Agradecida.cl

…Y en medio de toda la vorágine de este 2010, me enfermé. Nos enfermamos. Varios por aquí lo estuvieron junto conmigo.

Ahí quedé: stop, dijo la vida. Y entonces me quedo en cama esperando que pase el virus o lo que sea que vino a recordarme que correr no sirve de nada y que somos frágiles; que algo no estoy escuchando, pues el oído derecho hizo su propia catarsis y al lindo se le ocurrió ver qué tal me iba al perder el equilibrio….

Enseguida, además de cariñosos cuidados de bellos seres alrededor, de llamadas y correos de Uruguay y otros lares, recibía reiki a distancia de las mágicas manos de Su y también el regalo de María Dolores, quien casi sin conocerme en seguida se ofreció a venir a casa a entregarme la sanación espiritual y física que ella practica… Guau! qué cantidad de regalos y qué bella es el alma humana!

Y, como siempre, la crisis trajo su regalo: quedé casi en off. La mente más tranquila, la energía leeenta y más liviana, me agotaba -más que otras veces- escuchar las quejas de alrededor, no podía ver mucha tele ni oír demasiadas noticias de radio… Y obvio que ni el teclado ni la pantalla eran amigables. No resistía estar “conectada”, online. No podía mirar mucho rato el compu; el cuello, la cabeza, los ojos, los brazos, decían No.

Qué fuerte!, pensé. Pero dije: tendré que hacer caso no másp.

Y así, al darme vuelta y darle click al botón “apagar”, me senté al sol a mirar la llegada de la primavera, retomé más de un libro sentada en medio del verde; escuché la grabación de mi última visita a la canalización de la bella Ágata Bertolino, fuimos al cerro a meditar con Su para agradecerle a la naturaleza toda su generosidad y otro día caminamos mirando la primavera en Santiago entre risas e historias. También vino el alegre Fer a tomar té -la próxima será un mate- en el soleado balcón de casa y conversamos de la vida, al despedirse me dice con dulzura y en tono uruguayo: “vecina, si precisás algo me llamás, yo puedo traerte algo del super”…

 

Las flores y atrás el kumquat disfrutan del sol

 

Me corté el cabello para cambiar la energía; sólo tomé consomé (caldo de res) en la terraza del clásico Lomits, mientras mi amiga Caro saboreaba su apetitoso churrasco italiano y yo no sentía ni pizca de hambre ni envidia (enhorabuena!) pues mi estómago no quería nada… Tuve tiempo de hacer limpieza en el cuerpo, la mente y…en el escritorio! -entre otras áreas de la vida-, de botar cosas; retomé algunos apuntes de cursos y pensamientos… Aparecieron las flores con su mágico aroma al atardecer, el verde se hizo más intenso; en el balcón brotan las hojas nuevas del laurel, también unas flores que no conozco y el kumquat reluce con sus frutos; hicimos un ritual de equinoccio de primavera a la luz de la luna, me reencontré con la divertida y sabia Silvia Selowsky, quien está a punto de dar a luz su segundo libro; sigo aprendiendo sobre el despertar de la conciencia -ahora en sus charlas, en vivo y en directo- con la gran Patricia May; después de muchas sincronías fui a explorar el revolucionario H’ooponopono….

Y así una serie de regalos de la vida… Todo por parar, por entender, por bajar el ritmo… Todo por cambiar… de foco, de intensidad, de mirada, de prioridades… GRACIAS!

Y aquí vamos con la frescura de la Primavera en el sur otra vez. Bueno, unos amigos en Europa me dicen: Otoño!… A ver qué nos deparan las estaciones nuevas. GRACIAS!

Anuncios

3 comentarios en “Agradecida.cl

  1. Te había echado de menos, que alegría que estés de regreso, ninguna enfermedad es bienvenida pero si la tuya te sirvió para reencontrarte , contigo misma con la naturaleza y con excelentes amigos, quiere decir , que éste virus era especial, te dijo stop, pero al final te quedó una buena experiencia, bienvenida a éste mundo del internet de nuevo.

    Me gusta

  2. No había visto este comentario sobre mí; lo encuentro encantador, como decirlo, muchas gracias; pero no sé quien eres agradecida, pero sé que en este momento me viene de perillas, pues estoy buscanbdo cambiarme de hogar y aún no ha aparecido nada. Un saludo muy cariñoso y estoy segura que ya pasaron esos momentos en que escribiste esto….
    Aaahhh! Acabo de darme cuenta que eres tú, Ji, Jizu, Jimezu o como te llamemos, ¡¡¡Tanto tiempo!!!!

    Me gusta

Si quieres, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s