puede andar buscando respuestas afuera sin querer cambiar antes, sin tomar tus propias iniciativas con el riesgo y la satisfacción que eso significa; creyendo de manera infantil no sólo que el otro (la tarotista, o quien sea) tiene el poder de decirte lo que pasará con tu vida, cuando el poder lo tiene cada uno, acompañado de la Divinidad interna y externa (seres de luz y maestros que nos guían), sino además como si uno pudiera esperar pasivamente que la vida pase y se cumplan ciertas cosas que deseo o que otros me dicen sin que yo mueva una pestaña. Y encima es que tenemos que hacer la pega (laburo, trabajo) sí o sí de crecer y despertar. Es ineludible… Y pa’ eso están las terapias. Que ya no es necesario ir a la infancia y darse la tremenda vuelta pa’ sanar, no, pero hay que trabajar los temas actuales, sobre todos quienes estamos en labores de ayuda a los otros; mínimo, ¿no? Y, como si fuera poco, como converábamos hoy con un amigo y lo he dicho antes en este blog: el tiempo está vertiginoso y lleno de acontecimientos, ¿qué vas a controlar y vaticinar, entonces? … Todos tenemos que usar más el wu-wei y menos la mente controladora, que es una lata pero es tan adictiva y conocida…

Por todo esto creo que me volcaré más a las cartas astrales, que tienen una vibración más de auto-conocimiento que de control y adivinación… Aunque mis lecturas de tarot siempre están orientadas a la toma de conciencia y la sanación… Bueno, ahí estoy, masticando el cambio…

El Dragón acuático también -como a muchos- me dio sus coletazos en varios temas, incluido mi trabajo que, aunque exitoso a los ojos del sistema (la agenda está llena hace años), no sé si quiero mantenerlo como tal,  y el inicio 2013 me tiene revuelta queriendo cambiar la piel en este año serpentino. No sé cómo lo haré ni cuándo, siento que ya está siendo y que puro tengo que fluir y trabajar internamente (la meditación y las flores de Bach son grandes aliadas) para definir hacia dónde ir poco a poco… En eso estoy, como muchos.

Por ahora, lo inicio con un cambio. Como otros años, ya preparo el RITUAL DE LA SERPIENTE DE AGUA 2013… Pero esta vez me voy a Mercedes, Buenos Aires, a guiar y compartir el encuentro junto a mi amiga-hermana Su, Susana Arley, con quien compartiéramos en Chile momentos de dolor, alegría y despertar por algunos años… El 2011 ella volvió a su tierra natal, a la casa que fuera de sus padres, quienes ya partieron; su hijo entraba a la universidad y en Chile además de absurdamente cara -e injusta, y también pasada de moda, a mi juicio- no siempre es tan buena y en Argentina es gratis y la oferta más diversa también. Su fue allá a reencontrarse con sus dones y afectos que la recibieron con mucha generosidad, a sembrar y cosechar, a hacer hogar otra vez, y a seguir con sus bellas sanaciones de Reiki canalizado donde muchos seres de luz se presentan vívidamente en cada sesión, brindando amor a cada persona que asiste. Ella me recibe en su casa restaurada en este par de años a pulso. Me emociona mucho el reencuentro… Su me “recogió”, en un momento muy doloroso, creo que el verano 2008. Recuerdo que una buena amiga me  dio el dato del reiki con ella y mientras caminaba unas 15 cuadras hasta su casa, sentía tal angustia y desolación que no podía contener las lágrimas y ella me recibió con un corazón cálido y empático, además de sus manos sanadoras… Había tocado fondo. Me fui a negro. Enhorabuena. Hasta al psiquiatra fui y estuvo muy bien. Y siempre mantuve mis terapias como el reiki de Su y las Flores… Después vino el sanador viaje a Uruguay, que dio origen a este blog… Sólo así logré sanar y despertar en varios temas… En medio de todo eso, con Su nos hicimos amigas y compañeras de camino, donde ambas fuimos un regalo reencontrado…

Ahora, simplemente voy: al reencuentro, al Ritual y a lo que la vida quiera regalarme y enseñarme. También a descansar. Con pocas expectativas, con una emoción que no sé describir bien pero que es bella, con muchas ganas de aportar, con alegría y sintiendo el honor de compartir con gente de un lugar nuevo…

Adiós, purificador Dragón de Agua. GRACIAS por todo lo vivido, por lo que salió a la luz, por la magia, la sanación, los regalos, los encuentros, desencuentros y reencuentros, por los aprendizajes y lecciones. Por la protección, el fuego y el agua. Sí, estos son días de cierre y podemos recorrer el año Dragón mirando tooodo lo experimentado para entrar con más conciencia a lo que viene. Para iniciar un nuevo ciclo desde una pausa y una integración de lo experimentado en vez de pasar en banda con nuestra seductora inconsciencia. Eso ya no. Podemos cerrar con calma y claridad. Qué bien.

Y, bueno, si alguien anda por Buenos Aires, Mercedes, Luján, a continuación va la invitación al Ritual…. Un abrazo de despedida de Dragón. Seguimos cerrando y abriendo en este inicio de 2013.

SÁBADO 9 DE FEBRERO, A LAS 20 HRS

RITUAL EN MERCEDES, BUENOS AIRES

CELEBRAMOS EL AÑO DE LA SERPIENTE DE AGUA

Porque los nuevos ciclos hay que celebrarlos y ponerles intención para vivirlos con más conciencia, porque es tiempo de cambiar la piel y porque tenemos que integrar todo lo vivido durante el año del Dragón que ya despedimos y que tanto nos enseñó, los invitamos al Ritual de Año Nuevo de la Serpiente de Agua, la noche del 9 de febrero.

