Mirando el cielo para actuar en la Tierra

-¿Está escuchando Cooperativa, vecino? -le pregunto al cajero de uno de los almacenes del barrio, donde compro quesos cada tanto, con quien siempre conversamos y bromeamos sobre la actualidad, las marchas de protestas en Chile (que comenzaron con fuerza en 2011) tanto de los estudiantes, como otras a favor del medioambiente, y también de cosas de su trabajo.

-Sí, vecina, ¿por qué? -me responde con cara cómplice-. Porque es buena esa radio, poh, vecino… Tiene que escucharla mañana a las 10:30, eso síp -le digo, a ver qué me responde.

-¿Por qué, va hablar usted? -me dice con ojos chispeantes.

-¡Vecino, se pasó, es muy intuitivo! Sí, escúcheme y después conversamos, ¿le parece?- le digo entusiasmada.

-Ya, vecina, a las 11 vamos a estar aquí todos escuchando- agrega mientras mira a los otros chicos que atienden, nos despedimos entre bromas y yo con el corazón enternecido.

Esa conversación fue a fines del otoño. Cuando me disponía a hacer el Ritual de Invierno 2012 y conversaríamos del tema junto a la periodista Cecilia Rovaretti en radio Cooperativa. Al día siguiente la entrevista giró en torno a por qué celebrar la llegada del invierno si es un tiempo al que muchos rechazan o temen. Hablamos de la importancia de detenernos y volcarnos hacia dentro, cosas que al sistema y al ego no le gustan.

Semanas después cuando fui por otros trozos de queso, le pregunto al vecino si me escuchó. Me dice… “¿Pero usted habló algo así como de la vida sana? -mientras me mira  con cara rara-. Jajajajaja, me río a carcajas: Sí, del invierno y de astrología, jajajaja. ¿Por qué, qué creía que iba a hablar? -le digo entre más carcajadas, su mirada de pregunta y su sonrisa un poco incómoda-. “Es que yo creí que iba a hablar de las protestas, del medioambiente, de esas cosas, poh”  -me confiesa, mientras yo sigo riendo y le digo en broma: “¿usted cree que yo ando puro protestando, vecino?”-. Nooo, es que como ustedes han ido a algunas marchas y no usan bolsas plásticas, traen sus bolsas de género, yo pensé que era de eso y cuando la escuchamos pensamos que nos equivocamos -me dice rascando su frente y ajustando sus lentes. Yo sigo riendo, después le respondo sus preguntas, pues ahora sabe a qué me dedico y quiere entender de qué se tratan la astrología y el tarot porque le llaman la atención…

Y, bueno, como la astrología tiene mucho qué decir y aportar a la mirada de la realidad, dándonos respuestas, guía y sentido, el 10 de septiembre volví a radio Cooperativa (si quiere escuchar haga click aquí)  en un ciclo de astrología mundial, esta vez para conversar de la identidad colectiva de los chilenos de acuerdo a la carta natal. Junto a la periodista Daniela Montoya conversamos -aunque nos faltó tiempo, pero a veces los medios de comunicación son así- de cómo somos los chilenos: marcados por una geografía de agua profunda y montañas macizas, con el Sol en Virgo, Ascendente Sagitario y Quirón en el Fondo del  Cielo, todo lo cual nos lleva a ser -entre muchas otras cosas- reservados, ordenados, inseguros, trabajadores, responsables, curiosos, sin padre. Esto último es re potente en el caso de Chile. Se nota en las calles, en las conversaciones, en los restaurantes, en las fiestas… En mi consulta. Muchos hombres se borran. A veces pueden ser parte de la familia, estar siempre ahí, pero desde la debilidad, desde una energía baja, desde poca presencia e ínfimas palabras o escasa opinión. También algunos están, pero desde una energía de niños donde la esposa y las hijas lo tratan -y él se deja-como tal. Otras veces el padre deja de existir, se va o se pelean, y tanto él como sus hijos pierden todo contacto. Otras está “casado” con el trabajo. Otras muere. Pocas veces en Chile los hombres -el padre- son una energía fuerte dentro del clan. Los hay, pero son más excepción que regla.

Y no es porque sean los malos de la película (aunque muchas mujeres los pintan así) o porque sólo sean completamente desconectados emocionalmente, poco empáticos, niños, inseguros, inmaduros. Hay una gran cuota de esto, sí, y es lo que nos toca trabajar a ambos géneros -pues claramente es responsabilidad de todas y todos- pero también están un tanto opacados y acorralados con el matriarcado chileno. De esto hablamos en un segundo programa en la radio (acá) con Cecilia Rovaretti.

Carta Natal de Chile

Mientras el Sol (lo masculino y paternal) de Chile está en Virgo (tierra; orden) y esto pone una energía reservada, tímida, prudente, criticona, racional, amable, ordenada, trabajadora, maniática, lógica, eficiente; la Luna (lo femenino y materno) está en Géminis (aire; comunicación) en conjunción con Júpiter (planeta que amplifica aquello que toca), lo cual tiñe a las mujeres de una energía curiosa, parlanchina, divertida, racional, sociable, adaptable, simpática, exagerada, intelectual, expansiva, chismosa. Por tanto, lo femenino tiende a notarse mucho más en Chile. Basta con ir a un bar, restaurante, evento, discoteca. Las mujeres conversan, se ríen, hacen ruido, tienen gracia, chispa (no el sabor del caribe, sino chispa), van bonitas; llenan el espacio -a veces demasiado. Los hombres no. Les cuesta atreverse, no hacen mucho ruido (a no ser que haya fútbol de por medio), no se sienten ni se muestran poderosos, muchos tienen voz de pito (snif), hablan en diminutivo, muestran inseguridad, no llevan la energía conquistadora y no me refiero sólo a ir tras las chicas, sino a conquistar terreno, el mundo, su vida. Pero esto, tiene un origen… Y una oportunidad.

La semilla de esto es, sin duda, la madre. El matriarcado chileno es de temer. Las mujeres y la madre chilena con esa Luna jupiteriana somos muy omnipotentes. La maternidad chilena -estoy generalizando, obvio- asfixia, sofoca, abriga, controla, alimenta, habla, piensa, se estresa, sobreprotege… No confía. No le da poder al hijo, sino que se lo adjudica y tampoco lo reparte con el hombre. ¿Por qué es una mala y neurótica? Mmm, no; por  miedo, que está dado por ese Saturno, el planeta de Capricornio, junto a Neptuno, regente de Piscis, ambos están en tensión con esta Luna exagerada. La madre chilena vibra desde el miedo y desde la mente, escucha poco al corazón y no confía en la sabiduría del hijo tenga la edad que tenga; ella misma fue criada por una madre fuerte y temerosa a la vez,  que además está en tensión a Marte en Leo, otro aspecto masculino en una carta natal, pero del hombre en sí, ya no como padre, que revela que los chilenos están impregnados también de egocentrismo, prepotencia, violencia, desdén, inseguridad, chispa, talentos, empuje. Pero la Luna chilena, desde su vibración mira a los hombres con cierta rabia, temor y resistencia, al tiempo que busca admirarlo (Leo), por tanto contagia ese campo vibratorio a su descendencia y al ambiente.

La tarea de Chile hoy, entonces, es volver a confiar en lo masculino. Lo femenino – a mi juicio-ya demostró, ya hizo, ya se validó; hasta Presidenta tuvimos e hicimos noticia en el mundo. Genial… Pero ahora tenemos la enorme oportunidad de enaltecer lo bello de los hombres y del chileno: hay que aceptar que sea tímido, prudente, inseguro, prepotente, etc. Lo importante es no irse al extremo de estos aspectos, que esta energía no le impida cosas ni sea la base para moverse. Es decir, no quedarme “pegado” en que como soy tímido y miedoso no hago tal cosa; o que exijo, conduzco (es un revelador ejercicio observar cómo manejamos los automóviles), trabajo desde la prepotencia y la inseguridad, por ejemplo.