Con la fuerza de la Luna Nueva honraremos la sabiduría y el magnetismo de la serpiente, un animal sagrado presente en todas las culturas, símbolo de poder, conocimiento, despertar, sensualidad y pragmatismo.

El ritual lo haremos entre todos, pero tengo la alegría de contarles que quien nos guiará es mi amiga y sanadora chilena: Jimena Zúñiga, quien hace estos rituales en Santiago y decidió visitarnos y compartir esta celebración y sembrar energía en Mercedes. Pueden conocer más de ella en su blog condestinoa.com.

Ella y yo les ofrecemos este encuentro para el alma, el cuerpo y el corazón, donde con profundidad y alegría, pondremos en tierra las intenciones del año, meditaremos, soltaremos lo viejo y daremos la bienvenida al cambio de piel que nos propone el calendario chino este 2013.  El ritual durará dos horas (con una pausa de intermedio) y al final compartiremos algo de comidas y bebidas para seguir celebrando.

Acá les doy las indicaciones:

– DÓNDE: CALLE 63 Nº 4783 POR ACC.  SUR INGRESAR POR 168 Y DOBLAR EN LA 63 , ES LA SEGUNDA CALLE A LA IZQUIERDA, SEGUIR HASTA EL FONDO A MANO IZQ, LA ULTIMA CASA.
– CUÁNDO: Sábado 9 de febrero 2013, a las 20 hrs (puntual). 
– CUÁNTO: $ 30 arg. Más algo para compartir.
– CÓMO: Reservar cupo con Susana Arley a suarley@gmail.com, o al celular: 02324 1564 5074. 
OTRAS INDICACIONES:
· Traer almohadón o silla plegable o banqueta, lo que sea más cómodo para sentarse.
· Traer algo bebestible y/o comestible para compartir. Mejor si usamos más nuestra creatividad y menos el azúcar. Por favor, evitar traer bebidas colas.
· Traer bolígrafo.
· Traer la mente relajada, el corazón abierto y sus mejores sonrisas. 

¡REENVÍA, COMPARTE, DIFUNDE, ESTÁN TODOS INVITADOS!, ¡LOS ESPERAMOS!

Tarot y placeres en El Magdalena Bistró

el magdalena aHace varios años unos amigos de infancia me invitaron a leer  el tarot los miércoles en su nuevo restobar “Eva”, a los comensales del lugar. Fue muy bueno mientras duró. Un día lo vendieron y no pude seguir porque la energía de los nuevos dueños era muy distinta y sentí que terminó mi ciclo en ese sitio… Al par de meses me escribió una ex clienta de ahí diciéndome que en la calle donde vivía se había instalado un café nuevo, “El Magdalena”, y que los chicos eran muy simpáticos y que les interesaba tener a alguien leyendo tarot un día a la semana. Era al lado de mi consulta. Fui, conversamos, comencé un jueves y no paré por tres años, creo. Entonces, me cansé y también sentí que el ciclo terminó…. Aún llega gente a mi consulta de las noches de Tarot de Eva y de Magdalena, que averiguan por algún lado y consiguen mi teléfono.

Javier, es el dueño de El Magdalena que, por estos días, ya no es sólo café sino que se define como Bistró, un restaurant de una carta pequeña con sabores internacionales (en este caso españoles), con café y carta de vinos, cervezas y espumantes. Javier, es el mismo que participó en el ritual de verano 2012 y que con muy buena onda puso el audio para el evento.

Bueno, en esos días, además de reírnos, pues tiene muy buen humor, le dije: oye, ¿por qué no hacemos una “humorada” y hacemos una noche de tarot en El Magdalena, onda recuerdo de viejos tiempos? Sólo una, le aclaré-. Le encantó la idea. Y aquí estoy, preparándome para una nueva tarde-noche de tarot veraniega… Acá les dejo los datos y la invitación. Un abrazo y feliz febrero 2013.

Jueves 31 de enero desde las 19.00 hrs en ProvidenciaEL LOCO

TAROT VERANIEGO EN EL MAGDALENA BISTRÓ

Con Jimena Zúñiga

Para recordar viejos tiempos, porque el público lo pidió y porque no se puede vivir el verano 2013 con incertidumbre ni antojos por satisfacer, vuelve una edición especial de “los jueves de Tarot en El Magdalena Bistró”, a fin de enero.

Por un consumo de $7 mil los ilustres comensales tendrán derecho a una pregunta del tarot y una visión de su año 2013 de acuerdo a su fecha de nacimiento. Todo bajo la mirada de la tarotista y astróloga Jimena Zúñiga, autora del horóscopo de Emol y del blog condestinoa.com.

Desde las 19 hrs y por orden de llegada, Jimena se instalará con sus cartas para responder una pregunta de los primeros 25 clientes del café-bar-restaurant, cuya carta por estos días, además de jugos naturales, espumantes, vinos y cervezas, se especializa en platos con un toque español. 

Los esperamos el 31, en un tarde de placeres y destino, en la terraza o los salones de El Magdalena, en Las Urbinas 27, al costado del Drugstore, Providencia. Están todos invitados.

CUÁNDO: Jueves 31 de enero 2013. De 19 a 23 hrs

DÓNDE: Café Bistró El Magdalena. En Las Urbinas # 27, Galería Drugstore. Providencia.

CÓMO: Por orden de llegada. Puedes reservar mesa (pero no cupo del tarot) al 2- 335 79 81.

CUÁNTO: Por un consumo mínimo de $7 mil.