¿Y cómo se hace? La tarea empieza desde el nacimiento. Que las madres usemos el humor, el cariño y la confianza en la vida para criar. Júpiter unido a la Luna también nos invita a confiar en nuestros sentimientos, ritmos e intuiciones… Por ejemplo, la fiebre es una liberación de energía necesaria, a veces pasamos rabias y luego viene fiebre. El té de menta la baja, también el agua fría en las muñecas (por dentro) y podemos probar con esto más la contención emocional antes de entrar en la desesperación, el medicamento y la urgencia médica como únicas soluciones. Los niños tienen que caerse para aprender y sentir que crecen, el mundo es un lugar bello donde ellos tienen que explorar, correr ciertos riesgos. Los niños quieren saber, entonces podemos conversar, profundizar, escuchar, compartir, sentir. Siempre me llama la atención que los niños chilenos pese a los fuertes cambios culturales que vivimos, si les hablas en la calle, se quedan callados, agachan la cabeza y se esconden tras las piernas de los padres. Yo misma lo hice cuando pequeña, pero pensaba -ilusamente- que los niños cambiarían. En otros países los niños te responden. Acá no y en eso hay un origen familiar teñido de vergüenza, miedo, baja autoestima, desconfianza.

Podemos pedirle al ser superior, interno o a la divinidad que está en nuestro hijo que lo guíe, que lo proteja y que nos muestre cómo tratarlo en vez de actuar sólo desde el control, el miedo, la mente. Es necesario ahora recurrir a la sabiduría y la intuición que viaja por vidas y generaciones y que está dentro nuestro.

Es primordial también poner límites (dejarle claro los sí y los no, e incluso exigirle un poco) porque eso le da seguridad a un niño, se siente tomado en cuenta y evita el egocentrismo, pero no desde la prepotencia o dictadura (nuestro Marte en Leo), sino desde los argumentos. Y -una de las tareas actuales- es urgente devolverle el poder al padre. Darle su lugar: que decida, opine, ordene; aunque se equivoque. Y ojalá los niños (hombres) desde los ocho años (luego del primer paso de Saturno) pasen más tiempo con su padre y conozcan la energía masculina: competir, jugar, defenderse, conquistar, explorar, esforzarse, atreverse, tomar iniciativas. Más aún desde el segundo paso de este planeta: a los 14 años.

¿Y la tarea masculina? Involucrarse en la crianza pese a la neurosis femenina, insistir. También conversar de cómo estamos, de lo interno; criticar menos (Virgo) y aceptar más. Además, atreverse, arriesgarse y tener en cuenta que sí pueden ser rechazados -en cualquier iniciativa: afectiva, laboral, sexual, económica, social, etc.-, pero que esto es parte del juego de la vida y de crecer, pues siempre corremos riesgos; conectar con sus talentos, sacar ese Marte que es vital, divertido, creativo, líder, generoso. Los deportes intensos ayudan a esto, también las artes….

Gran y digna tarea tenemos por delante para darle un nuevo tono a la identidad chilena. Para que la Carta Natal haga su trabajo evolutivo pues una de las bellezas de lo humano es que siempre -no importa la crianza, cultura, edad ni nada- podemos cambiar, crecer y despertar.

Así que sin importar la nacionalidad, y más aún si somos chilenos, bienvenidos al nuevo tiempo y a la tarea de conocernos profundamente desde distintas miradas para mejorar por dentro. Es más que posible.

Anuncios

20 comentarios en “Mirando el cielo para actuar en la Tierra

  1. “Mirando el cielo para actuar en la Tierra” snifffffff (lease como suspiro) lo leo como un bello pensamiento : ) …en lo personal l@ admiro por la noche.

    Como siempre bellas imágenes, carta natal la miro la miro y la observo x), tus palabras, como dices/escribes, es más que posible y como e aprendido 😉 que así sea 😀

    Dale Ji!!!!!!!!!

    Me gusta

  2. Tremendo artículo. Muy interesante, Jimena. Estoy de acuerdo con esta sobreexposición energética de la mujer, probablemente potenciada por la hegemonía política que los hombres siempre han ostentado no sólo en Chile sino que en el mundo. En lo personal, soy un tremendo defensor de las mujeres, sus derechos y sus opiniones. No encuentro nada más atractivo que una mujer inteligente, con sus discursos claros, sus límites bien puestos, su seguridad a prueba de todo – una mujer que logra integrar características mas bien masculinas- con una buena dosis de receptividad. Es cierto que los hombres tenemos que mostrarnos más, pero no olvidemos que el sol en virgo también nos conecta con una energía femenina ligada a los ciclos de la tierra y por ende al ritual y la organización. Creo que es importante que los hombres también cultivemos aquellas aristas femeninas: la sensibilidad, la escucha, los ritmos… aunque, inevitablemente, trabajemos sobre nuestra voz de pito.
    Los argentinos que tremendas lecciones de voz nos dan.

    Saludos,

    Carlos.

    Me gusta

  3. En Astrología Mundana se requiere calcular la carta natal de una nación en base a su declaración de independencia, que en el caso de Chile ocurrió en 12 de Febrero de 1818 en Santiago. El 18 de Septiembre de 1810 no es fecha del nacimiento de la República de Chile sino de la Primera Junta Nacional de Gobierno, ya que los criollos, súbditos del Reino de España, no reconocían al usurpador del trono, José Bonaparte, hermano de Napoleón. Ese día le juraron lealtad al rey español, Fernando VII. Esta clase de inexactitudes le añaden mayor descrédito al arte de la Astrología, tan vilipendiada desde hace siglos por sus detractores. Creo que es nuestro deber como estudiosos del tema ser en extremo rigurosos con estos detalles, porque en última instancia terminamos analizando un Rádix que no corresponde en absoluto y que lleva a interpretaciones falaces. He visto cometer este mismo error a gente como Jaime Hales. Humildemente, creo que nuestro país aún no cuenta con un buen nivel en el desarrollo de la Astrología. Y particularmente en lo que respecta a su aplicación Mundana, hay que revisar no solo la carta natal y los tránsitos. Importan mucho las Direcciones de Arco Solar y las Progresiones Secundarias, porque se requiere Rectificar la hora de la Declaración de Independencia que sabemos ocurrió alrededor de las 9:00 am en la capital. Espero no importunar a nadie con esta observación. Si me he atrevido a realizarla es porque creo firmemente en el propósito de erigir respetabilidad para nuestra ciencia.

    Me gusta

    • Pablo, gracias por el aporte, está bueno y de hecho revisé antes esa carta y yo me quedo con esta de 1810, me hace mucho más sentido con nuestra identidad… otros astrólogos la ponen a las 10:30, en fin… La vida para mí es experiencia antes que teoría… pensamos distinto: no siento el “deber” que tú mencionas, ni me considero una “estudiosa” del tema, me declaro aprendiz de varias cosas y recibo tu mirada como algo que me ayuda a aprender, como todo lo que aparece en nuestra realidad…. Siento muy antiguo -y egótico- ese concepto de estudioso, o experto… no me va ni me atrae. Estamos en otros tiempos, lo siento y lo vivo a cada rato.
      Y sobre tu talento: das clases? porque con lo que sabes podrías tener muy buena entrega hacia alumnos.
      Saludos y gracias!

      Me gusta

  4. Estimada Jimena,

    Gracias por tomarte el tiempo de compartir tu apreciación al respecto. Ahora que estamos en la semana de fiestas patrias resulta relevante lo que señalas. Es evidente que tenemos enfoques distintos de la Astrología, empero me parecen perfectamente complementarios. Como sabes, la rama de la Astrología Mundana es de lejos la más difícil y compleja de todas. Determinar con exactitud el “nacimiento” de un país es muy engorroso, porque en general la Independencia es un proceso que toma varios años. Ya quisiéramos, para simplificar el trabajo, que fuera un evento puntual como el nacimiento de un ser humano. El caso de Chile no es la excepción a dicha complejidad. Por eso es preciso revisar más de una carta para comprender el “alma” de una nación, abordando varios episodios históricos que pueden ser considerados como inicios o puntos de inflexión en el proceso emancipatorio de una nación. En el caso de nuestro país esto incluye sin duda la carta del 18 de Septiembre de 1810 que has expuesto. También incluye la que te mencionaba, del 12 de Febrero de 1818. Como sea, te felicito por tu trabajo al respecto.

    Sobre dar clases he preferido no hacerlo. Me conformo con ofrecer charlas y talleres ocasionales, además de las lecturas personales de cartas astrales, que es lo que más me apasiona. Quizás más adelante, cuando esté entrado en años, me motive a intentar formar a otros en este maravilloso arte. Por ahora, yo también estoy en formación, porque este conocimiento es tan vasto que me seguiré considerando un estudioso (o estudiante si prefieres) durante un par de décadas más por lo menos. ¡Un cordial abrazo desde Viña del Mar!

    Me gusta

Si quieres, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s